Blogs

Entradas con etiqueta ‘Andrew Bynum’

Nash y la esquina de Kobe

Jueves, 5 Julio 2012

El fichaje de Steve Nash por los Lakers es impactante por lo que supone que un base de esta jerarquía aterrice en una de las franquicias más laureadas y por la novedad que representa que el equipo californiano apueste por un director de juego de primer nivel varios lustros después.

Queda por ver si el fabuloso panorama que se dibuja cuando se mencionan los nombres de Nash, Bryant, Gasol y Bynum puede sostenerse económicamente y sobre todo como convivirán las cualidades de todos ellos en la pista. Cuentan que la insistencia de Bryant ha tenido mucho que ver en el fichaje de Nash. Sin duda, el bueno de Kobe reconoce el talento del base canadiense y sabe que les puede acercar de nuevo a pelear por el anillo, pero esa persistencia en captar a Nash será inútil si no va unida a un cambio de mentalidad en muchos momentos de la temporada.

La brillantez de Nash llevando el ritmo del partido e interpretando el juego 2×2 con los pívots obliga a Kobe Bryant a un esfuerzo mayor por evitar acaparar el balón, driblar sin sentido y dejar “alimentar” a sus hombres grandes. En esto, Nash es un absoluto maestro que ha sido capaz de mejorar el rendimiento de todos los pívots con los que ha jugado. Bynum y Gasol deben estar absolutamente desesperados por permanecer en los Lakers y Nash seguro que ya tiene en la cabeza como hacer de ellos jugadores aún más dominantes.

La pieza que queda por encajar es Bryant (alguno alucinará después de esta frase), evidentemente no puedes tener en tu equipo uno de los mejores jugadores de la historia y relegarle a un papel secundario, no cuela. Se impone por tanto que Bryant entienda que habrá más ataques en los que asuma  menos protagonismo y su participación se reduzca a ocupar el mejor espacio posible para favorecer las acciones de sus compañeros y que en vez de generarse siempre sus propios tiros, a veces puede tenerlos más librados si espera su opción en la esquina. Se impone también que Bryant sepa aprovecharse de todo lo que genera Nash para mantener su promedio anotador reduciendo sus tiros y aumentando sus porcentajes.

Bryant ha jugado y ganado campeonatos con grandes pívots pero nunca ha compartido equipo con un base All-Star, un buen reto para el final de su carrera. Suenan bien estos Lakers de Nash, Bryant y…?, veremos si la letra acompaña a la música.

Sospechosos habituales

Martes, 3 Mayo 2011

Andrey Bynum y Ante Tomic son dos de los nombres de esta semana. Dos jugadores jóvenes, enormes, de gran poderío físico el norteamericano y de sobrado talento el balcánico. Ambos tienen en sus manos gran parte del futuro de sus respectivos equipos esta temporada, aunque quizás, ni ellos ni sus compañeros y entrenadores parece que lo tienen tan claro.

Escribo estas líneas mientras repaso la derrota de los Lakers frente a Dallas. Pienso que nadie tiene el juego interior de los Lakers con Gasol y Bynum y disfruto de las conexiones entre ellos, luego veo que entre ellos dos lanzan 18 tiros y que Kobe Bryant lo hace en 29 ocasiones. Veo a Bynum y leo en su frente el eterno estigma del Rookie, del jugador al que solo se tiene en cuenta en la derrota. En su sexta temporada en la NBA, Bynum ha conseguido que solo sea reconocido como factor diferencial cuando ha estado lesionado, nunca en el juego ha gozado de tal status en los Lakers, claro error por otra parte en un equipo que debería resultar demoledor en situaciones cercanas al aro. El equipo californiano tiene una extraña memoria selectiva, tiende a olvidarse de cómo logra sus victorias (machacando a los Hornets con Gasol y Bynum como ejes de su juego ofensivo) y muestra una sorprendente facilidad para reproducir sus errores más evidentes (falta de solidaridad tanto en ataque como en defensa).

De Tomic se dicen y escriben muchas cosas. “Es blando“, muy blando diría yo, “defiende poco”, cierto en situaciones cercanas al aro y más cuestionable en la defensa de los bloqueos directos donde Prigioni y Sergio Rodríguez no son unos “amigos” precisamente, “no rebotea“, más de lo que parece, “tiende a desaparecer”, incierto, le hacen desaparecer. Lo cierto es que si Tomic no tuviera esos “peros” no jugaría en el Real Madrid sino 35 minutos en cualquier franquicia de la NBA. En víspera de la Final Four de la Euroliga, no exagero si digo que Tomic es la gran diferencia del Real Madrid respecto al resto de equipos. Vaya por delante que los de Molin no son los favoritos pero sus muchas o pocas opciones pasan en gran parte por este croata que juega de espaldas a canasta como hacía tiempo no se veía en Europa.

Es curioso como las expectativas sobre los jugadores parecen ir en proporción con su tamaño. La figura del pívot es muy poco valorada en las estructuras ofensivas de los equipos. Bynum y Tomic son dos ejemplos de dos competiciones muy distintas que repiten un mismo patrón. Su importancia en el juego es enorme en los primeros minutos, parece que los entrenadores vienen con la lección muy aprendida de los partidos anteriores y asumen donde son superiores. A partir de ahí, según el partido avanza, el plan parece abandonarse y en los minutos decisivos acostumbran a tener un papel residual, eso cuando acaban los partidos en pista, que no son muchas veces.

Marc Vs Bynum

Mircoles, 7 Enero 2009

Es tiempo para la esperanza en la NBA, un animal en extinción, el pívot grande y dominante vuelve a reivindicarse con la presencia de un grupo de jugadores jóvenes destinados a tener un papel destacado en esta competición durante muchos años.

Marc Gasol y Andrew Bynum pertenecen a este grupo de jugadores. Ambos pudieron ser compañeros de equipo pero el destino hizo que Marc se alejara de los Lakers en el mismo traspaso que dio con su hermano Pau en el equipo californiano.

Bynum y Marc comparten alguna realidad similar en la liga. Ninguno de ellos es la primera, ni siquiera la segunda opción de su equipo en ataque, son blancos fáciles de sus entrenadores, que ven en ellos objeto de castigo más fáciles que otros compañeros. Sin embargo, Bynum, tiene la satisfacción de formar parte de uno de los más firmes aspirantes al anillo y Gasol lucha porque su equipo no sea el peor de la NBA.

A pesar de lo motivante que resulta jugar en los Lakers, Bynum parece eternamente insatisfecho, sus gestos de contrariedad durante los partidos aumentan de manera proporcional al descenso de su rendimiento en el campo. Quizás la explicación haya que buscarla en su falta de madurez. ¿Realmente está preparado Bynum para responder de manera inmediata a todo lo que se espera de él?. Mi respuesta es, claramente no. Bynum ha tenido más prisa por llegar a la NBA que por formarse. Desestimó pasar por la Universidad y con 18 años aterrizó en el baloncesto profesional con unas carencias técnicas alarmantes que el paso de los años no ha disimulado. Su insultante juventud y sus condiciones atléticas le auguran un futuro esplendoroso, pero solo cuando  empiece a comprender determinados aspectos del juego resultará totalmente dominante.

Marc Gasol es otra historia. Tiene más baloncesto en su cabeza que todos los Memphis Grizzlies juntos. Como la mayoría de jugadores con carencias físicas ha desarrollado un grandísimo conocimiento del juego y toma casi siempre decisiones correctas. A largo plazo tiene menos margen de mejora que Bynum pero, a diferencia de éste, no hay que esperar de él ningún proceso de madurez porque desde siempre ha demostrado dentro y fuera del campo una cabeza privilegiada.

Hace casi un año Pau Gasol era traspasado a los Lakers a cambio de Javaris Critterton, Kwarne Brown y Marc Gasol. Entonces se consideró el traspaso perfecto para los Lakers. Hoy, quizás solo yo piense que hubiera sido mejor enviar a Bynum a los Grizzlies….

Volvemos a olvidarnos de los Celtics

Viernes, 5 Diciembre 2008

Mucho hablar de la gran aportación de Gasol jugando de “cuatro”, de la paulatina y sólida consolidación de Bynum, de las excelencias de Kobe Bryant y de la gran aportación del banquillo de Los Ángeles Lakers y, al igual que el año pasado por estas fechas, nadie parece tomarse en serio la gran temporada de los Boston Celtics.

Mientras Phil Jackson afirma, con bastante criterio por otra parte, que ve imposible que su equipo bata el record de los Bulls de Michael Jordan en la liga regular, los Celtics, injustamente ninguneados, tienen el mejor récord de la liga, suman 10 triunfos consecutivos y vuelven a exhibir una extraordinaria aplicación defensiva que contrasta con los minutos de absoluta desidia que suelen ofrecer los Lakers en cada partido.

Lo cierto es que si la mayoría de personas que seguimos esta competición tuviéramos que apostar por una final de la NBA 2009, casi todos diríamos que se va a repetir el duelo entre Celtics y Lakers. Me parece bastante interesante el duelo en la liga regular por ver quien es el equipo que obtiene el mejor registro de victorias y por lo tanto la ventaja de campo en una hipotética final ya que puede ser un factor decisivo para resolver el campeón. Por lo mostrado hasta ahora, aunque la presencia de Bynum hace mejores a los Lakers, sus dos carencias fundamentales en la pasada temporada no han sido corregidas. Por un lado el equipo tiende a descoserse en defensa con demasiada facilidad y por otro los bases son tremendamente irregulares alternando actuaciones brillantes con otras menos esperanzadoras.

Aunque los Cleveland Cavaliers acechan a los actuales campeones a tan solo una victoria de distancia, no parece que la continua evolución de Lebron James y compañía sea suficiente para poner en duda la hegemonía de los Boston Celtics en la conferencia Este, donde no tendrán rival a no ser que sufran inoportunas lesiones duraderas de sus jugadores importantes.

En el Oeste, San Antonio Spurs y Phoenix Suns, teóricos rivales de los Lakers han comenzado de manera irregular y los sorprendentes Blazers de Rudy Fernández y Sergio Rodríguez presentan el segundo mejor récord de victorias habiendo jugado el doble de partidos fuera de su cancha del Rose Garden. Seguro que los españoles podrán jugar los Play Offs esta temporada aunque no parece que el 2009 sea todavía el año de Portland que, eso sí, gracias a una buena gestión en los despachos se ha asegurado ser un equipo protagonista en la competición durante el próximo lustro.