Blogs

Entradas con etiqueta ‘Klay Thompson’

El récord

Mircoles, 6 Abril 2016

Me gusta el esfuerzo que están haciendo los Golden State Warriors por pasar a la historia y me desagradan sus últimas derrotas que ponen en peligro, y serio, que puedan superar la marca de los Bulls de Michael Jordan. Entiendo el riesgo que supone que, a escasas semanas de comenzar los Play Offs,  Curry o Klay Thompson jueguen por ejemplo más de 40 minutos contra los Timberwolves pero ser el mejor equipo de la historia en la larguísima fase Regular tiene un enorme atractivo.

La pregunta que se hacen muchos seguidores es hasta qué punto merece la pena este esfuerzo físico y mental (son muchos meses hablando del tema y es inevitable que genere cierto desgaste en el grupo) por conseguir un registro que no garantiza ningún título y que está evitando cierta dosificación de los jugadores más importantes de los Warriors.

Mientras el equipo de California utiliza a sus jugadores en “modo play off” para lograr una marca histórica, los que pueden ser sus rivales más duros en el camino hacia el título hace varias semanas que están adecuando sus rotaciones y otorgando descansos puntuales a sus jugadores más importantes con el objetivo de llegar en la mejor forma posible a la Fase decisiva de la temporada. Seguro que los Spurs, que se enfrentarán a los Warriors en dos de los cuatro partidos que tienen pendientes, acentúan esta estrategia. Será interesante, con cuatro partidos por jugar y sin margen de error, ver cuál es la apuesta de Kerr por conseguir el objetivo. Particularmente, y frente a muchas opiniones contrarias, creo que el récord merece la pena y no compromete el objetivo del título. La solvencia de muchas victoria de la temporada ha permitido que los jugadores importantes no se hayan “quemado” en demasía y además puede suponer un buen estímulo mental para afrontar los Play Offs para un equipo que, más allá de derrotas sorprendentes en las últimas semanas, hace varios partidos que no muestra su mejor versión.

Leo declaraciones de Steve Kerr y entiendo que el objetivo de superar las 72 victorias de los Bulls está generando cierto trastorno en el equipo. El técnico utiliza argumentos a la defensiva cuando se le pregunta si hay obsesión por el tema y se justifica con los descansos que otorga a determinados jugadores como Bogut y Livingston para argumentar que los Play Offs siguen siendo su objetivo principal. Nadie duda de que un título tiene muchísimo más valor que un récord de victorias en la Liga Regular pero teniendo el objetivo a mano no se debe despreciar el hecho de luchar por un hueco en la historia. A buen seguro que los jugadores tienen cierto desgaste mental por un tema que les persigue desde hace meses y desean más que nadie que la temporada regular termine, pero insisto, la mejor preparación para los Play Offs sería que el equipo se propusiera recuperar su mejor nivel en estos cuatro partidos. Los Warriors han prestado mucha atención al juego y por eso han ganado muchos partidos. Son el mejor equipo de la Liga porque se divierten compartiendo el balón, cada jugador tiene claro su papel y son extraordinariamente solidarios en defensa donde suplen carencias físicas con inteligencia y actividad. El equipo ha bajado su rendimiento estas últimas semanas, quizás porque han priorizado la victoria al método. El último partido contra los Wolves ha sido un ejemplo muy claro de falta de concentración, poco celo a la hora de cuidar el balón y cierta relajación defensiva con el marcador a favor que ha permitido que el rival “llegara” de nuevo al partido.

Para que quede claro, para mí los Warriors actuales son peores que los Bulls de Jordan, por eso me encantaría que superasen su registro porque me parecería algo de un mérito extraordinario para una plantilla magnífica pero inferior no sólo a la de aquellos Bulls sino quizás también a la de algunos equipos actuales que no han atendido tanto a generar dinámicas colectivas de juego sino a crear climas agradables para sus estrellas. Los Warriors han sabido conjugar ambos aspectos, parece difícil que Curry jugara mejor en otro equipo y muchos de sus compañeros han alcanzado su máximo nivel compartiendo espacio con el mejor jugador del momento.

Crédito y grandeza

Viernes, 17 Mayo 2013

Pasada la Final Four de la Euroliga y en espera de que en la competición nacional se decidan las últimas plazas para luchar por el título, es inevitable volver la vista a los Play Offs de la NBA y disfrutar de un evento tan excepcionalmente promocionado que, a veces, incluso llegas a plantearte si alguna de las cosas que suceden se han gestado en algún estudio de guionistas.

Disfruto viendo los Play Offs de la NBA por su capacidad para humanizar a los héroes (Durant), para encumbrar a pequeños gladiadores (Nate Robinson), para reivindicar a la raza de los tiradores (Curry y Thompson) y para que un pívot, Marc Gasol defienda con grandeza lo trascendentes que deben ser en este deporte los hombres grandes si son utilizados en condiciones.

Detengámonos en cada uno de los nombres mencionados. Kevin Durant se quedará de nuevo sin optar a su primer anillo. Su equipo ha sido incapaz de superar el impacto de la lesión de Russel Westbrook. La derrota frente a los Grizzlies, por contundente, da para que se pueda cuestionar el liderazgo del bueno de Durant en la franquicia, sin embargo, su esfuerzo en la serie ha sido tremendo aportando como nunca en más aspectos del juego además de la anotación, sin duda, es mucho mejor jugador que antes de los Play Offs y, aunque hoy parezca lo contrario, está mucho más cerca de un título que, con toda probabilidad, tiene reservado en un futuro.

No soy muy de Nate Robinson, al contrario que a muchos de sus fans no me va su aire “tribunero” y, a veces, me cuesta trasladar la vistosidad de su juego a rentabilidad real para su equipo. No ha sido el caso en estos Play Offs, dónde su espíritu rebelde ha dotado de un gran interés a la serie entre su equipo Chicago Bulls y Miami Heat. Robinson es un jugón con un grado máximo de competitividad que, en la derrota, ha sabido liderar a un grupo que merece el máximo de los respetos.

De la pareja de tiradores de los Warriors, Stephen Curry y Klay Thompson ya he hablado en alguna otra ocasión pero me resisto a no volver a hacerlo por el placer que ha supuesto ver cómo incordiaban a esos Spurs tan sólidos y solidarios. La sensación es que lo mejor de Curry y Thompson está por venir tiene una pequeña nube acechando, los problemas físicos del primero. No voy a decir que estos dos jugadores sean atletas mediocres porque faltaría a la verdad pero su encanto viene por la calidad de sus gestos técnicos y por las ventajas que obtienen por una buena ejecución de los mismos. Será que soy un bicho raro, pero  prefiero cambios de mano y tiros de Curry en vez de 10 mates con la cabeza por encima del aro.

Y en estas, Marc Gasol y sus Grizzlies optan a jugar la Final de la NBA. Así de fácil y así de meritorio. El impacto de Marc Gasol en estos Play Offs está siendo tremendo. La intensidad con la que se juega estos partidos es brutal, tanta que, en muchas ocasiones afecta a la clarividencia y a la calidad de las acciones. Se juega con mucho corazón y, en ocasiones, muchas, falta calidad y cabeza. Aquí es donde aparece Marc Gasol, cuyo conocimiento del juego supera al de la mayoría de los jugadores. Sobre él gira el juego de unos Grizzlies construidos desde la solidez de su trabajo defensivo y la fortaleza, quizás inigualable de su juego interior. Y ahora llega Tim Duncan, qué bueno….

Warriors. El equipo del momento

Jueves, 3 Enero 2013

No creo que Golden State Warriors gane la NBA este año, pero pocos equipos son tan divertidos de ver como ellos. La temporada de la plantilla dirigida por Mark Jackson está siendo impresionante en cuanto a resultados y magnética si nos atendemos a su juego. No hay más que ver como viven los partidos los aficionados en Oakland para darse cuenta de que se está gestando una historia interesante y atractiva que nos hace rememorar aquellos comienzos de la década de los 90 dónde el mítico “Run TMC” (Tim Hardaway, Mitch Richmond y Chris Mullin) logró atraer la atención de todos los aficionados al baloncesto gracias a su apuesta por un baloncesto excepcionalmente dinámico  que trataba de compensar su ausencia de centímetros con una mayor dosis de velocidad y atrevimiento.

La historia de los Warriors actuales aún está por escribirse pero tiene una pinta estupenda. Probablemente faltan jugadores carismáticos en su plantilla pero hay muchos nombres sobre los que merece la pena detenerse. Stephen Curry está llamado a ser un constante All Star en los próximos años si logra que las lesiones le permitan cierta continuidad en su juego. Es un base con alma de escolta de los que logra llamar la atención cada vez que se levanta para tirar. A mí siempre me ha recordado un poco a Ray Allen (aunque juegan en posiciones distintas) por su elegancia driblando y la facilidad con la que realiza los gestos técnicos. Es un jugador muy interesante que crecerá a medida que vaya disputando partidos de nivel (unos play offs por ejemplo) que le hagan poner a prueba sus límites.

Si Stephen Curry está llamado a ser el eje sobre el que se vaya asentando este proyecto, David Lee es uno de los principales responsables del buen presente del equipo. Sin hacer mucho ruido, supera los 20 puntos y 10 rebotes por partido y sobre todo aporta a un grupo inexperto solidez y capacidad competitiva en ambos lados de la cancha. La influencia de jugadores como Lee va más allá de los números y alcanza a la responsabilidad que contagia a sus compañeros. Probablemente a David Lee no le de para liderar un equipo campeón pero es una pieza fundamental para consolidar hábitos ganadores en una franquicia en expansión como los Warriors. Por encima de todo, el ex jugador de los Knicks transmite hambre, elemento fundamental para que la química de cualquier colectivo funcione.

El rookie, Thompson y el banquillo.  No se puede hacer un buen análisis de los Warriors actuales sin mencionar la importancia que tiene su entrenador Mark Jackson en el proyecto. Jackson cumple su segunda temporada en los Warriors después de que en sus primeros meses al frente del equipo su continuidad llegase a estar cuestionada. El estilo que ha implantado va a favor de corriente de las características de unos jugadores que cada vez parecen sentirse más a gusto. Jackson siempre ha apostado mucho por Klay Thompson otro tirador “como los de antes” del que era difícil esperar un rendimiento tan bueno como el que está ofreciendo. Tampoco ha dudado Jackson a la hora de conceder muchos minutos al rookie Harrison Barnes que además de capacidad atlética ofrece bastantes intangibles muy necesarios.

A día de hoy Golden State Warriors han ganado 22 partidos y Los Angeles Lakers, 15. Impensable a comienzo de temporada. ¿La diferencia? Piernas frescas, hambre de triunfos y cada jugador ofreciendo lo que se espera de él en la posición dónde puede hacerlo. La lógica suele imponerse y el panorama cambiará cuando se completen los 82 partidos, o quizás no… mientras tanto yo prefiero ver jugar a los Warriors.