Blogs

Entradas con etiqueta ‘Bryant’

Sobrados

Viernes, 8 Octubre 2010

Dos equipazos en distintos momentos de forma que disputaron un partido correctito y poco más (nos están vendiendo un partidazo que fue bastante castaña) pero que demostraron  las diferentes realidades de los equipos dominantes en Europa y Estados Unidos. Ninguna sorpresa en el resultado aunque alguna en el post partido.

“Sobrado” Phil Jackson y algunos de sus jugadores. Que Kobe Bryant muestre más humildad (por lo menos públicamente) que su afamado entrenador es de por sí sorprendente. Es cierto que al equipo catalán se le haría largo y costoso el camino de los 82 partidos de la Liga regular pero faltó algo más de reconocimiento y menos autocomplacencia en las declaraciones posteriores del Señor Jackson.

Sobrada la defensa del Barça. El mayor mérito de todos los que acumula Xavi Pascual es la creación de unos mecanismos defensivos excepcionales, capaces de tapar las carencias de sus jugadores menos brillantes en este aspecto y explotar las características de los más dotados, ¿acaso no se trata  de eso?, fácil decirlo y muy difícil de  plasmar con tanta brillantez como lo hace el Regal Barcelona.

Sobrado” Ron Artest. Qué decir de este personaje, alimentado de una leyenda de gran defensor (gran pegador diría yo) que confundió intensidad con violencia. Uno de los jugadores más sobrevalorados de la NBA, técnicamente pobrísimo, como muchos de sus compañeros como el novato Derrick Caracter que se hartó de recibir tapones por su incapacidad para utilizar la mano izquierda. Músculo y músculo sin cerebro ni talento. ¿esta es la diferencia física de la que habla Phil Jackson?

Sobrado el banquillo del Barça. ¿No os pareció bastante mejor que el de los Lakers?. Veamos. Lakovic-Blake: 1 (para mí, claro). Grimau-Barnes: 2 (por poco) Sada-Brown: 2 (aunque Sada volvió a demostrar que es tremendamente útil). Lorbek-Caracter: 1 (clarísimo, sin discusión de ningún tipo). Vázquez o Perovic- Ratlif. 1 (cualquiera de los dos y por varios cuerpos de diferencia). Basile-Vujacic, 1 (¿pero cuánto hace que no mete una Vujacic?).

NBA en estado puro

Viernes, 18 Junio 2010

Pensaba esta noche cuando acababa la Final de la NBA que el Séptimo partido entre Lakers y Celtics representa fielmente lo que es la situación de la Liga Norteamerica actualmente con todas sus grandezas y miserias a cuestas. Un partido de una calidad bajísima marcado por los nervios y malas lecturas de juego de la mayoría de los jugadores de ambos equipos y de una dureza defensiva extraordinaria, jugado con una pasión extrema que compensaba la permanente visión de malos pases y lanzamientos. El último minuto y medio del partido permanecerá por mucho tiempo en la memoria de los amantes de la NBA.

Los Angeles Lakers

- Orgullo. Si los de Phil Jackson igualan en corazón a Boston, tienen mayor calidad para llevarse el triunfo. La aplicación defensiva de los Lakers en los últimos 15 minutos de partido ha sido la mejor exhibición colectiva en defensa en mucho tiempo.

- Secundarios. Fisher, Artest y Odom han sido decisivos en el partido final. Tres jugadores veteranos, desconcertantes, irregulares pero con un gen competitivo especial que ha resultado decisivo.

- Bryant. Preso de su ansiedad, ha compensado su desacierto con una actividad impagable que le ha permitido ayudar en otras facetas del juego. Durante la Serie Final ha tenido momentos grandiosos pero da la sensación de que no termina de convencerse de que un punto de altruismo en su juego le haría escalar posiciones en el Olimpo del baloncesto.

- Gasol. El partido del jugador español ha sido emocionante. Extraordinario en el rebote, también ha sucumbido a la ansiedad pero ha sabido dominar sus nervios en los momentos más decisivos del partido. No hay sensación más grande que la de saberse y sentirse respetado. El crédito de Gasol crece y crece en la liga norteamericana. Mientras esté en los Lakers, estos seguirán siendo candidatos a todo.

- El futuro. Mientras esperan la decisión de Phil Jackson sobre su continuidad, los Lakers pueden vislumbrar el futuro con mucho optimismo. Bryant y Gasol están en un gran momento y Bynum debe mejorar año tras año. Aún así, deberían moverse en encontrar algún jugador fiable que de mayor consistencia a su banquillo. El año que viene serán de nuevo los máximos favoritos.

Boston Celtics

- Extraordinarios. La derrota de los Celtics es tremendamente conmovedora. El equipo ha llegado justísimo de fuerzas pero con el orgullo intacto al último partido. Han tenido el partido dominado gracias a su solidaridad en ambos lados del campo pero no han tenido piernas para defender el último arreón de los Lakers.

- Doc Rivers. El entrenador del equipo perdedor sale muy reforzado de estas finales. Ha mostrado recursos infinitos en la preparación de jugadas puntuales,  capacidad de improvisación y una sensacional preparación de los partidos.

- Rondo. Ha sido el factor decisivo para que los Celtics llegasen a la final y un auténtico dolor de cabeza para los Lakers. Poderosos físicamente, se ha destapado como un gran competidor. Va camino de ser un jugador legendario

- El futuro. Una incógnita. El rendimiento en las Finales de los Pierce, Garnett y compañía hace pensar que aún les queda un aliento de baloncesto del máximo nivel, pero la conferencia Este se antoja durísima la próxima campaña. Quizás es el momento de romper el “Big Three” y rejuvenecer el equipo. Se han movido muy bien en verano los últimos años y eso nos hace pensar que no debemos descartar una reedición de esta final la próxima campaña.

P.D. Si fuera de  los Celtics no estaría pero que nada contento con el arbitraje de este séptimo partido.

Angola, algo más que un trámite

Domingo, 17 Agosto 2008

Sí, ya sé que el partido de mañana contra Angola carece de un gran valor clasificatorio. También es conocido que el potencial del equipo africano no es muy grande y que España debe ganar sin muchos apuros. Sin embargo, las últimas sensaciones del equipo español hacen que el encuentro de mañana pueda ser un buen punto de partida para que los nuestros puedan recuperar esas sensaciones positivas que tan necesarias son después de la abultada derrota de ayer frente a Estados Unidos.

Hay varios aspectos preocupantes del partido contra los americanos. El primero de ellos es que el campeonato avanza y España no parece resolver los problemas que empezaron a manifestarse en su máximo esplendor en el partido contra China. El equipo muestra una buena disposición colectiva en defensa y la actividad es buena pero en líneas generales falta mucha agresividad. El grupo de Aíto García Reneses está precisando de demasiadas situaciones de ayudas, tanto en la defensa del uno contra uno como en los bloqueos directos. Como bien indicó nuestro seleccionador, da igual el tipo de defensa que se realice si la agresividad con la que se realiza no es la adecuada. Las excesivas facilidades en defensa no pueden compensarse con ataques anárquicos y sin equilibrio ya que ante equipos tan rápidos como Estados Unidos un pase de menos o un bote de más se castigan sin remedio.

La amplia derrota contra Estados Unidos no sólo debe justificarse en el extraordinario encuentro de los James, Bryant, Wade y compañía (sigo pensando que, al menos en un partido van a mostrarse vulnerables) sino en que, por primera vez en mucho tiempo, asistimos a una sensible bajada de brazos de nuestra selección.

Aunque el partido carecía de un valor decisivo para el desarrollo de los Juegos, el escenario en el que se movió el encuentro fue el peor para los intereses de España que no consiguió dar sentido a ninguno de los 40 minutos de juego. No recuperó jugadores (salvo quizás Reyes), no mejoró sus asignaturas pendientes y, probablemente generó algo de desconfianza en el grupo que debe intentar olvidar la derrota cuanto antes y pensar que empieza una nueva competición.

Sigo siendo muy optimista con España porque es un grupro maduro que, a buen seguro, será capaz de hacer un correcto análisis de lo sucedido hasta ahora en los Juegos Olímpicos. El camino hasta las medallas comenzará con la siempre peligrosa Croacia, un equipo de gran talento pero que está llevando una trayectoria descendente en esta competición y que, en condiciones normales, debería ser superada por España.

Con diez minutos basta

Jueves, 14 Agosto 2008

Partido cómodo para España. En realidad, ninguna de las dificultades del encuentro las ha planteado Alemania que, en ningún momento ha pensado que podía ganar.

Esta Alemania huele a fin de ciclo irremediablemente. Incluso viendo el partido por televisión es fácil reconocer una ausencia de fe notable que vulgariza a jugadores extraordinarios como Nowitzki y castiga con la mediocridad a buenos jugadores como Jagla, Greene o Kaman. Harían mal en no explorar todas las opciones de seguir en la competición porque da la sensación de que podemos tardar muchos años en ver a Alemania en otros Juegos Olímpicos.

Nuestra selección ha cometido durante muchas fases del  partido los mismos errores que contra China. A saber, falta de tensión en determinadas acciones, relajación en situaciones de uno contra uno en defensa y poca claridad en el juego ofensivo donde, en muchas ocasiones, la ocupación de los espacios y la velocidad en el movimiento del balón no es la correcta. Sólo al final de la primera parte y los primeros minutos de la segunda reconocimos el baloncesto con el que nos llevan deleitando los equipos de Aíto García Reneses durante varios años. Pero esos minutos no fueron suficientes para despejar por completo las dudas de muchos jugadores que se mostraron especialmente erráticos.

En realidad, si hiciéramos un balance de los tres partidos de España, diríamos que su asignatura pendiente está siendo la continuidad ya que, hasta ahora, muestra un juego demasiado ciclotímico al que no nos tenía acostumbrados. La experiencia que tenemos con este grupo nos hace pensar que, cuando las exigencias sean mayores, su respuesta será la correcta, como se demostró en el partido contra Grecia.

Aún con todo, España ha conseguido un holgado triunfo que certifica su clasificación para cuartos de final como uno de los dos primeros de grupo y llega al partido contra Estados Unidos en una disposición clasificatoria idónea para afrontar el duelo contra los Bryant, James, Wade y compañía sin excesiva presión.
No doy mucho valor a la victoria o derrota en ese partido, me parece más relevante observar qué síntomas ofrece España y si consigue ir sumando jugadores a la causa, algo fundamental en este tipo de competiciones. Seguro que Aíto hará una lectura similar y aprovechará el partido para pulir pequeños detalles e intentar conseguir recuperar anímicamente a aquellos jugadores que necesitan un buen partido para afianzarse y sentirse con más confianza y seguridad en el campo.
Si España lo logra, seguro que volvemos a jugar contra Estados Unidos en un partido en el que sí sea trascendental la victoria.

Cuestión de fe

Viernes, 30 Mayo 2008

Bueno, nuevamente me he equivocado en un pronóstico y, aunque esperaba una serie durísima que se resolviera en el Séptimo partido entre Los Ángeles Lakers y San Antonio Spurs, el equipo californiano ha logrado clasificarse para la Final por un contundente cuatro a uno que pocos esperábamos.

Los cinco partidos nos han ofrecido detalles verdaderamente interesantes. El primero de ellos, la sensación de estar asistiendo a un relevo que puede ser duradero en el dominio de la conferencia Oeste. Los Spurs han ofrecido una cierta resignación en determinados momentos de la eliminatoria, como si asumieran que sus mejores días pueden estar llegando a su fin y deben dejar paso a estos exuberantes Lakers que, cuando recuperen a Bynnum pueden marcar una época.

El equipo entrenado por Phil Jackson ha demostrado la solidaridad y fe necesarias para dar la vuelta a situaciones tremendamente adversas, especialmente en el primer y quinto partidos, a la postre decisivos para el curso de la eliminatoria, además han contado con un excepcional Kobe Bryant que, no sólo ha anotado, sino que lo ha hecho con buenos porcentajes ante uno de los mejores defensores de la competición como Bruce Bowen. Si Bryant sigue en estado de gracia la apuesta más segura para el Campeón de la NBA es el equipo californiano. El “24” de los Lakers que, tan preocupado estuvo al inicio de su carrera de parecerse a Michael Jordan, ha logrado que muchos de nosotros evocáramos la figura del mítico ex jugador de Chicago con su tremenda actuación durante toda la serie y en especial los últimos 15 minutos del quinto partido

En cuanto a nuestro Pau Gasol, creo que esta eliminatoria le ha hecho dar otro saltito más como jugador. Ha luchado más de 200 minutos contra uno de los mejores jugadores de la historia. Es cierto que muchos de esos minutos ha sido claramente superado pero ha vuelto a demostrar capacidad para entender el juego y madurez suficiente para apartar de su mente los detalles negativos y centrarse en lo que podía ofrecer al equipo en cada momento. Su esfuerzo reboteador en los dos últimos partidos es meritorio y le debe motivar para mostrarse más constante ante el reto de la Final de la NBA ya que sea Boston Celtics o Detroit Pistons tendrá grandes jugadores con los que competir.