Blogs

Entradas con etiqueta ‘Darden’

“Al mejor de tres”

Jueves, 29 Mayo 2014

La Liga Endesa comienza su recta final con los Play Offs de Cuartos de Final. El formato a tres partidos otorga un plus añadido a estos cruces ya que el margen de error es mínimo y ninguno de los favoritos quiere verse en el brete de jugarse su continuidad en la competición en el campo de sus rivales. La mentalidad y capacidad de los equipos para jugar frente a estas circunstancias son los factores decisivos en esta primera eliminatoria que no suele deparar encuentros de muchísimo nivel pero en la que, históricamente, también ha sido difícil encontrar partidos excesivamente desiguales.

Centro mi análisis en estos Cuartos de Final en aquellos aspectos que más me llaman la atención de cada cruce, en las inquietudes y curiosidades que me provocan y en los factores que pueden resultar decisivos para la resolución de cada eliminatoria.

Después de la Euroliga. El Real Madrid afronta el reto de revalidar el título de Liga. Su primer obstáculo en el camino es el meritorio Cai Zaragoza, un club consolidado que ha vuelto a realizar una buena temporada y que, sin duda, tendrá en el recuerdo su hazaña de la temporada precedente que le llevó hasta semifinales. A priori, estamos ante la Serie con pronóstico más claro. En el Real Madrid, los Play offs servirán para medir si la derrota europea ha generado alguna duda o grieta en el grupo, si Carroll puede recuperar el nivel de su primera temporada de blanco y si Draper, Darden y Slaughter aseguran o ponen en duda su continuidad.

Dos propuestas brillantes. Valencia y Cajasol son dos de los equipos con mayúsculas de esta temporada. Los valencianos se sienten con capacidad de disputar el título de Liga y suelen destrozar a base de ritmo y actividad a sus rivales. Sin duda, favoritos en esta eliminatoria. Estamos, por lo que dicen, ante los últimos partidos de Doellman con esta camiseta, el norteamericano se enfrentará durante muchos minutos de la serie a Porzingins, uno de los jóvenes que más ha crecido en su juego esta temporada. Las opciones de Cajasol vendrán determinadas en cómo relacionan pensar en lo que se juegan o pensar en jugar. 

El Barça y el orgullo del “Chapu”. La irregular temporada del Caja Laboral le ha regalado un cruce muy complicado contra el Barcelona. Sin embargo, hay matices que nos obligan a ser prudentes en el pronóstico. El conjunto vasco ya ha ganado un par de veces a los azulgranas esta temporada y tiene varios jugadores que se crecen en estos momentos. Asumiendo que Nocioni rendirá a buen nivel, la posibilidad de que la eliminatoria llegue a un tercer partido depende del verdadero termómetro del equipo de Scariolo, sus irregulares bases y el pívot aleman Tibor Pleiss. En el Barça tengo curiosidad por ver si se confirma una de las consecuencias que parecen haberse derivado de la Final Four, el mayor peso en el equipo de Macej Lampe en la posición de “cuatro”.

Imagen de sus técnicos. Cuesta pensar en un desenlace entre Unicaja y Herbalife Gran Canaria  que no esté ligado a un final apretado en un tercer partido. Unicaja ha realizado una temporada en plena progresión y llega en un buen momento a estos play offs. El equipo acusa en muchos partidos no tener un anotador consistente aunque parece que Toolson quiere dar un paso adelante en este sentido. Los dos equipos tienen muchos aspectos positivos en común, solidez defensiva, capacidad para alternar ritmos, parejas de bases estables  con un buen control de las pérdidas de balón y versatilidad para alternar distintas opciones en el juego interior. Creo que Gran Canaria tiene un mejor uso del pase y que Unicaja cuenta con algo más de talento en algunas posiciones. Una eliminatoria que merece seguirse con el máximo interés.

Spanoulis y las piernas blancas

Lunes, 14 Abril 2014

Claro que no es buena cosa enfrentarse a un campeón como Olympiacos en unos Cuartos de Final de la Euroliga. La trayectoria del Real Madrid daba para un rival algo menos complicado, pero unos despistes inoportunos y que Olympiacos acusó en el Top 16 los innumerables cambios en la plantilla, nos han llevado a este duelo apasionante.Seguro que los griegos tampoco están contentos con el emparejamiento. Ese triple de Spanoulis en el último partido del Top 16 y esa celebración posterior significaban, no sólo una victoria ante el eterno rival, sino la sensación de haber eliminado de su camino a un rival poco deseado. Nadie esperaba la posterior derrota del Real Madrid en Kaunas y este cruce con aroma de Final, que no deja pensar en una serie corta y que pondrá a prueba la condición física y mental del conjunto de Pablo Laso.

¿Cómo está el Real Madrid?. Si atendemos a los últimos partidos diríamos que está lejos de su mejor versión de la temporada. El balón circula con menos fluidez, las pérdidas de balón aumentan,  la actividad defensiva es menos constante y tiene más problemas para encontrar canastas de alto porcentaje. Muchos síntomas que tienen que ver con que las piernas y la cabeza no andan demasiado frescas. Cosas lógicas porque la rotación se ha acortado por las lesiones y porque el equipo parece muy concienciado ( ¿quizás demasiado?) de acabar la fase regular de la ACB invicto.

Dicho esto, si algún equipo se merece que no dudemos de él es el Real Madrid y el reto que supone jugar contra el campeón de Europa seguro que activará de nuevo a unos jugadores que deben estar preparados para una serie complicada, igualada y donde será importante demostrar que han aprendido de lo que sucedió en la pasada final de la Euroliga donde Olympiacos llevó el encuentro a un nivel mental y físico al cual no llegó el equipo madrileño. Creo que gran parte de la eliminatoria pasará por el nivel de los secundarios (tipo Darden, Mejri, Draper o Slaughter), quizás, sobre todo en el caso de Darden, poco influyentes en el último mes, y muy necesarios, por su capacidad atlética ante equipos del perfil de Olympiacos. A favor del Real Madrid cuenta el hecho de que Rudy Fernández está a un nivel bastante superior a la temporada precedente y que Sergio Rodríguez puede atreverse a discutir la supremacía de Spanoulis.

Alguien que lea el blog hasta este momento pensará que peco de precavido. Puede ser, pero ningún buen aficionado a baloncesto debe dejar a un lado los brillantes momentos que nos ha ofrecido el equipo griego en los últimos tres años. Las dos últimas Euroligas fueron un ejemplo de cómo jugar a diferentes ritmos y  de cómo enfrentarse a situaciones adversas. Nadie ha jugado con tanto corazón como el equipo  entrenado por Bartzokas. Incluso en esta edición, marcada por la irregularidad, Olympiacos ha protagonizado partidos extraordinarios a los que sólo han podido igualar en cuanto a nivel el Barcelona y el Real Madrid.

Y además.. Spanoulis. Por si fuera poco, en Olympiacos juega Spanoulis que necesitará de más defensores además de Llull para enfrentarse a él. Draper será importante en este aspecto como a lo mejor intentar utilizar a algún exterior de más tamaño. En Spanoulis empieza y acaba mucho de Olympiacos pero no conviene despreciar el valor de sus compañeros y de una idea de juego que castiga mediante pases rotaciones lentas en defensa. El Real Madrid se merece el papel de favorito por tener mayor talento y capacidad para anotar (sobre todo si recupera a Carroll). Siendo éste un juego de iniciativas, conviene que en el primer partido el Real Madrid marque el territorio.

Reflexiones sobre el clásico

Lunes, 30 Diciembre 2013

El ritmo.Los primeros minutos definen el plan de cada equipo. El Real Madrid, a lo de siempre, a todo trapo buscando generar superioridades en los primeros segundos de cada ataque. El Barcelona quiere ir más despacio pero pronto olvida su plan, se olvida de jugar para sus pívots y entra en esa vorágine de intentar cambiar canastas en la que los de Pablo Laso se encuentran más cómodos. Las pérdidas de balón son el peaje que paga el Barcelona por dejarse llevar por la velocidad del Real Madrid. El plan inicial del Barcelona se viene abajo demasiado pronto, síntoma de inseguridad y de que el equipo aún está por definir en cuanto a roles. Lorbek es un elemento positivo del juego del Barcelona pero también un aspecto a analizar ya que sólo anota en situaciones lejanas al aro cuando el jugador esloveno ha decantado partidos contra el Real Madrid aprovechando su superioridad sobre los “cuatro” blancos jugando cerca del aro.

Rudy.  El Real Madrid sale a la carrera con un Rudy  Fernández muy activo. El alero mallorquín ha mejorado su rendimiento respecto a la temporada pasada. El año pasado ya aportó mucho en defensa pero se mostró más inconstante en anotación y acabó con enormes dudas en su lanzamiento. Particularmente, el mejor Rudy que he conocido es el de la Penya y el del momento actual es el que más se acerca a esa versión.

El clima de Laso. Dentro de los muchos méritos que se le pueden atribuir a Laso está el haber conseguido crear un estado de ánimo de gran confianza en sus jugadores. Claro que llevar más de 20 victorias consecutivas ayudan lo suyo, pero el triunfo del Real Madrid vino por arreones de talento, genio y actividad más que por un juego colectivo brillante. El Barcelona nunca logró crear dudas al Real Madrid pero demostró arrojo y personalidad para no llevarse una derrota de escándalo. Eso sí, agarrado a los de siempre Marcelinho, Navarro y Lorbek. Las nuevas incorporaciones aún tienen que pasar la reválida de derrotar al Real Madrid.

Lampe y Nachbar como síntoma. Dos de los nuevos, jugadores de enorme talento, muy dependientes de sentirse indiscutibles para rendir al máximo y con tendencia a dispersarse cuando el partido tira más por lo emotivo que por la clase. Veremos si Xavi Pascual da con la tecla para que estos dos jugadores sean productivos.

La diferencia. No considero que haya mucha distancia entre las dos plantillas, incluso pienso que el Barcelona es mejor que el Real Madrid en algunos aspectos. ¿Quién es mejor jugador Lampe o Slaughter? ¿Papanikolau o Darden? ¿Pullen o Draper?. No sé vosotros, yo tengo la respuesta muy clara en dos de los casos y tengo dudas en el último. Sin embargo, la influencia de los tres jugadores del Real Madrid en su equipo es enorme en comparación con los minutos que juegan y con la que aportan los tres jugadores azulgranas. Ahí es donde está el trabajo del Barcelona y de Xavi Pascual. Tienen tiempo para hacerlo, el problema es lo que se vaya dejando por el camino. De momento, con casi toda seguridad, ya ha perdido el factor campo en una hipotética final.

Síntomas y estilos

Lunes, 7 Octubre 2013

Me cuesta hablar de certezas después de los partidos de pretemporada. Es verdad, la Súpercopa es un título oficial pero está muy condicionado por la fecha cuando se disputa y sólo permite aventurar el presumible impacto de las incorporaciones realizadas, los posibles nuevos roles en los diferentes equipos y las presumibles carencias que deberán ir camuflando los entrenadores.

No niego que en esta edición de la Súpercopa el equipo que más atención me generaba era el Barcelona, por las numerosas incorporaciones realizadas y porque sus resultados en los partidos de preparación destacaban por la gran cantidad de puntos anotados. El estilo del Barcelona lleva tiempo a debate, sobre todo desde que Pablo Laso fichó por el Real Madrid (ya sabéis,  el eterno espejo ..). Mi sensación es que Xavi Pascual ha simplificado algo más su repertorio ofensivo, no en cantidad sino en la intención de ser más agresivos en los primeros segundos de posesión algo que beneficiará a sus bases y restará un cierto aire previsible que acusó el Barcelona la pasada temporada.

La realidad es que la plantilla del Barcelona es excepcional y sólo queda esperar cómo encajan las piezas y cómo se distribuyen las responsabilidades, sin duda, el aspecto más difícil de gestionar tanto por jugadores como por los técnicos. Para empezar, Pascual deberá dar una vuelta a cómo dar espacio a Pullen y a mejorar el rendimiento defensivo de jugadores como Nachbar o Lampe, probablemente el aspecto del que más provecho sacó el Real Madrid en la Final. Desconozco cuando estará Lorbek disponible pero su nivel de la temporada pasada no le da para disputar muchos minutos en esta plantilla.

El Real Madrid ha acertado de pleno con la incorporación de Bouroussis. Es mucho más móvil y mejor pasador que Begic y, sobre todo, tiene un mayor grado de competitividad. De momento, Mejri y Díez, los otros dos nuevos, parten como los jugadores 11 y 12 del equipo. La temporada es muy larga y tendrán oportunidades para hacerse valer.  Como es lógico, la estructura de equipo del Real Madrid está más definida y los jugadores están muy adaptados a la interesante propuesta de juego. Me quedo también del Madrid con los dos buenos partidos de Rudy Fernández que apunta a mejorar en mucho la temporada precedente, la creciente madurez de Mirotic, la influencia de Darden y esa pareja de pívots capaz de cambiar la dinámica de los partidos con su movilidad y actividad defensiva como son Reyes y Slaughter, en mi opinión, poco reconocidos. Ellos, y el mejor base español del momento, claro, Sergio Rodríguez que ha añadido a su talento y creatividad la condición que separa a los buenos de los elegidos, el dominio.

Suárez y la cara B del estilo

Lunes, 8 Julio 2013

Carlos Suárez no seguirá la próxima temporada en el Real Madrid a pesar de tener contrato en vigor. Mentiría si dijera que la noticia me ha causado sorpresa porque el protagonismo del jugador madrileño en el equipo fue casi testimonial en los partidos decisivos de la temporada pero conviene detenerse un poco más en el asunto y analizar las circunstancias que han rodeado el rendimiento de Suárez, su papel dentro del equipo y las dificultades con las que se ha encontrado en estas temporadas.

Es cierto, el principal problema de Carlos Suárez en sus temporadas en el Real Madrid ha sido la falta de continuidad. Sólo en un par de meses con Messina tuvo un rendimiento constante y alto en el que apuntó a “romper” como el alero alto que tanto necesitaba este país después de la retirada de Carlos Jiménez. Desde que se marchó el técnico italiano Suárez ha alternado momentos puntuales brillantes con partidos donde ha pasado desapercibido acusando la extraordinaria competencia en su puesto y la flexibilidad de Pablo Laso para juntar en pista a jugadores de perfiles parecidos.

Lo que va de una final a otra. Carlos Suárez ha sido titular la mayoría de los partidos de las dos finales de Liga Endesa disputadas por el equipo de Pablo Laso. No lo fue el último partido pero anteriormente compartió minutos iniciales con Rudy Fernández, esta última temporada y con Kyle Singler en la pasada. Sin embargo, su titularidad siempre ha tenido un componente ficticio más que de apuesta real como se ha demostrado en muchos partidos donde incluso siendo bueno su rendimiento en los primeros minutos, no volvía a pisar la pista. Este hecho ha influido en la mentalidad de Suárez que ha percibido de primera mano lo que los demás observábamos en la distancia, que su rol en el equipo disminuía y que su entrenador cada vez valoraba menos su aportación a un grupo que, por la cantidad de jugadores exteriores que manejaba, se podía permitir que hombres como Carroll, Suárez o Darden participaran menos de 15 minutos en algún encuentro.

¿Víctimas de un estilo?.  Me pregunto si el admirado, también por mí, y mucho, estilo de Pablo Laso tiene como cara B que penaliza a jugadores de perfil menos móvil y menos creativos como Carlos Suárez. Es decir, hasta que punto se ha visto perjudicado Suárez por una forma determinada de jugar. Para responder a esta  inquietud hay que volver a la base y afirmar que el destino de los jugadores pasa principalmente por ellos y por lo tanto pensar en que a Suárez le han faltado varios partidos de gran rendimiento seguidos para asentar sus galones en el equipo. A partir de ahí, creo acertado pensar que el alero madrileño es un jugador que necesita continuidad en pista para poder hacerse “visible” porque sus cualidades no enganchan tanto como las de otros compañeros que necesitan constantemente el balón en sus manos para hacerse valer. Así como Felipe Reyes, por ejemplo, ha sabido con el paso de los años adaptarse a cualquier situación y rendir independientemente de los minutos que dispute, Suárez aún no ha alcanzado esa madurez en su juego y esa estabilidad emocional que le permita sacar lo mejor de sí mismo en poco tiempo de juego.

¿Y ahora?. La respuesta al futuro como jugador de Carlos Suárez la tendrá él mismo y su papel en el equipo donde acabe jugando. En sus manos y su cabeza está asimilar esta salida del Real Madrid de la manera más constructiva posible, aprovechar el verano para prepararse y asentarse en el equipo donde firme como un jugador importante reconociendo los compañeros con los que va a jugar y el presumible espacio que va a tener. Con 27 años está en la edad perfecta para impulsar su carrera y huir de la melancolía, quién sabe si quizás en el equipo que rechazó para unirse al Real Madrid.

La Final en 10 ideas

Jueves, 20 Junio 2013

1- Merecimiento. El triunfo del Real Madrid honra una idea de baloncesto que merecía ser refrendada con un título como el de Campeón de Liga. Hubiera sido durísimo que el equipo madrileño dejara escapar cuatro oportunidades repartidas en dos temporadas para conquistar una Liga. Creo que este campeonato otorga solidez al club y refuerza el camino comenzado hace dos temporadas.

2. Lecciones. El desarrollo de la Final ha sido muy útil para definir los siguientes pasos que debe dar el Real Madrid para conseguir optar a títulos de manera continua durante un largo ciclo de tiempo. La realidad es que este Real Madrid 2012-2013 no ha mejorado en juego la versión 2011-2012 pero ha conseguido un campeonato de Liga y disputar la Final de la Euroliga. Seguro que, además de celebrar convenientemente un título tan importante, los responsables deportivos blancos analizan en profundidad detalles decisivos que pueden ayudar a evolucionar el equipo.

3. La fe de Laso en LLull. No tenía muchas dudas pero la Serie Final ha dejado a las claras que el jugador predilecto de Pablo Laso es Sergi Llull. La fe del entrenador vitoriano en Llull afecta considerablemente a la valoración que se debe hacer de otros jugadores como Sergio Rodríguez o Draper. Creo que ambos merecen mucho reconocimiento por su temporada, exprimiendo al máximo los minutos que han jugado y cambiando en muchos momentos el destino de varios partidos.

4. Los invitados sorpresas.  Darden y Slaughter han sido jugadores importantes para decidir la serie. Junto con el ya mencionado Draper, merecerían continuidad en el equipo a pesar de que se alejan de ese perfil de americano que tiene que marcar diferencias y se acercan más a especialistas de primer nivel. Los tres han contribuido al salto cualitativo de la defensa del Real Madrid (aspecto en el que sí ha evolucionado el grupo este año) y Darden ha demostrado que con más continuidad es un jugador diferencial por su capacidad atlética, su actividad y su buena elección de los tiros. No me extrañaría que si no sigue en el Real Madrid repitiera el camino realizado por Tomic..

5. Rudy Fernández. Sí pero no. Rudy es mucho más que un anotador y su presencia en ambos lados del campo siempre suele ser positiva. Creo que sus molestias en la espalda afectan a su rendimiento y también que este título le va a liberar y la próxima temporada rendirá mejor. Eso sí, parece que nadie con peso en el club o con ascendencia hacia su persona ha hablado con él y le ha comentado lo perjudicial que es para él mismo, su club y el baloncesto la permanente sobreactuación que demuestra en cada partido. Cuidado, ya no es un crío….

6. Los entrenadores.  La Final no deja derrotados entre los entrenadores. Pablo Laso ha demostrado personalidad, recursos y entereza para superar la presión de saberse señalado como favorito. Xavi Pascual ha conseguido convencer a su grupo de que el reto era posible, ha llevado al límite a su rival y ha descubierto elementos muy válidos para el futuro como Todorovic.

7. La ¿última? balada de Saras. El quinto partido de la Final ha dejado un partido emocionante de Jasikevicius. El jugador lituano se empeñó en mantener vivo a su equipo, rompió la monotonía del juego con dos pases excepcionales y generó dudas sobre si podía haber tenido un papel más importante durante el año. Grande.

8. El Barcelona. Dignísimo finalista, hasta el final ha metido el miedo en el cuerpo a jugadores y seguidores madridistas. Creo que sus jugadores tenían más claro el plan a seguir pero no ha sido suficiente porque contaban con menos recursos que su rival. Aún así, también tiene deberes para la próxima temporada, fundamentalmente buscar más jugadores capaces de generarse sus propias canastas.

9. Tomic. Esto ya lo escribí el año pasado. No tengo claro si ha jugado bien o mal, por lo que entiendo que eso no debe ser buena cosa. Creo que es un gran  jugador que no compite del todo bien. Con N´Dong y Vázquez el Real Madrid no hubiera competido contra el Barcelona con ese porcentaje de tiro de tres porque era mucho más difícil anotar canastas debajo del aro.

10. Don Felipe. Merecidísimo MVP. Ha sido factor decisivo en las tres victorias blancas y de los pocos que ha dado la cara en las dos derrotas. Tremendo en rebote, sólido en su tiro de media distancia y muy brillante en la faceta defensiva. Ejemplar.

Dos equipos en apuros

Martes, 18 Junio 2013

Eso de que coincidan en el tiempo la Final de la Liga Endesa con la de la NBA da para que, irremediablemente, encuentres analogías entre distintas situaciones, te avergüences de otras (véase tratamiento televisivo, difusión, cierto cariño por el producto en definitiva) e intentes encontrar aspectos similares entre las vivencias que pueden estar sintiendo los distintos equipos.

En este punto de ambas series, con la iniciativa moral del Barcelona frente al Real Madrid y la real de los Spurs contra los Heat conviene analizar aquellos aspectos comunes  por los que los dos equipos que partían como favoritos han permitido llevar las eliminatorias ante un punto límite que no les permite ningún margen en forma de derrota.

 Los rivales:  Sería injusto para San Antonio y Barcelona no reconocerles el enorme mérito de sus actuaciones. Los Spurs están logrando llevar la iniciativa táctica de la Serie apoyándose en la constancia de Duncan y Parker, en los momentos brillantes de Ginóbili y, por encima de todos, en Greene y ese Kawai Leonard que hace de todo y muy bien. El punto de coincidencia con el Barcelona viene porque da la impresión de que sus jugadores tienen mucho más claro lo que se espera de ellos que los de sus rivales y también porque están sabiendo jugar con esa sensación de que Real Madrid y Miami Heat tienen mucho más que perder que ellos.

Roles. En el Real Madrid los roles están menos claros, Darden ha pasado en cuatro partidos de ser un jugador de últimas rotaciones a jugar momentos decisivos, Carroll ha llevado el proceso contrario, casi como Sergio Rodríguez, héroe en la primera victoria blanca y muy señalado en la última derrota con sorprendente poca presencia y viviendo desde el banquillo minutos en los que suele ser protagonista. Esto es, no ha habido una real suma de jugadores a la causa, los que se han sumado ha sido a costa de otros, será muy interesante observar la gestión de los minutos por parte de Pablo Laso en el último partido. En el Barcelona casi podemos adivinar la presencia que tendrá cada jugador. Mavrokefalidis está siendo un jugador importante por su capacidad para combinar con cualquier jugador interior mientras que Jasikevicius cobrará más protagonismo por los problemas físicos de Navarro. Aún así, nadie puede dudar ya de que Marcelinho es el termómetro de este equipo.

Popovich y Pascual. Creo mucho en Pablo Laso y en Spoelstra y en los grandes proyectos que están construyendo en sus equipos pero, hasta ahora, parece que están siendo superados por los entrenadores rivales. El matiz con el que están compitiendo Popovich y Pascual es distinto. El entrenador de los Spurs apela mucho a las emociones pero hace jugar a su equipo con el orgullo de sus cuatro anillos ganados, esto es, no asume tácticamente ningún tipo de inferioridad y busca castigar a Miami retando el orgullo de sus estrellas concediendo tiros lejanos a Wade y Lebron pero poniendo mucho énfasis en no permitirles canastas de alto porcentaje. Esos últimos minutos del quinto partido con San Antonio huyendo de especular con el marcador y con Parker percutiendo constantemente contra sus defensores son un claro ejemplo de la manera con la que los Spurs intentan conseguir el título. Si Popovich no se encuentra a gusto con márgenes cortos en el marcador, Xavi Pascual parece tener otro pensamiento. Ha logrado calar en el equipo que todo lo que sea llegar con opciones a los últimos minutos es muy positivo, planteamiento de aquél que se sabe inferior y que ve en esta idea la única opción de conseguir la victoria. El Barcelona está viviendo de su solidez defensiva y de la enorme tensión con la que juega el Real Madrid que, salvo contados minutos, no ha sabido liberarse de la presión de saberse favoritos. Cada fallo en el lanzamiento exterior de los blancos es una piedrita más en la mochila de la tensión que lleva a los partidos a decidirse en situaciones cercanas al aro, terreno donde el Barcelona sabe que tiene muchas más opciones.

Aún así creo que Real Madrid y Miami Heat van a conseguir el título. El Real Madrid, casi por un tema de probabilidades, no puede seguir tirando tan mal (aunque ojo, ya van cuatro partidos..) y tiene muchos más recursos que el Barcelona, sólo tiene que ponerlos en orden. Los Heat llevan seis meses sin perder dos partidos seguidos por lo que parece bastante probable que lleven la eliminatoria al decisivo séptimo encuentro. En ese contexto, jugando en casa y con el mejor jugador del momento parece un atrevimiento no considerarles favoritos aunque yo no me fiaría de Popovich….

Miedo

Viernes, 14 Junio 2013

Durante los 30 primeros minutos del tercer partido se refuerza la sensación de que si hubiera que elegir un término para definir lo que estamos viviendo en la Final de la Liga Endesa sería el de Miedo. El Barcelona, que también lo padece, como analizaremos después, ha encontrado en el temor que transmite el Real Madrid en su juego su principal elemento motivador y con ello se ha dado una opción, ahora mínima,  de competir por un título ante un rival que durante muchos momentos ofrece una sensación de vacío, de necesidad de encontrar un anotador constante que les alumbre en los abundantes minutos de oscuridad.

En este contexto, Felipe Reyes que de miedos sabe lo justo, se empeña en mandar mensajes a sus compañeros para que alguien se sume a su esfuerzo y se anime a no dejar escapar una oportunidad histórica de conquistar el campeonato. El primero en reaccionar es Sergio Llull, un tipo al que se le pueden cuestionar alguna toma de decisión pero en ningún caso su capacidad competitiva y la confianza que muestra en sus cualidades. Sobre estos dos jugadores, el Real Madrid realiza un último cuarto magnífico, el mejor de la final en el que suma buenas noticias además de la victoria, como los primeros minutos grandiosos de Mirotic en la Serie y las posibilidades que ofrece Darden en el poste bajo.

Todos los mensajes positivos que suma el Real Madrid son puñaladas en el corazón de un Barcelona que tiene dificultades para encontrar escuderos a Navarro en los momentos decisivos. Marcelinho Huertas, buen jugador de finales de partido, no ha entrado en la eliminatoria, como tampoco Lorbek, y Tomic no es alimentado con la continuidad que requiere. Quizás, solo quizás, el Barcelona ha interiorizado tanto su inferioridad que no ha sabido castigar lo suficiente tantos minutos sombríos de su rival y se ha conformado con seguir a rajatabla su plan de intentar llegar con opciones a los últimos minutos.

No nos engañemos, la Final no está siendo grandiosa, aunque sí interesante. El Real Madrid tiene casi todo en su mano pero le convendría no olvidar que sus mejores minutos han venido cuando se ha olvidado de envidar contastemente a la “chica” y apostar a la “grande”. Si se empeña en aceptar la propuesta del Barcelona aún puede meterse en un problema porque los de Xavi Pascual parecen disminuidos y lejos del potencial de la temporada pasada pero tienen orgullo, carácter, muchos títulos a sus espaldas y a Navarro…, demasiados argumentos para que los madrileños no teman un quinto partido.

Lecciones de Kaunas

Viernes, 8 Marzo 2013

Alternativas en el marcador, ritmo alto de juego, jugadores de enorme talento, recursos tácticos interesantes por parte de los entrenadores y datos numéricos para la historia. Todo eso ofreció el Zalgiris-Real Madrid disputado en Kaunas, un partido de los que hará que los dirigentes de la Euroliga saquen pecho y les anime a seguir el ¿imparable? camino hacia convertirse en  la única competición que disputen los equipos de referencia del continente. (more…)