Blogs

Entradas con etiqueta ‘José Luis Abós’

Perdedores, pero no tanto

Mircoles, 4 Junio 2014

Interesantes (y muy  clandestinos) Cuartos de Final de la Liga Endesa. La eliminatoria “estrella” resultó todo un fiasco porque Baskonia dejó de creer en sus posibilidades en los primeros minutos del segundo partido y el Barcelona no desaprovechó el regalo para regalarse varios días de preparación para su tremendo choque de semifinales. El resto de emparejamientos ha deparado muchos momentos de interés y curiosamente ha reforzado la posición tanto de ganadores como de perdedores, que han encontrado en estas eliminatorias muchos motivos para asentar sus diferentes proyectos.

La mencionada derrota de Caja Laboral cierra una temporada bastante discreta del equipo vasco. Es cierto que durante el año ha tenido arrebatos de gallardía que defendían el prestigio de un club indispensable en el crecimiento de esta competición en la última década, pero el equipo ha carecido de continuidad tanto en su juego como en su entusiasmo. Muchas voces avecinan una renovación profunda en Vitoria, los recursos económicos no son los de otras temporadas y habrá que acudir a la imaginación, al arrojo y a esa ambición que fue el motor que elevó a este club a ser referencia del baloncesto europeo. Parece que no será Sergio Scariolo quién dirija el nuevo proyecto, ni tampoco Sito Alonso, veremos si Querejeta acierta con un técnico que logre ser referencia y estímulo para los jugadores que permanezcan, sepa integrar a las nuevas incorporaciones y se atreva a dar salida a los jóvenes con calidad con los que cuenta en las categorías inferiores el Caja Laboral.

El sabor de la derrota del Cai Zaragoza frente al Real Madrid es poco amargo. El equipo dirigido por José Luis Abós ha competido de manera admirable en los dos partidos. Este es un equipo que merece mucho respeto porque los dos encuentros han dado para que en un momento determinado el Cai bajara los brazos pero su empeño en mantenerse con opciones ha sido admirable. Lo más importante que se puede decir del club aragonés es la sensación que transmite que nos hace pensar que estamos ante un proyecto bien construido, medido, ambicioso y capaz de regenerarse temporada tras temporada.

 Cai Zaragoza ha llegado para quedarse y lo mismo se puede decir de Herbalife Gran Canaria. Su eliminatoria contra el meritorio Unicaja de Joan Plaza ha sido dura, de esas en las que cada canasta deja litros de sudor en el camino. En el desenlace ha tenido mucho que ver el factor cancha y el mayor talento de los jugadores de Unicaja. No hay ningún motivo para pensar que los canarios no estarán dando guerra la próxima temporada sobre todo si mantienen el núcleo de jugadores principales (esa pareja de bases Oliver-Bellas está pero que muy bien) y logran incorporar algún jugador con buena capacidad para generarse sus puntos en posiciones exteriores. Otra conclusión del Play Off es que Tavares está muy bien, tiene un potencial tremendo y también que otra temporada en las Islas le vendría de maravilla.

Aíto y punto. Cajasol ha obligado a Valencia Basket a luchar hasta el último minuto por estar en semifinales. Nada que reprochar a un conjunto que en sus dos últimos partidos del curso se desenvuelve de manera tan admirable. Aíto ha conseguido que sus jóvenes jueguen y compitan, ganarse el respeto de todo el mundo del baloncesto y algo mucho más importante e impagable, hacer de su club un referente para aquellos jóvenes que busquen una oportunidad para su talento. Todos los elogios se quedan cortos para técnico y plantilla y por qué no decirlo también para unos dirigentes que en estas dos temporadas tuvieron la paciencia suficiente para seguir apostando por una idea representada en el técnico cuando las derrotas abundaban más que las victorias.

Mérito

Lunes, 10 Diciembre 2012

Es difícil no caer en la injusticia cuando te planteas escribir con la idea de alabar las andanzas de personajes y equipos de nuestra competición. La eterna comparativa que establecemos entre propuestas y rendimientos nunca puede atender todos los posibles criterios y es por eso que se tiende a obviar circunstancias que afectan a unos y otros equipos. Medir el éxito  es una tarea difícil porque ¿Qué tiene más mérito las once victorias del Real Madrid, las ocho de Herbalife Gran Canaria, las siete de Zaragoza, o las seis de Blancos de Rueda o Blusens Monbús?

La pregunta tiene mucha trampa y la posible respuesta mucho más por lo que parece más adecuado detenerse en aportar cuáles son los aspectos que están incidiendo en la gran temporada que todos estos equipos están realizando hasta el momento. Hay un factor común en todos ellos,  la sensación de seguridad, confianza y juego colectivo que transmiten originada sin duda por el efecto balsámico que siempre producen las victorias.

Real Madrid, sin freno.  El Real Madrid versión 2012-2013 mantiene su ritmo endiablado del curso anterior. Sus partidos permiten que el rival tenga minutos donde pueda expresarse en plenitud, no es un equipo que gane porque haga jugar mal al oponente sino porque le obliga a anotar regularmente durante muchos minutos. La constancia anotadora de  los blancos penalizan al máximo los lógicos momentos de duda del resto de los equipos.

Herbalife Gran Canaria, la adversidad como estímulo. Los canarios eligieron rebelarse contra el infortunio de las lesiones y están recogiendo el fruto en forma de victorias. Su rendimiento fuera de casa es extraordinario y el factor diferencial respecto a las últimas temporadas.  Pedro Martínez está sacando lo mejor de una plantilla versátil y completa dónde un día te gana un partido Bellas, otro aniquila desde el exterior Toolson y casi siempre cuenta con la gran aportación del poco valorado Nelson. Gran Canaria gana porque pasa mucho el balón y lo hace muy bien. Así de fácil de escribir y difícil de realizar.

Cai Zaragoza, disfrutar en invierno lo hecho en verano.  El conjunto maño está recogiendo los frutos del buen rendimiento de sus incorporaciones. Norel, Roll y Rudez van creciendo con el paso de las jornadas y el equipo aspira a reencontrarse con la Copa del Rey, competición que forma parte de la historia del CAI. Lo mejor del equipo dirigido por José Luis Abós es las múltiples opciones que cuenta para anotar y el esfuerzo defensivo que está realizando para quitarse la sensación de equipo “blandito” que transmitió en algún momento de la pasada temporada.

Blusens Monbus, el sueño continúa. La trascendencia del equipo gallego va más allá de sus victorias, los de Moncho Fernández se están ganando el aprecio de sus aficionados y de seguidores de otros equipos. Está bien ese aura de equipo simpático pero no debe cegarnos y dejar de valorar la brillantez de sus resultados. Corbacho, Junyent y Kendall están destacando en un conjunto que lucha por mantener la categoría pero que no renuncia a cualquier pista para sumar victorias. Una plantilla más equilibrada y con más alternativas que la temporada precedente, una dinámica positiva y una afición entusiasta son el mejor aval para que pronto dejen de pensar en la salvación y puedan pensar en otras cosas. De momento, mejor ir paso a paso como están haciendo.

Blancos de Rueda Valladolid.Ganar en el Palau. Ese equipo por el que el 95% (y me quedo corto) de aficionados a la Liga Endesa hubieran apostado que ocuparía el último puesto de la tabla cuando comenzó la temporada suma ya seis triunfos y mejora su baloncesto jornada a jornada. Su victoria frente al Barcelona Regal convenció al equipo de que todo era posible. Cuesta encontrar talento en su plantilla pero el grupo transmite una sensación de trabajo espectacular y su entrenador Roberto González ha sabido identificar rápidamente qué podía aportar cada jugador a la dinámica colectiva. Los que pensamos que los proyectos necesitan tiempo, que la pretemporada tiene una gran importancia y que es muy conveniente tener a toda la plantilla junta cuánto antes, estamos quedando retratados por el rendimiento del equipo castellano. A este paso, tal y como están los clubes con los pagos, el año que viene contratarán a los jugadores una semana antes del comienzo de la competición para ahorrarse un par de meses de nóminas.(Upss, mejor no dar ideas..)