Blogs

Entradas con etiqueta ‘Lituania’

Ritmo y Equilibrio

Domingo, 14 Agosto 2016

España no afrontó un partido más de Primera Fase contra Lituania sino un todo o nada. En estas condiciones, la fiabilidad del equipo de Scariolo es máxima. No es que se “pongan” a jugar cuando quieran sino que este grupo tiene muy identificada la diferencia entre lo importante y lo fundamental o entre lo eventual y lo definitivo. Veremos, al acabar la primera fase, cuál ha sido el precio de las dos primeras derrotas pero la realidad es que el encuentro contra Lituania deja motivos para la ilusión.

“Es el ritmo, estúpido” que diría aquel. En efecto,  España es otra cuando lleva a los partidos a un ritmo muy elevado tratando de evitar jugar en igualdad en media pista. Jugando rápido, las prestaciones de Ricky Rubio, Llull y Rudy Fernández se multiplican en ataque con el consiguiente refuerzo positivo que les anima para apretar al máximo al jugador con balón y líneas de pase en defensa. Hay pocas líneas exteriores mejor preparadas para este trabajo defensivo que incomoda la circulación del balón y obliga a gastar segundos en acciones intrascedentes al resto de equipos. Desde la actividad defensiva y controlando el rebote, España jugó sus mejores minutos (y casi los mejores minutos de cualquier equipo en el torneo). No hubo espacio para botes sin sentido, ni para malos tiros sino para una gran ocupación de los espacios, generosidad en el pase y un acierto en el lanzamiento que se fue consolidando según aumentaba la diferencia en el marcador. Cuando la cabeza está liberada y el marcador ayuda, la efectividad es más fácil de encontrar.

Una mención especial para Ricky Rubio porque ha demostrado madurez para salir de un momento complicado y por encima de todo por la manera en que lo ha hecho, con arrojo y recordando cuales son las virtudes que debe aportar al equipo. Un guiño también a Scariolo por su confianza intacta en el base catalán después de las dos primeras derrotas. El técnico italiano no ha realizado grandes cambios en sus rotaciones desde el comienzo del torneo pero ha identificado muy bien cuales son los aspectos de mejora que precisaba el equipo. En defensa, ha exigido más agresividad y riesgo a su línea exterior y en ataque, además de una mayor velocidad, y en ataque combina los movimientos para Pau Gasol en el poste bajo con otras acciones que ayuden a que otros jugadores se puedan “meter” en los encuentros.

El próximo y decisivo duelo contra Argentina será una nueva prueba del equilibrio en el juego de España. A priori, la superioridad de Gasol sobre los pívots argentinos es enorme y obligará a que el pívot de los Spurs esté bien “alimentado” pero sería bueno no convertir esta necesidad en una obsesión y confirmar que, con el paso de los días, España está sumando jugadores a la causa. Está por ver cómo afrontan los argentinos su partido, una vez clasificados para cuartos y con mucho desgaste en las piernas de jugadores importantes. Su duelo contra Brasil fue una demostración de carácter y raza pero también dejó ver ciertas debilidades defensivas que hacen pensar que España es muy superior al combinado albiceleste. Si se confirman los pronósticos, España será segunda y jugará contra el tercero del otro grupo (conviene recordarlo) antes que un hipotético duelo en semifinales contra Estados Unidos. No hay espacio para cambalaches esta vez y las dos primeras derrotas tendrían su “premio” pero mejor pensar en ganar a Argentina y luego ya veremos..

Orgullo, Corazón y el Señor Jiménez

Viernes, 22 Agosto 2008

España jugará la final de los Juegos Olímpicos después de 24 años cerrando un ciclo mágico de los nuestros con tres finales consecutivas en el Campeonato del Mundo, Europeo y finalmente estos Juegos de Pekín.

Nuestra selección ha conseguido la victoria en un partido emocionante, lleno de matices de interés y mostrando una gran capacidad para sobreponerse al extraordiario acierto de los lituanos.

Lituania ha creado muchos problemas a España a través de situaciones de bloqueos centrales aprovechando la extraordinaria capacidad de Jasikevicius en este tipo de juego. Durante más de 30 minutos, los nuestros se vieron incapaces de encontrar una alternativa eficaz para defender esta situación que obligaba a nuestra defensa a abrise demasiado y a conceder demasiado espacio para los terribles tiradores bálticos. España logró mantenerse en el partido gracias al trabajo de sus, con todo el respeto, “obreros”, en especial de Felipe Reyes y Carlos Jiménez y dio la puntilla a los lituanos a través de Gasol y Rudy Fernández que fue el encargado de anotar cuando España consiguió la renta definitiva.

Permitidme unas líneas para el capitán de la selección, Carlos Jiménez. Sí, ya sé que llevo muchos días hablando de él y destacando su trabajo, pero hoy ha vuelto a estar excelso en muchísimas facetas del juego. Jiménez es un jugador de entrenadores más que del gran público pero espero que este encuentro sirva para un reconocimiento más amplio para un jugador que no sólo se ha mostrado ejemplar en el campo sino que empezó a cambiar el rumbo del equipo con sus declaraciones avisando de cuál debía ser el camino correcto del conjunto si quería alcanzar el éxito.

El partido dejó de nuevo la confirmación de que estamos ante una generación de ganadores, capaces de sobreponerse a situaciones adversas en un partido que pintaba bastante mal ante la comodidad ofensiva de Lituania. La final olímpica es un justo premio para dos entrenadores brillantísimos. El primero Aíto García Reneses, que vivirá una final olímpica como premio a una extraordinaria trayectoria, hoy nos dejó una gotita más de su sabiduría cambiando el ritmo del partido con una defensa zonal en el momento oportuno que incomodó sin duda a Lituania. El segundo entrenador, que no debemos olvidar, es Pepu Hernández, de cuya labor durante los dos años anteriores seguro que se ha beneficiado el propio Aíto y que, a buen seguro, está disfrutando del éxito de este grupo que también es un poco suyo.