Blogs

Entradas con etiqueta ‘Iguodala’

Una serie para la Historia

Martes, 31 Mayo 2016

Tres de los cinco mejores jugadores del mundo, acciones técnicas de primer nivel, alternativas, ritmo de juego y enormes demostraciones de competitividad y carácter. Todo eso y mucho más nos ha dejado la extraordinaria serie que han disputado los actuales campeones de la NBA, los Golden State Warriors y los Oklahoma City Thunder que ha terminado con el triunfo de los primeros en una página más de un libro que describirá su Leyenda.

Porque los Warriors van camino de ser un equipo legendario, no hay duda, y esta serie no hace más sino añadir un toque épico en esa trayectoria. Los Thunder perdonaron la vida a los campeones en los primeros encuentros. Incluso en la única victoria que sumaron los Warriors en los cuatro primeros partidos, los de Oklahoma dieron la sensación de ser superiores a sus rivales. Los Warriors parecían a la deriva e incapaces de igualar la energía de Westbrook, Durant y compañía que, lejos de especular, apostaron por golpear a los campeones obligándoles a jugar a un ritmo muy alto. Un equipo acostumbrado a “ser perseguido” se veía en la necesidad de “perseguir”.

Los Thunder perdieron la oportunidad de cerrar la eliminatoria y alcanzar su segunda final en el sexto encuentro disputado en casa. Llevaron la iniciativa durante todo el partido, controlaron el rebote y su actividad defensiva limitó la circulación de balón de los de Steve Kerr, deficiente durante muchos minutos.  Cuando los de Oklahoma amenazaban con romper el partido definitivamente siempre surgía Klay Thompson y cuando la sangre ya se olía a milímetros, Curry dio el golpe de gracia. Thompson es el hombre de esta serie por su oportunismo en los momentos más complicados de su equipo. Los números y la actuación de Curry en las victorias decisivas han sido extraordinarios pero Thompson fue el  primero que acercó el bote salvavidas a sus compañeros que, poco a poco, se fueron subiendo a él. Thompson es el escudero perfecto, aplicado en defensa y completísimo el ataque. Le falta cierto carisma pero su nivel es extraordinario y esta serie ha despejado cualquier duda, si alguien la tenía, sobre su nivel competitivo. Sólo espero que su acierto en el tiro no le conduzca a limitarse exclusivamente a practicar este arte.

Confirma Golden State algo que ya apuntaron en las pasadas finales, su capacidad para superar adversidades y completar su registro con un gran trabajo defensivo y carácter para superar situaciones adversas. También brillante Kerr cuando todo parecía perdido y con determinados ajustes decisivos para el triunfo. En los primeros partidos pareció sorprendido por la actividad de los Thunder pero fue ajustando su defensa, reaccionando más rápido ante lo que le proponía Donovan y dando el espacio adecuado a un tipo diferencial en este tipo de partidos como Iguodala.

Sobre los Thunder destacaría que probablemente, por plantilla y estructura es el equipo que más puede incomodar a los Warriors y vaya si lo han hecho. El impacto de Westbrook es tremendo y su evolución desde que llegó a la Liga es más positiva que la de Kevin Durant. Ambos son súper estrellas que tienen su asignatura pendiente en la toma de decisiones especialmente a la hora de tomar tiros (ninguno ha superado el 30% en triples ni el 42% en tiros de campo). Si la pareja se mantiene, los Thunder siempre serán candidatos al título, veremos qué lectura hacen de este Play Off a la hora de escoger su sigui

Lecciones de un título

Mircoles, 17 Junio 2015

Ha merecido la pena trasnochar (o madrugar según el día) para presenciar los seis partidos de las Finales de la NBA. No es que piense que el juego haya sido brillante, ni siquiera lo calificaría de bueno, pero la serie entre los Golden State Warriors y los Cleveland Cavaliers ha tenido  matices destacados, guiños de talento, exhibiciones individuales y dos entrenadores que contaban con un patrón muy definido de partida. Kerr tenía que gestionar un grupo más amplio, con más recursos y talento mientras que Blatt debía intentar competir con el mejor equipo de la Liga fiándolo todo al jugador más completo del mundo rodeado de varios secundarios.

Destaco este hecho porque este análisis ha determinado la eliminatoria y el comportamiento de técnicos y jugadores hasta tal punto que en determinados momentos los dos equipos se han sentido presos de lo que se suponía que cabía esperar de ellos. En el instante en que los Warriors se liberaron de su papel de favoritos y empezaron a pensar como aspirantes se acercaron al título. Los tres primeros partidos, el planteamiento de Golden State se basó en tratar de imponer su calidad y su banquillo sin atender demasiado a lo que pudiera oponer Cleveland. Probablemente, porque la oposición de los Cavs estaba muy clara, Lebron James. Sin embargo, el trabajo defensivo y en rebote de los de David Blatt llevaba la Final al único terreno donde los Cavaliers tenían opciones, ritmo lento y porcentajes bajos.

La decisión de Kerr de apostar por Iguodala de titular en detrimento de Bogut obligó a David Blatt a reaccionar y a limitar los momentos de convivencia de Mozgov y Thompson. Los dos jugadores interiores limitaban el espacio en ataque de los Cavaliers pero eran las ayudas más sólidas con las que estaba contando Lebron James. Podía parecer claro que el envite de Kerr debía responderse como hizo Blatt (jugando también con pequeños) pero no tengo tan claro que fuera una decisión acertada porque, en ataque, acentuó la soledad de Lebron James y en defensa el equipo permitió muchas canastas fáciles y rebotes del rival que, hasta ese momento, no había concedido. Los Warriors han sabido adaptarse a lo que proponía la serie y aprovechar aquellos recursos con los que contaban de partida y los que han añadido con el paso de los minutos. Los Cavaliers no han encontrado mucha ayuda para James al que le han fallado fundamentalmente los tiradores que podían beneficiarse de la atención que genera.

El cuarto partido cambió el rumbo de la serie. Desde ahí, con el ánimo reforzado, los Warriors se acercaron al nivel de su excelente temporada. Curry ha tenido el don de  la genialidad y de la oportunidad y ha añadido cierta contención a la hora de seleccionar sus tiros en los últimos partidos. Iguodala es un justo MVP porque ha resultado el factor diferencial. Su actuación reivindica el papel de los secundarios y el de su técnico, que ha tenido la habilidad para interpretar todo lo que podía aportar contra este rival. Decía antes que el rol previo con el que partieron  ambos equipos les condicionó en exceso. En especial, diría que a los Cavaliers les ha sobrado cierta resignación. Es cierto que contaban con una plantilla inferior y que han sido un rival más que digno pero les ha faltado algo de atrevimiento para intentar algo más, no en vano, no tenían mucho que perder, era casi unánime el papel de favorito de los Warriors. Estoy convencido que el David Blatt “europeo” hubiera arriesgado más y tratado de buscar más las cosquillas al rival.

Lebron James ha realizado un esfuerzo extraordinario que le asienta como el jugador más dominante de la competición. Pero ni siquiera el mejor jugador puede compensar la excelencia que se alcanza cuando un equipo comparte el balón e implica a muchos tipos como han realizado los campeones en determinados momentos. La guardia pretoriana de James no ha sido sólida. Dellavedova impactó en los primeros partidos pero no deja de ser un buen tercer base en la NBA, Thompson ha estado bien en rebote y defensa pero no es capaz de generar anotación por sí mismo, Mozgov sí que ha mejorado cualquier previsión que se podía hacer sobre él, mientras que J.R. Smith y Shumpert han decepcionado, pero no se podía esperar mucho más de ellos, no en vano, en los Knicks, uno de los peores equipos de la Liga tenían un rol menos importante del que les ha tocado desempeñar en esta final.

El premio de Marc y “La Serie”

Mircoles, 24 Abril 2013

El Premio de “Mejor defensor del Año” es un reconocimiento a la brillante trayectoria de Marc Gasol en la NBA. La realidad es que no tengo ni idea si Marc Gasol ha sido el mejor defensor durante la temporada en la Liga Regular pero me alegra que la competición tenga un reconocimiento con un jugador que marca diferencias por su capacidad para interpretar el juego y por su arrolladora personalidad, imprescindible, sin duda, para ejercer el liderazgo de su franquicia. En defensa, Gasol utiliza máximas eficaces, la primera de todas, saber situarse perfectamente en cada momento y la segunda, reconocer las habilidades de los jugadores a los que se enfrenta, dicho de otro modo, Marc Gasol en defensa también piensa. Me gusta también que la NBA abandone ese gusto que tenía por conceder este premio a grandes taponadores o “ladrones” y sepa valorar a un jugador que no sustenta sus habilidades exclusivamente en su físico.

No llegaré al nivel del mítico Jerry West en cuanto a su afirmación de que es el jugador más infravalorado de la Liga pero considero que la percepción del internacional español en Estados Unidos aún no se corresponde con su verdadero valor.

Es época de premios y eso quiere decir que los Play Offs de la NBA ya han comenzado, vamos, que la pretemporada ha terminado. De todos los cruces hay algunos que llaman la atención  por la historia de las franquicias (como ese Knicks contra estos disminuidos Celtics) y otros por el atractivo que ofrecen propuestas como las de los Denver Nuggets y los Golden State Warriors. Quién no se haya enganchado a esta serie, aún está a tiempo de hacerlo porque tiene pinta de que será larga y muy, pero que muy, entretenida.

Los Nuggets venían lanzados del final de la Liga Regular pero se han encontrado con unos sorprendentes Warriors que bien podían ir ganando por dos a cero si en el primer partido no hubieran pecado de cierto conformismo en algunos momentos. Hay múltiples puntos de interés en ambos equipos, los Nuggets tienen mucho que rascar más allá de los vuelos de Faried y McGee, especialmente por los detalles del talentoso francés Fournier y el buen hacer del veterano Miller, pero sobre todo, la duda de si Iguodala dará ese paso de buen a gran jugador. En los Warriors está respondiendo a gran nivel el rookie Barnes, Thompson sigue exhibiendo su muñeca, pero sobre todo juega Stephen Curry, y eso es algo serio. Curry es alta costura en una pista de baloncesto, un manual de detalles técnicos que está acompañando con un empeño competitivo admirable, uno de los tipos a los que más me gusta ver jugar y del que siempre esperas que te sorprenda, un grandísimo tirador y mucho más. No creo que a los Warriors les baste con Curry para ganar a los Nuggets pero merecerá la pena seguir con atención el desarrollo de estos partidos entre dos equipos diferentes, algo alejados del primer plano pero que están ofreciendo los mejores momentos de los Play offs.

USA y la lista

Mircoles, 11 Enero 2012

Ya se conocen los 19 integrantes de la preselección de Estados Unidos que disputarán los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Un grupo de jugadores impresionante sobre los que la palabra derrota sólo puede vincularse a la desidia, el egoísmo y la falta de actitud. Sin estos condicionantes, ganar a esta selección va a ser misión imposible pero si hay un grupo de Egos que puedan degenerar hasta el desastre, éstos son los norteamericanos.

Los bases y la sombra de Rondo. Rajon Rondo no encajó nada bien su descarte para el pasado Campeonato del Mundo y su ausencia no sorprende aunque castiga a la vista cuando lees los nombres de Eric Gordon y Chauncey Billups. La capacidad para anotar desde larga distancia de estos dos jugadores es su aval ante las defensas cerradas europeas. ¿Suficiente?. En mi opinión, en absoluto y deberían ser dos descartes seguros. Derrick Rose, Chris Paul y Deron Williams son garantía más que suficiente por lo que Westbrook también debería tener este verano más vacaciones que sus compañeros, igual así tiene tiempo para pensar que es poco para un base dar cuatro asistencias por partido.

Talento infinito. Kobe Bryant, Wade, Lebron y Durant son fijos entre los exteriores. Serán los jugadores más utilizados de la selección y tanto Lebron como Durant lo harán en muchas ocasiones en la posición de “Cuatro” para adaptarse a los rivales. Esto deja poco espacio a jugadores como Odom e Iguodala, jugadores que merecen un reconocimiento por sus continuas contribuciones a la selección de Estados Unidos pero que en este principio de temporada están demostrando que sus mejores días parecen haber pasado. Queda por resolver qué pasará con Carmelo Anthony, otro talentazo pero que quizás sea sacrificado por Mike Kryzewski en beneficio de jugadores más complementarios ya que lo que puede aportar Anthony está más que cubierto con Durant y Lebron James.

Lamarcus Aldridge, Kevin Love, Chris Bosh y Blake Griffin. Cuatro grandes jugadores que no podrán ir todos a Londres. Mi elección personal se inclina por Kevin Love, por su temporada y su voracidad reboteadora tan necesaria en este tipo de competiciones y por Blake Griffin como presentación internacional del quizás próximo dominador de la Liga. Los dos jugadores ocupan la posición de “cuatro” en la NBA pero creo que jugarán más minutos de “cinco” dejando más espacio a jugadores pequeños.

Howard y Chandler. Con uno basta. Las últimas elecciones de Coach K nos hacen aventurar que sólo llevará un pívot nato  a los  Juegos Olímpicos. Esto quiere decir que irá Dwight Howard, el jugador interior más dominante de la liga. Con Howard reboteando y taponando volveremos a ver esas famosas imágenes dónde el aún jugador de los Magic espera debajo del aro mientras sus cuatro compañeros ya están corriendo hacia la otra canasta aún sin tener la posesión de balón. Howard no rasca mucha bola en esta selección pero su papel es fundamental por su enorme capacidad correctora en defensa.

Dicho esto mi equipo sería: Paul, Rose y Williams (éste con alguna duda). kobe, Wade, Lebron, Durant y Carmelo Anthony. Blake Griffin, Kevin Love y Dwight Howard. El jugador número 12 daría un poco igual porque me temo que jugaría poco, aunque habría que apostar por alguien de un perfil más interior por la estructura del equipo. Quizás llevaría a Aldridge aunque los galones de Bosh pueden pesar un poco más en la decisión final. Y para vosotros ¿quién debería ir?