Blogs

Entradas con etiqueta ‘Faried’

A los pies de Coach K

Lunes, 15 Septiembre 2014

El peor (aunque también excelente) grupo de jugadores reunidos por Estados Unidos desde hace varios años ha “arrasado” a todos sus rivales en el Campeonato del Mundo de España. Se puede debatir mucho sobre el tan traído tema de las “distancias” entre el baloncesto internacional y el estadounidense pero la realidad es que las nuevas generaciones de jugadores americanos parecen más preparadas que las que presentan el resto de países.

Actitud. Este grupo de jugadores de Estados Unidos ha sido el más contenido y menos sobreactuado en mucho tiempo. Sin duda, mucho tiene que ver la actitud de su técnico, Mike Krzyzewski, que siempre ha mostrado un gran respeto por el baloncesto internacional y que ha realizado una selección de jugadores sabiendo perfectamente qué tipo de rivales iba a encontrarse en el campeonato. No debe ser fácil dirigir a un grupo de All Stars y condenar a alguno de ellos a papeles secundarios, pero “Coach K” ha protegido el poder del colectivo y ha logrado ir dotando de confianza a muchos jugadores para ser capaz de elevar el nivel del equipo a medida que la exigencia del campeonato era mucho mayor.

Irving-Rose. La pareja de bases formada por Kyrie Irving y Derrick Rose representa muy bien la manera de llevar el timón de  Mike Krzyzewski. En los primeros partidos de preparación, Rose parecía destinado a liderar el equipo estadounidense. Todo parecía preparado para que este mundial significara el de su “resurreción” y el del primer paso para un nuevo impulso a su carrera. La realidad es que Rose aun está lejos del nivel que le llevó a ser elegido MVP de la NBA y que su falta de confianza en el lanzamiento hacen de él un jugador menos determinante en este tipo de eventos. Coach K vive el presente y no atiende a nada más que lo que puede beneficiar al colectivo en este momento, si Rose tiene que jugar 10 minutos, los juega y punto.

Kyrie Irving ha sido el base perfecto para este equipo. En defensa es un jugador bastante estable y en ataque ha tomado las decisiones perfectas para su equipo. A  sus 22 años, repito 22 años,  ha demostrado una madurez y un liderazgo impresionante que seguirá poniéndose a prueba con la llegada de Lebron James y Kevin Love a su equipo, los Cavaliers.

¡¡Es el tiro¡¡.  Desde que el tandem Krzyzewski/Colangelo se propusieron volver a poner las cosas en “su sitio” siempre han planificado grupos de jugadores y propuestas de juego donde el lanzamiento exterior tenga un gran peso en el juego. Incluso desde estas líneas hemos denunciado alguna vez el escaso peso en el juego que proporcionan a los jugadores interiores pero la realidad es que la eficacia en el tiro de tres puntos ha marcado (entre otros muchos factores) la diferencia con el resto de los equipos. En este campeonato del mundo, el trío interior Davis, Faried y Cousins también ha rendido de una manera espectacular porque han dominado el rebote, han jugado con una actividad superior y han permitido con sus “correcciones” defensivas que sus compañeros pudieran arriesgar al máximo en defensa en busca de la recuperación del balón.

El Mundial. El campeonato del Mundo vale más por sus meritorios medallistas que por todo lo demás. La semifinal Francia-Serbia será un partido que recordaremos muchos años, igual que el orgullo de los franceses por defender su espacio entre la élite a pesar de las ausencias. Probablemente, recordaremos este campeonato como el punto de partida de otro ciclo de buenas actuaciones de Serbia y por supuesto siempre quedarán en la retina esos 15 minutos (entre el 5 y el 20) maravillosos de Estados Unidos en la final. Fuera de aquí, poco, muy poco, con España liderando el ranking de las decepciones, qué pena.

“Bestias”

Lunes, 1 Septiembre 2014

Vengo meditando desde hace varios días (y mencionándolo en algunos escritos) sobre si este Campeonato del Mundo significará una reivindicación del papel de los pívots o por lo menos si el hecho tan consolidado de jugar con un sólo hombre que ocupe situaciones cercanas al aro, pueda relativizarse y se abandone esa rigidez impuesta desde hace unos años (Efecto Garbajosa diría yo) de que es más conveniente que el “cuatro” sea, por norma, capaz de anotar desde el exterior.

Y claro que está bien, o muy bien, contar con muchos jugadores capaces de anotar desde larga distancia pero tengo la sensación de que muchos pívots se han perdido por el camino por su forzada reconversión o por la incapacidad de hacerles coincidir en la pista con jugadores de similares características.

La versión de Estados Unidos que está disputando este Mundial ejemplifica la capacidad de un cuerpo técnico para adaptarse a los jugadores de los que dispone. Sin duda, no es un grupo tan deslumbrante como la de los Juegos Olímpicos de Londres y será muy difícil que reúna tanto talento junto sobre la pista. Con total seguridad tendrá partidos más duros y es posible incluso que conozca la derrota, pero este equipo de Estados Unidos muestra un equilibrio en el juego mucho mayor que el precedente porque otorga mucha más importancia a sus jugadores interiores y no los utiliza como meros “bloqueadores”. La pareja Faried-Davis no tiene tanto glamour como otras pero es excepcional desde el punto de vista atlético. La intensidad que aportan en el juego es sostenible durante varios minutos pero muy difícil de igualar de manera constante.

El Mundial que está en fase más que preliminar (esto comienza en octavos) ofrece tres tríos de pívots realmente llamativos. En Estados Unidos, a los mencionados Faried y Davis se les une Cousins (debilidad personal), menos físico que sus compañeros pero también muy resolutivo en situaciones cercanas al aro y al que da la sensación de que Mike Kryzewski está sabiendo entender para conseguir que muestre una versión comprometida con el colectivo.

En Brasil, Nené, Splitter y Varejao son tres pívots NBA con buena capacidad defensiva. De los tres, Nené es el que tiene más recursos pero también el que lidia más veces con el error y la mala toma de decisiones. Sobre ellos y la brillante dirección de Marcelinho se asientan las opciones de un Brasil que quizás adolece de un anotador constante en el juego exterior para considerarles como aspirantes a todo.

Pero sin duda el mejor trío interior es el de España. Los hermanos Gasol superan a todos sus rivales por su conocimiento del juego y su capacidad de pase e Ibaka está en un momento de confianza espléndido y se muestra mucho más adaptado a la selección que en otros eventos. España ha tenido hasta el momento dos partidos muy plácidos que han apuntado algunos detalles que veremos si se confirman en el resto del campeonato. Muy positiva la intención de jugar con mucho más ritmo y aprovechar la superioridad en el rebote para generar canastas fáciles así como la hiperactividad y el buen momento de Rudy Fernández. Orenga parece haberse decidido por Ricky Rubio como su base de referencia y utilizar a Sergio Rodríguez en un papel muy similar al que tiene en el Real Madrid. En este contexto, Calderón parece un poco desubicado en fondo y forma (su lenguaje corporal es el de un jugador que no parece cómodo). El campeonato es largo y seguro que el base extremeño tiene opciones de cambiar esa dinámica.

Los descartes de USA

Martes, 5 Agosto 2014

John Wall, Bradley Beal y Paul Millsap han sido los tres últimos descartes de la selección de Estados Unidos que está preparando el Campeonato del Mundo que comenzará a finales del mes de agosto. Después de esta decisión y de la tremenda y gravísima lesión de Paul George, son 16 los jugadores que forman parte de la convocatoria de un equipo que, como siempre, tendrá muchísimos puntos de interés y que mantiene en el fondo de la elección de jugadores un máximo respeto por el evento y por los rivales que podrá encontrarse en el camino.

Cantidad y calidad en los bases. Sin duda, estamos ante el puesto de más talento de todo el equipo. El descarte de un gran jugador como Wall es comprensible porque el base de los Wizards no es una amenaza en el lanzamiento exterior. Kryzewski es muy consciente que el plan contra los americanos pasará por defensas cerradas que dejen el desenlace de los partidos (en muchos casos la diferencia de la derrota) en el mayor o menor acierto de Estados Unidos desde más allá de la línea de tres puntos. Derrick Rose y Stephen Curry parecen seguros en el puesto y quizás Irving parta con ventaja sobre Lillard. Por estructura, parecería claro el descarte de otro base, pero será bastante habitual que Estados Unidos juegue con dos pequeños de manera simultánea.

Korver como síntoma. La presencia de Kyle Korver se debe interpretar como otro aspecto que denota la obsesión de Coach K de contar con muchos tiradores en el equipo. Personalmente creo que Korver y Hayward, aún siendo buenos jugadores (obviedad) no pintan mucho en la selección. Klay Thompson también es un gran tirador y es más completo y versátil que ellos. Tampoco tengo claro el papel que podría desempeñar Demar De Rozan. Quizás podría ayudar ante exteriores más físicos aunque a día de hoy me cuesta pensar que no sea uno de los descartes.

Salvar al soldado Cousins. Asumiendo que Kevin Durant jugará muchos (o todos) los minutos en la posición de “cuatro”, el espacio para los jugadores interiores se reduce bastante en número y en protagonismo si atendemos a la propuesta de juego que ha desarrollado Estados Unidos en las últimas competiciones. Anthony Davis es fijo y la incorporación a última hora de Mason Plumlee, jugador de confianza de Kryzewski parece otorgarle muchas opciones de formar parte de la lista definitiva. Este hecho pone en peligro la presencia del jugador interior de más calidad de toda la lista, Demarcus Cousins. Personalmente significaría una decepción porque Cousins sabe jugar de espaldas, generarse sus canastas y producir espacios para los jugadores exteriores. Eso sí, si la idea únicamente es tener un jugador para poner bloqueos y finalizar las ventajas creadas por los exteriores, Drummond y Plumlee pueden valer como especialistas teniendo en cuenta que en defensa son algo más productivos que Cousins. Completa el juego interior otro jugador que, en mi opinión debe ser fijo como Faried. El jugador de los Nuggets aportará actividad, capacidad para correr el campo y una buena dosis de defensa y rebotes. El juego interior de España condicionará seguramente la decisión definitiva de Kryzewski.

Estaremos atentos a los próximos movimientos en forma de descartes de Estados Unidos. Seguramente no acertaré, pero descartaría a Korver, Hayward, Drummond y uno entre De Rozan y Parsons. Muchos bases en el equipo pero son todos tan buenos..¿ o no lleva España cuatro bases por lo mismo?. En cualquier caso, la selección americana no es la mejor que pueden presentar pero es un equipo tremendo, liderados por el mejor anotador del planeta, Kevin Durant. Máximos favoritos, conviene pensarlo y también decirlo. Desde esa posición España tendrá muchas más opciones.

El premio de Marc y “La Serie”

Mircoles, 24 Abril 2013

El Premio de “Mejor defensor del Año” es un reconocimiento a la brillante trayectoria de Marc Gasol en la NBA. La realidad es que no tengo ni idea si Marc Gasol ha sido el mejor defensor durante la temporada en la Liga Regular pero me alegra que la competición tenga un reconocimiento con un jugador que marca diferencias por su capacidad para interpretar el juego y por su arrolladora personalidad, imprescindible, sin duda, para ejercer el liderazgo de su franquicia. En defensa, Gasol utiliza máximas eficaces, la primera de todas, saber situarse perfectamente en cada momento y la segunda, reconocer las habilidades de los jugadores a los que se enfrenta, dicho de otro modo, Marc Gasol en defensa también piensa. Me gusta también que la NBA abandone ese gusto que tenía por conceder este premio a grandes taponadores o “ladrones” y sepa valorar a un jugador que no sustenta sus habilidades exclusivamente en su físico.

No llegaré al nivel del mítico Jerry West en cuanto a su afirmación de que es el jugador más infravalorado de la Liga pero considero que la percepción del internacional español en Estados Unidos aún no se corresponde con su verdadero valor.

Es época de premios y eso quiere decir que los Play Offs de la NBA ya han comenzado, vamos, que la pretemporada ha terminado. De todos los cruces hay algunos que llaman la atención  por la historia de las franquicias (como ese Knicks contra estos disminuidos Celtics) y otros por el atractivo que ofrecen propuestas como las de los Denver Nuggets y los Golden State Warriors. Quién no se haya enganchado a esta serie, aún está a tiempo de hacerlo porque tiene pinta de que será larga y muy, pero que muy, entretenida.

Los Nuggets venían lanzados del final de la Liga Regular pero se han encontrado con unos sorprendentes Warriors que bien podían ir ganando por dos a cero si en el primer partido no hubieran pecado de cierto conformismo en algunos momentos. Hay múltiples puntos de interés en ambos equipos, los Nuggets tienen mucho que rascar más allá de los vuelos de Faried y McGee, especialmente por los detalles del talentoso francés Fournier y el buen hacer del veterano Miller, pero sobre todo, la duda de si Iguodala dará ese paso de buen a gran jugador. En los Warriors está respondiendo a gran nivel el rookie Barnes, Thompson sigue exhibiendo su muñeca, pero sobre todo juega Stephen Curry, y eso es algo serio. Curry es alta costura en una pista de baloncesto, un manual de detalles técnicos que está acompañando con un empeño competitivo admirable, uno de los tipos a los que más me gusta ver jugar y del que siempre esperas que te sorprenda, un grandísimo tirador y mucho más. No creo que a los Warriors les baste con Curry para ganar a los Nuggets pero merecerá la pena seguir con atención el desarrollo de estos partidos entre dos equipos diferentes, algo alejados del primer plano pero que están ofreciendo los mejores momentos de los Play offs.