Blogs

Entradas con etiqueta ‘marcelinho huertas’

Madurez y convencimiento

Mircoles, 25 Junio 2014

La euforia y confianza con la que está jugando el Barcelona la final no es exclusivamente el fruto de la madurez y el orgullo herido de un equipo sino también de  la debilidad que ha transmitido el Real Madrid desde el comienzo de los Play Offs. El nivel de conocimiento de estos equipos es tan grande que permite pensar que el Barcelona ha detectado debilidad y falta de química en su rival y eso ha contribuido a espantar todos los fantasmas que le perseguían en las últimas fechas. El club catalán llegó a la final pensando que tenía pocas opciones y se ha encontrado dos de los partidos más cómodos en ataque de toda la temporada. Demasiadas facilidades para un equipo que cuenta con el base más en forma del momento, Marcelinho y un entrenador habituado a manejarse de manera espléndida cuando su equipo no parte como favorito.

En ese punto nos encontramos. Los de Xavi Pascual juegan con una confianza tremenda, la tranquilidad que da esa sensación de que, a poco que circulen el balón, encontrarán siempre una posición ventajosa de tiro. El Real Madrid lucha contra la rutina, su incapacidad de adaptar las rotaciones a lo que demanda el partido y el desgaste moral que supone verse tan vulnerables en defensa.

El Plan. Tópicos aparte (es muy difícil ganar dos partidos seguidos, el Barcelona no puede estar otra vez tan acertado, etc), la realidad es que si el Real Madrid quiere optar a este título debe encontrar ideas nuevas que estimulen al grupo, que les haga volver a creer en sus opciones y que obliguen a su rival a dudar, algo que no han logrado hasta el momento. El Real Madrid de Pablo Laso ha ofrecido momentos magníficos porque su entrenador era capaz de crear entornos adecuados para que sus jugadores pudieran ofrecer su mejor versión. Actualmente ese entorno no es útil porque hay jugadores presos de rotaciones rutinarias (Sergio Rodríguez), desconectados del equipo (Mirotic) y otros que, enrocados en su papel de especialistas, se ven superados por la dinámica actual (Darden, Slaughter).

En este punto, para que el Real Madrid pueda competir en el Palau contra el Barcelona necesita encontrar recursos que le hagan menos previsible (¿cambios en el quinteto inicial?), repasar sus conceptos defensivos y no exagerar su preocupación por la conexión Huertas-Tomic que tantos tiros librados está permitiendo a sus compañeros.

Serán importantes las decisiones que tome el Real Madrid pero lo decisivo será el convencimiento con el que realicen sus jugadores el plan establecido. En este punto me detengo para ponderar la sensatez que ha demostrado el Barcelona para seguir creyendo en las propuestas de su entrenador que, además, ha tenido la habilidad de reforzar a su núcleo duro a pesar de que ha tenido momentos durante la temporada para dudar de determinados jugadores. Desde fuera, el transcurso de la final y la comunicación verbal y gestual de ambos equipos dejan entrever una madurez en el vestuario azulgrana que les hace focalizar exclusivamente su atención en conseguir el título y dejar a un lado cuestiones personales. Me cuesta aseverar desde la distancia que ese no sea el objetivo principal de los jugadores del Real Madrid, pero las sensaciones que transmite el grupo indican un desgaste emocional que les limita para encontrar su máximo nivel de concentración, esfuerzo y acierto. En sus manos está recuperar esos valores porque en contra de los pronósticos que se pudieran hacer antes de la Final, si el partido va a 100 puntos, ahora gana el Barça.

La mochila de Milán

Viernes, 20 Junio 2014

Ya comenté las heridas que dejó la Final Four de Milán en Real Madrid y Barcelona. El paso de las semanas reafirma la sensación de que algo se rompió en el equipo blanco. Y sí, los de Pablo Laso están en la final de la Liga Endesa y su facilidad para anotar hace pensar que pueden levantarse de la primera derrota en la Serie pero algo ha cambiado en la manera de jugar, de sentir y de mirarse dentro del equipo. El Real Madrid ha enamorado porque su brillante propuesta de juego estaba sostenida por una actividad y esfuerzo admirable. Desde hace unas semanas el equipo anota mucho pero no juega bien porque ha abandonado un principio fundamental que acompaña cualquier éxito, la solidaridad.

Y sí, todavía creo que el Real Madrid tiene muchas opciones de ser campeón de liga, pero de un tiempo a esta parte abundan los ataques fruto del talento individual o del orgullo pero se echa en falta mayor circulación, equilibrio y, sobre todo, pases, todo lo contrario que exhibe un Barcelona muy consolidado en su idea de crear desde la conexión Marcelinho-Tomic pero capaz de tener variantes ofensivas, paciencia para encontrar buenas opciones de tiro y solidez mental para no irse de los partidos ante los “arreones” sin continuidad de los de Pablo Laso. El deporte es así, los dos equipos han ganado los mismos partidos en los Play Offs pero, sin embargo, esas victorias parecen haber reforzado las convicciones y roles en el Barcelona (sobre todo ese último partido en Valencia) y han generado dudas en el Real Madrid.

Mirotic y los bases. Reitero una idea que ya he comentado en otras ocasiones. El dominio entre Real Madrid y Barcelona se inclinó hacia los blancos cuando Mirotic empezó a “comerse” a Lorbek. El Barcelona era consciente de su problema en la posición de “cuatro” el pasado verano cuando fichó a Nachbar y ya ha tomado medidas para el futuro (con el fichaje de Doellman, dicen). El momento de forma mental de Mirotic nivela la balanza en la posición. El Jugador de origen montenegrino es un buen termómetro que ejemplifica lo que sucede en el equipo. La ausencia de protagonismo en ataque le conduce a desentenderse en defensa porque se puede asumir que Nachbar le castigue lanzando pero cuesta entender que le haga daño cerca del aro. Respecto a los bases, asumiendo que Llull es el jugador por el que más apuesta Laso, a veces la rigidez con la que se manejan las rotaciones de Sergio Rodríguez van en contra del desarrollo del partido. El Real Madrid se está acostumbrando a comienzos fríos que siempre obligan demasiado al base canario. La ausencia de Rodríguez en momentos decisivos del primer partido fue cuando menos llamativa y contrasta con la confianza con la que juega Marcelinho, espléndido, decisivo y perfecto ejecutor de las buenas propuestas de su técnico, Xavi Pascual sobre el que hablaremos otro día del por qué sus defectos (que tendrá, como TODOS los entrenadores) siempre son más repicados que sus indudables y numerosas virtudes.

El ciclo del Madrid, el momento del Barça

Jueves, 15 Mayo 2014

Después del exitazo de Valencia Basket, Real Madrid y Barcelona optan a que los equipos de la Liga Endesa monopolicen los títulos de clubes europeos.

El encuentro de la Final Four de Milan entre madrileños y catalanes tiene muchísimos atractivos, más allá de la trascendencia del choque. No sólo medirá en la competición de mayor prestigio las diferentes propuestas de ambos clubes sino que respaldará o llenará de incógnitas dos proyectos destinados a ganar pero con un grado de urgencia algo distinto. Es probable que el Real Madrid llegue algo más presionado a este partido. Su temporada es intachable y su juego ha calado de manera indudable en estos tres últimos años. Ha conseguido enganchar a una afición necesitada de estímulos y se ha ganado la admiración de muchos seguidores. Parece el momento perfecto para redondear el proyecto con la Euroliga  pero este hecho puede volverse en contra y generar cierta ansiedad en determinados momentos.

El Barcelona llega en un momento extraordinario, las piezas parecen por fin encajar y los jugadores incorporados el pasado verano tienen más definidos sus roles y las necesidades del colectivo. Sin duda, que representando al club que lo hacen, acudirán muy responsabilizados pero tengo la sensación de que el equipo dirigido por Xavi Pascual está aprovechando de manera positiva esa sensación general de que “ahora es el ciclo del Real Madrid” para encontrarse bastante cómodo cada vez que compite contra los blancos. Es cierto, la balanza en los últimos duelos es muy favorable al Real Madrid pero siempre, desde la pasada final de la Liga,  hasta la última Copa del Rey, los de Xavi Pascual han obligado al club madrileño a jugar al máximo y han cuestionado su triunfo hasta los últimos instantes. Los partidos han sido más parejos que las sensaciones previas que desprendían ambos conjuntos.

No es difícil por tanto imaginarse un partido apretado en el que nuevamente habrá que estar muy atentos a los mensajes que dirigen los entrenadores desde el banquillo. Laso deberá encontrar soluciones a la conexión Huertas-Tomic y Pascual deberá decidir si apuesta por Sada para limitar a Sergio Rodríguez o traslada las preocupaciones del canario a su parcela defensiva otorgando minutos a Jacob Pullen. Para el Real Madrid será importante controlar los primeros minutos de anotación de Tomic porque el croata se desengancha de los partidos si en los momentos iniciales no encuentra el aro con facilidad. Otro reto de los de Pablo Laso será limitar el verdadero termómetro del Barcelona, el triángulo Oleson-Papanikolau-Nachbar, tan buenos jugadores como irregulares, sobre todo en el caso de los dos últimos. Como aliciente, será muy interesante comprobar el protagonismo y atrevimiento con el que juega Abrines.

El Barcelona ha mostrado debilidad contra el Real Madrid en la posición de “Cuatro”. Seguro que Xavi Pascual ha pensado en eso. Su jugador más en forma en esta posición es Nachbar pero los momentos que ha jugado contra Felipe Reyes, han sido minutos muy favorables para los blancos por el dominio del rebote del capitán del Real Madrid. Soy de los que piensa que en este ciclo Barcelona-Real Madrid, el aire empezó a cambiar cuando se invirtió el jugador que dominaba en la pareja Lorbek-Mirotic. El jugador esloveno aún conserva mucho talento pero no es el jugador de hace tres temporadas cuando castigaba la inexperiencia de Mirotic jugando cerca de la canasta.

El partido tendrá momentos para dos figuras históricas de nuestro baloncesto. Juan Carlos Navarro no está haciendo una buena temporada pero suele “liarla” en estos eventos. Rudy Fernández vive una plenitud fantástica y es el jugador diferencial que se esperaba y que echó en falta el Real Madrid en la Final del año pasado. En definitiva, un partido impresionante, con tufillo a Final Anticipada, que no sólo dará acceso a un título sino que rodeará de brillo o dudas a dos equipos que han ofrecido duelos maravillosos en los últimos años.

Antes y después del “Tiro de LLull”

Domingo, 9 Febrero 2014

Difícil ser concreto y seleccionar las ideas después de la Final de la Copa del Rey entre Real Madrid y Barcelona. Un partido marcado  por un desenlace que pasará indudablemente a la historia de una competición llena de tiros decisivos para ganar el título. Cuesta no engancharse a un deporte que permite ver cómo un equipo que entró derrotado en el último minuto se dio una opción de ganar y sólo perdió el trofeo en el último segundo a manos de un hombre habituado a realizar tiros decisivos pero no tanto a convertirlos.

Me alegro que LLull tenga premio a su osadía y que pueda dar brillo a un partido, el suyo, poco acertado ofensivamente pero excepcional en el apartado defensivo donde ha condicionado la actuación de todos los jugadores con los que se ha emparejado.

Aunque dentro de muchos años sólo se recordará el “Tiro de LLull”, el partido ha dejado varios detalles significativos, por lo determinantes en el desenlace y porque seguirán marcando los duelos entre estos dos equipos en las competiciones que quedan en disputa.

- Marcelinho Huertas ha sido el factor fundamental de que el Barcelona haya tenido opciones hasta el final de llevarse el título. Parece claro que el Barcelona tiene un plan defensivo que incomoda al Real Madrid pero eso no sería suficiente sin la clarividencia en el juego “dos contra dos” del base brasileño. La cuestión de su relevo durante los partidos es un tema que queda pendiente y generará debate durante lo que queda de temporada. Pascual sigue confiando en Sada para estos eventos y dio la sensación de que Laso se lo agradeció permitiendo que sus defensores ayudaran en posiciones interiores o se protegieran de posibles faltas cuando empezaba a ser un problema. La otra cuenta pendiente que ha confirmado esta final para el Barcelona viene determinada en la posición de “cuatro” donde Mirotic y Felipe Reyes dominan a Lorbek y Nachbar, jugadores de talento pero quizás poco fiables a la hora de competir, por lo menos actualmente. La dinámica entre estos dos equipos en los dos últimos años bien podría explicarse en la evolución de Mirotic y en cómo Lorbek ha dejado de ser el principal dolor de cabeza del Real Madrid.

Después del dolor de no ganar un título el Barcelona abandona Málaga con muchos minutos de muy buen baloncesto en sus tres partidos, con la sensación de que es un equipo más sólido que hace dos meses y como firme candidato a ganar la Liga Endesa y La Euroliga.

Hasta ese fatídico minuto final, posteriormente arreglado con el tiro de LLull, la sensación que me ha transmitido el equipo de Pablo Laso ha sido la de haber aprendido la lección de recientes experiencias donde no había sabido subir la intensidad al nivel que requería el partido. Los blancos han confirmado en la Final de Copa sus progresos en el trabajo defensivo de esta temporada. Apoyado en los diferenciales Rudy Fernández y Nikola Mirotic ha sabido encontrar soluciones a cada problema que le planteaba el Barcelona haciendo gala de su mejor virtud defensiva, el trabajo de sus jugadores en el lado contrario del balón. No es sólo la defensa lo que ha permitido el salto de calidad de este equipo sino también la versión “estrella” de un Rudy Fernández muy mejorado respecto al del curso precedente.  Si interpretamos esta Copa del Rey como la primera batalla de estos equipos esta temporada, se  ha confirmado que Carroll cada vez tiene más problemas para “llegar” a los partidos contra el “Barça” y que necesitará un mayor rendimiento de Bourousis. Quién sabe si Mejri pueda estar al nivel de estos partidos, particularmente tengo curiosidad por comprobarlo.

El partido deja como ganadores al Real Madrid y a este juego que parece necesitar permanentes motivos para reivindicarse. Habrá tiempo de rascar algo más sobre esta edición de la Copa que aparte de una final emocionante deja la sensación de que, a pesar de propuestas admirables la diferencia entre los dos equipos más poderosos económicamente y el resto es cada vez mayor.

La Copa desde el Base

Mircoles, 5 Febrero 2014

Bueno, pues ya está aquí, una nueva edición de la Copa nos espera con grandes alicientes y pocas certezas. Siempre que se avecina un acontecimiento de este tipo hago el ejercicio de seleccionar aquellos aspectos en los que me apetece fijarme de cada evento. Porque más allá del ganador y los perdedores, la Copa siempre deja historias, propuestas, momentos, nombres y anécdotas que formarán parte del particular banco de imágenes de cada uno.

Pienso en esta Copa y creo que la actuación de los bases tendrá que ver mucho con su desenlace. Creo que el Real Madrid marca diferencias en esa posición porque tiene al mejor base del momento, Sergio Rodríguez y porque los minutos que no juega el canario cuenta con la actividad de Llull (en dinámica muy positiva) y el meritorio trabajo de Draper, capaz de sacrificar la llamada de su ego por atender las necesidades del colectivo.

Es por eso que cuando valoro a otros candidatos sólo me los imagino como campeones con un rendimiento óptimo de sus directores de juego. Será interesante ver si Marcelinho Huertas es capaz de enlazar tres partidos al máximo nivel y cómo y con quién administra Xavi Pascual sus descansos, si con el sólido pero previsible Sada o con el “Guadiana” Pullen. La conexión Marcelinho-Tomic ocupará bastante tiempo de análisis por parte de los entrenadores. También en Málaga veremos si jugadores como Lafayette confirman lo apuntado en las últimas semanas en un evento de esta magnitud. Desde luego, sería muy injusto no calificar a su equipo,  Valencia Basket como un serio aspirante al título.

Del rendimiento de sus bases también dependerán y mucho, dos equipos que saben lo que es ganar este trofeo como Laboral Kutxa y el anfitrión Unicaja. En el equipo vitoriano, Heurtel es un jugador más asentado y maduro al que aún le falta algo de constancia en su rendimiento. Cualidades tiene para ser otro ejemplo de jugadores que aprovechan la Copa para revalorizarse e impulsar su carrera. Nocioni y Pleiss necesitan apoyo para elevar el nivel de su equipo, si Heurtel está por la labor el equipo vitoriano se tornará mucho más peligroso. El peso de la dirección en Unicaja recaerá en un Jayson Granger que ha justificado de sobra su fichaje por el equipo andaluz. El base uruguayo tiene personalidad y carácter de sobra aunque tiene esa sombra de ser el base con peor porcentaje de tres puntos entre los presentes, algo que le puede penalizar en los momentos decisivos de los partidos donde hacer bandejas es muy complicado. (No creo que tenga lectores en Siena pero no les hará mucha gracia este último párrafo).

También en Zaragoza saben lo que es ganar la Copa del Rey, y sí, eran otros tiempos, pero la historia que está construyendo este Cai es igual de meritoria por el camino que ha tenido que recorrer para llegar a su momento actual. Pedro Llompart ha sabido aprovechar la marcha de Van Roosom para consolidar su posición en el equipo y mejorar su rendimiento respecto a la temporada pasada. Llompart siempre ha rendido mejor cuando se ha sentido titular y ha llevado peor las dinámicas de “compartir minutos”.

La pareja Bellas-Oliver es una de las claves del rendimiento de Herbalife. Se ha dado por seguro que a Pedro Martínez le tocó el rival que menos le apetecía pero no tengo tan claro que Pablo Laso no pensara lo mismo. El equipo canario tiene la virtud de que siempre “hace partido” a sus rivales y tengo pocas dudas de que esta vez ocurrirá lo mismo. Tanto Tomás Bellas como Albert Oliver garantizan buena toma de decisiones, atrevimiento en los minutos finales y una solidez (no llegan a las 4 pérdidas por partido entre los dos) de la que pueden presumir pocos equipos.

El base titular de Iberostar Tenerife es un claro ejemplo de lo que ha significado este equipo y de la capacidad que ha tenido su entrenador, Alejandro Martínez para convencer a buenos jugadores, como Ricardo Úriz, de que aún no habían alcanzado el máximo nivel en su juego. No voy a mentir, nunca pensé que Úriz pudiera ser el base-referente de un equipo que jugara la Copa del Rey pero nadie alcanza este objetivo por casualidad. No es el mejor base de la Copa pero su temporada probablemente sea la de más mérito, quién sabe si su historia también tendrá otra página brillante en Málaga.

¿Qué prefiere Pedoulakis?

Lunes, 15 Abril 2013

Desde que se conoció que el Barcelona Regal se enfrentaría al Panathinaikos en Cuartos de Final de la Euroliga flotaba la sensación del recuerdo de la eliminatoria de hace dos cursos donde el equipo griego, dirigido por Obradovic, eliminó al conjunto catalán, entonces vigente campeón. Lo cierto es que los dos primeros partidos de la actual serie han contribuido a reforzar esa sensación de cierto temor por las dificultades que ha encontrado el equipo dirigido por Xavi Pascual en imponer su ritmo de juego, o mejor dicho por la cierta comodidad con la que ha impuesto su plan el equipo heleno.

Siendo realistas, es cierto que no es el mejor escenario posible acudir al OAKA con la obligación de ganar al menos uno de los dos partidos pero el Barcelona tiene la suficiente entidad como para que podamos calificar de algo bastante normal que logre llevar la serie al quinto partido. No tengo claro que la “agitación” ambiental  sólo sea un obstáculo para el Barcelona Regal, sino que también puede influir negativamente en los jugadores locales y hacerles  jugar con un punto más de ansiedad que les desvíe de ese ritmo bajo que han escogido como mejor táctica para competir contra el Barça.

En este punto de la eliminatoria, es muy interesante observar cuál es la decisión de Xavi Pascual respecto al manejo de los recursos de los que dispone. Si nos fijamos en el rendimiento de sus jugadores sorprende la poca aportación de Lorbek y la reducida participación de Marcelinho Huertas. En ausencia de Mickeal y limitado Navarro se hace imprescindible que Lorbek de un paso adelante. Cierto es que su temporada está siendo tan cuestionable como su condición física pero aún así es un factor diferencial que probablemente esté siendo poco utilizado. Soy poco dudoso con Víctor Sada y basta con repasar esta bitácora para encontrar numerosos elogios hacia su figura pero si el Barcelona quiere acceder a la Final Four necesitará en mayor medida la brillantez del juego en el 2×2 de Huertas, su anotación en momentos importantes y su capacidad para hacer partícipes del juego especialmente a los jugadores interiores.

Al final, todo es cuestión de gustos. En mi opinión, Sada tiene en una de sus múltiples virtudes su capacidad de adaptarse a los partidos rápidamente, de ser capaz de resultar determinante jugando poco tiempo. Por el contrario, considero que Marcelinho Huertas rinde más cuando se siente importante desde el comienzo del encuentro, cuando los primeros minutos descubre la manera de conectar con sus jugadores interiores y es capaz de interpretar qué planteamiento defensivo realiza el rival. Es un grandísimo jugador que pierde eficacia en un rol de “segundo” base. Seguro que Xavi Pascual tiene muchísimos argumentos y partidos guardados que rebaten esta teoría, seguro que tiene razón pero ¿Qué prefiere Pedoulakis, el entrenador de Panathinaikos?.

6 derrotas y algo más

Jueves, 20 Diciembre 2012

Sorprende y mucho la situación del Barcelona Regal, su número de partidos perdidos es inesperado a estas alturas de temporada pero aún es más destacable la sensación de vulnerabilidad que transmite un grupo muy poco acostumbrado a lidiar con la derrota. Que nadie se equivoque, no es la Copa del Rey lo que está en juego sino la validez de un proyecto que se fundó esta temporada con la intención de seguir siendo una referencia del baloncesto europeo a la vez que formaba a jóvenes talentos capaces de asegurar la transición cuando los Navarro, Lorbek y compañía dieran un paso a un lado.

No tengo ninguna duda que el conjunto catalán peleará por todos los títulos en juego, su plantilla y su entrenador dan para pensar que pueden ganar a cualquier rival pero este hecho no debe alejarnos de algunas realidades cuestionables que nos están dejando estos primeros meses de competición.

- Tomic/Jawai y el “pick and roll” en defensa. El croata y el australiano son dos jugadores ofensivos brillantes que, sin embargo, ofrecen un punto muy vulnerable en defensa. El éxito del Barcelona de los últimos años se basaba en dominar como nadie la defensa de situaciones ofensivas muy repetidas en el baloncesto actual. La Liga Endesa es la de más nivel de Europa porque sus entrenadores y jugadores identifican con rapidez los puntos débiles de cada rival. Hace un años los exteriores se pensaban ir al aro contra N´Dong o Vázquez, indudablemente, Tomic no provoca el  mismo efecto. La defensa del Barça sigue siendo muy buena pero recibe canastas de alto porcentaje con mayor facilidad. Lo saben los rivales y los propios jugadores del Barcelona que tienen que enfrentarse a problemas defensivos con los que no se habían encontrado hasta ahora, algo que les provoca cierta inseguridad.

- Marcelinho y Lorbek. Penalizado Navarro por sus problemas físicos, Huertas y Lorbek deberían ser sin duda los referentes de este equipo. Sorprende que siendo jugadores ya asentados les esté costando mantener una regularidad en su rendimiento. El base brasileño ha brillado cuando ha decidido liberarse e identificar que el equipo necesita que se muestre más vertical en sus acciones pero aún le cuesta hacerlo de manera constante. Lorbek parece un pelín fuera de forma físicamente, nunca ha sido explosivo pero este año parece menos móvil y su aportación en el lanzamiento exterior es inferior. El Barça necesita mucho más de estos dos jugadores.

- Los descartes, año 2. Esto de tener más jugadores de los que se pueden utilizar suena un pelín obsceno en estos tiempos y provoca más perjuicios que beneficios. Al final, los jugadores permanentemente implicados en estos cambios (Wallace, Jasikevicius, Rabaseda) ven mermada su confianza y se transmite cierta sensación de improvisación nada beneficiosa. La medida es menos asumible si haces el esfuerzo de tener un equipo en la Liga Adecco Oro. Mucha sensación a derroche, la verdad, pero igual son cosas mías..

- Los jóvenes y Pascual. Las primeras derrotas en Liga Endesa tuvieron más repercusión dentro del equipo que fuera. Los jugadores llamados a ir creciendo paulatinamente dentro de un equipo ganador se han quedado sin minutos porque apremiaban las victorias, pero éstas tampoco llegan con continuidad. Siendo un admirador de Pascual, creo que con el tema de los jóvenes  les ha mandado un mensaje de que sus minutos son incompatibles con el rendimiento inmediato del equipo, de esta manera está poniendo en cuestión las decisiones tomadas el pasado verano. Es cierto que un ciclo de victorias favorece un ambiente óptimo para que crezcan los jugadores, el Barça no debería tener angustia en este sentido, nadie ha ganado más que ellos en los últimos años. Por eso, sorprende tanta intranquilidad y la poca paciencia que se está teniendo en dar determinado espacio a algunos jugadores por los que se ha hecho un esfuerzo considerable. Como era de esperar ya se empieza a hablar de fichajes y salidas de determinados jugadores, un entorno poco apropiado para generar confianza dentro del grupo.

Factor Marcelinho

Martes, 18 Septiembre 2012

Se aproxima el inicio de la competición oficial y por ende abundan los análisis y predicciones sobre lo que nos puede deparar una temporada que tiene su origen en la brillante final que protagonizaron Barcelona Regal y Real Madrid hace ya unos meses. No me parecen descabellados aquellos análisis que otorgan el favoritismo al Real Madrid porque su propuesta de juego caló en aficionados y crítica y porque demostró que no es incompatible con un buen rendimiento, por lo menos en las competiciones nacionales, pero me cuesta, por lo menos de inicio, situarle muy claramente en un plano superior al del actual campeón. (more…)

Marcelinho, Wallace y Pascual

Mircoles, 13 Junio 2012

Lo sé, Lorbek, Mickeal y Navarro han estado muy bien, pero el Barcelona Regal siempre ha contado con ellos, especialmente con los dos primeros, cuyo juego en el poste bajo es un problema al que el Real Madrid todavía no ha sabido responder.La Serie pedía para el Barcelona algo más porque la iniciativa en los tres partidos anteriores había sido del equipo blanco. Ese algo más se lo han dado Marcelinho Huertas, por fin, dominador en el tempo del partido, agresivo cuando convenía en ataque y transmitiendo al grupo que estaba dispuesto a dar un paso adelante y C.J Wallace que tácticamente, combinado con Lorbek ha dado amplitud al ataque del equipo catalán. Un apunte más sobre Wallace, la amplia derrota de su equipo en el tercer partido le dio la opción de disputar casi todo el último cuarto. Esos tiros intrascendentes que anotó le permitieron coger un poco de confianza que ha sido definitiva en el cuarto partido. Todos los minutos valen. (more…)

La Copa desde el Base

Mircoles, 15 Febrero 2012

“Los equipos son lo que son sus bases”. Afirmación muchas veces repetida, quizás demasiado categórica pero merecedora sin duda de tomarse en consideración. La Copa del Rey (¡ que empiece ya ¡¡) pondrá en juego a muchos y buenos bases, cada uno de ellos con su realidad a cuestas. Echemos un vistazo a alguno de ellos.

- Los “Sergios”. Sergio Llull y Sergio Rodríguez empezaron la temporada con un interrogante sobre sus espaldas. De momento su rendimiento es en general positivo. Sergio Rodríguez ha realizado más de una decena de muy buenos partidos y LLull no ha desentonado en este periodo de readaptación al puesto. El base es señalada como una posición mejorable en el futuro del Real Madrid. En mi opinión, solo hay cuatro o cinco bases en Europa que mejoren esa posición en el equipo blanco. Siempre se menciona a jugadores como Kalnietis o Jackson, creo que en el Real Madrid serían pasto de la “Trituradora”, otra cosa sería un McCalebb…

- Marcelinho Huertas. Probablemente el mejor base de la competición. Jugando al basket-ficción, diríamos que sería el base que jugaría más minutos en todos los equipos que acuden a Barcelona. Maduro, inteligente para asumir y para delegar, muy integrado en su nuevo equipo. El base carioca es un ejemplo para otros jugadores de cómo evolucionar de ser un base-anotador a ser un verdadero director de orquesta. Los equipos que jueguen contra el Barcelona deberán obligarle mucho en defensa para que no lleve el ritmo que le interesa.

- Valters, el desequilibrio. El Letón Valters es un jugador que raramente pasa de puntillas por un partido. Para bien o para mal, el base de Unicaja siempre suele dejar su sello. En este tipo de competiciones puede ser un jugador aún más decisivo. Su valentía y su decisión siempre es bienvenida en un evento que pone a prueba la pasta de la que está hecho cada jugador. Su influencia positiva o negativa en el juego estará muy condicionada por la capacidad de controlar sus emociones que, a veces, da la sensación que le provocan más ansiedad que estímulo.

- Satoransky, el futuro. El jugador checo es a día de hoy, unas poderosas piernas que le permiten generar muchas ventajas. Su progresión se adivina excelente si mantiene su buena mentalidad, consolida su progreso en el tiro y no confunde su aparente frialdad con inhibición. La Copa del Rey ha labrado su prestigio por ser la plataforma de lanzamiento de muchas estrellas, quizás aún no sea esta la edición del jugador Banca Cívica, ¿ o quizás sí ? .

- Llompart, nunca es tarde si… Hasta este año, Pedro Llompart no parecía justificar las ilusiones que se depositaron en él cuando era un jugador de formación. Siempre pareció que le faltaba algo. Si Lucentum está en Barcelona es, en buena parte, por la excelente temporada que está realizando el jugador balear. Como en otros casos, Llompart ha roto cuando ha conseguido despejarse su camino, hay jugadores que no están preparados para alternar los minutos en el puesto. Se siente titular y con mando en plaza, el frasco de la confianza está hasta arriba. Lo siente él y sus compañeros que han encontrado una referencia en cada momento.

- Salgado, el penúltimo tiro. En este variopinto retrato de bases que estamos realizando, Salgado envidiaría sin duda el físico de Satoranski pero podría enseñarle al checo muchos recursos para mantenerse en la élite durante muchos años. El pequeño base de Lagún Aro juega con una seguridad absoluta, desafía las defensas pasivas en el bloqueo directo y reza para que cuando defiende no intenten atacarle constantemente. Más le vale a Caja Laboral no llegar igualado al último minuto. Los 39 minutos anteriores Salgado es un buen jugador, en el último minuto es una verdadera estrella.