Blogs

Entradas con etiqueta ‘Bynum’

¿Vientos de cambio en L.A.?

Martes, 6 Diciembre 2011

Si nos guiamos por aquello de “Cuando el río suena agua lleva”, parece que se avecina una pequeña revolución en Los Angeles Lakers. Las sensaciones dejadas en su serie contra los Mavericks apuntaban un equipo con demasiado plomo en las piernas y muchos anillos en los dedos como para pensar que con  la actual configuración de la plantilla pudieran luchar contra el emergente poderío sobre todo representado en las franquicias del Este.

Si hablamos de los Lakers es inevitable analizar en que situación puede quedar Pau Gasol. Su salida del equipo californiano está muy relacionada con los objetivos a los que apunten sus dirigentes. Si los tiros apuntan a “caza mayor” como Chris Paul o Dwigth Howard las opciones de que Gasol permanezca en California se me antojan escasas.

Es cierto que Bynum también puede ser un jugador apetecible por su extraordinario potencial pero su historial de lesiones le pueden hacer menos apetecible ante un jugador más veterano pero que ofrece más garantía de rendimiento como Pau Gasol. Lo cierto es que por mucho que busquemos aspectos positivos de algún traspaso para el jugador español, cuesta pensar en algún cambio que beneficie las aspiraciones deportivas y la motivación de un jugador fundamental para los éxitos más recientes de los Lakers. Los hipotéticos destinos de Pau en el año previo al único gran objetivo que le queda por conseguir en su carrera, el oro en los Juegos Olímpicos, no parecen excesivamente atractivos. Orlando Magic está lejos del nivel de Miami, Boston o Chicago (en espera de qué hace Nueva York) y New Orleans tendría problemas para ser un equipo de Play Off en el Oeste.

Base, pívot, ¿los dos? Un base y un pívot encabezan las opciones de reconstrucción de los Lakers. No es casualidad si atendemos a que la franquicia californiana lleva mucho tiempo sin contar con un base All Star, confiando en que las bondades del “Kobesistema” camuflaran cualquier deficiencia. Chris Paul es uno de los mejores bases de la Liga y su juventud garantiza estabilidad de rendimiento en el puesto durante años pero en mi opinión si los Lakers sólo pudieran ”poner todos los huevos en una cesta” deberían apostar por Howard, un pívot absolutamente dominador en ambos lados del campo. Historicamente, las grandes dinastías de los Lakers se han producido con los mejores pívots del momento y el pívot del momento es sin duda Howard.

La opción de que llegaran Howard y Paul garantiza que del último quinteto titular de los Lakers sólo quedaría Kobe Bryant, una revolución en toda regla. Sentimentalismos aparte y con los cuatro últimos partidos contra Dallas Mavericks en la retina cambiar (siempre hipoteticamente) a Bynum,  Gasol y Artest (o como quiera que se llame ahora) por Paul y Howard sería una buena operación para los Lakers, otra cosa es que también tuvieran que desprenderse de Odom, ahí empezarían las dudas…

Obradovic, Jackson y Molin

Lunes, 9 Mayo 2011

Hoy va de entrenadores, de tres técnicos que por uno u otro motivo no olvidarán este fin de semana.

Obradovic, y van ocho. Zeljko Obradovic es el gran triunfador, ganó media Final Four cuando su Panathinaikos eliminó al Regal Barcelona en los Play Offs de Cuartos de Final, y ha culminado el trabajo de forma extraordinaria. Curiosamente, la temporada que tenía la plantilla menos mediática de los últimos años es la que ha conseguido desarrollar un mejor baloncesto basado en una extraordinaria capacidad defensiva (qué control más brillante de las distancias defensivas sobre Pargo tan distinto al desarrollado por el Real Madrid) y en una distribuición perfecta de los roles ofensivos de sus jugadores que tienen la paciencia para saber que el lanzamiento oportuno les llegará y no hay que tener ansiedad por encontrarlo. Me irrita el Obradovic agresivo con los árbitros que intenta intimidarlos en cada jugada pero hay que reconocer las enormes cualidades de este técnico legendario, referencia de muchísimos entrenadores.

Enmanuel Molin no recordará esta Final Four de la Euroliga con la misma alegría que Obradovic. Su ilusión y buenísima predisposición sacó al Real Madrid de un apuro después de la dimisión de Messina. La realidad es que el técnico italiano no ha podido solventar las evidentes limitaciones de una plantilla en absoluto preparada para un reto como la Final Four de la Euroliga. Molin ha intentado subir un punto el ritmo del equipo pero se ha encontrado con las limitaciones que impone Prigioni en este sentido. Un equipo joven que juega ataca y defiende permanentemente en media pista es una contradicción evidente si además carece de tiradores fiables y de capacidad atlética para encontrar ventajas cerca del aro. El Real Madrid tiene un problema fácil de diagnosticar y difícil de solucionar. Necesita dos o tres jugadores del máximo nivel europeo, de esos que jugarían más de 25 minutos en cualquier equipo de Europa.

Phil Jackson, el técnico de los 11 anillos deja Los Angeles Lakers después de ser barrido por Dallas Mavericks por cuatro a cero en las semifinales de conferencia de la NBA. Seguro que no era el final esperado por Jackson pero lo cierto es que la temporada de los Lakers no barruntaba nada bueno, el equipo ha jugado durante todo el año con una falta de energía alarmante y ha dado la sensación de que cuando el nivel ha subido no han estado preparados para la máxima exigencia. Jackson es una leyenda, sin duda, pero tampoco su temporada ha sido buena, ha explotado su habitual tendencia a dejar que los problemas se resuelvan solos y no ha sabido encontrar respuesta táctica a la variedad defensiva y velocidad del juego de los Mavericks. Cambio de ciclo en los Lakers y el triángulo Gasol, Bynum, Odom en todas las quinielas para posibles cambios.

Los Lakers y el caso “Ibaka”

Lunes, 26 Abril 2010

No adivinaba un camino fácil para los Lakers en su idea de repetir el título de Campeones de la NBA, pero tampoco pensaba que iban a sufrir tanto para derrotar a los Thunder.  Algo falla en el equipo de Phil Jackson y la respuesta hay que encontrarla nuevamente en esa más que evidente indolencia defensiva mostrada más veces de la cuenta en la Liga Regular. Pero no sólo es un problema de defensa, los Lakers juegan a un ritmo cansino, incapaz de hacer daño en las piernas frescas de los Thunder.

Ah, las piernas, tan importantes en este juego, piernas que empiezan a flaquear en los Fisher, Bryant y compañía que empiezan a delatar el comienzo de la decadencia de estos jugadores. Si Bryant quiere emular a su admirado Jordan debería asumir el desgaste del tiempo y empezar a desarrollar ese conocimiento del juego que, a veces apunta, pero que casi nunca emplea. Cuesta entender que un equipo con Odom, Gasol y Bynum no esté arrasando a uno de los juegos interiores más débiles de la Liga. Quizás Phil Jackson debería recordar a sus chicos que la mejor táctica es castigar las debilidades del rival y no buscar el cuerpo a cuerpo en posiciones más parejas.

Uno de los jugadores interiores de Oklahoma es Serge Ibaka. El jugador africano es más recordado en España por sus espectaculares mates que por su real aportación al juego. Su experiencia en la ACB es mínima y, aunque se le adivinaba potencial, nadie pensaba que estaría jugando 24 minutos de media en unos Play Offs de la NBA. ¿Qué ocurre entonces?. ¿Hay jugadores que no valen para la ACB y sí valen para la NBA?. Contestar que sí, sería una auténtica temeridad pero el caso Ibaka vuelve a poner de manifiesto que el nivel medio de la liga norteamericana es bastante más mediocre de lo que nos quieren vender. Digo esto la semana que se comenta que dos interesantes proyectos de jugadores españoles como Pablo Aguilar y Xavi Rabaseda andan con la idea de presentarse al Draft de la NBA. Máximo respeto a la idea de los dos chavales, o mejor dicho, de sus representantes, pero con 20 años la prioridad debe ser intentar ser mejor jugador y no estar en el mejor escaparate aunque casos como el de Ibaka, con más protagonismo en la NBA que en la ACB no avalen precisamente esa teoría.

Howard y mucho más

Mircoles, 3 Junio 2009

Dwight Howard es el jugador que marca la actualidad en los días previos a la Final de la NBA. El poderoso pívot de Orlando acapara análisis y valoraciones sobre su influencia en el duelo contra los Lakers. Conviene que hagamos una mirada más serena sobre la verdadera capacidad de Howard, su influencia en el juego de los Magic y la posible estrategia que pueden emplear los Lakers para limitarle.

Orlando Magic es uno de los equipos más completos de la liga en ataque. Stan Van Gundy ha sabido crear una estructura de juego que penalice cualquier situación de ayuda sobre Howard rodeándole de jugadores amenazantes en el lanzamiento exterior. Los Lakers nunca se han caracterizado por una gran disciplina defensiva y tienen problemas en las rotaciones cuando utilizan defensas dobles en el poste bajo. Se antoja fundamental que Bynum y Gasol no permitan que Howard reciba cerca de la canasta, deben defender muy agresivos antes de que reciba el balón. Los Lakers no deberían olvidar que la mejor manera de limitar a un rival es atacándole. Gasol deberá ser una referencia constante en el juego de los californianos y debería obligar a Howard a jugar a cuatro metros del aro e intentar cobrarle faltas con el amplísimo primer paso del jugador español.

La presencia de Gasol y Bynum al mismo tiempo deberá ser una de las ecuaciones que resuelva Jackson. Si coinciden en pista, Bynum puede desgastarse con Howard y conceder las primeras faltas frente al pívot de Orlando, pero esta solución presenta el inconveniente de las dificultades de Gasol defendiendo a jugadores como Lewis, Turkoglou o Pietrus. Estos tres jugadores son una de las claves del éxito de los Magic. Son jugadores totales, versátiles, capaces de subir el balón, lanzar de tres puntos y anotar cerca del aro. Jugadores que escenifican hacia donde camina el baloncesto moderno, un base, un pívot y tres jugadores versátiles y complementarios. Sin ellos, Howard no gozaría de tantos espacios y sin Howard, sería difícil que los tres coincidieran tantos minutos en pista.

¿Qué hacemos con Odom?

Mircoles, 15 Octubre 2008

Esta es la gran pregunta del verano en Los Ángeles. La recuperación del prometedor Andrew Bynum suscita dudas de cómo encajará Phil Jackson a sus tres piezas interiores, Pau Gasol, Lamar Odom y el propio Bynum.

El laureado Jackson no lo parece tener nada claro y se empeña en enviar mensajes contradictorios sobre la posible compenetración en el juego entre Gasol y Bynum que no han competido nunca juntos en un partido oficial.

Lamar Odom, con la mosca detrás de la oreja, ya avisado que no acepta el papel de sexto hombre y que no entendería verse relagado del quinteto titular. Eso sí, como en otros muchos casos, tampoco parece que se haya cuidado especialmente en los casi tres meses de vacaciones y se ha presentado en condiciones bastante pésimas a los primeros entrenamientos de su equipo.

¿Cuál es la mejor combinación posible entre estos jugadores?. Para mí, Pau Gasol, ahora mismo es el mejor jugador de ellos por lo que siempre debería ser el que más minutos jugara. A partir de ahí, Bynum puede desahogar al jugador español con la defensa de los grandes pívots y Odom dejarle más espacio en la pintura para que Gasol castigue a sus oponentes cerca del aro.

Siempre he creído que la posición ideal de Gasol era la de ala-pívot o “cuatro” pero las necesidades de sus respectivos equipos han hecho que no haya evolucionado en aquellos aspectos del juego necesarios para esa posición. No ha conseguido mejorar la calidad y velocidad de ejecución de su lanzamiento y su especialización en la defensa de jugadores interiores le ha restado movilidad en los desplazamientos laterales, básica para poder neutralizar la capacidad atlética de los jugadores a los que se tiene que enfrentar en la NBA.

Mi impresión es que la convivencia entre estos tres grandes jugadores no debe suponer ningún problema sino todo lo contrario. Los tres pueden jugar más de 30 minutos por partido y utilizarles en función de las necesidades propias y las características de los rivales. En el baloncesto americano dan mucha importancia al rol de titular y la decisión que tome Jackson respecto al jugador que se quede fuera del quinteto va a ser analizada al detalle, eso, si no nos sorprende situando a Lamar Odom como alero, algo que no debemos descartar pero que, en mi opinión, ayudaría al ego del jugador pero no a solventar las verdaderas necesidades del grupo.

Lo cierto es que estamos ante un bendito problema para el equipo californiano al que no sólo le bastará con la recuperación de Bynum para ser nuevamente candidato al título sino mejorar sustancialmente el trabajo defensivo respecto a la temporada anterior.