Blogs

Entradas con etiqueta ‘Kleiza’

El mapa de la Euroliga

Viernes, 18 Octubre 2013

Pienso en lo primero que se viene a la cabeza sobre la recién comenzada edición de la Euroliga y llego a la conclusión de que, probablemente, el año pasado por estas fechas tenía muchas ideas parecidas.

Que si Barça y CSKA son favoritos, que vaya equipazos tienen los turcos, que seguro que Maccabi da guerra, que el Real Madrid puede imponer su estilo también en Europa y que no parece que Olympiacos llegue al nivel de los equipos anteriores (¿me llevaré otro ZAS¡?).

Así que pretendo rascar un poquito más y centrarme en algunos aspectos que merecen llamar la atención sobre la evolución de una competición fantástica, destinada a convertirse en una liga cerrada que tiene su lunar en que no ha sabido enriquecerse con la presencia de proyectos deportivos que han merecido el enorme reconocimiento que supone formar parte de ella.

Porque la Euroliga mola y mucho. Es una competición de grandes historias. La de los jóvenes que empiezan a abrirse camino en la élite europea como Gentile o el jovencísimo base del Fenerbahce, Ilkay, terreno redentor como lo fue para Nachbar en el pasado y puede serlo para Kleiza en el presente y el particular talón de Aquiles de jugadores brillantes a los que la Euroliga parece empeñada en poner piedrecitas en su camino año tras año como Milos Teodosic, o les recuerda que hay mucho por hacer todavía como a Nikola Mirotic. La Euroliga es un “medidor” extraordinario. Primero de jugadores, aquello de “Nivel Euroliga” o no que decide un buen puñado de euros o dólares; también de entrenadores exigidos como nunca por el potencial de equipos y del resto de técnicos y, por último, del propio juego, acostumbrado últimamente a que le hundan sus tópicos por el éxito de tipos como Hynes, que han depreciado el valor del centímetro en el mercado.

También, por qué no decirlo, la Euroliga es  un reflejo de la situación general del continente y de la gestión deportiva en los distintos países. Así, cada vez es más reconocible el paulatino auge en el baloncesto de clubes alemán, que aún tardará tiempo en dar un equipo candidato al título pero que va ganando peso por el respeto y seriedad con el que abordan sus proyectos. También son muy identificables esos proporcionados pabellones franceses repletos de entusiastas seguidores.  Cierto que tampoco será francés el próximo campeón pero no deben dejar de reconocerse proyectos muy serios con jugadores muy interesantes que mientras esperan ofertas mejores al menos tienen asegurado su sueldo a final de mes (por cierto, ¿cuánto durará Ajinca en Strasbourg..?).

Barça Favorito, pero no tanto

Jueves, 6 Mayo 2010

Sería injusto no conceder grandes posibilidades de éxito al Regal Barcelona en la Final a Cuatro de la Euroliga. Cuesta encontrar un equipo con una trayectoria tan impecable en los últimos años. El máximo nivel de juego del equipo catalán en esta temporada está varios pies por encima del mejor baloncesto realizado por cualquier otro equipo.

Resaltar los méritos del Barça no debe hacernos perder la perspectiva sobre la dificultad de conseguir cualquier título y más uno tan prestigioso como la Euroliga. Los tres equipos que acompañarán a los de Xavi Pascual en París son conjuntos de un enorme potencial y, sobre todo, extremadamente competitivos. Para nosotros son más conocidas las hazañas del Barça pero nunca viene de más que advirtamos sobre las capacidades y virtudes de CSKA Moscú, Partizan y Olympiakos.

CSKA Moscú. El valor de la experiencia. Lo reconozco, yo también he pecado. No daba un duro por el equipo de Pashutin esta temporada. Xavi Pascual me ha puesto en mi sitio ( a mí y otros muchos) esta semana al afirmar que presuponíamos que Pashutin era peor que Messina por puro desconocimiento. Pascual sabe de lo que habla porque él ha sufrido y, aún sufre, el sorprendente rigor con que se mide a los técnicos más alejados de los focos mediáticos. El CSKA ha ido de menos a más en su trayectoria europea. Empezó titubeante pero derrotó con mucha autoridad al Caja Laboral. Un rival incomodísimo para semifinales con los ya conocidos Smodis, Langdon y Siskauskas al frente y con jóvenes como Kaun o Vorontsevich que representan el relevo generacional que se avecina en Moscú. El Barça ganará si impone la superioridad física de sus interiores y si Ricky Rubio logra llevar el partido a un ritmo que exprima la amplitud de banquillo azulgrana.

Olympiacos. Por fin, un proyecto. En un club donde la lógica ha brillado por su ausencia en los últimos años, es de valorar la sensatez con la que ha actuado en las dos últimas temporadas. El año pasado empezó a construir un equipo capaz de todo que no consiguió ninguno de sus objetivos pero que apuntó estar cerca de lograrlo. El proyecto ha continuado y se ha mejorado con jugadores de primer nivel como Kleiza. Después de dos años, los del Pireo parecen preparados para conseguir el título. Carece de la brillantez en el juego del Regal Barcelona pero es el equipo con más recursos para poner en problemas a los de Xavi Pascual. Bases talentosos y físicos, aleros poderosos capaces de limitar a Mickeal, interiores versátiles y un entrenador con experiencia y que sabe manejar a la perfección los egos de las supuestas estrellas que le acompañan.

Partizan Belgrado. Nada que perder. El candidato con menos opciones. Sin duda, el equipo con más mérito de Europa.  Que jugaran la final sería una sorpresa, que la ganaran completaría otra página brillante de su historia al nivel de aquel equipo que fue Campeón de Europa jugando como local en Fuenlabrada. Su entrenador, Dusko Vujosevic es uno de los genios olvidados  de este deporte. Un mago habituado a crear estrellas y, en algunos casos a inventarlas, como ocurre con Alexs Maric, comparsa en Granada y una de las revelaciones del año en la mejor competición europea. Sus opciones pasan por ser capaces de aprovecharse de la responsabilidad de sus rivales y saber exprimir su papel de víctimas propiciatorias. Es un equipo joven pero tremendamente disciplinado que tiene su principal aval en su extraordinaria aplicación defensiva que compensa los minutos malos que suele tener cada partido en ataque donde acusa la falta de una verdadera referencia anotadora.