Blogs

Entradas con etiqueta ‘Kevin Garnett’

Un traspaso contra nostálgicos

Viernes, 28 Junio 2013

Pues sí, era verdad, los Celtics andaban como locos por desprenderse de Paul Pierce y de Kevin Garnett, o mejor dicho de sus contratos, para emprender una verdadera reconstrucción que mucho me temo les alejará de la opción de luchar por el anillo en unos años.

El traspaso, aún previsto, no deja de sorprender por la identificación de ambos jugadores con la franquicia y la ciudad, especialmente en el caso de un Paul Pierce que ha desarrollado toda su carrera en los Celtics y que con sus casi 36 años no podrá culminar su trayectoria deportiva en el mismo equipo. Al final, el dólar es el dólar y Boston ha dejado a un lado cualquier tipo de prejuicio para imponer sus planes de reconstrucción a los más de 1.100 partidos jugados por Pierce con los Celtics. Rascando un poco más, el cambio de jugadores entre los Boston Celtics y los Nets representan dos filosofías de afrontar la reconstrucción de equipos que conviven habitualmente en la NBA.

Los Brooklyn Nets buscan con la incorporación de Pierce y Garnett impacto inmediato formando un quinteto titular excelente lleno de All Stars con la idea de asaltar la lucha por el título de manera inmediata. La apuesta es de agradecer por lo que supone una nueva alternativa al dominio de los Heat en el Este y por la curiosidad que provoca ver cómo encajan jugadores como Deron Williams, Joe Johnson y Brook López con los recién llegados, aunque lo que nadie podrá negar es que el quinteto suena de manera excelente. La idea de los Nets se puede cuestionar por los riesgos que siempre conlleva una apuesta tan a corto plazo por la edad de Pierce y Garnett pero es de agradecer su enorme ambición que impulsará la Conferencia Este y enriquecerá la competición con un nuevo equipo destinado a ofrecer buenos momentos de baloncesto. El tiempo dirá si su decisión ha sido acertada aunque insisto, ahora mismo, los aficionados a la competición salen beneficiados.

¿Y los Celtics?.  Uno siempre espera que los Celtics, como los Lakers siempre sean candidatos al anillo pero la grandeza de la NBA reside también en situaciones como la que ahora atraviesa el equipo de Boston, un completo cambio en la plantilla desprendiéndose de contratos que puedan hipotecar cualquier tipo de movimiento. El “traspaso” de su entrenador Doc Rivers a los Clippers indica que la prioridad inmediata está alejada de la cancha y se centra en los despachos. Desde lejos, esta etapa de los Celtics también tiene su interés y podremos evaluar los movimientos de unos dirigentes a los que se puede acusar de insensibles pero no de pasivos. Será dura la posibilidad de ver un equipo de Boston poco competitivo, echaremos de menos el carácter, la calidad y el espíritu que transmitían Garnett y Pierce, muy representativos del aroma de la franquicia, pero las decisiones valientes suelen tener su merecido premio, aunque tengo la sensación de que hasta que llegue éste, los aficionados a los Celtics deberán armarse de paciencia..

El gesto

Mircoles, 31 Octubre 2012

Ese gesto o no gesto de Kevin Garnett hacia Ray Allen cuando éste se acercó a saludar a sus compañeros en el partido que ha inaugurado la temporada 2012-2013 tiene una carga simbólica que explica muy bien qué representan los personajes de los que estamos hablando. Garnett no ganará el Nobel de la Paz, ni siquiera el Príncipe de Asturias y no ejemplifica muchos de los valores que deben coronar a un deportista pero esa mentalidad sin grises de “conmigo o contra mí” tiene mucho que ver en su excelente nivel competitivo a estas alturas de su carrera.

Garnett “desprecia” a Allen más por fichar por Miami Heat que por abandonar los Celtics porque no hay rivalidad más grande ahora en la NBA que entre los Celtics y los Heat, una vez que la lesión de Derrick Rose en los Bulls les ha despejado enormemente el camino en el Este.  El partido inaugural se quedará en anecdota ante lo que nos espera por vivir entre estos dos equipos. A día de hoy los Heat parecen por encima de cualquier equipo de la competición, Lebron James está empeñado en acentuar su rol de jugador total, Wade parece muy recuperado de su operación de rodilla, Bosh proporciona equilibrio entre el juego interior y exterior, Battier no quita tiros a nadie y defiende por todos y luego está el señor Ray Allen que ha encajado en un equipo en el que se beneficiará de la capacidad de atención que generan sus compañeros.

Pero el brillo de Miami no debe dejar a un lado la admiración que debe provocar Boston Celtics. Un grupo empeñado en estar a la altura de su leyenda, alimentado por la voracidad competitiva de Pierce y Garnett y dirigidos por el cada vez más tremendo Rajon Rondo. La excitación (por no llamarlo odio) que despiertan los Heat en los Celtics es el principal estímulo que mueve la ambición del único obstáculo real que puede evitar que Miami Heat dispute su tercera final consecutiva. Boston Celtics es un equipo admirable.

¿Y los Lakers, qué?.  El equipo necesita tiempo, Nash y Howard son jugadores con demasiado impacto en el juego para esperar un óptimo rendimiento desde el inicio. Como suele suceder en estos casos, el entrenador Mike Brown empieza a estar más que señalado. Sin duda, tiene mucho trabajo por delante y es cierto que hasta ahora no ha dado con la manera de conseguir victorias. En la primera derrota contra Dallas ha dado la sensación de que aún es un equipo sin un plan muy definido en ataque,  ha recibido demasiadas canastas fáciles  y sobre todo ha metido 12 de 31 tiros libres, culpa de Mike Brown, sin duda….

Duncan y Garnett, dos estilos

Mircoles, 21 Marzo 2012

Tim Duncan y Kevin Garnett nacieron en el mismo año pero uno parece mucho mayor que el otro, o por lo menos esa sensación me da a mi. Camino de los 36 años, dos de los mejores “cuatros” de todos los tiempos (vale, quizás en el caso de Garnett me he pasado) afrontan sus últimas temporadas con una dignidad admirable resistiendo el empuje de los Love y Griffin de turno.

Estamos ante dos maneras radicalmente distintas de expresarse en un campo de juego. Duncan es un competidor sereno y poco dado a la parafernalia, su liderazgo en los Spurs no ha sido egoísta sino que ha permitido que bajo su protección se expresaran talentos diversos. En plena madurez y con claras muestras de declive físico, Duncan no intenta rebelarse ante lo inevitable sino que sabe adaptarse a las nuevas normas que imponen sus piernas. Lejos de los tiempos donde era imparable, el jugador de San Antonio Spurs mantiene una línea más que digna y es uno de los factores que explican la extraordinaria marcha de su equipo.

Si Duncan afronta el paso del tiempo desde la serenidad, intentando esquivar y entender lo que supone para su cuerpo tantas batallas libradas, Kevin Garnett lo hace desde la rebeldía. El jugador de Boston Celtics siempre parece un espíritu atormentado necesitado no de rivales sino de enemigos que transmite la necesidad de reivindicar su status dentro de su equipo y de la competición. Quizás esa es la energía que le mantiene en la élite después de tantos años, pero que nadie se engañe, tan competidor es Duncan como Garnett aunque los dos se expresen de manera distinta.

Como habréis adivinado, yo soy mucho más de Duncan. No sólo porque quizás estemos ante el mejor “cuatro” de todos los tiempos sino porque su carrera me ha parecido ejemplar en todos los sentidos. Su llegada a los Spurs les permitió obtener un anillo en los coletazos finales de David Robinson. Supo asumir de una manera natural el liderazgo que demandaba la franquicia cuando Robinson se retiró. Abrigó  y protegió a jóvenes talentos hasta que estuvieron maduros para compartir el protagonismo del equipo y, por encima de todo, se ganó el respeto de todo el mundo del baloncesto sin un escándalo ni una palabra más alta que la otra. Duncan ha sido el mejor sin necesidad de poner un adorno a ninguna de sus muchísimas cualidades, ahora, en el declive de su carrera es tiempo de recordarlo, valorarlo y disfrutarlo.

Lakers-Celtics. Inspiración Vs Solidez

Jueves, 3 Junio 2010

La final más deseada, la final más clásica, probablemente los dos equipos con más seguidores en el mundo, Los Angeles Lakers y Boston Celtics afrontan una Serie con numerosos ingredientes para considerarla una de las más atractivas de los últimos años

El camino de los dos equipos hasta la final ha sido enormemente autoritario y ha definido perfectamente los distintos perfiles que representan ambos conjuntos.

Los Lakers, que cuentan con el factor campo a favor se mueven al son de su talento. Cuentan con el jugador con más recursos ofensivos de la Liga y el pívot más inteligente del planeta. Parecen suficientes argumentos para derrotar a cualquier equipo si no fuera porque en cada encuentro tienen minutos dónde olvidan elementos imprescindibles que definen cualquier equipo campeón, la solidaridad y el sacrificio. Ahí es dónde entran los Celtics, veteranos, duros, competitivos, con infinidad de recursos ofensivos y una aplicación defensiva muy por encima de la de su legendario rival.

Una vez realizada la presentación general, es la hora de los detalles, esos que definirán una serie que se presume de máxima igualdad. Los Celtics mandan en la posición de base. Rondo supera en talento y capacidades a un Fisher que buscará su último? aliento para detener las acometidas del talentoso play maker de Boston. Rondo es un verdadero problema para los Lakers.

Para nosotros la atención se centrará en el duelo de Pau Gasol contra Kevin Garnett. Dentro de unos años, cuando se repase toda la trayectoria del jugador español, Garnett aparecerá mencionado muchas veces. Sus duelos no se pueden considerar legendarios pero sí han marcado la trayectoria de Gasol en la NBA. Garnett intentará imponer su físico para castigar al jugador de los Lakers en labores defensivas, mientras Gasol pondrá su cerebro a funcionar para dar el pase extra necesario, capturar el rebote decisivo e interpretar como nadie el juego de 2×2 junto a Kobe Bryant.

El mejor nivel de los Lakers supera al mejor nivel de los Celtics pero el rendimiento de los de Boston durante 48 minutos suele ser más constante que el del equipo de Phil Jackson. ¿Pronóstico? Ojalá haya séptimo partido..

Garnett y Gasol

Viernes, 26 Diciembre 2008

Decía Pau Gasol después de la esperanzadora victoria de los Lakers sobre los Celtics en el día de Navidad que ahora Kevin Garnett le respeta, algo que no sucedía en los primeros años del catalán en la NBA.

Garnett es uno de los grandes entre los más grandes, su carácter payasete y altivo y sus rifirafes pasados con Calderón y el propio Gasol (además de con numerosos jugadores) no le hacen un jugador especialmente querido en España pero su categoría como jugador está fuera de toda duda.

El ex jugador de Minnesota es uno de los referentes en la NBA de los últimos diez años y uno de los jugadores más completos de la liga. Siempre me han entusiasmado sus duelos con Pau Gasol por lo que representa de atractivo ver enfrentados a dos físicos parecidos, más atlético en el caso de Garnett, y con más envergadura en el caso de Gasol.

En el encuentro de ayer en el Staples, Garnett superó a Pau salvo los últimos cinco minutos. Por momentos asistimos a una reedición de las pasadas finales donde la potencia física del jugador de los Celtics ponía a prueba la extraordinaria inteligencia del jugador español. Esos cinco últimos minutos, y los nueve puntos que anotó Gasol en ese periodo pueden y deben tener un significado más que testimonial.

Por un lado, los Lakers deben saber que Gasol también es un jugador fiable en los momentos decisivos de los partidos y que contar con una alternativa a Bryant no les debilita sino les enriquece. Por otra parte, Pau demostró, una vez más, que cuando llega con la gasolina suficiente a los finales de los partidos no se arruga y tiene el carácter suficiente para liderar a su equipo.

Esperemos que la victoria también represente un punto de inflexión para estos desconcertantes Lakers, capaces de sufrir lo indecible ante Memphis y ganar con solvencia a los Hornets en Nueva Orleans y a los actuales campeones.