Blogs

Entradas con etiqueta ‘Blake Griffin’

Desatados

Lunes, 2 Noviembre 2015

Recordaba un amigo la NBA de los Magic, Bird, Jordan y compañía. Aquellos años donde muchos nos aproximamos a esta competición. Lo hacía desde la nostalgia y con el convencimiento de que la era actual está muy lejos de esa etapa. Dentro de lo difícil que resulta comparar el mismo deporte practicado 30 años después, pienso que estamos asistiendo a una época brillante que, probablemente, se valorará mucho más con el paso de los años por el gran número de jugadores de gran talento y por la presencia de varios equipos de gran nivel (especialmente en la conferencia Oeste).

El comienzo de la temporada regular no está dando tregua. Sabéis que me alineo con los que piensan que esta Fase es demasiado larga y origina demasiados partidos intrascendentes pero las primeras semanas se cogen con ganas para evaluar plantillas, equipos y nuevos talentos. Ayuda, además, que en esta temporada las grandes estrellas no se han dedicado a especular y nos están regalando grandes momentos desde los primeros momentos.

Stephen Curry, Russell Westbrook y Blake Griffin caminan un paso por encima de los demás ahora mismo. Curry ha querido mandar un mensaje a la liga, reivindicando su papel como actual MVP y líder del equipo campeón. La dimensión actual del base de los Warriors es muy difícil de igualar, parece que el título de campeón haya reforzado su convicción y confianza. Curry transmite la sensación de que es capaz de anotar siempre que se lo proponga, sus recursos ofensivos parecen infinitos porque es capaz de resultar una amenaza a gran distancia del aro. Curry se divierte y nos divierte, como también lo hace Westbrook. Si el baloncesto de Curry tiene su origen en sus manos, el de Westbrook nace de unas piernas impresionantes que le hacen asociarle irremediablemente el calificativo de “imparable”. Un jugador que no conoce límites más allá de su propia ansiedad que, en ocasiones, le lleva a tomar malas decisiones.  Si su química con Kevin Durant no se  resiente y las lesiones respetan a ambos, los Thunder son tan candidatos como cualquiera para conseguir el título.

Quién sabe si ser un habitual de los “highlights” ha condicionado para bien o para mal la consideración de Blake Griffin. La evolución de Griffin desde su llegada a la liga es tremenda. Por un lado, ha ganado en continuidad en el juego y por otro ha sido capaz de mejorar su tiro y su capacidad de pase. Griffin es mucho más que sus mates, probablemente el mejor jugador en su puesto en la competición y el mejor aval de los Clippers para dar un paso más esta temporada. Griffin no pertenece al prototipo de jugador que me enamora pero tiene una cualidad que respeto muchísimo, ser capaz de evolucionar año tras año en aquellos aspectos deficitarios de su juego. Este hecho refleja responsabilidad, compromiso y humildad y esos son valores más que respetables.

Corazón, deseo y estrellas

Domingo, 3 Mayo 2015

La primera ronda de los Play Offs de la NBA no ha sido gran cosa, la verdad. A diferencia de temporadas precedentes ha existido mayor desigualdad y demasiados partidos que se han decidido pronto. La excepcional serie entre los Clippers y los actuales campeones, San Antonio Spurs, ha compensado con creces lo vivido en otras eliminatorias. Los Spurs tuvieron la opción de cerrar la serie en casa pero, sorprendentemente, dieron muestras de debilidad y abrieron la posibilidad al equipo californiano de seguir progresando en la competición.

Si tuviera que elegir dos aspectos por los que han ganado los Clippers diría que estos son, “piernas” y “hambre”. En el aspecto físico, los Clippers partían con algo desventaja por la escasa confianza de Doc Rivers en sus jugadores de banquillo. Pese a ese hecho, la sensación es que físicamente superaban en alguna posición a unos Spurs a los que les ha faltado algo de frescura en jugadores como Parker o Ginobili, menos determinantes y más erráticos de lo que acostumbran. A quién no se le puede reprochar nada es al excepcional Duncan. Ni la derrota de su equipo nos debe evitar rendir pleitesía a este jugador legendario que ha mantenido a su equipo en la serie hasta el último segundo. No serán motivos deportivos y de rendimiento los que puedan hacer que Duncan tome la decisión de retirarse, con 39 años a cuestas aun es de los mejores jugadores interiores de la competición.

Tim Duncan ha liderado la respuesta del campeón ante el empuje de los Clippers. La franquicia de Los Ángeles ha jugado con una determinación y confianza extraordinaria. Los Clippers han sido un equipo con mucho corazón guiados por el empuje que supone enfrentarse y tener la opción de poder derrotar al vigente campeón. Es inevitable no realizar una mención especial a sus dos jugadores franquicia. Chris Paul ha exhibido el liderazgo que se espera de un jugador de su clase. A partir de su dirección, los Clippers han sabido involucrar a diferentes jugadores para castigar la defensa de los Spurs que, todo hay que decirlo, ha estado lejos del nivel exhibido en las últimas finales. Si Paul ha sido importante, Blake Griffin ha exhibido en la serie una dimensión diferente de jugador que ya venía anunciando en los últimos meses. Griffin ya es algo más que un habitual en las 10 mejores jugadas de la semana, de ser básicamente un “finalizador” ha pasado a ser un tipo capaz de generar para sus compañeros y mejorar en gran medida su toma de decisiones. Ahora, y no antes, Griffin sí es la súper estrella que nos anunciaban y un jugador capaz de elevar el nivel de su equipo más allá de sus números.

Honor para los Spurs. El futuro de los de San Antonio estará vinculado a las decisiones de jugadores como Duncan y Ginobili. Las piernas del jugador argentino han exhibido síntomas parecidos a los que nos deja atisbar Navarro con el Barça. A pesar de este hecho aun quedan buenas dosis de baloncesto en Ginobili, con menos minutos quizás. Personalmente, a pesar de la derrota, los Spurs no me han dado la sensación de ser un equipo amortizado. Evidentemente, necesitarán retoques y algún jugador con la barriga menos llena de títulos pero no cometeré el error de enterrarles y más viendo el nivel de Duncan.

Duncan y Garnett, dos estilos

Mircoles, 21 Marzo 2012

Tim Duncan y Kevin Garnett nacieron en el mismo año pero uno parece mucho mayor que el otro, o por lo menos esa sensación me da a mi. Camino de los 36 años, dos de los mejores “cuatros” de todos los tiempos (vale, quizás en el caso de Garnett me he pasado) afrontan sus últimas temporadas con una dignidad admirable resistiendo el empuje de los Love y Griffin de turno.

Estamos ante dos maneras radicalmente distintas de expresarse en un campo de juego. Duncan es un competidor sereno y poco dado a la parafernalia, su liderazgo en los Spurs no ha sido egoísta sino que ha permitido que bajo su protección se expresaran talentos diversos. En plena madurez y con claras muestras de declive físico, Duncan no intenta rebelarse ante lo inevitable sino que sabe adaptarse a las nuevas normas que imponen sus piernas. Lejos de los tiempos donde era imparable, el jugador de San Antonio Spurs mantiene una línea más que digna y es uno de los factores que explican la extraordinaria marcha de su equipo.

Si Duncan afronta el paso del tiempo desde la serenidad, intentando esquivar y entender lo que supone para su cuerpo tantas batallas libradas, Kevin Garnett lo hace desde la rebeldía. El jugador de Boston Celtics siempre parece un espíritu atormentado necesitado no de rivales sino de enemigos que transmite la necesidad de reivindicar su status dentro de su equipo y de la competición. Quizás esa es la energía que le mantiene en la élite después de tantos años, pero que nadie se engañe, tan competidor es Duncan como Garnett aunque los dos se expresen de manera distinta.

Como habréis adivinado, yo soy mucho más de Duncan. No sólo porque quizás estemos ante el mejor “cuatro” de todos los tiempos sino porque su carrera me ha parecido ejemplar en todos los sentidos. Su llegada a los Spurs les permitió obtener un anillo en los coletazos finales de David Robinson. Supo asumir de una manera natural el liderazgo que demandaba la franquicia cuando Robinson se retiró. Abrigó  y protegió a jóvenes talentos hasta que estuvieron maduros para compartir el protagonismo del equipo y, por encima de todo, se ganó el respeto de todo el mundo del baloncesto sin un escándalo ni una palabra más alta que la otra. Duncan ha sido el mejor sin necesidad de poner un adorno a ninguna de sus muchísimas cualidades, ahora, en el declive de su carrera es tiempo de recordarlo, valorarlo y disfrutarlo.

Carta a los Reyes 2011

Mircoles, 5 Enero 2011

Igual que el año pasado, después de una laboriosa labor de investigación, hemos accedido a los regalos que han solicitado algunos equipos, jugadores y entranadores a los magos de Oriente. La mayoría de equipos, menos dos o tres, piden dinero, pero como por pedir que no quede también sugieren muchas más cosas….

Caja Laboral. Deseo concedido. Un pívot capaz de alternarse con Barac sin que baje el rendimiento del equipo. Los precedentes del recien fichado Batista animan a seguir con atención su relación con Ivanovic.

Real Madrid. Un dato curioso con la Carta que se ha enviado desde la Casa Blanca, hay un escrito conjunto de la plantilla de Fútbol y Baloncesto. La nota es muy escueta. “Que desaparezca el Barcelona, sin ellos dominaríamos todas las competiciones”.

Regal Barcelona. “Salud para Navarro y que vuelva el verdadero Ricky Rubio”.

Unicaja. También sorprendente el deseo del equipo andaluz. “Queremos un cambio de reglamento para que solamente se pueda lanzar de tres puntos”. (Algunos jugadores llevan mucho tiempo pensando que el deseo ya se les ha concedido).

Asefa Estudiantes. “¿podrían llevarse de vuelta a Asselin, Welch y Ellis?”

Phil Jackson. “Acortar la temporada, tengo ganas de jubilarme” (va camino de lograrlo)

Lebron James. Como siempre, avaricioso en su carta. “Quiero jugar siempre de visitante en Nueva York, que no me piten en todos los campos y que pueda haber cambios de balonmano y no me toque defender” (el último deseo también es compartido por su entrenador).

Sergio Scariolo. Los Reyes Magos andan sorprendidos, no hay ninguna carta en el sobre enviado por Scariolo, solo una foto de Pau Gasol.

Víctor Claver. “Que Pesic sea entrenador de la selección española”.

Blake Griffin: “Poner los aros a 3,50 metros, un día de estos me rompo la cabeza”.

El cartero siempre llama dos veces

Lunes, 29 Noviembre 2010

 A mediados de la gloriosa década de los 80 aterrizó en la NBA procedente de la Universidad de Louisiana uno de los jugadores más importantes de la Liga en los últimos 30 años. El “cartero”, Karl Malone, pronto llamó la atención por su poderío físico combinado con una tremenda velocidad en sus acciones. Su carácter competitivo y su entendimiento con John Stockton acercaron a los Utah Jazz a un título del que solo se vieron privados por los insaciables Bulls de Michael Jordan. Malone consiguió dos títulos de jugador más valioso y participó en 14 ocasiones en el All Star Game (cuando eran mucho más divertidos que los de ahora), aunque su fama ha quedado diluída por el hecho de no haber conseguido ningún título.

Veinticinco años después de la llegada de Malone a la competición hay una cosa que no ha cambiado, Los Ángeles Clippers son uno de los peores equipos de la Liga. A diferencia de entonces, hoy sí merece la pena echar un vistazo al eterno pariente pobre de Los Ángeles. En los Clippers juega Blake Griffin y eso es cosa seria. No seré el primero ni el último que haga esta comparación pero Griffin es la versión 2.0 de Karl Malone. De estatura similar (dicen que 2,06 aunque creo que exageran), el ex jugador de la Universidad de Oklahoma está impactando en la Liga por su descomunal potencia, voracidad reboteadora y sorprendente agilidad para su musculatura.

Griffin ha demostrado que su lesión en la rodilla está más que olvidada y, aunque mostró alguna duda en las primeras semanas de competición, sus números en los últimos partidos son descomunales. Sin embargo, lo más llamativo de su repertorio es su capacidad para pasar y conectar con sus compañeros algo que, unido a la energía que transmite al grupo en todas sus acciones, puede y debe ser el punto de partida sobre el que los Clippers, de una . . . . vez construyan un proyecto serio y dejar de ser el equipo simpático que siempre deja perlitas en las 10 mejores jugadas de la semana.