Blogs

Entradas con etiqueta ‘James’

Baskonia, ¿Por qué no?

Jueves, 12 Mayo 2016

Vaya por delante que ya me parece un éxito que Baskonia opte a ganar esta Euroliga. Y claro que sería una sobrada considerarles favoritos pero el equipo de Velimir Perasovic ha dado argumentos suficientes  para pensar que puede derrotar a cualquier equipo del continente.

A priori, todo lo que no sea una final que enfrente a Fenerbahce y CSKA de Moscú se puede considerar una sorpresa y es éste precisamente el principal argumento al que se deben agarrar Laboral Kutxa Baskonia y Lokomotiv Kuban para dar la vuelta a estos pronósticos. Son varias las experiencias en los últimos años que muestran a favoritos descompuestos por esa responsabilidad, a jugadores consolidados sudando más de la cuenta, a muñecas agarrotadas por la presión y a demasiados pases del miedo disfrazados de “pases extra”.

Pensando en las opciones de Baskonia creo que lo principal es que el grupo mantenga su personalidad y valentía. El mérito de los vitorianos viene principalmente porque se han ganado sus victorias queriendo ser protagonistas, sin especular y no dejando la suerte de los partidos a los fallos de los rivales sino a su capacidad para llevar los encuentros a un ritmo alto e intenso que obliga a sus oponentes a anotar muchos puntos para derrotarles.

A buen seguro que el técnico de Fenerbahce, Obradovic, está dedicando muchos de los entrenamientos previos a ver la manera de limitar a Adams y James. Parece inútil pedir una versión contenida de los dos “Directores” del equipo vitoriano, todo lo contrario, es tiempo de mayor atrevimiento, si cabe, y de evitar que el partido se decida permanentemente en situaciones de juego en media pista donde debería imponerse la mayor amplitud de recursos de Fenerbahce. Si observamos los precedentes de la serie de los turcos contra el Real Madrid, se puede aventurar un reto muy duro para los bases americanos.

Ningun equipo ha defendido mejor a los “Sergios” que Fenerbahce, que en ningún momento dejó que LLull y Rodríguez “entraran” en los partidos apostando por subir líneas en defensa y trabajando muy duro sobre ellos cuando se desprendían el balón. Fenerbahce exprimió al máximo una carencia del Real Madrid, que la mayor parte de su juego se genera a través del dribling de sus bases.  En este sentido, para Baskonia,  el alivio que supone la presencia de Bourousis como generador de juego en situaciones interiores puede ser un buen punto de partida para encontrar un espacio de seguridad donde poner el balón cuando la presión defensiva  de los turcos sea máxima. El pívot griego tampoco lo tendrá fácil con Udoh y Vesely pero, a diferencia de los interiores del Real Madrid, obligará a sus defensores no sólo a trabajar en bloqueos directos sino en unos contra unos cerca de canasta. Por el contrario, no hay que olvidar que otros de los aspectos en los que Obradovic prestará atención será  a jugar contra la defensa de Bourousis.

El plan parece obvio. Perasovic querrá que el partido se juegue en las manos de Adams, las piernas de Hanga y la cabeza de Bourousis mientras que Obradovic pretenderá llevar el encuentro a que se juegue en la cabeza de Adams, las piernas de Bourousis y las manos de Hanga.  Gran parte de la resolución del partido pasará en ver cómo se resuelve esta batalla aunque Baskonia necesitará algo más que puede venir por la calidad de Bertans y Causseur (si como parece puede estar disponible).

El ranking

Viernes, 28 Septiembre 2012

Asisto con cierto escepticismo a los resultados con cuentagotas que nos ofrece el ranking de jugadores que ha realizado la cadena americana ESPN. Me cuesta jerarquizar a jugadores que forman parte de un funcionamiento colectivo pero reconozco lo interesante de la propuesta y el enorme esfuerzo que supone analizar y ordenar según el criterio de sus 104 especialistas a más de 500 jugadores.

Rondo. El ranking de jugadores que ha publicado la ESPN y que ha otorgado a Lebron James el número uno,  da como todas las evaluaciones basadas en criterios subjetivos para muchas discrepancias y controversias, pero el hecho de que haya sido realizado por un alto número de seguidores de la Liga permite aseverar que los resultados tienen un alto grado de consenso en la opinión estadounidense. De todos los resultados el que más me llama la atención es el puesto número 12 otorgado a Rajon Rondo,  por debajo de otros bases como Chris Paul, Derrick Rose o Deron Williams. La sensación es que el base de los Boston Celtics (que en el mismo ranking el año pasado ocupó el puesto 17) aún no llena del todo o por lo menos no tanto como a los que pensamos que ahora mismo no hay un base que ofrezca mejor rendimiento en la Liga. Vuelve a manifestarse como en ocasiones los árboles de ciertas acciones espectaculares no dejan ver el bosque de una mejor dirección en el puesto de base, trabajo defensivo y capacidad para mejorar a más jugadores del grupo. Y es que sí, yo soy muy de Rondo e igual me ciego, pero ¿de verdad hay algún base mejor que él en la competición?.

Intento pensar en qué pasaría si se realizara un ranking similar de la Liga Endesa entre sus más de 200 jugadores. La verdad es que sería curioso. A un día de empezar la competición más que en empezar ese arduo trabajo pienso cuántos jugadores que no sean de Real Madrid y Barcelona estarían entre los diez mejores. Parece evidente que Rudy Fernández, Navarro, Lorbek, Mirotic y Carroll alcanzarían un alto grado de consenso en los primeros puestos, quizás Lllul, Tomic, Jawai, Huertas, Mickeal o Rodríguez también tendrían su espacio pero repito ¿y fuera de estos dos equipos?. Pues seguramente habría que mirar a Málaga y pensar en Gist o Vázquez,  o a Vitoria los que somos fans de Lampe. El interés y el nivel de la Liga depende mucho de cuántos jugadores de equipos que no sean de Real Madrid y Barcelona se cuelan en nuestro ranking imaginario a final de temporada. No es que tenga nada en contra de estos dos clubes referencia de nuestro deporte sino que pienso en los beneficios de una competición nada previsible, igualada y con varios candidatos al éxito.

Lakers, algo más que una apuesta

Viernes, 31 Agosto 2012

Aún queda lejos el comienzo de la próxima temporada de la NBA pero apetece ir pensando sobre lo que nos puede deparar una competición que se presume de gran interés por el impacto que pueden suponer los movimientos de este verano, por los nuevos jugadores que presentará y por el recorrido que puedan tener viejos conocidos de la Liga Endesa como Claver, Prigioni o Teletovic (¿regreso de los tres en uno o dos años?)

La acumulación de talento en los Lakers es el tema que mayor tiempo ocupa en las tertulias previas a la temporada pero en espera de ver cómo Mike Brown logra conjugar la capacidad de pase de Nash con la tendencia a acaparar el balón de Bryant y la exhuberancia física de Howard, me gustaría detenerme en el contraste de estilos que representará esta versión de los Lakers con el actual campeón, Miami Heat, que logró el anillo jugando muchos minutos con dos aleros como Lebron James y Shane Battier jugando como “falsos” interiores.

En cierto modo, Miami Heat fue una versión anterior (y muy inferior)  de lo que nos ofreció la selección de Estados Unidos en los recientes Juegos Olímpicos de Londres. El modelo se basa en elegir los mejores jugadores y no los mejores jugadores en cada posición, se asumen riesgos de inferioridad física en defensa pero se tratan de compensar con soluciones más agresivas, mayor ritmo de juego y una gran capacidad para aprovechar al máximo las dimensiones del campo haciendo coincidir  muchas amenazas de lanzamiento exterior en el campo. Los próximos años nos darán la respuesta de si es un estilo creado por necesidad o por convencimiento en la medida en que será replicado por más equipos pero lo que es cierto es que el peso en el juego de los jugadores grandes parece ir a menos en la NBA entrando en juego la duda del huevo o la gallina. ¿Tiene menos importancia el juego interior porque no aparecen jugadores rutilantes en esas posiciones o no destacan jugadores en esas posiciones porque cada vez se les concede menos importancia en la táctica ofensiva? Un poco de todo hay, aunque tiendo a inclinarme más por la segunda opción.

El estilo de Miami Heat  se verá reforzado este año con las incorporaciones de Ray Allen y Rashard Lewis (más madera para el lanzamiento exterior) por lo que Lebron James continuará con esa imparable progresión en los puestos que le llevará de ser casi un base en sus primeros años en la Liga a jugar casi de “cinco” en los momentos decisivos de los partidos. El enfrentamiento contra los Lakers opondrá esta forma de juego a otra más tradicional que representa la franquicia californiana dónde se debería jugar mucho más “de dentro hacia fuera”. El éxito o no de la fórmula de los Lakers tiene una trascendencia que puede influir en los patrones del juego de los próximos años, aquella fórmula de “un gran base y un gran pívot” que históricamente ha sido dominante se enfrenta a las nuevas tendencias de jugadores sin posiciones definidas y un baloncesto desestructurado a propósito. Los pívots del futuro seguro deberían apoyar a los Lakers, quizás su cuenta corriente no se vea afectada (porque el centímetro de más se sigue pagando demasiado bien en la NBA) pero los balones que reciban y sus minutos de juego pueden decidirse en la temporada 2012-2013. Yo creo en la apuesta de los Lakers,  sólo tengo la duda de si Kobe Bryant también cree en ella porque parece incompatible con lanzar 25 tiros en un partido…

Entrenadores sospechosos

Jueves, 2 Junio 2011

Veo, leo y escucho como la prensa se ceba con Erik Spoelstra, entrenador de los Miami Heat, durante toda la temporada. En un equipo con tres súper estrellas siempre es más fácil dirigir las iras hacia el banquillo. Spoelstra no ha inventado el baloncesto pero merece mucho respeto, se ha labrado su carrera en despachos pequeños machacando vídeos de los rivales y, sobre todo, realizó una muy meritoria temporada en los Heat previos a la llegada de Lebron y Chris Bosh.

Spoelstra ha ido comprendiendo a los Heat a medida que avanzaba la temporada, intentó ser demasiado intervencionista en el apartado ofensivo en los primeros partidos pero pronto dio un paso al lado dejando una cierta autogestión en ataque. Sobre ideas sencillas de juego comprendió que es inútil encerrar en movimientos rígidos espíritus tan libres como el de sus jugadores. El mérito de Spoelstra viene en los matices. Primero en el sigiloso trabajo defensivo que ha hecho de Miami el mejor equipo de la Liga en este apartado, nunca Lebron James defendió tan bien como este año (aunque su elección en el mejor quinteto defensivo sigue siendo inexplicable).  Los Heat han demostrado una riqueza de variantes defensivas muy interesantes que han sido claves para derrotar con contundencia a Chicago y Boston. Spoelstra también ha acertado en la utilización de los jugadores que acompañan a Wade, James y Bosh. No ha pensado en quién es mejor jugador sino en quien completa un mejor equipo.

El mismo respeto que Spoelstra merece Molin, entrenador del Real Madrid. Fue recibido con alegría por los que machacaban a Messina pero el paso del tiempo está dejando cierto poso a decepción. Molin nunca había ejercido de entrenador principal y parece seguir sin hacerlo. Los movimientos ofensivos son los mismos que tenía el equipo con Messina y siempre una copia será peor que el original. Las rotaciones son las mismas que con Messina con la diferencia que Mirotic y Suárez han descendido enormemente en su rendimiento. Unos meses después no se puede decir que ningún jugador haya mejorado su rendimiento con un Molin que ha llevado al límite el respeto por la línea de trabajo de Messina. Pensándolo bien, parece lógico, cuando llevas tanto tiempo con alguien puedes caer en la tentación de dejar de cultivar un baloncesto propio, pero esa es una reflexión que el Real Madrid y el propio Molin debería haber hecho antes.

Angola, algo más que un trámite

Domingo, 17 Agosto 2008

Sí, ya sé que el partido de mañana contra Angola carece de un gran valor clasificatorio. También es conocido que el potencial del equipo africano no es muy grande y que España debe ganar sin muchos apuros. Sin embargo, las últimas sensaciones del equipo español hacen que el encuentro de mañana pueda ser un buen punto de partida para que los nuestros puedan recuperar esas sensaciones positivas que tan necesarias son después de la abultada derrota de ayer frente a Estados Unidos.

Hay varios aspectos preocupantes del partido contra los americanos. El primero de ellos es que el campeonato avanza y España no parece resolver los problemas que empezaron a manifestarse en su máximo esplendor en el partido contra China. El equipo muestra una buena disposición colectiva en defensa y la actividad es buena pero en líneas generales falta mucha agresividad. El grupo de Aíto García Reneses está precisando de demasiadas situaciones de ayudas, tanto en la defensa del uno contra uno como en los bloqueos directos. Como bien indicó nuestro seleccionador, da igual el tipo de defensa que se realice si la agresividad con la que se realiza no es la adecuada. Las excesivas facilidades en defensa no pueden compensarse con ataques anárquicos y sin equilibrio ya que ante equipos tan rápidos como Estados Unidos un pase de menos o un bote de más se castigan sin remedio.

La amplia derrota contra Estados Unidos no sólo debe justificarse en el extraordinario encuentro de los James, Bryant, Wade y compañía (sigo pensando que, al menos en un partido van a mostrarse vulnerables) sino en que, por primera vez en mucho tiempo, asistimos a una sensible bajada de brazos de nuestra selección.

Aunque el partido carecía de un valor decisivo para el desarrollo de los Juegos, el escenario en el que se movió el encuentro fue el peor para los intereses de España que no consiguió dar sentido a ninguno de los 40 minutos de juego. No recuperó jugadores (salvo quizás Reyes), no mejoró sus asignaturas pendientes y, probablemente generó algo de desconfianza en el grupo que debe intentar olvidar la derrota cuanto antes y pensar que empieza una nueva competición.

Sigo siendo muy optimista con España porque es un grupro maduro que, a buen seguro, será capaz de hacer un correcto análisis de lo sucedido hasta ahora en los Juegos Olímpicos. El camino hasta las medallas comenzará con la siempre peligrosa Croacia, un equipo de gran talento pero que está llevando una trayectoria descendente en esta competición y que, en condiciones normales, debería ser superada por España.

Con diez minutos basta

Jueves, 14 Agosto 2008

Partido cómodo para España. En realidad, ninguna de las dificultades del encuentro las ha planteado Alemania que, en ningún momento ha pensado que podía ganar.

Esta Alemania huele a fin de ciclo irremediablemente. Incluso viendo el partido por televisión es fácil reconocer una ausencia de fe notable que vulgariza a jugadores extraordinarios como Nowitzki y castiga con la mediocridad a buenos jugadores como Jagla, Greene o Kaman. Harían mal en no explorar todas las opciones de seguir en la competición porque da la sensación de que podemos tardar muchos años en ver a Alemania en otros Juegos Olímpicos.

Nuestra selección ha cometido durante muchas fases del  partido los mismos errores que contra China. A saber, falta de tensión en determinadas acciones, relajación en situaciones de uno contra uno en defensa y poca claridad en el juego ofensivo donde, en muchas ocasiones, la ocupación de los espacios y la velocidad en el movimiento del balón no es la correcta. Sólo al final de la primera parte y los primeros minutos de la segunda reconocimos el baloncesto con el que nos llevan deleitando los equipos de Aíto García Reneses durante varios años. Pero esos minutos no fueron suficientes para despejar por completo las dudas de muchos jugadores que se mostraron especialmente erráticos.

En realidad, si hiciéramos un balance de los tres partidos de España, diríamos que su asignatura pendiente está siendo la continuidad ya que, hasta ahora, muestra un juego demasiado ciclotímico al que no nos tenía acostumbrados. La experiencia que tenemos con este grupo nos hace pensar que, cuando las exigencias sean mayores, su respuesta será la correcta, como se demostró en el partido contra Grecia.

Aún con todo, España ha conseguido un holgado triunfo que certifica su clasificación para cuartos de final como uno de los dos primeros de grupo y llega al partido contra Estados Unidos en una disposición clasificatoria idónea para afrontar el duelo contra los Bryant, James, Wade y compañía sin excesiva presión.
No doy mucho valor a la victoria o derrota en ese partido, me parece más relevante observar qué síntomas ofrece España y si consigue ir sumando jugadores a la causa, algo fundamental en este tipo de competiciones. Seguro que Aíto hará una lectura similar y aprovechará el partido para pulir pequeños detalles e intentar conseguir recuperar anímicamente a aquellos jugadores que necesitan un buen partido para afianzarse y sentirse con más confianza y seguridad en el campo.
Si España lo logra, seguro que volvemos a jugar contra Estados Unidos en un partido en el que sí sea trascendental la victoria.