Blogs

Entradas con etiqueta ‘Diamantidis’

Postureo

Martes, 13 Diciembre 2016

Suenan a historias de “viejuno”  pero me ha dado por reflexionar sobre aquellos tiempos en que valorábamos el tamaño del jugador más allá de sus aptitudes y de  si sabía realmente sacar provecho a esa ventaja física. Esa moda pasó y tanto en Estados Unidos como en Europa se imponen tendencias menos encorsetadas que posibiliten que coincidan quintetos atípicos atendiendo más a las habilidades propias y del rival. Los Warriors en la NBA son abanderados del “Small Ball” y Fenerbahce alterna minutos con dos “cincos” puros como Udoh y Vesely con otras propuestas donde sus “interiores” son Da Tome y Kalinic.

Creo que hubo un tiempo en nuestro baloncesto que nos dejábamos llevar más por la apariencia que por la esencia, donde predominaba ocupar una posición con tamaño más que con cualidades. Claro que este es un deporte donde el factor físico es importante, hasta decisivo, pero lo que marca la diferencia es cómo se utiliza ese físico. Los primeros minutos de Pau Gasol en la Liga ACB los jugó en la posición de “tres”. Entonces Gasol era un jugador más ligero y rápido que el actual y tenía talento de sobra para ocupar esa posición pero pronto Aíto García Reneses supo valorar que era absurdo desperdiciar esos enormes brazos lejos del aro y que el jugador catalán sacaba más provecho de su velocidad jugando contra interiores que contra otros aleros.

La posición de “tres” fue la que más sufrió y aún sufre ese síndrome de la “tamañitis”. La pervivencia en la élite de Mumbrú no sólo se debe a su enorme competitividad sino a que sus herederos han sido incapaces de hacer valer esa superioridad física sobre la mayoría de sus  rivales jugando o pasando desde el poste bajo. Desde el pionero Andrés Jiménez, al que Aíto (nuevamente Aíto) sí que supo cómo explotarle en ese puesto, hemos asistido a numerosos proyectos de aleros altos que no han sido capaces de adaptarse al máximo a la posición.

Bartzokas, por ejemplo, utiliza a Víctor Claver mayoritariamente en la posición de “tres”. Claver es un buen alero alto, en defensa tiene piernas para defender a jugadores exteriores y te permite jugar situaciones de cambios defensivos con enormes garantías. A partir de ahí, es discutible que pudiera aportar más jugando de “cuatro” donde ganaría capacidad en el rebote, tiempo para los tiros y podría sacar más ventaja sobre sus pares cuando pone el balón en el suelo. Si Claver fuera amenaza en el poste bajo, su presencia como alero alto tendría más sentido, pero no lo es…

Luka Doncic es otro jugador con cuerpo de “tres” pero su cabeza es y siempre ha sido la de un base. Acierta Laso en su apuesta por el talentoso esloveno en esta posición y es un reto para técnico y jugador ir descubriendo como utilizar su ventaja física y limitar cómo intentarán castigar sus rivales los inconvenientes de su tamaño. Desde su altura, Doncic distribuye con facilidad y saca tiros por tamaño y técnica más que por velocidad. Además, cuando ataca el aro (cosa que hace poco bajo mi punto de vista) genera superioridades por zancada y fortaleza. De momento, el poste medio  no lo ocupa demasiado pero tiene recursos técnicos para anotar y pasar desde esa posición como tan brillantemente  hacían, por ejemplo, Diamantidis o Pepe Sánchez. Doncic justifica aquello del “base alto” sobre lo que también hubo obsesión hace unos años a partir del “efecto Montero”. También lo hace, Antoine Diot,  otro que tuvo ese puesto en la cabeza desde joven y que este año está siendo clave, como titular de Valencia Basket, en la buena marcha del equipo dirigido por Pedro Martínez. Diot ha vuelto a sus orígenes y desde el puesto que le parece más natural ha dado un paso adelante muy agradecido por su equipo.

Seis asistencias

Viernes, 22 Marzo 2013

Las tres derrotas seguidas del Real Madrid en su cancha del Palacio de los Deportes representan probablemente el momento de mayores dudas en el colectivo desde la llegada de Pablo Laso al banquillo del equipo blanco. La situación no invita al dramatismo pero merece la pena detenerse en cuáles pueden ser las causas de unas derrotas que, mientras en la Liga Endesa, no tienen demasiada trascendencia en la clasificación, en la Euroliga pueden derivar en jugar los Cuartos de Final con el factor cancha en contra.

El pase como síntoma.  Más allá del contundente 2 de 17 en lanzamientos de tres puntos, el dato estadístico que más me ha llamado la atención del partido contra el Panathinaikos ha sido las seis asistencias contabilizadas a todo el equipo durante todo el encuentro (por contra  Diamantidis en el rival aportó ocho). Independientemente de que el criterio de asistencia no está muy definido en el baloncesto europeo, el criterio es el mismo que en los mejores partidos del Real Madrid donde el equipo superaba los 20 pases de canasta. (more…)

La Final Four en claves

Jueves, 10 Mayo 2012

El partido: Respetando el Olympiacos-Barcelona Regal, la semifinal que enfrentará a Panathinaikos y CSKA de Moscú tiene el aroma de un partido ya clásico por la rivalidad de los dos equipos en la última década y por la curiosidad que produce ver que recursos utilizará Obradovic para compensar el teórico favoritismo de la súper plantilla rusa. Hay partidos para ver y otros para ver y grabar, creo que éste es uno de ellos.

El Barça. Nadie podrá acusar a Xavi Pascual y su equipo de haber hecho una mala preparación. LLegan en el mejor momento del año y al habitual talento de Navarro y Lorbek suma la capacidad competitiva de Mickeal y Eidson o el poderío físico de Vázquez, N´Dong y Perovic. Puede haber alguien tan favorito como ellos, pero no más, se lo han ganado.

Los bases. Su rendimiento suele ser decisivo en estos partidos pero hay que poner esta reflexión en cuarentena. Panathinaikos y CSKA crecen cuando Diamantidis y Teodosic están muy acertados pero el Barcelona es un equipo poco dependiente del rendimiento de Marcelinho y Sada. De hecho los bases del equipo catalán no acaban de redondear una buena temporada. Veremos si en Estambul el equipo necesita más de ellos.

Olympiacos, un escalón por debajo. Siempre hay que respetar a un campeón de Europa, pero sería una  gran sorpresa que el conjunto entrenado por Ivkovic obtuviera el título. En cualquier caso, su temporada es muy positiva, en noviembre parecía un equipo sin alma, debilitado y con un entrenador pasado de rosca, mañana jugará por acceder a la Final de la Competición, las cosas del deporte. Aún así si simplificamos la comparación con sus rivales en términos como talento y capacidad atlética, está  por debajo de ellos.

CSKA. Probablemente los momentos de juego más brillantes en la competición los ha ofrecido el equipo ruso. Tiene de todo, buenos pasadores, muchos tiradores y referencias dominantes en el juego interior. La Final Four pone a prueba su alma y su capacidad competitiva, por ahí es por dónde se pueden agarrar al partido el Panathinaikos y el Barça en una hipotética final. Hubo algún detalle en la serie contra Gescrap Bizkaia que me dejó alguna duda sobre el empaque de este equipo cuando no todo va rodado.

¿Y el relevo? Analizando los nombres que serán protagonistas en Estambul te das cuenta de que estamos ante una generación magnífica de jugadores a los que está costando encontrar relevos. Salvo el ruso Shved y la mayor juventud de Teodosic, los Navarro, Spanoulis, Siskauskas, Diamantidis, Jasikevicius y compañía siguen siendo los jugadores-referencia de sus equipos. Jugadores veteranos pero de un nivel máximo que les ha permitido ser competitivos durante mucho tiempo y obligar a sus equipos a rodearles de jugadores que les permitieran llegar a esta cita. No es que los que vienen sean malos, es que ellos son absolutamente extraordinarios, merece la pena disfrutarlos una vez más.

“Zeljko” Diamantidis

Mircoles, 4 Abril 2012

Hay jugadores que entran por los ojos nada más verlos, aquellos que desprenden un brillo diferente que hace que muchos niños quieran imitarles y engancharse al baloncesto. Pueden destacar por su capacidad técnica, por su competitividad o por su enorme personalidad pero el caso es que cuando el balón está en su poder siempre esperas algo distinto.

Dimitris Diamantidis no pertenece a este grupo pero es uno de los mejores (si no, el mejor, con permiso de McCalebb) bases que juegan en Europa. Diamantidis es otra cosa, tiene 32 años pero lleva pareciendo un veterano mucho tiempo, su manera de conquistar al personal es tan pausada como la manera de desplazarse con el balón, no tiene ningún afán por impresionar ni por adornarse pero ya no puede disimularlo mucho más, es un fenómeno. (more…)

Creer y Dudar

Viernes, 6 Mayo 2011

Comienza la Final Four de Barcelona. La más abierta de los últimos años, con el Real Madrid como único representante español, con el reto de volver a conquistar una competición que hace mucho tiempo que se le resiste. Realizar cualquier pronóstico sobre el ciclotímico equipo madrileño es un riesgo considerable si nos atenemos por las múltiples personalidades mostradas por el grupo durante toda la temporada.

¿Por qué creer ?

- Hambre. Se supone que el equipo saldrá a morir en la pista. Es el único equipo de los cuatro que ni siquiera es el mejor conjunto de su  país. Ha logrado la clasificación de manera muy meritoria y se enfrenta a rivales, probablemente algo más sólidos, pero sin duda alcanzables a un partido, eso es lo que debe pensar.

- Recursos. El juego interior formado por Tomic, Fischer, Reyes, Mirotic y Begic debe ser el eje sobre el que gire el juego madrileño, desde las ventajas que se generen dentro pueden producirse lanzamientos exteriores más librados. El peor Real Madrid es el que apenas circula el balón, se olvida de jugar dentro e ignora que también se puede jugar en velocidad.

- Sin presión. La sensación general es que todavía no es el momento del Real Madrid, que esta Final Four es el primer paso de un proyecto que se supone crecerá en los próximos años por la juventud de muchos de sus jugadores. Esta situación, bien conducida, puede ser de mucha utilidad para q el equipo juegue liberado y sea capaz de ofrecer su mejor nivel en este tipo de partidos.

- ¿Por qué dudar?

- Irregularidad. Si el Real Madrid quiere ser campeón de Europa tendrá que realizar de manera consecutiva dos de sus mejores partidos del año. Hablamos de un equipo al que le cuesta mantener el nivel durante 10 minutos seguidos, acostumbrado a decidir la suerte de sus encuentros por pajarones monumentales o derroches baloncestísticos en un cuarto. La Euroliga solo se ganará si esto cambia radicalmente y el equipo se muestra más sólido en ambos lados del campo.

- Defensa, el uno y el cinco. La estructura defensiva del Real Madrid se ve penalizada por los problemas defensivos en las posiciones de base y pívot. Prigioni se ha sentido más cómodo defendiendo escoltas que bases y Sergio Rodríguez, aunque mejora, no es lo soficientemente sólido. En los pívots,  Tomic sufre mucho y Fischer es un gran taponador pero no un buen defensor, tiene tendencia a utiliza mal las piernas y conceder demasiadas ventajas a los atacantes.

- La estrella. El Panathinaikos tiene a Diamantidis, Siena a McCalebb y Macabi a Pargo y el Real Madrid?. Durante todo el año he hablado sobre la necesidad que tiene el grupo de encontrar una referencia exterior de primer nivel que con su presencia descargue de presión a jugadores como Llull. En ausencia de ese jugador de primerísimo nivel, jugadores notables como LLull, Tucker o Suárez deben estar a un nivel altísimo para que el Real Madrid pueda competir de igual a igual con sus rivales.

¿Quién no quiere Play Offs?

Viernes, 25 Marzo 2011

Maravillosos ‘play off’ de cuartos de final de la Euroliga, todas las eliminatorias igualadas y de difícil pronóstico y el famoso tercer partido más decisivo que nunca. Sorprende que otras competiciones se planteen quitar este formato o lo hayan reducido en los últimos tiempos, claramente los cruces donde cada derrota tiene su penalización es el modelo dónde mejor se expresa la emoción de este deporte y en los que más se pone a prueba el valor, la determinación, la calidad y el carácter competitivo de jugadores y equipos.

El precio de recuperar a Tucker. No se puede acusar a Lele Molin de falta de personalidad, Clay Tucker es un jugador señalado por afición y prensa pero el técnico italiano le otorga protagonismo y minutos en los momentos decisivos.  En la derrota del segundo encuentro Tucker jugó todo el último cuarto y dejó en el banquillo a Carlos Suárez, probablemente, con la baja de Claver el mayor factor diferencial entre ambos equipos. Si a eso unimos el desgaste físico de Prigioni, que llegó con las pilas agotadas a los últimos minutos y la brillantez en el planteamiento de Power Electronics no es difícil entender que la eliminatoria esté ahora igualada. Creo que el Real Madrid tiene mayores recursos pero mentalmente no parece un equipo muy sólido y eso puede ser decisivo ante el equipo valenciano  que aprobó con nota su asignatura pendiente, el carácter.

Al ataque. Caja Laboral y Maccabi están disputando la serie más atractiva en cuanto a juego ofensivo. Los dos partidos han tenido momentos brillantes de juego en velocidad y el equipo israelí ha demostrado que es un firme aspirante al título. La serie está reivindicando una vez más a Fernando San Emeterio, sin duda, el verdadero líder de un Baskonia que luchará por llevar la eliminatoria hasta el quinto partido porque este era el cruce donde a priori podía resultar más perjudicial dejarse uno de los dos primeros partidos en casa.

El Viejo Zeljko y Diamantidis. Reconozco que para mí ha sido una sorpresa el rendimiento de Panathinaikos en los dos primeros partidos. La sensación que viene dando el equipo griego en los últimos años es la de una lenta desaceleración en sus prestaciones que lo alejan de los mejores equipos del continente. Lo cierto es que Obradovic ha sabido recuperar el carácter competitivo de jugadores como Diamantidis y Batiste. Sigo pensando que el Regal Barcelona jugará la Final Four porque la amplitud de su plantilla no tiene comparación en Europa pero hay que resaltar un hecho que no se había producido en estas dos últimas temporadas, el Regal Barcelona ha perdido un partido que dominaba con claridad en el tercer cuarto. El equipo de Pascual siempre se ha destacado por no dar opciones de remontada y mostrarse contundente con el marcador a favor. De momento, deberá evitar entrar en el lento ritmo de los griegos e imponer su velocidad para marcar las diferencias que esperamos.

Lo mejor y peor hasta el momento de estos cuartos de final lo ha he hecho el Montepaschi de Siena. Su ridículo del primer partido dejaba en mal lugar al equipo y a la competición. Su brillante reacción basada en una extraordinaria defensa y en el equilibrio entre el juego interior y exterior han conseguido dar un vuelco real y  mental a la serie. Brillantes los italianos, brillante Euroliga, benditos Play Offs