Blogs

Entradas con etiqueta ‘Ibaka’

Brasas de Londres

Jueves, 16 Agosto 2012

Reposado el éxito de la selección española en Londres es hora de hacer un balance de distintas sensaciones que ha dejado el baloncesto olímpico no sólo en lo que atañe a España sino a los aspectos de interés que ha dejado una competición que ha consolidado diversas ideas que venían anunciándose desde hace un tiempo, ausencia de apariciones jóvenes relevantes, cierta intención de utilizar más defensas alternativas y patrones de juegos ofensivos cada vez más sencillos y cortos con muchos elementos de distracción encaminados a facilitar el terreno al juego 2×2 con bloqueo directo dominante en el baloncesto actual. (more…)

Encoge España

Sbado, 4 Agosto 2012

La derrota de España frente a Rusia no ha hecho más que hacer visible en el marcador algunos de los problemas que estaba apuntando el equipo en los partidos precedentes. Este grupo merece todo el crédito del mundo pero no debemos mirar hacia otro lado y señalar aspectos mejorables que pueden hacer crecer a un equipo que transmite cierta frialdad dentro y fuera de la pista (ya apuntó algo Pau Gasol en este sentido después del partido frente a Gran Bretaña).

Los Gasol. Su trayectoria, su calidad y su talento les hacen merecedores de ser jugadores-referencia en nuestra selección, el principio y el fin de casi todo. Sin embargo, tengo la sensación de que tanta atención sobre ellos no está permitiendo meterse en el campeonato a más jugadores. A medida que avanzan los partidos el campo es más pequeño en ataque para Pau Gasol y más grande en defensa, Rusia ha ido entendiendo el partido según pasaban los minutos, mientras que España ha jugado a sus ya habituales tirones.

La escasa utilización de Ibaka merece comentarse, porque el jugador de origen congoleño no tiene la facilidad para crearse sus tiros de Pau y Marc pero puede cambiar los partidos permitiendo con su actividad defensiva que el equipo no tenga que verse obligado a jugar permanentemente situaciones de cinco contra cinco.  Una cosa es tener un plan y otra es convertirse en un equipo excesivamente rígido. Creo que en este sentido, el entrenador del equipo ruso, David Blatt ha sabido adaptar mejor sus rotaciones a lo que demandaba el partido y ha sabido castigar los puntos débiles defensivos del equipo español. En defensa, ha jugado con la falta de confianza de muchos de nuestros jugadores (como Llull o San Emeterio) concediéndoles opciones de tiro protegiendo las situaciones interiores de los hermanos Gasol.

Navarro. La situación física precaria de Navarro nos pone en aviso sobre la importancia de este jugador en este ciclo exitoso. Su capacidad para interpretar el juego dos contra dos con los hombres interiores y su facilidad para crearse opciones de anotar dispersaban la atención de la defensa. Rudy Fernández está haciendo un campeonato excelente especialmente en defensa pero tiene que asumir un mayor peso en el juego ofensivo. El equipo necesita una amenaza constante desde el exterior que proporcione equilibrio a nuestro juego.

Confianza. Creo que España y en España se ha hablado y se habla demasiado sobre un hipotético partido frente a Estados Unidos. Unos minutos después del partido ya se comentaba el encuentro frente a ellos en semifinales. Error. España debe centrarse en mejorar, en cambiar la actitud competitiva y en disfrutar de los buenos momentos. Por momentos, parece que el discurso externo ha calado en el grupo y no se siente con alegría el buen juego que ofrece el equipo en algunos minutos, nada parece suficiente. El partido frente a Brasil no debe dar opción a la especulación sino al primer paso para recuperar las mejores sensaciones para afrontar la fase decisiva de la competición en el mejor estado anímico posible.

El día después de Felipe

Martes, 31 Julio 2012

España ha vencido a Australia en su segundo partido de los Juegos Olímpicos. La selección ha realizado un excepcional tercer cuarto en el que ha asegurado la victoria. En ese tiempo no ha jugado Felipe Reyes, da igual, su actuación ha vuelto a ser impresionante porque su presencia en el segundo cuarto enseñó el camino a España de cuál era la intensidad que requería el partido. Felipe Reyes ha dicho que el próximo verano no estará con el equipo nacional. La noticia ha pasado de puntillas, tanto que no quiero convertirme en cómplice de un injusto olvido y hoy entre rebote y rebote del bueno de Reyes se me ha ocurrido pensar en el día después de su marcha.

- El día después de Felipe vendrá otro, igual hasta con más talento, pero no será lo mismo. Ese día los entrenadores nos quedaremos sin un ejemplo constante con el que convencer a aquellos niños ( y no tan niños) que argumentan que no rebotean porque sus rivales son más altos.

- El día después de Felipe, pensaremos cuándo acaba el margen de mejora de un jugador y nos acordaremos que el jugador del Real Madrid añadía repertorio a su juego año tras año.

- El día después de Felipe, nos desesperarán menos algunos suplentes de la selección (no diré nombres) que no tendrán a su lado otro jugador de rotación que no desprecia cada segundo del juego y que lucha por reivindicarse cada momento incluso compartiendo puesto con los hermanos Gasol y Serge Ibaka.

- El día después de Felipe, nos arrepentiremos si alguna vez dudamos de él o pensamos que su tiempo había pasado, echaremos de menos su tiro a cinco metros, sus giros siempre para acabar con su mano derecha y hasta sus protestas cuando le pitan falta o pasos (porque Felipe, como Navarro, nunca hacen falta ni pasos).

Muchos días después de Felipe, pocos hablarán de él recordando esta generación dorada, pero que nadie lo dude, junto a la dirección de Calderón y el talento descomunal de Navarro y Gasol también se hizo un hueco Felipe Reyes, ese que pedía el cambio y en la primera acción cogía un rebote.

Benditos nervios

Lunes, 16 Julio 2012

Hay veces que todos los que nos dedicamos a pensar un poquito sobre baloncesto intentamos dar con la fórmula del éxito sin percatarnos de que las respuestas siempre las ofrecen los jugadores.Presencio el Francia-España preparatorio para los Juegos Olímpicos con un interés añadido por no ser uno de esos partidos a medida a los que nos acostumbra la FEB en cada verano. Francia en París es un partido de preparación de verdad contra un buen equipo con muchas cuentas pendientes y con un ambiente contrario. Los dos equipos juegan sus propias partidas de cartas enseñando cómo serán sus rotaciones y los elementos tácticos trabajados hasta ahora. La prueba es más que superada por España que ofrece una versión solidísima, dominante, diría yo, especialmente en la salida del tercer cuarto cuando durante seis minutos Scariolo decidió probar con su trío exterior titular, es decir, Calderón, Navarro y Rudy y la mejor pareja interior que disponía Ibaka, Pau Gasol. La victoria con menos renta en la preparación es la que mejor sensación me ha dejado por la constancia de que España dispone de un plan definido al que sólo falta dar forma e incorporar en su plenitud a todos los jugadores que deben desarrollarlo.

Estos seis minutos del tercer cuarto sirvieron para poder ver en pista nuevamente a Juan Carlos Navarro. El escolta español declaró después del partido que se sintió algo nervioso después de algún tiempo sin pisar la pista. Pienso en esas declaraciones y entiendo por qué este equipo ha logrado ser constante en la consecución del éxito. Uno sólo siente nervios si hay un componente de pasión en todo lo que hace. Navarro y todo este grupo mantienen la ilusión por el juego y las ganas de retarse cada partido y no hay mejor aval que ese para afrontar una competición tan exigente como los Juegos Olímpicos. Me gustó mucho la “humanización” que mostró Navarro, lejos de mostrar una debilidad, insinuó todo lo que le aporta este deporte.

Rudy, Rudy. No tengo muy claro que Rudy Fernández debiera ser descalificado en su acción con Gelabale, lo que sí pienso es que es momento de detenerse un poco en la, a veces, actitud altiva de Rudy en el campo. El excepcional jugador balear tiene demasiados argumentos baloncestísticos para verse metido en todos los fregados. La exageración llevada al extremo pasa de ser pillería a provocación, y no se trata con estos comentarios de exculpar ninguna acción de los franceses pero como debería hacer Rudy (y alguien decírselo) es mejor preocuparse primero de lo que depende de uno mismo que de lo que hacen los demás.

Los nombres de la Final de la NBA

Viernes, 22 Junio 2012

Lebron James ya es campeón de la NBA y se quita un lastre que amenazaba con convertirle en un jugador maldito. El triunfo de los Miami Heat viene a consolidar el proyecto iniciado con la contratación de Bosh y James en la temporada pasada. Sin embargo, harían bien los imitadores del modelo en analizar minuciosamente esta Final para reconocer la importancia de buenos complementos que, a la postre, han sido decisivos. La Serie entre Oklahoma y Miami deja héroes, víctimas y personajes que mantienen su estatus, veamos algunos casos.

(more…)

La Lista de Sergio

Martes, 19 Junio 2012

Aún respirando las últimas bocanadas de la extraordinaria final de la Liga Endesa, los Juegos Olímpicos empiezan a abrirse paso en el horizonte con la lista de jugadores españoles que acudirán a la cita en Londres. Aunque la convocatoria no es oficial se da por seguro el único cambio de Sergio Rodríguez por Ricky Rubio respecto al pasado Europeo. Una lista continuista que intentará conseguir para España el único gran título que falta a su baloncesto. (more…)

Simplemente, España

Domingo, 18 Septiembre 2011

España ha revalidado el título de Campeón de Europa de una manera brillante. Está bien detenernos en el “cómo”, porque éste, como todos los equipos de Leyenda no sólo será recordado por los títulos sino por la excelente manera de conseguirlos.

La verdad es que uno pensaba que esta Final destaparía uno de los aspectos menos conocidos de esta generación, la épica. Francia era un rival a la altura, capacidad física, talento y química entre sus mejores jugadores. Un equipo con los suficientes ingredientes para poner en dificultades a España y exigirla al máximo. Craso error el mío porque España tiene la virtud de elevar sus prestaciones según aumenta la importancia del evento y en esta ocasión no ha sido menos.

Tácticamente el partido ha respondido a un patrón extraño para tratarse de una final, ninguno de los dos equipos ha tenido excesivos problemas para anotar en su inicio y en ese perfil  de juego España es imbatible por cualquier equipo Europeo.

Rodillo y resignación. El desarrollo del partido ha seguido un modelo bastante conocido. España se ha adaptado al rival para superarle. El equipo más físico del campeonato, Francia, ha recibido 10 tapones, el equipo que más contraataques había realizado no ha sido capaz de defender el juego de transición español. Visto así, el mensaje es desolador para los rivales que como los galos “reman” con poca fe cuando se ven con el marcador en contra. Por eso fue tan destacable cómo se manejaron los macedonios en la semifinal y por eso es tan meritoria la manera en que España está escribiendo la historia.

Los nombres de la historia. Todos estos héroes merecen elogios sin parar. Navarro y  Pau Gasol son referencias del baloncesto mundial (sí, mundial), Marc Gasol ha realizado su competición más completa con España, pero me gustaría centrarme en algunos nombres que ocuparán menos espacio pero que han tenido su momento decisivo en el partido. Por un lado, José Manuel Calderón, que dio las primeras pistas al equipo demostrando a Parker que admiramos lo bueno que es pero que también sabemos sus debilidades. Después llegó el momento Ibaka, fundamental para el primer arreón de España. Emotivos minutos del congoleño cuya sonrisa es realmente iluminadora. Por último, Víctor Sada, una de mis reconocidas debilidades, prácticamente inédito en el campeonato, pero nuevamente excelente cuando le ha tocado participar.

Y Scariolo. Es justo reconocer el gran trabajo del seleccionador español. La idea general es minusvalorar el trabajo de los entrenadores cuando tienen grandes jugadores. Mi percepción es la contraria. Los grandes jugadores tienden a descubrir la carencia de los entrenadores. Scariolo ha sabido adaptarse al grupo, ha tenido paciencia para perseverar en sus ideas y personalidad para aislarse de las poco argumentadas críticas.

Y ahora. Ahora nos queda disfrutar de este éxito, guardar todas las bellas imágenes que nos ha dejado este Europeo en la memoria y contar los días para que estos muchachos se junten en busca de su reto pendiente, los Juegos Olímpicos. Mientras tanto, GRACIAS a todos ellos y a todos los que estuvieron antes ganaran o no.

Olímpicos y grande Macedonia

Viernes, 16 Septiembre 2011

España jugará los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Viene bien recordarlo porque este  era el principal objetivo  de este Campeonato de Europa. De manera directa, sin Pre Olímpico que valga, España luchará por conquistar el único título de prestigio que le resta, un aliciente más para estos jugadores que señalarán el próximo verano como un objetivo vital en sus carreras.

Tensión. El partido no ha sido fácil para España, el equipo ha jugado con un cierto grado de tensión, lógico al verse señalado unánimemente como favorito. Las celebraciones efusivas de Scariolo en el segundo cuarto, la excesiva atención a los árbitros por momentos y cierto desconcierto ante la apática manera de jugar de Macedonia han sido síntomas que expresaban que el equipo no acababa de encontrarse del todo cómodo y que vivía el partido con un punto de nervios mayor de lo habitual.

Conviene detenerse en el equipo Macedonio, el rival con menos nombre al que nos hemos enfrentado y sin duda, el más digno. Un equipo apático, con aire ochentero por no llamarlo pachanguero, difícil de descifrar en sus sistemas ofensivos (si los tiene) pero que juega con mucho, mucho corazón. Excelentemente dirigida desde el banquillo, ha sabido jugar en muchos momentos con la paciencia de España atacando con circulaciones de balón irrelevantes hasta encontrar el momento de anotar con comodidad. Por momentos, España ha mostrado la versión defensiva del mundial de Turquía, dónde recibíamos canastas fáciles con inusitada frecuencia. En el día en que Serbia se ha despedido de los Juegos Olímpicos es bueno reivindicar el valor del deseo y el orgullo como elementos imprescindibles para desarrollar cualquier actividad.

Macedonia tuvo un buen momento para empezar a pensar en la Medalla de Bronce cuando España adquirió su primera gran diferencia en el segundo cuarto. Entonces, cuando Serbia empezó a pensar en Turquía y Francia a seguir con su plan previsto, los macedonios tiraron de casta y se fueron al descanso con ventaja, estaba en juego algo más importante que los Juegos Olímpicos, estaba en juego su dignidad.

La actuación del rival hace aún más meritoria la victoria de España. El hecho de convertir en rutinario jugar finales de Campeonatos de Europa no debe quitarle valor en ningún caso. El grupo no ofrece una versión tan coral como en otras ediciones porque Navarro se va agrandando a medida que va oliendo el título y los Gasol juegan en otra Liga que las otras parejas de pívots del campeonato. Aún así, son destacables las aportaciones de Llull, Ricky Rubio e Ibaka que han ofrecido buenos momentos desde el banquillo y llegarán a la final con un mayor grado de confianza.

Sé que debería dedicar algunas líneas más a Navarro, su actuación ha sido prodigiosa y decisiva. La final contra Rusia o Francia, equipos de indudable capacidad atlética será otro reto más para este histórico jugador. Seguro que lo supera, disfrutaremos viendo cómo lo hace.

Serbios sin alma

Viernes, 9 Septiembre 2011

Peco de injusticia en el titular por varios motivos. Primero, porque debería centrarme en hablar de España, del excepcional partido que ha realizado el equipo entrenado, hoy también, por Sergio Scariolo. Debería hablar de los detalles de nuestro equipo, de la mejora evidente de Ricky, de cómo su empuje “pica” a Calderón y éste saca orgullo en el comienzo del segundo tiempo. No debería olvidarme de aspectos relacionados con la rotación, de Felipe , queva ganando su espacio y de Ibaka, que tendrá que recuperar el suyo. También tiene toda la pinta de que me equivocaré en mis predicciones que hablaban de Sada como un jugador importante en este grupo y por último debería elogiar sin parar los buenos detalles defensivos de nuestro equipo limitando enormemente a un equipo con gran talento. España crece, sobre todo en defensa y ese es el mejor mensaje posible.

Pero como a uno le gusta mucho el baloncesto, mira con cierta decepción que uno de los presumibles partidos más interesantes del campeonato se venga abajo porque esta generación de Serbia olvide que las características que han escrito su brillante historia han sido el talento y el orgullo. Si hablamos de talento, esta selección Serbia está a la altura de sus predecesoras, sus jugadores son pequeños manuales de técnica individual. En especial, Teodosic, brillante en ataque y pasota en defensa. El futuro base de CSKA representa lo bueno y lo malo del grupo. Capaz de realizar un baloncesto excelente y de mostrar una soberbia inaudita para alguien con no demasiados logros hasta el momento.

Pero lo más decepcionante de Serbia ha sido el hecho de que ha renunciado realmente al hecho de medirse a España. Su empeño ha durado cinco minutos, vista la superioridad inicial de los nuestros,  los balcánicos han mirado para otro lado (Turquía) y han exhibido momentos de forma desaprovechados (Savanovic) talento exagerado (Bjeliça) e ideas oxidadas (Ivkovic).

Como sigo considerando el talento y las condiciones físicas los elementos más diferenciadores de este juego, no cometeré el error de enterrar a Serbia, de momento, lo que me deja su campeonato es la sensación de que no he visto a esta selección nunca defender tan mal. Se lo ha jugado todo a la carta de ganar a Turquía, veremos como le sale.

El Manual del buen suplente

Mircoles, 31 Agosto 2011

El calendario ha dispuesto que los primeros partidos del Eurobasket para España sean la prolongación perfecta de la preparación para el verdadero Campeonato de Europa que empezará en el partido contra Lituania. Afirmación un poco sobrada, seguro, viendo lo apretada de la victoria frente a Polonia, pero poco alejada de la realidad.

España ha hecho bien lo que venía haciendo bien, asumir su superioridad en el juego interior, circular bien el balón por momentos  y……. ganar el partido. En el debe hay que situar la dificultad en el rebote defensivo que incide en los pocos contraataques que se generan, el terrible desacierto en el lanzamiento exterior y una cierta relajación defensiva de los jugadores exteriores  pensando que ya vendrán los Gasol e Ibaka a arreglar el problema con sus tapones.

El partido contra Polonia también ha reforzado la sensación de los partidos previos respecto al gran número de jugadores del equipo alejados de su mejor nivel. La realidad es que pese a los esfuerzos de Scariolo que, acertadamente,  ha tenido más en mente sumar jugadores a la causa que dejar más tiempo en pista a los que funcionaban, la anotación de España ha estado poco repartida. Debemos ser pacientes en este sentido y asumir que no es fácil el cambio de roles que jugadores como Ricky, Claver, Llull, Reyes y San Emeterio tienen respecto a sus clubes. La mejor manera de integrarlos es que los titulares ofrezcan seguridad (vamos Calderón¡), que el entrenador no les condene prematuramente (insisto, creo que Scariolo ha acertado) y que cada uno de ellos encuentre unos buenos momentos en el juego que les hagan ser útiles en un campeonato que, al ser tan largo, necesitará de todos ellos.

No he mencionado entre los suplentes a los dos que han estado más brillantes. Ibaka vive su primera convocatoria con la protección que otorgan los Gasol, juega sin nervios, amparado en la ilusión de cualquier debutante sabiendo perfectamente qué debe aportar al equipo. El otro suplente es Víctor Sada, cuya foto ilustraría cualquier libro dedicado al manual del buen suplente. No ha anotado ningún punto, pero su salida a pista en el primer tiempo ha permitido ver los mejores momentos de España y acumular una renta que, a la larga, ha resultado decisiva. Sada no necesita ningún proceso de adaptación a su rol porque lleva mucho tiempo instalado en él. Lejos de resignarse hace de cada balón suelto una batalla por su reivindicación y así, poco a poco, gana minutos, adeptos y respeto.