Blogs

Entradas con etiqueta ‘Ilgauskas’

Creer o no creer en los Cavs

Mircoles, 15 Abril 2009

Lo sé, he repetido título. Hace más de un año titulé de la misma forma aludiendo a los Celtics. Tenía la misma sensación que ahora. A pesar de su extraordinario registro en la Liga Regular, nadie les consideraba los máximos favoritos para conquistar un título que se esperaba que acabase en la Costa Oeste. 

Es cierto que los Cavaliers compiten contra los mejores Lakers y Celtics de los últimos años, pero este hecho, lejos de poner en duda el potencial del equipo del estado de Ohio, nos debe alertar sobre la verdadera dimensión de un conjunto que viene trabajando con mucho criterio tanto dentro como fuera del campo.

Los Cavs tienen una gran oportunidad de alzarse con un anillo al que ya optaron hace un par de temporadas. Probablemente, la oportunidad llegó demasiado pronto para un equipo liderado por un Lebron James que, cada año, va añadiendo a su exhuberancia física detalles de madurez en el juego que le hacen un jugador imparable.

Hablar del éxito de los Cavaliers y obviar la influencia de Lebron James sería injusto. Sin Lebron, los Cavaliers tendrían problemas para jugar play offs pero el mérito de los dirigentes del equipo ha sido rodear a su súper estrella de jugadores de buen nivel que no tienen problemas en asumir roles secundarios y que tácticamente resultan tremendamente enriquecedores para el juego del equipo.

Hay mucha lógica en el equipo entrenado por Mike Brown, un técnico de perfil bajo que está realizando una gran labor en Cleveland amparándose en un buen trabajo colectivo en defensa y en ideas de juego muy sencillas en ataque donde todo gira alrededor de Lebron James y del lituano Ilgauskas.  Junto a ellos, una buena batería de especialistas donde destaca Mo Williams, para mí el factor diferencial de la extraordinaria temporada de los Cavs.

Es curioso lo de este equipo, muchos de sus jugadores han tenido actuaciones más brillantes en otros conjuntos. Ben Wallace parece el hermano malo del jugador que dominaba las zonas en Detroit, Sczerbiak ni se acerca al brillante anotador de los Wolves e incluso Delonte West parecía más consistente en Seatle. Sin embargo, todos ellos tienen un papel importante en un grupo ganador. Han olvidado su jerarquía pasada para adaptarse a las necesidades del colectivo y con su actitud han generado una química excelente que se percibe a muchos miles de kilómetros de distancia.

¿Por qué dudar de un equipo que ganará 40 de sus 41 partidos disputados en casa y que ha conseguido la ventaja campo en todas sus eliminatorias de play off? ¿Por qué dudar de un equipo que cuenta con uno de los tres mejores jugadores de la liga? ¿ Por qué dudar de jugadores que ya saben lo que es jugar una final de la NBA? Solo se me ocurre una respuesta lógica, porque los Lakers les han ganado los dos partidos….

17 minutos

Lunes, 9 Febrero 2009

Las tardes del domingo son más entretenidas desde que la NBA tuvo la genial idea de poner sus dos partidos más interesantes  en horario matinal.
Boston Celtics y San Antonio Spurs abrieron la jornada en un partido de buen nivel que ganaron los Spurs. Es curioso lo de este equipo, parece que nunca tiene el crédito suficiente a pesar de que los Parker, Ginobili, Duncan y compañía ya saben lo que es ganar, en más de una ocasión, el título de la NBA.

El partido se decidió en el último minuto o, mejor dicho, en los últimos 17 minutos porque ese fue el tiempo real que duraron los últimos 60 segundos de juego. Algo debería hacer la NBA para evitar estas torturas y poner a prueba a sus entrenadores limitando el número de tiempos muertos por partido. De la manera actual su capacidad de maniobra es ilimitada y les permite llegar a los últimos instantes con amplias posibilidades para dar instrucciones y se dan situaciones como las de ayer en las que el final parece que nunca llega, incluso cuando todo parece decidido porque, eso sí, ningún tiempo muerto se queda sin pedir, no sea que a alguien inteligente le de por revisar la norma.

El final fue tan tostón que casi se me quitaron las ganas de ver el siguiente partido. Claro que éste era un Cleveland Cavaliers contra Los Angeles Lakers. El encuentro dejó varios aspectos interesantes. El primero es que Lebron James es más importante para los Cavs que Bryant para los Lakers, que se encomendaron a un excepcional Lamar Odom y a una nueva lección de Pau Gasol de cómo pasar desde el poste bajo para sumar una victoria de prestigio en el campo más difícil de la competición. Fue un buen día de los secundarios de ambos equipos, Ilgauskas se mostró tan certero lanzando como blando en defensa y Wally Sczerbiak recordó al de sus mejores tiempos en Minnesota, pero no fueron suficientes ante la gran dirección de Derek Fisher que es el verdadero termómetro de Los Ángeles Lakers.

Además, afortunadamente el partido llegó resuelto a los instantes finales y los dos últimos minutos de juego “solo” duraron 16 minutos.