Blogs

Entradas con etiqueta ‘Juan Carlos Navarro’

Kelati, Jasen y los 5.000 de Navarro

Lunes, 1 Diciembre 2008

Hoy voy a escribir sobre tres de los mejores jugadores exteriores de la ACB y tres debilidades personales. Bueno, mías y de casi todos los seguidores de este deporte. Tres jugadores con unas características realmente distintas pero que encarnan las diversas formas de destacar y de ser jugadores importantes en una competición.

Thomas Kelati es un jugador de origen eritreo, un escolta fibroso, elegante y que pasa por los partidos sin apenas hacer ruido. Representa el jugador con grandes cualidades sin una necesidad especial de sobresalir permanentemente. Como un animal esperando su presa, Kelati hace de la paciencia su mejor virtud, aporta en pequeños detalles del juego y cuando el grupo lo necesita es capaz de disfrazarse de súper estrella para dar la puntilla al equipo rival.

Pancho Jasen es el competidor por excelencia, el eterno donante de sangre del deprimido Estudiantes. Es de los jugadores que necesita encontrar retos en todo lo que hace y lleva dos años en rebeldía intentando evitar que el barco se hunda irremediablemente. Pancho no es un gran tirador pero es capaz de anotar el tiro decisivo, no es un gran jugador tecnicamente pero es capaz de sorprender con algún recurso insospechado, no es un grandísimo defensor pero lidera la competición en recuperaciones de balón.

Es una lástima que la marcha de Estudiantes ensombrezca el enorme esfuerzo del jugador argentino durante las últimas temporadas.

Si Kelati es el jugador de equipo con cualidades de estrella y Pancho Jasen es el eterno inconformista que se revela ante sus propias limitaciones y las colectivas, Juan Carlos Navarro es la expresión del talento en una cancha de baloncesto. Navarro, que aún no ha alcanzado el nivel previo a su marcha a la NBA, empieza y acaba con el balón en las manos, sufre cuando no tiene contacto con él y disfruta con su habilidad para sortear físicos más poderosos que el suyo. El escolta del Regal Barcelona nos reconcilia con el baloncesto puro y lo aleja de las salas de pesas y las pistas de atletismo.