Blogs

Entradas con etiqueta ‘Huertas’

Esperando la Supercopa

Viernes, 2 Octubre 2015

Confieso que no veía mucho sentido a esta competición cuando se fundó pero  el paso de los años ha logrado que la valore como un buen punto de partida para la temporada y una forma de intuir cuál puede ser el potencial de los equipos que participan. Los equipos aun están en fase de preparación y su rendimiento está muy condicionado por el momento físico de los jugadores y el necesario acoplamiento de las incorporaciones pero ninguno despreciará la opción de alzarse con un título nada fácil de conseguir por el gran nivel de los contendientes.

El Real Madrid parte con la ventaja de la confianza que le dan sus títulos recientes y porque ha dado continuidad a la mayoría de sus jugadores importantes. Parece que no dispondrá de  Rudy Fernández y Taylor pero cuenta con suficientes recursos para que se le considere favorito. Me interesa ver como Laso protege a Thompkins, un talentazo por otra parte, de ciertas debilidades defensivas y disfrutar del conocimiento del juego que exhibe el jovencísimo Doncic. La ausencia de Slaughter tiene miga porque Thompkins y Hernangomez tienen en la defensa su aspecto prioritario para mejorar. En este contexto, Ayón parte como imprescindible (poco se ha valorado su gran actuación en el segundo partido de la Copa Intercontinental).

No lo tendrán fácil los de Pablo Laso frente al Unicaja de Málaga. Los andaluces tienen argumentos para pensar que pueden derrotar al Real Madrid. Tengo curiosidad en observar como Joan Plaza utiliza al triángulo Díez, Suárez y Kuzminskas y en si Hendrix puede ser la referencia interior que buscaban. El verano generó la pregunta de si Unicaja había optado por una excesiva “revolución” en la configuración de su plantilla y en la Supercopa empezaremos a tener respuestas (pocas) sobre si los cambios han sido para mejor. Me mojo en este sentido, creo que el grupo actual tiene mayor potencial que el precedente pero presenta varios jugadores que tienen en la irregularidad su seña de identidad. Smith, Jackson y Nedovic, por ejemplo son tipos con gran talento pero con demasiada tendencia al error y a la falta de constancia en su rendimiento. Un reto para Joan Plaza, sin duda.

Herbalife Gran Canaria ha hecho un buen trabajo este verano. Es cierto que no continúan Bellas y Tavares, dos referentes en los últimos años pero ha “pescado” dos nacionales de buen nivel como Rabaseda y Aguilar  y ha vuelto a llamar a filas a un seguro de vida como Savané. Me generan más dudas los “gigantes” Omic y Galdikas pero tienen asegurada una buena dirección en la cancha con Oliver y Pangos y en el banquillo con la continuidad de Aíto García Reneses. A priori, por plantilla, no tengo dudas de que es un equipo de Copa del Rey y Play Offs aunque la pasada campaña dejó la sensación de ser un grupo poco sólido en defensa. Veremos si las incorporaciones dotan de algo más de carácter y agresividad a un equipo con talento.

El Barcelona Lassa ha vuelto a apostar por una revolución en su plantilla. Como todos los años por estas fechas, la plantilla parece ser deslumbrante y en los últimas temporadas desde la Supercopa han empezado a adivinarse pequeñas grietas en la construcción del equipo. La presencia de Lawal viene a cubrir cierto déficit atlético en el juego interior que fue muy evidente el pasado curso pero viene a anticipar un pequeño problema de roles. La experiencia indica que Tomic rinde mucho más en un papel de indiscutible y la trayectoria de Lawal también apunta a que sólo ha dado el máximo cuando se ha sentido indiscutible y ha tenido mucha continuidad en pista. En un rol 20/20 ¿serán los dos capaces de dar el máximo?. Algo parecido ocurre en posiciones exteriores, mucho talento y pocos minutos para los Abrines, Oleson, Navarro y un Pau Ribas muy reforzado después de su Eurobasket. El exceso de talento es una bendición casi siempre pero obliga a una buena gestión por parte de los técnicos y a jugadores con una mentalidad determinada. Dicho todo esto, si tuviera que señalar una única clave del rendimiento del Barcelona, indicaría su pareja de bases. En esta posición empezó a perder todos los partidos claves la temporada pasada y eso que, entonces Satoransky y Marcelinho y ahora el checo y Arroyo parecen parejas de primerísimo nivel pero lo cierto es que, en los momentos decisivos, no marcaron diferencias. Veremos ahora..

Crónica del ocaso

Viernes, 24 Abril 2015

Me tiene ganado el corazón de Olympiacos. El conjunto griego ha incluido en su ADN una asombrosa capacidad para agarrarse a los partidos, vivir al límite y saber manejarse como nadie en los momentos decisivos. Cuando los demás tiemblan y dudan, más certeros se muestran los Spanoulis, Printezis, Mantzaris y compañía. Desgraciadamente, su última víctima ha sido el Barcelona, que no tendrá la oportunidad de jugar una Final Four, uno de los objetivos de una temporada que sólo tiene la Liga Endesa como única tabla de salvación después de no haber podido conseguir ni la Súpercopa, ni la Copa.

La serie contra Olympiacos ha exhibido todas las carencias del conjunto catalán. La plantilla es magnífica, sin duda, pero su propio exceso ha generado situaciones complejas que han dado la sensación de ser más un freno que un impulso. Además, mentalmente, el grupo no ha demostrado ser lo suficientemente sólido para afrontar esos momentos de los partidos donde no se juega sino que se compite.

- El base, los bases. El base del Barcelona campeón de Liga era Marcelinho Huertas, los bases del Barcelona actual son Satoransky y el propio Huertas. A priori, el combo actual supera la pareja que hacía el brasileño con Víctor Sada. Satoransky es un fichaje magnífico por su margen de progresión y su impacto en defensa y rebote pero ese último minuto del cuarto partido quizás hubiera sido otra cosa con el mejor Marcelinho en pista. La realidad es que la irrupción del jugador checo ha limitado mucho a Huertas que, como ha demostrado en su trayectoria, sólo ha rendido al máximo cuando ha tenido la sensación de ser el base titular de su equipo. Pascual aun tiene pendiente lograr que dos grandes jugadores den un gran rendimiento a una posición algo que, por ejemplo, Pablo Laso ha logrado en el Real Madrid con los “Sergios”.

- Los seis magníficos. Navarro, Oleson, Abrines, Hezonja, Thomas y Jackson. Impresionante leer la nómina de jugadores exteriores del Barcelona. La realidad está siendo distinta. En este caso, “más es menos”. Para empezar, uno de ellos casi siempre ni se viste y para el resto la falta de un rol estable no les asegura una buena evolución. Navarro es incuestionable aunque sus piernas no son lo que eran y Thomas es un jugador más específico en la posición de “tres”. Para el resto la situación no es nada sencilla. Abrines y Hezonja acusan la falta de continuidad, Oleson es un valor seguro pero en la serie ha dado muestras de cierto apocamiento y Jackson simplemente no tiene espacio. Hay veces que los equipos crecen por la competencia y en otras ocasiones empiezan a desangrarse porque la abundancia de recursos acaba por impedir que se establezcan unos roles determinados.

- Doellman como ejemplo.  No seré yo tan iluso de escribir que Doellman no es un jugador para el Barcelona pero el club catalán ha evidenciado ciertas costuras del jugador norteamericano. Sus limitaciones defensivas llaman más la atención en un equipo tan trabajado en este aspecto como el azulgrana y quizás Doellman ha ejemplificado como nadie esa falta de carácter competitivo del Barça. No es problema para Doellman que yo tenga esa sensación sino que Xavi Pascual también parece tener dudas sobre su rendimiento ya que ha limitado sus minutos en pista según ha ido avanzando la serie.

- Revolución o renovación. El desenlace de la Liga Endesa dará una pista sobre hasta donde llegará el siguiente proyecto azulgrana. La casi segura marcha de Tomic pondrá a prueba a Joan Creus que buscará seguro algo más de capacidad atlética para complementar a Pleiss (que entiendo que seguirá). A partir de ahí, veremos…

En honor a Laso

Domingo, 22 Febrero 2015

No hay sufrimiento en defensa y no hay pases en ataques, viene a decir Pablo Laso cuando el Barcelona amenaza con romper el partido mediado el segundo cuarto. Es un gran tiempo muerto del técnico vitoriano que viene a indicar por dónde suele descoserse el equipo blanco. Son los dos detalles que han marcado los peores momentos de un grupo que ha conseguido vencer la Copa del Rey gracias a un descomunal ejercicio de compromiso y solidaridad para superar momentos duros de un partido lleno de alternativas y condicionado por la intensidad de ambas defensas. Merece reconocimiento Laso por la manera en que ha logrado dar respuesta a la aparente superioridad táctica de la que presumía el Barcelona y por la personalidad con la que está conviviendo con ese aire de desconfianza que se ha creado a su alrededor y que combate llevando a su equipo a disputar hasta el final todos los títulos en juego.

El  ”genio”. No ha necesitado el Real Madrid de un buen partido de los dos jugadores que le han sostenido en esta primera mitad de la temporada. Llull ha tenido uno de esos días erráticos donde acusa no tener unos primeros minutos positivos que le ayuden a “meterse” en el partido mientras que Felipe Reyes ha estado correcto pero no tan deslumbrante como en partidos precedentes. Tampoco ha sido brillante la primera aparición en el encuentro de Sergio Rodríguez. Excesivamente blando en defensa y con poca trascendencia en el juego ofensivo no parecía el día del jugador canario. Todo ha cambiado en el segundo periodo donde su actuación ha sido decisiva para el triunfo de su equipo. Antes de la jugada con la que definió el partido su agresividad condicionó los movimientos de Pascual y generó dudas en la preparadísima defensa azulgrana. Como suele suceder entre estos dos equipos, el rendimiento de los bases resultó definitivo y el “Chacho” superó todo lo bueno realizado por Satoransky hasta ese momento.

“El competidor”. Supongo que cuando los dirigentes del Real Madrid se plantearon la incorporación de Nocioni lo hacían pensando en partidos de esta índole. El argentino no ha defraudado en absoluto y frente a la calidad, talento y cierto individualismo de Doellman ha ofrecido una buena dosis de intensidad y carácter.

“El todoterreno”. Rudy Fernández  es un jugador extraordinario porque es capaz de tener impacto en el juego sin necesidad de estar anotando constantemente. Algunos señalarán que no ha estado acertado al final del partido pero es necesario remarcar su influencia para mantener a su equipo con opciones  cuando el Barcelona, liderado por Tomic,  amagaba con romper el partido. Este partido reivindica la hiperactividad de Rudy y lo determinante que resulta un jugador de sus características en el baloncesto europeo. En plena madurez física y de conocimiento del juego se pueden esperar muchas actuaciones de este nivel del jugador balear y con ellas se reforzarán las opciones del Real Madrid en los dos títulos pendientes.

Sin bases.  Sorprendente la decisión de Xavi Pascual de jugar los últimos instantes sin Marcelinho ni Satoransky. Navarro se ha ganado con creces confiar en él cuando se deciden los partidos pero sus piernas no parecen preparadas para más esfuerzos de los necesarios, sobre todo en defensa, donde está lejos del rendimiento de sus compañeros de puesto. El extraordinario esfuerzo de Tomic ha encontrado pocos aliados constantes. Alguna cosa de Abrines, detalles de Satoransky y Thomas y el talento desordenado de Doellman han sido lo mejor de un Barcelona lleno de talento en las posiciones exteriores pero al que le ha faltado algún detalle táctico recurrente al que agarrarse para superar la agresividad, intensidad y deseo de su rival.

El quinteto de Laso

Lunes, 29 Septiembre 2014

Tenía mucha curiosidad por ver cómo se manejaba Pablo Laso en sus primeros partidos oficiales después de la Final de la Liga Endesa y de varias semanas dónde su figura fue cuestionada y ninguneada desde su propio club.

Poco tenía que ganar en esta Súpercopa el técnico madridista al que sólo se le ve a medir en los grandes trofeos (y eso que antes de su llegada el Real Madrid no había ganado esta competición), pero la solvencia demostrada especialmente en la final contra el Barcelona es un buen punto de partida en la temporada y un recordatorio a los desmemoriados de que con él al frente, el equipo ha competido hasta el final prácticamente todos los títulos en juego.

Me pregunto también si el quinteto presentado por Pablo Laso en la final contra el Barcelona significa una especie de reconocimiento y un punto de partida para romper con esa rigidez mostrada la pasada temporada donde era fácil adivinar no sólo el quinteto inicial del equipo sino hasta las rotaciones que se iban a emplear. Es absolutamente necesario que los jugadores reconozcan sus roles y tengan claro lo que se espera de ellos, pero la inmovilidad conduce peligrosamente a la rutina, a la relajación y a convertir al equipo en algo más previsible. El tiempo dirá si esa apuesta por Llull- Carroll-Rudy Fernández-Ayón y Mejri  será el quinteto base del equipo en la parte inicial de la temporada  o fue una elección circunstancial (como creo) para intentar emparejar a Ayón con Doellman, gastar con Mejri las primeras faltas contra Tomic e intentar meter a Jayce Carroll en dinámica del partido desde el comienzo.

Lo cierto es que la apuesta de Laso tuvo un resultado espléndido porque logró dominar el encuentro desde la defensa y el rebote y la renta alcanzada en los primeros minutos fue decisiva para el resultado final. Destacó por encima de todos un acertadísimo Sergi Llull, sobre el que Laso no ha modificado su planteamiento de que la mayoría de los minutos los juegue en la posición de base. Por encima de todo, el Real Madrid dio la sensación de ser un equipo con un potencial enorme que tendrá su principal enemigo en cómo manejan sus egos todos los jugadores (muchos de ellos necesitan demasiado tiempo el balón en las manos). Especialmente en la semifinal contra Valencia hubo varios tiros que sonaron a aquello de “ahora me toca a mí que llevo varios ataques sin olerla”.

El Barcelona se vio superado por la intensidad del Real Madrid y no logró engancharse al partido en ningún momento. Me detengo en la figura de Alex Abrines, absolutamente consolidado como jugador importante en su equipo. Abrines tiene personalidad y ofrece un buen rendimiento en defensa apoyado en sus buenas piernas pero en ataque se está especializando demasiado en el lanzamiento de tres puntos. El jugador balear tiene condiciones para ser algo más que un buen tirador. Puede poner el balón en el suelo, ayudar en el rebote y ser más vertical para conseguir acudir más veces a la línea de tiros libres. Limitarse exclusivamente a tirar le reducirá como jugador, seguro que es capaz de corregirlo.

Los bases. En los partidos que enfrentan a Real Madrid y Barcelona hay una gran relación entre el rendimiento de los bases y el resultado final. Sólo cuando Marcelinho Huertas ha estado a un nivel excepcional el equipo de Xavi Pascual se ha impuesto a los blancos. El refuerzo de Satoransky permite al Barça mayor descanso para Huertas y contar con mayor capacidad física en el puesto de base. El jugador checo es un fichaje excepcional pero aun no tiene la experiencia del brasileño en este tipo de encuentros. Sus primeros minutos mostraron un jugador contenido, con demasiado miedo a fallar e incapaz de generar muchos problemas al elemento defensivo más débil del Real Madrid, Jaycee Carroll.

Gestas y Gestos

Viernes, 13 Junio 2014

La coincidencia con las Finales de la NBA (qué maravilla los Spurs) y el habitual poco tacto en la difusión y promoción del producto, no deben hacernos caer en la injusticia de no valorar en su justa medida las semifinales de la Liga Endesa. Los dos emparejamientos han tenido (y lo que queda) momentos muy interesantes, propuestas tácticas brillantes, acciones de gran talento y, por encima de todo, un grado de competitividad muy gratificante.

La Final Four a cuestas. Tengo la sensación de que Real Madrid y Barcelona no han borrado de sus cabezas las heridas que dejó la Final Four de Milán. Vaya por delante que los blancos ya están clasificados para la Final, que su serie contra Unicaja ha sido muy exigente y que se presentan como máximos favoritos al título sea cual sea el rival. Dicho esto, la sensación que queda es que el equipo tiene menos confianza en aquellos aspectos del juego en los que había mostrado un salto cualitativo la presente temporada, su trabajo defensivo y el rebote. Este Real Madrid recuerda mucho más al de la primera temporada de Pablo Laso que al de los primeros meses del presente curso. Aquel Real Madrid ya era un gran equipo pero era mucho más vulnerable e inestable que el conjunto que nos ha maravillado durante muchos meses.

La semifinal Real Madrid-Unicaja ha tenido momentos extraordinarios propiciados por la valiente propuesta de Joan Plaza. El técnico catalán acostumbraba a plantear los partidos frente al Real Madrid llevando el partido a un ritmo lento, de posesiones largas que intentaba evitar que los blancos entrarán en “combustión”. La novedad de esta serie ha venido porque Unicaja ha jugado asumiendo muchos riesgos, con un ritmo altísimo de juego y trabajando distintos tipos de defensas con el fin de hacer pensar más de la cuenta al conjunto de Pablo Laso (cuántas pistas ha dado Maccabi). Lo cierto es que el tres a uno final con el que ha resuelto la eliminatoria el Real Madrid suena demasiado contundente para lo igualada que ha estado una serie que debe significar el primer paso de un proyecto que tiene buena pinta como es el malagueño dirigido por Joan Plaza.

Si bajamos al terreno de los nombres, la semifinal ha vuelto a poner en cuestión el momento de forma y, sobre todo, de confianza de Mirotic y la maravillosa longevidad de Felipe Reyes. Por Unicaja, además de la madurez de Jayson Granger me quedo con la aportación de dos jugadores que han mostrado sus condiciones en un momento de máxima trascendencia. Fran Vázquez ha dominado a todos sus rivales del Real Madrid y ha tenido una enorme influencia en que su equipo compitiera cada segundo de los partidos. Carlos Suárez es una gran noticia para Unicaja y para el baloncesto español en general. Durante todo el año ha sido probablemente el jugador más utilizado por Joan Plaza y eso es suficiente aval para ilustrar la importancia de su trabajo en defensa y rebote, la mayor confianza en su lanzamiento exterior, su estabilidad para limitar sus errores y su versatilidad para  generar ventajas desde la posición de “cuatro”.

Fe, trabajo y el aliento del rival. Que Valencia haya llevado su eliminatoria frente al Barcelona a un quinto partido es una gesta extraordinaria, digna de un grupo de jugadores y técnicos que se merecen cualquier premio que les llegue. El equipo ha llegado justo físicamente, con muchos problemas de lesiones y cierta falta de fluidez en su juego. La semifinal pintaba a que iba a terminarse en tres partidos pero Valencia decidió dignificar su temporada y no dejarse ir cuando tenía todo perdido. A partir de ese momento, el Barcelona puso también mucho de su parte. Algo parece haberse roto en Barcelona y tiene pinta de que en el quinto partido en La Fonteta se jugará algo más que la clasificación para la Final. El equipo transmite dudas y ya ni siquiera puede agarrarse a la pareja Huertas-Tomic. Navarro lo intenta pero está muy penalizado por lo obligado que está en defensa con los  exteriores valencianos. Demasiados jugadores  azulgranas aparecen con una interrogación debajo de su número por lo incierto de cual puede ser su rendimiento, o alguien da un paso adelante o Valencia no desaprovechará la oportunidad que tan brillantemente ha conseguido para ganar la serie ante su público.

Algo más que sensaciones

Martes, 17 Diciembre 2013

Entra la temporada en una fase en la que las sensaciones pasan a convertirse en certezas, o casi. La Liga Endesa avanza muy rápido para algunos,  muy despacio para otros, a los que casi parece molestar los partidos, y de manera agónica para equipos como Valladolid, incapaz, como es lógico por cómo se gestó el proyecto, de competir en sus encuentros.

- “El Barça de los 14″ se empieza a cobrar sus primeras víctimas. Las lesiones de Navarro, Oleson y Lorbek allanaron el camino de los descartes en los primeros partidos pero, una vez recuperados, Pascual se ve obligado a elegir. Lo normal es que Todorovic y Hezonja (dos proyectos de jugadores de primer nivel europeo) sean los elegidos pero el técnico catalán ha dado un aviso en forma de grada a Lampe, al que se le aventura un futuro negro en Barcelona. El jugador polaco sólo ha rendido cuando ha tenido el rol de indiscutible y en el Barça actual ese papel sólo está reservado para Marcelinho, Navarro, Papanikolau y Tomic. El resto son meritorios permanentemente a prueba, algo que, sin duda, influye en que el equipo no tenga la regularidad necesaria.

- Valencia. Las cosas bien hechas bien parecen. El equipo valenciano no se dejó llevar por impulsos revolucionarios cuando fue eliminado en los Play Offs de la temporada pasada. Tuvo la serenidad para valorar el conjunto y no el detalle y está obteniendo fruto de esa estabilidad que hace tiempo se impuso en el club taronja. El grupo tiene muchos jugadores de gran capacidad competitiva (Martínez, Ribas, Sato), grandes proyectos (Dubjlevic) y absolutas estrellas de esta competición como Doellman. A día de hoy es el único conjunto que amenaza el liderato del Real Madrid, absolutamente meritorio si atendemos al nivel del equipo blanco. Mi única duda con el equipo dirigido por Perasovic está en el puesto de base, quizás no al nivel del resto de posiciones y de los rivales por los que luchará por los puestos de privilegio.

- Piano, Piano.  Escribe un gran fan del juego, la propuesta y el rendimiento del Real Madrid de Pablo Laso. Su comienzo de temporada es histórico y fruto de todo lo construido en las dos temporadas precedentes, la madurez de sus jugadores y el valor de las incorporaciones. Dicho esto, considero excesivas diferentes apreciaciones tipo “El mejor Real Madrid de la Historia”. Aún es pronto para eso, falta llevar esta racha a los meses decisivos lo que se traduciría en títulos.

- La sombra de Andorra. Que el equipo Andorrano,con su pasado ACB a cuestas, lidere la Adecco Oro es algo que tienen muy presente los equipos de la zona baja en la Liga Endesa. Eso de que el descenso pueda dejar de ser algo virtual se traducirá en nervios, fichajes, destituciones y, casi con toda seguridad en más euros en la mochila de la deuda. Al tiempo.

Miedo

Viernes, 14 Junio 2013

Durante los 30 primeros minutos del tercer partido se refuerza la sensación de que si hubiera que elegir un término para definir lo que estamos viviendo en la Final de la Liga Endesa sería el de Miedo. El Barcelona, que también lo padece, como analizaremos después, ha encontrado en el temor que transmite el Real Madrid en su juego su principal elemento motivador y con ello se ha dado una opción, ahora mínima,  de competir por un título ante un rival que durante muchos momentos ofrece una sensación de vacío, de necesidad de encontrar un anotador constante que les alumbre en los abundantes minutos de oscuridad.

En este contexto, Felipe Reyes que de miedos sabe lo justo, se empeña en mandar mensajes a sus compañeros para que alguien se sume a su esfuerzo y se anime a no dejar escapar una oportunidad histórica de conquistar el campeonato. El primero en reaccionar es Sergio Llull, un tipo al que se le pueden cuestionar alguna toma de decisión pero en ningún caso su capacidad competitiva y la confianza que muestra en sus cualidades. Sobre estos dos jugadores, el Real Madrid realiza un último cuarto magnífico, el mejor de la final en el que suma buenas noticias además de la victoria, como los primeros minutos grandiosos de Mirotic en la Serie y las posibilidades que ofrece Darden en el poste bajo.

Todos los mensajes positivos que suma el Real Madrid son puñaladas en el corazón de un Barcelona que tiene dificultades para encontrar escuderos a Navarro en los momentos decisivos. Marcelinho Huertas, buen jugador de finales de partido, no ha entrado en la eliminatoria, como tampoco Lorbek, y Tomic no es alimentado con la continuidad que requiere. Quizás, solo quizás, el Barcelona ha interiorizado tanto su inferioridad que no ha sabido castigar lo suficiente tantos minutos sombríos de su rival y se ha conformado con seguir a rajatabla su plan de intentar llegar con opciones a los últimos minutos.

No nos engañemos, la Final no está siendo grandiosa, aunque sí interesante. El Real Madrid tiene casi todo en su mano pero le convendría no olvidar que sus mejores minutos han venido cuando se ha olvidado de envidar contastemente a la “chica” y apostar a la “grande”. Si se empeña en aceptar la propuesta del Barcelona aún puede meterse en un problema porque los de Xavi Pascual parecen disminuidos y lejos del potencial de la temporada pasada pero tienen orgullo, carácter, muchos títulos a sus espaldas y a Navarro…, demasiados argumentos para que los madrileños no teman un quinto partido.

El Partido

Jueves, 9 Mayo 2013

Leo y escucho muchos análisis sobre la semifinal de la Final Four entre Real Madrid-Barcelona Regal de la Euroliga, por muchos partidos que hayan disputados en el último año nos afanamos por encontrar aquellos aspectos que pueden resultar decisivos para definir el resultado. A veces, intentamos rascar demasiado porque siempre hay un porcentaje que escapa de la táctica, que tiene relación con el manejo de las emociones y con la capacidad de aprovechar las oportunidades que van apareciendo con el paso de los minutos. Estamos ante un partido del que está todo o casi todo dicho pero cuyo nivel aún puede hacer que nos sorprenda.

No hay favorito. El Real Madrid ha sido muy superior en la Liga pero los últimos partidos entre ambos equipos (incluso el de la última derrota del Barcelona hace unas semanas) han mostrado que el conjunto de Xavi Pascual tiene las ideas bastante claras de cómo jugarle al Real Madrid. Las bajas de Mickeal y los problemas físicos de otros jugadores como Jawai no deben ser minusvalorados pero a estos equipazos se les debe obligar a responder ante cualquier circunstancia adversa, de otra manera no se entendería tener plantillas de más de 12 jugadores, un verdadero lujo.

La línea entre la especulación y la certeza es demasiado fina en las horas previas a un encuentro de este tipo. Cualquiera de las siguientes afirmaciones se mueve entre ambos términos. Aventuramos que Pascual empezará el partido poniendo muchos balones cerca del aro para Lorbek (un clásico entre estos equipos que los tres o cuatro primeros ataques sean buscando castigar a Mirotic cerca del aro)  y para Tomic. Quizás, por lo visto en el último encuentro, Pablo Laso responda jugando mucho con Begic intentando meter en problemas de faltas a Tomic, más ahora que Jawai está tocado. No tengo tan claro el papel que Laso otorgará a Suárez, acertaría en mi opinión si en los primeros compases trata de que el jugador madrileño tenga presencia en las acciones ofensivas de su equipo.

LLull y Marcelinho. Revisando los partidos previos entre estos dos conjuntos se deduce que Pascual no tiene muchos problemas en que Llull sea el jugador exterior con más lanzamientos del Real Madrid. Su defensor exagera las ayudas, la prioridad es que no tiren Carroll y Rudy Fernández pero no hay tanto problema en que lo haga Llull al que parecen castigarle con la ansiedad que le provoca verse tantas veces liberado para lanzar. Me provoca mucha curiosidad ver cómo responderá el jugador balear ante esta “provocación defensiva” que le suele preparar el Barcelona. Por los catalanes, siempre he defendido la influencia de Marcelinho Huertas en su rendimiento, su conexión con Tomic en el juego de bloqueo directo está perfectamente consolidada pero su nivel defensivo condena a Xavi Pascual a ese juego que tan poco gusta a los entrenadores de echar cuentas si lo que aporta en un lado de la pista lo compensa en el otro. En mi opinión, Huertas es un tipo bastante fiable en estos encuentros y es probablemente el factor clave que marcará las opciones del Barcelona porque, a priori, es una posición en la que el Real Madrid en global es superior al Barcelona.

Los de siempre y las zonas. Desde que Xavi Pascual cambió el destino de la Liga con sus defensas alternativas en el cuarto partido de la pasada final le ha cogido el gusto a plantear defensas zonales en partidos de máxima trascendencia. El Real Madrid cuenta con muchos y buenos tiradores pero no logra una circulación de balón fluida contra este tipo de defensas contra las que suele abusar del uso del dribling. La zona de Pascual no será una sorpresa para Pablo Laso pero no por eso hay que pensar que no tendrá un buen resultado, a lo mejor hasta la emplea desde el comienzo del partido.

Muchas palabras de un Real Madrid-Barcelona y ninguna dedicada a jugadores como Navarro. Aunque parezca lo contrario, es un homenaje. No hay incertidumbre, se lo ha ganado, estará impresionante, como siempre, y si no, da igual.

“Cada día más trabajo, cada día más equipo”

Domingo, 10 Febrero 2013

Pues eso. Mejores palabras que las que ha dicho Mickeal después de la Final son difíciles encontrar para definir lo que ha realizado este Barcelona Regal en esta Copa del Rey. Una demostración de autoridad impresionante cimentada en su extraordinaria actitud de trabajo, su amplitud de recursos ofensivos y la habilidad de Xavi Pascual  en sus decisiones para camuflar los escasos puntos débiles de su grupo.

Los bases del Barça. En mi opinión la clave del Torneo. Navarro, Mickeal y Lorbek solo pueden ser discutidos en su condición de mejores “2″, “3″ y 4″ que juegan en Europa por pocos jugadores pero Marcelinho y Sada se mueven en una línea poco constante en los últimos tiempos. El brasileño ha superado a todos los bases que ha tenido delante y ha sido una fuente de alimentación constantes para los “finalizadores” de los que dispone su equipo. Con Huertas y Sada a este nivel, el Barcelona es prácticamente imbatible y te obliga a jugar a un nivel excepcional al que sólo pueden llegar pocos equipos.

El factor Oleson. La Copa ha confirmado lo adecuado del fichaje. Oleson es un jugador que se puede definir como “estable”. Anota de manera constante, no comete grandes errores y te permite mantener el nivel cuando Navarro o Mickeal no están en cancha. Oleson ha dado continuidad a los momentos de excelencia del Barcelona y tiene un perfil que encaja muy bien con lo que demanda Xavi Pascual, un entrenador que sabe como exprimir toda la amplitud del campo.

Ganar al Madrid. No tengo al Barcelona Regal con un equipo con problemas de autoestima, nadie ha ganado más que ellos en los últimos años pero lo cierto es que la victoria frente al Real Madrid dio al equipo ese punto de confianza que, por momentos, había perdido en algunos partidos de la temporada. El equipo ha dado la sensación de tener plena confianza en lo que estaba haciendo en cada momento. La confianza en el juego suele manifestarse a la hora de tirar y sobre todo de pasar. Poca gente lo menciona pero qué bien se ha pasado el balón en la Copa este Barcelona.

El Rey Pete. Mickeal probablemente no es el mejor jugador del Barcelona pero sí es un jugador enormemente diferencial. Estamos ante uno de los elegidos que se crecen cuando asoman cualquier tipo de trofeo en su camino, incluso los que parecen más lejanos. El competidor por excelencia no tiene rival en su puesto, sólo Nocioni consiguió limitarlo. Me da igual si merecía o no el MVP, es admirable la manera en que logra sacar lo mejor de sí mismo en los partidos trascendentales. Impagable.

Con permiso. Perdón por meter un breve comentario del Real Madrid en el día que se deben rendir todos los homenajes al campeón. Como casi siempre todo muy exagerado todo lo referente al equipo blanco. En mi opinión, nada de fracaso perder con este Barcelona, firme aspirante a la Final Four y ganador de 10 títulos en 4 años. Es cierto, Llull hizo algún tiro de más, pero ¿por qué no mirar al que hizo algún tiro de menos?. Ojo, soy muy fan de Mirotic pero alguno de sus pases en vez de extra pass fueron “fear pass”. Pues eso

El ranking

Viernes, 28 Septiembre 2012

Asisto con cierto escepticismo a los resultados con cuentagotas que nos ofrece el ranking de jugadores que ha realizado la cadena americana ESPN. Me cuesta jerarquizar a jugadores que forman parte de un funcionamiento colectivo pero reconozco lo interesante de la propuesta y el enorme esfuerzo que supone analizar y ordenar según el criterio de sus 104 especialistas a más de 500 jugadores.

Rondo. El ranking de jugadores que ha publicado la ESPN y que ha otorgado a Lebron James el número uno,  da como todas las evaluaciones basadas en criterios subjetivos para muchas discrepancias y controversias, pero el hecho de que haya sido realizado por un alto número de seguidores de la Liga permite aseverar que los resultados tienen un alto grado de consenso en la opinión estadounidense. De todos los resultados el que más me llama la atención es el puesto número 12 otorgado a Rajon Rondo,  por debajo de otros bases como Chris Paul, Derrick Rose o Deron Williams. La sensación es que el base de los Boston Celtics (que en el mismo ranking el año pasado ocupó el puesto 17) aún no llena del todo o por lo menos no tanto como a los que pensamos que ahora mismo no hay un base que ofrezca mejor rendimiento en la Liga. Vuelve a manifestarse como en ocasiones los árboles de ciertas acciones espectaculares no dejan ver el bosque de una mejor dirección en el puesto de base, trabajo defensivo y capacidad para mejorar a más jugadores del grupo. Y es que sí, yo soy muy de Rondo e igual me ciego, pero ¿de verdad hay algún base mejor que él en la competición?.

Intento pensar en qué pasaría si se realizara un ranking similar de la Liga Endesa entre sus más de 200 jugadores. La verdad es que sería curioso. A un día de empezar la competición más que en empezar ese arduo trabajo pienso cuántos jugadores que no sean de Real Madrid y Barcelona estarían entre los diez mejores. Parece evidente que Rudy Fernández, Navarro, Lorbek, Mirotic y Carroll alcanzarían un alto grado de consenso en los primeros puestos, quizás Lllul, Tomic, Jawai, Huertas, Mickeal o Rodríguez también tendrían su espacio pero repito ¿y fuera de estos dos equipos?. Pues seguramente habría que mirar a Málaga y pensar en Gist o Vázquez,  o a Vitoria los que somos fans de Lampe. El interés y el nivel de la Liga depende mucho de cuántos jugadores de equipos que no sean de Real Madrid y Barcelona se cuelan en nuestro ranking imaginario a final de temporada. No es que tenga nada en contra de estos dos clubes referencia de nuestro deporte sino que pienso en los beneficios de una competición nada previsible, igualada y con varios candidatos al éxito.