Blogs

Entradas con etiqueta ‘Howard’

La boquita de Kobe

Martes, 16 Octubre 2012

Dice Kobe Bryant que prefiere que se le considere un ganador a un buen compañero y aún hay gente que le ríe la gracia. Porque digo yo que si no es posible ganar siendo un buen compañero. Sí, ya sé que hay que comentar todo lo que dijo, que aludió al trabajo duro y lo difícil que es ser un líder de un equipo y el sacrificio que supone “ensuciar” su imagen por elevar el rendimiento de sus compañeros de franquicia. Lo que habría que preguntarse es cuál es el sentido que concede Bryant a la palabra equipo y si realmente ha sabido elevar el nivel de algunos de sus compañeros.

Los datos de la trayectoria de Bryant son irrebatibles y le situarán como uno de los más grandes de la historia. Dará igual que no haya conquistado completamente el corazón de unos pocos, entre los que me incluyo, por esa eterna sensación de que su enorme ego más que una ventaja le ha supuesto una limitación. La carrera de Bryant está salpicada de muchos momentos heroicos, canastas imposibles y demostraciones absolutas de carácter competitivo pero también  de malísimos tiros, de demasiadas miradas despectivas a compañeros, de búsqueda de culpables que calmaran su insatisfacción cuando el problema lo tenía bien cerca y, en los últimos meses, de una falta tremenda de habilidad para asumir que el paso del tiempo le obliga a adaptar su forma de juego a las capacidades de sus piernas.

La temporada 2012-2013 pondrá a prueba al ganador Kobe Bryant que ha visto como se han unido a sus proyectos dos “perdedores” como Nash y Howard. La implicación del escolta de los Lakers en el fichaje de estos dos jugadores no debe quedarse en un mero paripé y debería plasmarse en el campo dando un paso atrás en su permanente afán de acaparar el balón para dejar que sus nuevos compañeros tengan su espacio para mezclar sus cualidades con las del grupo. Probablemente dar un pequeño paso a un lado no forme parte del decálogo del club de los “ganadores” pero hablaría bastante bien de cómo el paso del tiempo ha añadido conocimientos sobre el juego a Bryant. No hay palabra más perversa que la de “ganador” y más si uno se la atribuye a sí mismo. Hay veces que cuando Bryant saca la boquita de paseo viene al pelo adaptar una famosa frase a su particular mundo, algo así como  “es tan perdedor que lo único que le ha aportado el baloncesto han sido títulos”.

Lakers, algo más que una apuesta

Viernes, 31 Agosto 2012

Aún queda lejos el comienzo de la próxima temporada de la NBA pero apetece ir pensando sobre lo que nos puede deparar una competición que se presume de gran interés por el impacto que pueden suponer los movimientos de este verano, por los nuevos jugadores que presentará y por el recorrido que puedan tener viejos conocidos de la Liga Endesa como Claver, Prigioni o Teletovic (¿regreso de los tres en uno o dos años?)

La acumulación de talento en los Lakers es el tema que mayor tiempo ocupa en las tertulias previas a la temporada pero en espera de ver cómo Mike Brown logra conjugar la capacidad de pase de Nash con la tendencia a acaparar el balón de Bryant y la exhuberancia física de Howard, me gustaría detenerme en el contraste de estilos que representará esta versión de los Lakers con el actual campeón, Miami Heat, que logró el anillo jugando muchos minutos con dos aleros como Lebron James y Shane Battier jugando como “falsos” interiores.

En cierto modo, Miami Heat fue una versión anterior (y muy inferior)  de lo que nos ofreció la selección de Estados Unidos en los recientes Juegos Olímpicos de Londres. El modelo se basa en elegir los mejores jugadores y no los mejores jugadores en cada posición, se asumen riesgos de inferioridad física en defensa pero se tratan de compensar con soluciones más agresivas, mayor ritmo de juego y una gran capacidad para aprovechar al máximo las dimensiones del campo haciendo coincidir  muchas amenazas de lanzamiento exterior en el campo. Los próximos años nos darán la respuesta de si es un estilo creado por necesidad o por convencimiento en la medida en que será replicado por más equipos pero lo que es cierto es que el peso en el juego de los jugadores grandes parece ir a menos en la NBA entrando en juego la duda del huevo o la gallina. ¿Tiene menos importancia el juego interior porque no aparecen jugadores rutilantes en esas posiciones o no destacan jugadores en esas posiciones porque cada vez se les concede menos importancia en la táctica ofensiva? Un poco de todo hay, aunque tiendo a inclinarme más por la segunda opción.

El estilo de Miami Heat  se verá reforzado este año con las incorporaciones de Ray Allen y Rashard Lewis (más madera para el lanzamiento exterior) por lo que Lebron James continuará con esa imparable progresión en los puestos que le llevará de ser casi un base en sus primeros años en la Liga a jugar casi de “cinco” en los momentos decisivos de los partidos. El enfrentamiento contra los Lakers opondrá esta forma de juego a otra más tradicional que representa la franquicia californiana dónde se debería jugar mucho más “de dentro hacia fuera”. El éxito o no de la fórmula de los Lakers tiene una trascendencia que puede influir en los patrones del juego de los próximos años, aquella fórmula de “un gran base y un gran pívot” que históricamente ha sido dominante se enfrenta a las nuevas tendencias de jugadores sin posiciones definidas y un baloncesto desestructurado a propósito. Los pívots del futuro seguro deberían apoyar a los Lakers, quizás su cuenta corriente no se vea afectada (porque el centímetro de más se sigue pagando demasiado bien en la NBA) pero los balones que reciban y sus minutos de juego pueden decidirse en la temporada 2012-2013. Yo creo en la apuesta de los Lakers,  sólo tengo la duda de si Kobe Bryant también cree en ella porque parece incompatible con lanzar 25 tiros en un partido…

La arruga de la NBA

Viernes, 20 Julio 2012

Entre partido y partido de la Selección y atento a las andanzas del resto de equipos que participarán en los Juegos Olímpicos ( con ese atípico equipo estadounidense que puede empezar a marcar una tendencia de hacia dónde se dirige el baloncesto),  leo y escucho los diferentes movimientos que se producen en las plantillas de los equipos de la NBA para la próxima temporada.

Aburrido ya del tema de Dwight Howard, me llama la atención los numerosos movimientos en forma de renovaciones o nuevos contratos que se están produciendo de jugadores veteranos, que han rebasado ya ampliamente la barrera de los 30 años. Nash, Kidd, Allen, Garnett y Jamison han tenido el respaldo de franquicias para seguir sus carreras en algunos casos con contratos de hasta 3 años e incluso jugadores veteranos que jugaban en Europa como Pablo Prigioni han visto como la oportunidad de jugar en la NBA les ha surgido en la etapa final de su carrera.

Entiendo que cada caso debería afrontarse de una manera particular pero las noticias de este verano obligan a una reflexión global que debe valorar la confianza en estos jugadores desde varias perspectivas. Una de ellas nos conduce obligatoriamente a señalar que en Europa somos más duros en la percepción general del jugador veterano, nos cansamos antes de ver las mismas caras y anticipamos juicios de valor sobre presuntos declives en las aportaciones de los jugadores. Es cierto que las nuevas apariciones siempre ilusionan y que debemos atender a los relevos generacionales que garanticen el nivel de nuestro baloncesto pero no por ello debemos caer en la tentación de faltar al respeto a jugadores de trayectoria envidiable y rendimiento sobradamente contrastado. La cultura estadounidense tiende a valorar más a jugadores de este tipo (en algún caso a sobrevalorar por las extraordinarias cifras de algún contrato), curiosamente un mercado que lanza cada temporada nuevas estrellas/marcas muestra una especial sensibilidad por estos jugadores que andan más cerca de los 40 que de los 30.

La otra perspectiva que debemos valorar sobre el hecho de que cada vez se prolongue más la carrera de los jugadores debemos entenderla desde el hecho del descenso de nivel general de determinadas cualidades en los jugadores que han llegado a la NBA en los últimos años. La liga no deja de generar estrellas pero después de los All Star no todo es tan llamativo. No es de extrañar, por ejemplo, que se apueste por bases del perfil de Nash, Prigioni o Kidd (éste incluso despúes de una mala temporada) ya que su capacidad para entender el juego compensa y supera en muchos casos las explosivas piernas de la mayoría de los “bases” de la Liga.

Qué cosas

Viernes, 16 Marzo 2012

Sigo con atención los últimos días previos al cierre de traspasos en la NBA. No sé muy bien por qué, porque no me gusta desviarme mucho del juego en sí pero es interesante observar la ingeniería financiera y deportiva que aplican las franquicias americanas para mejorar sus plantillas a corto plazo o dejarse espacio salarial para acometer una reestructuración futura.

Probablemente uno de los traspasos menos influyentes deportivamente es el que más me ha llamado la atención. Derek Fisher deja los Lakers y marcha a Houston a cambio de Jordan Hill. Que Fisher ya no es un base de un equipo que opte al título es tan evidente como el mal cuerpo que te deja la noticia de su marcha. Uno intenta creer que hay jugadores que se merecen algo más que un traspaso en la hora previa al cierre de mercado porque quiere pensar que las grandes franquicias se construyen también de héroes y símbolos más anónimos, Fisher desgraciadamente no es considerado así para los Lakers que le ven como un base en retirada con una opción de continuar jugando demasiado cara. Por cierto, si Bryant tiene tanto poder como dicen en los Lakers, mal le deja esta salida de Fisher y si se ha hecho sin su consentimiento, una herida en el corazón de Kobe que veremos en el futuro que consecuencias tiene. Mientras tanto que nadie olvide que algún anillo de los que luce Bryant se logró gracias en parte a algún tiro ganador del bueno de Derek.

La NBA es una competición extraordinaria con una jerarquización excesiva de los jugadores. El polo opuesto a Fisher lo representa Dwight Howard, el descomunal pívot de Orlando Magic. El culebrón de su posible salida de la franquicia de Florida ha sido el mayor aliciente de los últimos días. Howard es una de las imágenes de la Liga, un tipo simpático que siempre deja alguna perlita en sus comparecencias públicas y que aún tiene mucho margen para ir conociendo algún secreto del juego además de sus descomunales mates y tapones. La desesperación de Orlando por mantenerle ha dado pie a rumores de que le ofrecían la posibilidad a Howard de elegir la estructura deportiva del equipo. Entiendo que la noticia sería una broma que ridiculizaba la obsesión de Orlando por retener a su estrella porque imaginarse los criterios que podía utilizar un jugador como Howard para elegir un entrenador sólo puede provocar carcajadas.

Broma o no, esta es la NBA de ahora, espectacular y con una gran colección de muy buenos jugadores (el equipo de Londres será el mejor presentado por USA desde el Dream Team) pero con demasiadas cosas rodeándoles que les apartan de conocer y respetar el juego. Y no lo dice ningún experto en la Liga pero habiéndose iniciado en la NBA en los tiempos de Magic Johnson, Larry Bird, Kevin Mchale o James Worthy (qué buenos eran también los dos últimos) determinadas cosas no pueden provocar más que rechazo.

USA y la lista

Mircoles, 11 Enero 2012

Ya se conocen los 19 integrantes de la preselección de Estados Unidos que disputarán los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Un grupo de jugadores impresionante sobre los que la palabra derrota sólo puede vincularse a la desidia, el egoísmo y la falta de actitud. Sin estos condicionantes, ganar a esta selección va a ser misión imposible pero si hay un grupo de Egos que puedan degenerar hasta el desastre, éstos son los norteamericanos.

Los bases y la sombra de Rondo. Rajon Rondo no encajó nada bien su descarte para el pasado Campeonato del Mundo y su ausencia no sorprende aunque castiga a la vista cuando lees los nombres de Eric Gordon y Chauncey Billups. La capacidad para anotar desde larga distancia de estos dos jugadores es su aval ante las defensas cerradas europeas. ¿Suficiente?. En mi opinión, en absoluto y deberían ser dos descartes seguros. Derrick Rose, Chris Paul y Deron Williams son garantía más que suficiente por lo que Westbrook también debería tener este verano más vacaciones que sus compañeros, igual así tiene tiempo para pensar que es poco para un base dar cuatro asistencias por partido.

Talento infinito. Kobe Bryant, Wade, Lebron y Durant son fijos entre los exteriores. Serán los jugadores más utilizados de la selección y tanto Lebron como Durant lo harán en muchas ocasiones en la posición de “Cuatro” para adaptarse a los rivales. Esto deja poco espacio a jugadores como Odom e Iguodala, jugadores que merecen un reconocimiento por sus continuas contribuciones a la selección de Estados Unidos pero que en este principio de temporada están demostrando que sus mejores días parecen haber pasado. Queda por resolver qué pasará con Carmelo Anthony, otro talentazo pero que quizás sea sacrificado por Mike Kryzewski en beneficio de jugadores más complementarios ya que lo que puede aportar Anthony está más que cubierto con Durant y Lebron James.

Lamarcus Aldridge, Kevin Love, Chris Bosh y Blake Griffin. Cuatro grandes jugadores que no podrán ir todos a Londres. Mi elección personal se inclina por Kevin Love, por su temporada y su voracidad reboteadora tan necesaria en este tipo de competiciones y por Blake Griffin como presentación internacional del quizás próximo dominador de la Liga. Los dos jugadores ocupan la posición de “cuatro” en la NBA pero creo que jugarán más minutos de “cinco” dejando más espacio a jugadores pequeños.

Howard y Chandler. Con uno basta. Las últimas elecciones de Coach K nos hacen aventurar que sólo llevará un pívot nato  a los  Juegos Olímpicos. Esto quiere decir que irá Dwight Howard, el jugador interior más dominante de la liga. Con Howard reboteando y taponando volveremos a ver esas famosas imágenes dónde el aún jugador de los Magic espera debajo del aro mientras sus cuatro compañeros ya están corriendo hacia la otra canasta aún sin tener la posesión de balón. Howard no rasca mucha bola en esta selección pero su papel es fundamental por su enorme capacidad correctora en defensa.

Dicho esto mi equipo sería: Paul, Rose y Williams (éste con alguna duda). kobe, Wade, Lebron, Durant y Carmelo Anthony. Blake Griffin, Kevin Love y Dwight Howard. El jugador número 12 daría un poco igual porque me temo que jugaría poco, aunque habría que apostar por alguien de un perfil más interior por la estructura del equipo. Quizás llevaría a Aldridge aunque los galones de Bosh pueden pesar un poco más en la decisión final. Y para vosotros ¿quién debería ir?

¿Vientos de cambio en L.A.?

Martes, 6 Diciembre 2011

Si nos guiamos por aquello de “Cuando el río suena agua lleva”, parece que se avecina una pequeña revolución en Los Angeles Lakers. Las sensaciones dejadas en su serie contra los Mavericks apuntaban un equipo con demasiado plomo en las piernas y muchos anillos en los dedos como para pensar que con  la actual configuración de la plantilla pudieran luchar contra el emergente poderío sobre todo representado en las franquicias del Este.

Si hablamos de los Lakers es inevitable analizar en que situación puede quedar Pau Gasol. Su salida del equipo californiano está muy relacionada con los objetivos a los que apunten sus dirigentes. Si los tiros apuntan a “caza mayor” como Chris Paul o Dwigth Howard las opciones de que Gasol permanezca en California se me antojan escasas.

Es cierto que Bynum también puede ser un jugador apetecible por su extraordinario potencial pero su historial de lesiones le pueden hacer menos apetecible ante un jugador más veterano pero que ofrece más garantía de rendimiento como Pau Gasol. Lo cierto es que por mucho que busquemos aspectos positivos de algún traspaso para el jugador español, cuesta pensar en algún cambio que beneficie las aspiraciones deportivas y la motivación de un jugador fundamental para los éxitos más recientes de los Lakers. Los hipotéticos destinos de Pau en el año previo al único gran objetivo que le queda por conseguir en su carrera, el oro en los Juegos Olímpicos, no parecen excesivamente atractivos. Orlando Magic está lejos del nivel de Miami, Boston o Chicago (en espera de qué hace Nueva York) y New Orleans tendría problemas para ser un equipo de Play Off en el Oeste.

Base, pívot, ¿los dos? Un base y un pívot encabezan las opciones de reconstrucción de los Lakers. No es casualidad si atendemos a que la franquicia californiana lleva mucho tiempo sin contar con un base All Star, confiando en que las bondades del “Kobesistema” camuflaran cualquier deficiencia. Chris Paul es uno de los mejores bases de la Liga y su juventud garantiza estabilidad de rendimiento en el puesto durante años pero en mi opinión si los Lakers sólo pudieran ”poner todos los huevos en una cesta” deberían apostar por Howard, un pívot absolutamente dominador en ambos lados del campo. Historicamente, las grandes dinastías de los Lakers se han producido con los mejores pívots del momento y el pívot del momento es sin duda Howard.

La opción de que llegaran Howard y Paul garantiza que del último quinteto titular de los Lakers sólo quedaría Kobe Bryant, una revolución en toda regla. Sentimentalismos aparte y con los cuatro últimos partidos contra Dallas Mavericks en la retina cambiar (siempre hipoteticamente) a Bynum,  Gasol y Artest (o como quiera que se llame ahora) por Paul y Howard sería una buena operación para los Lakers, otra cosa es que también tuvieran que desprenderse de Odom, ahí empezarían las dudas…

NBA:Balance Liga Regular

Jueves, 15 Abril 2010

Terminado el tostón de la Liga Regular de la NBA, es hora de frotarse las manos y prepararse para disfrutar de los Play Offs de la liga norteamericana. El mismo deporte que los 6 meses precedentes jugado con grandes dosis de pasión.

Destacados.
- Cleveland Cavaliers ha sido el mejor equipo hasta el momento, gran trabajo en el campo y en los despachos, cuenta con Lebron James, el jugador más dominante de la liga que tiene que demostrar que puede ser el más decisivo (que no es lo mismo). Un peligro para los Cavs, demasiada sensación de ahora o nunca que puede provocar excesiva presión en el grupo.

- Kevin Durant, y no sólo por ser el máximo anotador de la competición sino también por meter a su equipo en los Play Offs. Su físico le ayuda en algunas ocasiones pero le limita en otras y eso le obliga a pensar y desarrollar su talento de manera constante. Portland ya ha dejado escapar en el Draft a Michael Jordan y Kevin Durant. Hay apuestas por ver quién será el tercero..

- Atlanta Hawks. En relación a la calidad de su plantilla, probablemente el equipo que mejor baloncesto ha practicado. En una liga donde se prima tanto al individuo frente al colectivo, los Hawks han demostrado las enormes virtudes de no depender tanto de un solo referente anotador.

Decepcionantes.

- New Jersey y Minnesota. Varios equipos europeos habrían ganado más partidos que estas dos franquicias.

- Los pívots. ¿Existen?. Menos los hermanos Gasol no veo gran progresión en ninguno de ellos. Howard sigue siendo un par de hombros poderosos; Duncan está bajando su rendimiento aunque aún da muchas lecciones a los jóvenes; Oden, ni está ni se le espera. Es cierto que la forma de jugar de los equipos tampoco ayuda a que los jugadores interiores se desarrollen.

Ni fú ni fá.

- Los Lakers. igual hasta ganan el campeonato pero siguen empeñados en no ser un equipo de leyenda. Es desesperante su indolencia en gran número de partidos.

- Rudy y Calderon. En un año importante para ellos, han estado a un nivel por debajo del que se esperaba.

- Deron Williams, Chris Paul, Derrick Rose. Son muy buenos y también muy jóvenes pero al contrario de lo que me pasa con Kevin Durant, tengo la sensación de que no son para nada mejores que hace un año. A este paso Rajon Rondo será muy pronto el mejor base de la liga.

¿Quién quiere la última?

Lunes, 8 Junio 2009

En esta dualidad informativa en la que estamos metidos estos días entre la NBA y la ACB, ayer asistimos a dos desenlaces de partidos muy similares.

En nuestra competición Unicaja estuvo a punto de dar una gran sorpresa en el Palau y alterar la final más previsible de los últimos años. Solo las malas decisiones en los últimos ataques han privado al equipo de Aíto de conquistar la Copa del Rey y acceder a la final de la ACB. El último ataque es digno de análisis. Cabezas, nuevamente el mejor de los suyos, consigue superar a su defensor y poder lanzar un tiro a cuatro metros, quizás pensando que dejaba tiempo de reacción para el Barcelona, decide pasar a N´Dong que evita  un tiro corto al que nunca hubiera renunciado si fuera el primer tiro del partido. Por último, Cook, aún con cara de sorpresa por que le llegara el balón, lanza a la desesperada sin éxito.

No me parece casualidad este final de partido de Unicaja. El equipo andaluz es un conjunto de buenos jugadores, de muy buenos en algún caso, pero que no tiene esa estrella capaz de asumir la responsabilidad en los momentos calientes del partido. Unicaja ha perdido la opción de un título pero tiene una pista clara de lo que le falta para alcanzar a los mejores, ese jugador de referencia, sobre todo exterior capaz de fabricarse con solvencia sus opciones de anotación.

Algo parecido se puede aplicar a Orlando Magic. Asumiendo que Howard no es un jugador muy fiable en los últimos instantes, Van Gundy tiene un abanico grande de jugadores para apostar la suerte de un partido. Todos son buenos o muy buenos, pero no estrellas rutilantes. En cualquier caso el partido deja noticias positivas para Orlando. Su entrenador ha movido piezas y no se ha instalado en la resignación para encarar la final contra los Lakers y, aunque es cierto que han perdido una oportunidad, parece bastante posible que la serie no se cierre en Florida. Buen partido de Gasol, inteligente en defensa y resolutivo en ataque, adaptándose permanentemente a las necesidades de un grupo que todavía necesita reconocerle con más frecuencia como una baza fundamental para su juego ofensivo.

Howard y mucho más

Mircoles, 3 Junio 2009

Dwight Howard es el jugador que marca la actualidad en los días previos a la Final de la NBA. El poderoso pívot de Orlando acapara análisis y valoraciones sobre su influencia en el duelo contra los Lakers. Conviene que hagamos una mirada más serena sobre la verdadera capacidad de Howard, su influencia en el juego de los Magic y la posible estrategia que pueden emplear los Lakers para limitarle.

Orlando Magic es uno de los equipos más completos de la liga en ataque. Stan Van Gundy ha sabido crear una estructura de juego que penalice cualquier situación de ayuda sobre Howard rodeándole de jugadores amenazantes en el lanzamiento exterior. Los Lakers nunca se han caracterizado por una gran disciplina defensiva y tienen problemas en las rotaciones cuando utilizan defensas dobles en el poste bajo. Se antoja fundamental que Bynum y Gasol no permitan que Howard reciba cerca de la canasta, deben defender muy agresivos antes de que reciba el balón. Los Lakers no deberían olvidar que la mejor manera de limitar a un rival es atacándole. Gasol deberá ser una referencia constante en el juego de los californianos y debería obligar a Howard a jugar a cuatro metros del aro e intentar cobrarle faltas con el amplísimo primer paso del jugador español.

La presencia de Gasol y Bynum al mismo tiempo deberá ser una de las ecuaciones que resuelva Jackson. Si coinciden en pista, Bynum puede desgastarse con Howard y conceder las primeras faltas frente al pívot de Orlando, pero esta solución presenta el inconveniente de las dificultades de Gasol defendiendo a jugadores como Lewis, Turkoglou o Pietrus. Estos tres jugadores son una de las claves del éxito de los Magic. Son jugadores totales, versátiles, capaces de subir el balón, lanzar de tres puntos y anotar cerca del aro. Jugadores que escenifican hacia donde camina el baloncesto moderno, un base, un pívot y tres jugadores versátiles y complementarios. Sin ellos, Howard no gozaría de tantos espacios y sin Howard, sería difícil que los tres coincidieran tantos minutos en pista.