Blogs

Entradas con etiqueta ‘Jiménez’

De Nueva Orleans a Estambul pasando por Madrid

Lunes, 2 Abril 2012

No deja de sorprenderme el impresionante Superdome de Nueva Orleans y la capacidad de convocatoria de la Final a cuatro del Baloncesto Universitario estadounidense. Muchos motivos para prestar atención, muchos detalles que admirar y otros que desmitificar.Siempre he considerado el baloncesto universitario americano como un mejor foco de atención para los entrenadores que para los espectadores. Realmente, más allá de los súper clase el nivel medio de los jugadores es bastante pobre, sobre todo a nivel técnico. El contraste en la manera de jugar respecto a la NBA es abrumador con menos capacidad para las  aventuras individuales y más respeto por el colectivo, quizás especulando demasiado con la obsoleta regla de los 35 segundos de posesión. Pero lo más llamativo de la NCAA es el estatus de los entrenadores. No hay ninguna competición en el mundo dónde sean más respetados y gozen de más prestigio, otra cosa es que hagan un mal uso de él y den la sensación de sentirse demasiado cómodos en ese papel de protagonistas (como el amigo Calipari de Kentucky). (more…)

N´Dong y el dilema Perovic-Wallace

Lunes, 7 Noviembre 2011

Es difícil de explicar que Boniface N´Dong no haya tenido una carrera larga en la NBA. La cuna del baloncesto ha permitido a los Ratlif y Mbengas de turno hacer carrera en diversas franquicias pero no ha permitido consolidarse a otros jugadores como N´Dong, en mi opinión un buen jugador de rotación para cualquier equipo de la Liga americana.

(more…)

Actitud y condiciones

Lunes, 10 Octubre 2011

Ay, el talento. Qué bonito concepto para definir la facilidad para desarrollar los fundamentos técnicos por parte de los jugadores de baloncesto. En un deporte dónde las capacidades atléticas se antojan cada vez más importantes, los jugadores talentosos nos reconcilian con la belleza del juego, con la virtud de la estética que produce un pase brillante, un cambio de mano académico o un tiro en suspensión perfectamente equilibrado.

Sin embargo, el talento no lo es todo sin una actitud adecuada, porque la competición no sólo exige de grandes condiciones sino de la mentalidad adecuada para expresarlas en momentos de máxima tensión. Y ahí, en los partidos, es dónde se ven las grandezas y las miserias.

Reflexiono sobre esto después del primer fin de semana de la Liga Endesa. Me congratula ver en nuestra competición a un jugador como Milenko Tepic, talentazo diría yo. Su partido de presentación me deja tan frío como sus últimas temporadas en Grecia. Dicen de él que puede jugar en tres posiciones, base, escolta y alero, y digo yo ¿y qué?. Lo conveniente sería que jugase bien en alguna de ellas. Sus condiciones son innegables pero su actitud no parece la más adecuada porque no parece perturbarle pasar inadvertido y se inhibe de participar en aspectos del juego no relacionados con la anotación. Parece pertenecer a esta estirpe de jugadores que necesitan anotar para empezar a producir en otras facetas. En definitiva, tiene clase pero no hambre, algo que le sobra a su compañero Pancho Jasen, menos académico y estilista pero capaz de convertir cada partido en una batalla, ¿contra quién?, contra sí mismo, sabe que el tiempo pasa pero quiere vencerle demostrando que hoy no es peor que ayer, orgullo que se dice.

La misma sensación tengo cuando coinciden en el campo Víctor Claver y Carlos Jiménez. Claver es una de mis debilidades y mis particulares decepciones. Un perfil de jugador que es difícil que ofrezca nuestro baloncesto. Grande para jugar de exterior, con gran capacidad técnica y un atleta inusual en nuestra raza. Es difícil que piense de Claver que haya hecho un partido malo, pero tampoco suelo tener la sensación de que lo haya hecho bueno, parece que siempre sabe a poco. Don Carlos Jiménez, es otra cosa. Nunca ha saltado ni mucho ni poco (ahora menos) pero rebotea por sus brazos largos, por su instinto y porque va a todas. Tampoco ha conocido la angustia del anotador porque cuando no le han entrado los pocos tiros que realizaba se bastaba para dominar el partido en defensa, en el pase o con su habilidad para ocupar los espacios más adecuados. Aún hoy, con 35 años es un jugador de máximo nivel que podría jugar en cualquier equipo de la competición. Un mito de nuestro baloncesto, eclipsado por no haber jugado en Real Madrid o Barcelona y por haber coincidido en el tiempo con otros jugadores históricos. Un campéon del mundo y subcampeón olímpico, porque sí, Carlos Jiménez estuvo en Pekín y jugó una final contra Estados Unidos coj.., digo excelente, aunque pocas veces se haya dicho.

¿Y después de Pancho, quién?

Mircoles, 8 Junio 2011

Pancho Jasen quiere abandonar el Estudiantes. Sorprende, pero no tanto. Guardo grandes recuerdos de mi convivencia con el capitán del ‘Estu’, un buen profesional en el día a día y un animal cuando huele el menor indicio de competición. Pancho supone un reto para cualquier persona que trabaje con él, es un jugador que necesita del estímulo permanente para rendir y que necesita que los que le rodean compartan su pasión, no tanto por el juego, sino por la superación del contrario.

No es buena noticia para el ‘Estu’ que Pancho Jasen quiera abandonar el club. Un equipo acostumbrado a retirar a sus ídolos con su camiseta puesta ve como su máxima referencia siente que su vínculo afectivo no es suficiente motivo para permanecer en sus filas.  Probablemente la respuesta a la marcha de Jasen sea que se ha quedado sin retos y se ve arrastrado por una deriva conformista propia de una entidad que ha hecho de la supervivencia su único modo de vida en los últimos años.

Deportivamente Jasen es una baja sensible para Estudiantes, no es excelente ni estético en nada pero suma en aspectos del juego tangibles como la anotación, rebotes y recuperaciones y en otros menos valorados como su versatilidad defensiva. Pero más allá de eso, su marcha deja al equipo sin gran parte de su alma.

Hace unos años Estudiantes superó la marcha de Antúnez porque tenía un jugador carismático como Azofra, después se marchó Herreros pero ahí estaba Jiménez, también Jiménez decidió probar otras cosas pero ahí estaba Pancho Jasen, ahora Jasen quiere irse y ¿quién está?. Veamos. Tenemos a Oliver y Granger de bases, un jugador que ha conocido el Estu en la fase final de su carrera y un joven canterano que no parece muy decidido a seguir en el club. Welsch, Ellis y Blanch no seguirán la próxima temporada luego habrá que reconstruir todo el juego exterior. En los pívots, los jóvenes Clark y Driesen tampoco parecen preparados para ser ninguna referencia entre otras cosas porque ninguno tiene claro que quiera serlo, Caner-Medley ha sido clave para que el equipo se salvara con holgura pero buscará nuevos estímulos. Josh Asselin no continuará por su bajo rendimiento y queda Germán Gabriel, a día de hoy, el único jugador confirmado junto a los jóvenes Jaime Fernández y Edu Martínez como miembro de la plantilla 2011-2012. ¿ Por qué ya no mola tanto estar en el Estu?

Grande España

Domingo, 24 Agosto 2008

Si la final de Los Ángeles 84 ha perdurado en el tiempo, con más razón debería hacerlo esta final de los Juegos Olímpicos de 2008 en Pekín. Hoy podemos decir con todo nuestro orgullo que tal y como pedía Gasol en su anuncio, el mundo admirará a nuestro país.

El mérito del subcampeonato de España viene dado porque ha realizado el mejor partido, con mucho, del torneo frente al mejor rival, frente a todo un equipazo que ha presentado al mundo los nuevos valores de la NBA. Estados Unidos ha necesitado de un súper esfuerzo en defensa y un extraordinario acierto en ataque para vencer a nuestra selección que ha perdido ante la mejor selección americana desde 1992 y al mejor conjunto de atletas que jamás hayan jugado juntos.

España solventó muchos de los errores del primer partido, mejoró en la defensa de los bloqueos directos poniendo a Felipe Reyes a defender a Howard y supo leer mejor las situaciones defensivas de Estados Unidos con un punto mayor de paciencia y de equilibrio en el juego. Además contó con una mayor aportación de Juan Carlos Navarro que, sin duda, merecía un partido como éste y que recordó sus tiempos de júnior ayudando en la posición de base. Navarro se unió en este encuentro a la habitual aportación de Gasol, Rudy, Jiménez y Felipe Reyes que han confirmado en la final su excepcional torneo.

En mi opinión, lo más admirable de nuestra selección en el partido de hoy ha sido su enorme fortaleza mental, capaz de asumir ir perdiendo casi todo el partido frente a un equipo con extraordinario acierto y poderío.

Aunque el partido ha estado marcado por la cuestionable labor arbitral, no hay que poner ni un pero a la victoria americana. Sus jugadores han mostrado un gran sentido colectivo, en especial contra las defensas zonales, donde han castigado los dos espacios más dañinos contra este tipo de defensas, la línea de fondo y el poste alto. También doy mucho mérito a su entrenador, capaz de asignar roles bien definidos a sus 12 estrellas y conseguir que funcionasen brillantemente de manera colectiva.

Esta final será recordada como un brillante fin de trienio mágico para los nuestros. España no debe tener miedo al futuro. Los Ricky Rubio, Rudy, Marc Gasol y los ausentes Sergio Rodríguez, Sada, Claver, Fran Vázquez,  Triguero y Carlos Suárez entre otros aseguran la continuidad de los éxitos que deben seguir contando con la imprescindible aportación de los jugadores de la irrepetible generación del 80.

Por último permitidme un último reconocimiento a la selección argentina, brillante medalla de bronce. Nuevamente el equipo sudamericano ha dado una lección de capacidad competitiva en un grupo que, a diferencia de lo que espero que pase con España, puede estar viviendo sus últimos momentos de gran éxito.

Seria España, Vulgar Croacia

Mircoles, 20 Agosto 2008

España está en semifinales de unos Juegos Olímpicos. La facilidad con la que ha conseguido su clasificación no debe esconder la satisfacción que debemos tener todos los aficionados al baloncesto por conseguir nuevamente luchar por las medallas en la competición de más prestigio a nivel de baloncesto de selecciones.

No calificaría el encuentro de los nuestros de brillante porque sigue faltando un punto más de acierto en ataque y una mejor lectura de determinadas situaciones del juego que se intentan resolver buscando la manera más efectista pero no más efectiva, pero sí hemos podido ver a la España más seria y constante de todo el campeonato.

El partido se ha decantado rápidamente y los croatas han ido a remolque desde los primeros instantes, nuestra selección ha entendido perfectamente que el juego interior croata era claramente inferior al nuestro y ha apostado, a veces hasta obsesivamente, por castigar sin remedio la ausencia de un defensor eficaz de Pau Gasol. Pero donde España se ha mostrado especialmente contundente ha sido en defensa mostrando una actividad muy superior a jornadas precedentes y dominando de manera abusiva el rebote. Excepcional, por cierto, la primera parte de Carlos Jiménez, tremendo en pequeños detalles defensivos, fintas de ayudas, segundas y terceras ayudas, recuperaciones llegando a defender el tiro, en definitiva una lección de cómo ser importantísimo sin anotar un sólo punto. Lástima que las actuaciones de Carlos no calen como debieran en el gran público.

Croacia intentó engancharse en el comienzo de la segunda parte pero el contundente inicio español abortó cualquier opción de remontada y finiquitó el partido demasiado pronto para lo que deben ser unos cuartos de final. Una decepción, por cierto, el equipo balcánico, ausente de líderes y de carácter, resignados desde los primeros minutos e incapaces de plantear alternativas tácticas y emocionales al equipo español.

El encuentro contra Croacia nos deja también la sensación de que Jorge Garbajosa va mejorando día a día, de que Mumbrú está siendo uno de los jugadores más regulares de nuestro combinado y de que Aíto, ante la falta de brillantez y de acierto en ataque, va orientando sus rotaciones hacia aquellos jugadores que le garantizan un gran rendimiento en tareas defensivas, por lo que Raúl López y Juan Carlos Navarro se van cayendo poco a poco, aunque yo sigo confiando en que sean dos piezas importantes en el camino de España hasta las medallas.

Pívots, pívots, pívots

Lunes, 18 Agosto 2008

Hizo bien España en revelarse ante lo que estaba sucediendo en el campo. Si el partido hubiera transcurrido como los diez primeros minutos, nuestra selección hubiera empezado a tirar por la borda parte del prestigio acumulado en los últimos tiempos.

El demoledor parcial de 83 a 25 en los últimos 30 minutos del partido puso las cosas en su sitio y dio sentido al principal objetivo que debían buscar los nuestros en el partido, la recuperación de sensaciones positivas para afrontar de la mejor manera el momento decisivo de la competición.

Es difícil valorar este tipo de encuentros entre rivales de tan distinta entidad pero los antecedentes de España en los Juegos Olímpicos hacían necesario que todos nos reencontráramos con la mejor versión del combinado de Aíto García Reneses que, habilmente, hizo múltiples guiños a sus jugadores más necesitados de autoestima durante todo el encuentro.

Ahora llega Croacia, y eso será otra historia. El equipo balcánico es el paradigma de la irregularidad pero tiene talento de sobra para complicar enormemente el partido a España. España es muy superior en el juego interior, donde los Gasol y Reyes se antojan demasiado poderosos para el, aún tierno Barac y el todoterreno Banic (una debilidad personal). La clave, por tanto, será que nuestros jugadores exteriores muestren un mayor grado de estabilidad de la mostrada hasta el momento y sean capaces de limitar la capacidad en el juego uno contra uno de los Popovic, Ukic, Planinic y Tomas.

Además, creo que España debe echar un ojo a cómo Argentina logró sacar literalmente del campo a los croatas. Los argentinos que, junto a los griegos, van poquito a poco alcanzando su mejor nivel a medida que se acerca la fase decisiva del campeonato llevaron el partido a un terreno muy físico y castigaron sin remedio a los croatas en situaciones cercanas al aro, en especial aprovechando la ausencia de un tres alto en el equipo balcánico. Es un buen partido, por tanto, para que tanto Mumbrú como Jiménez logren provocar situaciones de ventaja en el poste bajo para que sus compañeros se puedan beneficiarse de esa labor y para que todos los tiros exteriores vengan generados por el trabajo en situaciones cercanas al aro.

Si España juega con equilibrio en ataque empezará a ganar el partido. En unos Juegos Olímpicos que vuelven a demostrar que el baloncesto cada vez se juega menos en el poste bajo y más en los bloqueos directos, nuestra selección debe decantar el partido desde los pívots y matarlo con los jugadores exteriores. Intentarlo de otra manera puede ser empezar a preparar el viaje de vuelta.

Los doce de Aíto

Domingo, 10 Agosto 2008

Inmejorable comienzo del equipo español en los Juegos Olímpicos. A la ya conocida importancia de comenzar ganando el primer encuentro, España consiguió incrementar su, ya de por si elevada dosis de autoconfianza, ante un desconocidísimo equipo griego que volvió a demostrar que le cuesta ponerse en marcha en los campeonatos.

España empezó sorprendida por los interesantes aspectos tácticos preparados por el técnico heleno. Los cambios en las situaciones de bloqueo directo y la defensa zonal en saques de fondo consiguieron el propósito de romper la fluidez ofensiva del equipo español. Además, no todos los jugadores respondieron a la enorme exigencia de las rotaciones de Aíto García Reneses que obligan a una rápida adaptación al partido y a una buena aportación en poco tiempo. En el minuto 16 España ya había empleado a sus 12 jugadores que, aunque de manera casi imperceptible estaban desgastando al equipo griego que principalmente creaba problemas a España en las rápidas transiciones de Spanoulis.

Señalo del partido tres momentos decisivos por su influencia en el resultado y por lo que tienen de representativos en lo que puede ser el desarrollo de la competición. El primero de ellos es el comienzo de la segunda parte que rompió el partido en el que destacaron varias acciones de Juan Carlos Navarro. El jugador del Barcelona parece lejos de sus mejores momentos y su rol se ha visto alterado por la tremenda irrupción de Rudy Fernández pero esos minutos del comienzo del segundo periodo pueden resultar un impulso de confianza en el genial escolta catalán.

El segundo momento decisivo llegó con la acertadísima decisión del entrenador de España de defender en zona cuando Grecia quería meterse nuevamente en el partido. Los griegos demostraron carencias para atacarla al carecer de dos figuras importantísimas contra este tipo de defensas, tiradores y jugadores interiores con capacidad para anotar en situaciones cercanas.

Por último, Aíto nos recordó a todos que el equipo tiene margen de mejora, que todavía no hemos ganado nada y que cualquier relajación puede ser tremendamente perjudicial y cuando Grecia se colocó a 12 puntos a falta de menos de dos minutos llamó a filas a los suyos para recordarles y recordarnos que las medallas aún están muy lejos.

De los nombres propios del partido, permitidme que me aleje por un día de los sólidos Calderón, Rudy y el sabiamente dosificado Pau Gasol y me quede con el importante trabajo de Mumbrú y Jiménez, tremendamente eficaces en defensa donde mostraron una gran capacidad para corregir errores de los compañeros y muy activos en el rebote. Además, en el caso del capitán de la selección tuvo buenos momentos jugando en la posición de “cuatro”, algo que seguramente veremos en más momentos de la competición debido a la gran cantidad de falsos pívots que lucen principalmente sus habilidades más allá de la línea de 6,25