Blogs

Entradas con etiqueta ‘Mejri’

Bajo Sospecha

Mircoles, 4 Marzo 2015

No, no voy a escribir sobre la fantástica serie de Antena 3 (apuesto porque es la madre o la abuela) sino de aquellos jugadores que por uno u otro motivo, no acaban de responder a lo que se esperaba de ellos.  Jóvenes promesas, proyectos NBA en algún caso, que no acaban de encontrar un rol importante en sus equipos.

Hablo por ejemplo de Ilimane Diop, el canterano de Baskonia que tuvo una aparición destacada la anterior temporada. Su caso recordaba al de otros jóvenes formados por el club vasco. Avalado por su envergadura y movilidad, Diop obliga a pensar que estamos ante un jugador con un futuro prometedor que, sin embargo, parece que no está evolucionando adecuadamente a tenor del poco protagonismo que está teniendo en su equipo. Camino de los 20 años, tiene margen más que de sobra para revertir la situación ya que  es habitual que los jugadores grandes tarden más tiempo en consolidarse en el alto rendimiento, pero para ello deberá hacer gala de una estabilidad emocional importante y ser lo suficientemente constante para exprimirse en el día a día buscando estar preparado para cuando lleguen las oportunidades. La dinámica de Laboral Kutxa Baskonia está mejorando desde la llegada de Ibón Navarro y seguramente ese será un factor importante para que el internacional español en categorías inferiores logre una mayor continuidad. En sus manos está.

Desquiciado, esta es la sensación que me transmite Salah Mejri en los minutos, pocos, en los que está en pista. Conocedor de que está cuestionado y penalizado en su ánimo por haber perdido su espacio en el equipo en beneficio de Slaughter, Mejri juega pasado de vueltas y muy poco concentrado (no hay decisión arbitral que no discuta). Aquello de quién mucho abarca poco cubre viene como anillo al dedo para explicar la manera de desenvolverse en la pista del tunecino. Es momento de que Mejri haga una pausa, encuentre algo más de complicidad en el cuerpo técnico y se centre en ser constante en los aspectos del juego en los que el equipo más le necesita, intimidación, juego por encima del aro y velocidad en las continuaciones a canasta después de bloqueo. A veces, “menos es más” y a Mejri le puede ayudar esta receta.

Desconozco si eran ciertos los rumores que apuntaban a que el Barcelona estaba buscando un sustituto a Tibor Pleiss. Asumo que es un jugador de un perfil parecido a Tomic y puede que el equipo dirigido por Xavi Pascual precise de alguien más atlético en esa posición pero el rendimiento de Pleiss en la Liga Endesa el curso pasado da de sobra para no tirar la toalla  tan pronto. Algo parecido ha debido pensar Xavi Pascual que ha reforzado el papel de Pleiss en los dos partidos posteriores a la Copa en un mensaje de confianza después de que ese partido dejase algo señalado al ex jugador de Baskonia. No es fácil el reto para Pleiss, el titular en su puesto, Ante Tomic es un jugador de referencia para el equipo y de máxima confianza para su entrenador. Además, el jugador croata tiene mecanismos en su juego muy asentados con sus compañeros y más experiencia en partidos de alta trascendencia. Pleiss está obligado a que las rotaciones de Tomic se noten lo menos posible y muchas veces sus prestaciones “diesel” no le permiten tener impacto de manera inmediata y el ritmo de los partidos se lo lleva por delante. No sería el primer jugador que, con Xavi Pascual, tarda en entrar en dinámica pero acaba siendo decisivo, será muy interesante observar si con el alemán acaba sucediendo lo mismo.

El lenguaje del líder

Mircoles, 10 Diciembre 2014

El Real Madrid lidera la Liga Endesa y su grupo de la Euroliga. Este es un hecho indiscutible que conviene recordar cuando se habla de un equipo que ha afrontado bastantes cambios en la confección de su plantilla después de las últimas semanas decepcionantes de la pasada temporada.

Tan incuestionables son la mayoría de sus victorias como que cuesta encontrar un partido redondo en los que ha disputado el equipo hasta este momento. El grupo mantiene muchas de las señas de identidad del ciclo de Pablo Laso. Obliga a los rivales a anotar muchos puntos para derrotarle, lleva los encuentros a un alto número de posesiones y estructura su ataque a partir de soluciones sencillas y la creatividad de sus jugadores exteriores, especialmente de sus bases. Además, la incorporación de Ayón y Nocioni ha reforzado las opciones de contraataque por su facilidad para correr el campo.

Sin embargo, hay algunos aspectos que diferencian estas primeras semanas de competición con aquellas que ofreció el Real Madrid el curso precedente. La actividad defensiva es bastante pobre, empezando por la defensa al jugador con balón y continuando con la implicación de los jugadores en el lado débil. El colectivo es poco constante en el esfuerzo defensivo y está viendo como muchas de sus acciones son penalizadas con faltas personales derivadas de la poca concentración y tensión con la que trabajan en defensa. La sensación de debilidad defensiva que transmite el Real Madrid proporciona una enorme confianza a sus rivales que afrontan los partidos con planes bastante definidos que empiezan a ser rutinarios en todos los encuentros del equipo dirigido por Pablo Laso. Así, la presencia en cancha de Carroll o Mejri es una señal de aviso para los entrenadores rivales de jugadores con enormes dificultades para defender. Este plan no es ajeno para ninguno de los jugadores, empezando por los dos afectados, demasiado nerviosos y alterados en este comienzo de temporada, especialmente Mejri que no logra exprimir sus extraordinarias condiciones por el exceso de tensión con que afronta la competición.

Si en defensa el margen de mejora es enorme, en ataque, los puntos anotados no deben esconder determinadas realidades. La dependencia de Llull y Rodríguez parece haber aumentado esta temporada, el equipo sigue construyendo a partir del bote más que del pase y no acaba de consolidarse una relación sólida entre el juego exterior e interior donde Bourousis y  Ayón alternan buenos partidos con actuaciones intrascendentes. Sólo Felipe Reyes, porque es el que menos alterado tiene su rol, responde con asiduidad.   Pablo Laso, por su parte,  ha roto con la rigidez de temporadas pasadas y utiliza más combinaciones para comenzar los partidos aunque últimamente parece confiar menos en la posibilidad de que Ayón y Bourousis compartan minutos en pista e intenta dosificar los minutos de Nocioni para intentar asegurar las prestaciones del argentino en los partidos de más enjundia.

Por encima de consideraciones tácticas, hay un aspecto sobre el Real Madrid que no quiero dejar pasar. La comunicación del equipo en los partidos parece escasa. Los jugadores de banquillo parecen demasiado desconectados del partido, falta un punto de pasión que no sé si obedece a cierta prudencia generada por la dura experiencia del final de la temporada pasada o a una falta de sintonía entre los propios jugadores, quizás más pendientes de sus situaciones personales que de su aportación al grupo. El tiempo, como casi siempre, nos dará una respuesta que explique esta aparente frialdad que a veces transmite el Real Madrid en la competición.

El quinteto de Laso

Lunes, 29 Septiembre 2014

Tenía mucha curiosidad por ver cómo se manejaba Pablo Laso en sus primeros partidos oficiales después de la Final de la Liga Endesa y de varias semanas dónde su figura fue cuestionada y ninguneada desde su propio club.

Poco tenía que ganar en esta Súpercopa el técnico madridista al que sólo se le ve a medir en los grandes trofeos (y eso que antes de su llegada el Real Madrid no había ganado esta competición), pero la solvencia demostrada especialmente en la final contra el Barcelona es un buen punto de partida en la temporada y un recordatorio a los desmemoriados de que con él al frente, el equipo ha competido hasta el final prácticamente todos los títulos en juego.

Me pregunto también si el quinteto presentado por Pablo Laso en la final contra el Barcelona significa una especie de reconocimiento y un punto de partida para romper con esa rigidez mostrada la pasada temporada donde era fácil adivinar no sólo el quinteto inicial del equipo sino hasta las rotaciones que se iban a emplear. Es absolutamente necesario que los jugadores reconozcan sus roles y tengan claro lo que se espera de ellos, pero la inmovilidad conduce peligrosamente a la rutina, a la relajación y a convertir al equipo en algo más previsible. El tiempo dirá si esa apuesta por Llull- Carroll-Rudy Fernández-Ayón y Mejri  será el quinteto base del equipo en la parte inicial de la temporada  o fue una elección circunstancial (como creo) para intentar emparejar a Ayón con Doellman, gastar con Mejri las primeras faltas contra Tomic e intentar meter a Jayce Carroll en dinámica del partido desde el comienzo.

Lo cierto es que la apuesta de Laso tuvo un resultado espléndido porque logró dominar el encuentro desde la defensa y el rebote y la renta alcanzada en los primeros minutos fue decisiva para el resultado final. Destacó por encima de todos un acertadísimo Sergi Llull, sobre el que Laso no ha modificado su planteamiento de que la mayoría de los minutos los juegue en la posición de base. Por encima de todo, el Real Madrid dio la sensación de ser un equipo con un potencial enorme que tendrá su principal enemigo en cómo manejan sus egos todos los jugadores (muchos de ellos necesitan demasiado tiempo el balón en las manos). Especialmente en la semifinal contra Valencia hubo varios tiros que sonaron a aquello de “ahora me toca a mí que llevo varios ataques sin olerla”.

El Barcelona se vio superado por la intensidad del Real Madrid y no logró engancharse al partido en ningún momento. Me detengo en la figura de Alex Abrines, absolutamente consolidado como jugador importante en su equipo. Abrines tiene personalidad y ofrece un buen rendimiento en defensa apoyado en sus buenas piernas pero en ataque se está especializando demasiado en el lanzamiento de tres puntos. El jugador balear tiene condiciones para ser algo más que un buen tirador. Puede poner el balón en el suelo, ayudar en el rebote y ser más vertical para conseguir acudir más veces a la línea de tiros libres. Limitarse exclusivamente a tirar le reducirá como jugador, seguro que es capaz de corregirlo.

Los bases. En los partidos que enfrentan a Real Madrid y Barcelona hay una gran relación entre el rendimiento de los bases y el resultado final. Sólo cuando Marcelinho Huertas ha estado a un nivel excepcional el equipo de Xavi Pascual se ha impuesto a los blancos. El refuerzo de Satoransky permite al Barça mayor descanso para Huertas y contar con mayor capacidad física en el puesto de base. El jugador checo es un fichaje excepcional pero aun no tiene la experiencia del brasileño en este tipo de encuentros. Sus primeros minutos mostraron un jugador contenido, con demasiado miedo a fallar e incapaz de generar muchos problemas al elemento defensivo más débil del Real Madrid, Jaycee Carroll.

Spanoulis y las piernas blancas

Lunes, 14 Abril 2014

Claro que no es buena cosa enfrentarse a un campeón como Olympiacos en unos Cuartos de Final de la Euroliga. La trayectoria del Real Madrid daba para un rival algo menos complicado, pero unos despistes inoportunos y que Olympiacos acusó en el Top 16 los innumerables cambios en la plantilla, nos han llevado a este duelo apasionante.Seguro que los griegos tampoco están contentos con el emparejamiento. Ese triple de Spanoulis en el último partido del Top 16 y esa celebración posterior significaban, no sólo una victoria ante el eterno rival, sino la sensación de haber eliminado de su camino a un rival poco deseado. Nadie esperaba la posterior derrota del Real Madrid en Kaunas y este cruce con aroma de Final, que no deja pensar en una serie corta y que pondrá a prueba la condición física y mental del conjunto de Pablo Laso.

¿Cómo está el Real Madrid?. Si atendemos a los últimos partidos diríamos que está lejos de su mejor versión de la temporada. El balón circula con menos fluidez, las pérdidas de balón aumentan,  la actividad defensiva es menos constante y tiene más problemas para encontrar canastas de alto porcentaje. Muchos síntomas que tienen que ver con que las piernas y la cabeza no andan demasiado frescas. Cosas lógicas porque la rotación se ha acortado por las lesiones y porque el equipo parece muy concienciado ( ¿quizás demasiado?) de acabar la fase regular de la ACB invicto.

Dicho esto, si algún equipo se merece que no dudemos de él es el Real Madrid y el reto que supone jugar contra el campeón de Europa seguro que activará de nuevo a unos jugadores que deben estar preparados para una serie complicada, igualada y donde será importante demostrar que han aprendido de lo que sucedió en la pasada final de la Euroliga donde Olympiacos llevó el encuentro a un nivel mental y físico al cual no llegó el equipo madrileño. Creo que gran parte de la eliminatoria pasará por el nivel de los secundarios (tipo Darden, Mejri, Draper o Slaughter), quizás, sobre todo en el caso de Darden, poco influyentes en el último mes, y muy necesarios, por su capacidad atlética ante equipos del perfil de Olympiacos. A favor del Real Madrid cuenta el hecho de que Rudy Fernández está a un nivel bastante superior a la temporada precedente y que Sergio Rodríguez puede atreverse a discutir la supremacía de Spanoulis.

Alguien que lea el blog hasta este momento pensará que peco de precavido. Puede ser, pero ningún buen aficionado a baloncesto debe dejar a un lado los brillantes momentos que nos ha ofrecido el equipo griego en los últimos tres años. Las dos últimas Euroligas fueron un ejemplo de cómo jugar a diferentes ritmos y  de cómo enfrentarse a situaciones adversas. Nadie ha jugado con tanto corazón como el equipo  entrenado por Bartzokas. Incluso en esta edición, marcada por la irregularidad, Olympiacos ha protagonizado partidos extraordinarios a los que sólo han podido igualar en cuanto a nivel el Barcelona y el Real Madrid.

Y además.. Spanoulis. Por si fuera poco, en Olympiacos juega Spanoulis que necesitará de más defensores además de Llull para enfrentarse a él. Draper será importante en este aspecto como a lo mejor intentar utilizar a algún exterior de más tamaño. En Spanoulis empieza y acaba mucho de Olympiacos pero no conviene despreciar el valor de sus compañeros y de una idea de juego que castiga mediante pases rotaciones lentas en defensa. El Real Madrid se merece el papel de favorito por tener mayor talento y capacidad para anotar (sobre todo si recupera a Carroll). Siendo éste un juego de iniciativas, conviene que en el primer partido el Real Madrid marque el territorio.

De “Cuatros” y “Cincos”

Mircoles, 26 Febrero 2014

Camina la temporada en ese momento post Copa del Rey donde se termina de definir por qué luchará cada equipo de la Liga Endesa. El Real Madrid se empeña cada semana en quitar emoción a la disputa por el primer puesto de la Liga Regular (algo que seguramente le valdrá para gestionar los partidos de diferente manera cuando la Euroliga entre en su fase decisiva) pero afortunadamente todavía son muchas las cuestiones por resolver.

El transcurrir de la competición no evita que empiece a especularse sobre el futuro de determinados jugadores ni que podamos detenernos a analizar rendimiento y percepciones de diferentes nombres. En esta ocasión me centro en la situación de varios jugadores interiores. El centímetro sigue siendo un valor cotizado, quizás más en el mercado que en las propuestas de juego y es por ello que muchos de los debates alcancen a determinados jugadores grandes.

El futuro de Nikola Mirotic tiene pinta de ser el culebrón del final de temporada. No tengo muy claro que al Real Madrid le beneficie que la resolución se demore mucho teniendo lo que tiene por delante pero la sensación general es que, ahora mismo, Mirotic tiene ganas de dar el salto a la NBA y los Bulls estarían encantados de recibirle otorgándole un rol importante. No es de extrañar, por tanto, que se empiece a especular con sustitutos teniendo en cuenta que, probablemente asistamos a que tanto los blancos como el Barcelona compartan objetivos para reforzar un puesto que, ahora mismo, probablemente decanta la balanza entre los dos equipos. Me pregunto si la decisión de ambos equipos estará determinada por los resultados que obtengan esta temporada, esto es, si un título europeo ahorraría prisas y  permitiría al Barcelona apostar definitivamente por Todorovic o que alguno de ellos se fijara en un proyecto a medio-largo plazo como podría ser Porzingins, con todas las condiciones para ser un jugador dominante. La apuesta más segura sería Doellman, aunque la competición agradecería que permaneciera en este Valencia que tanto bien está haciendo este año. En el horizonte apunta Dario Saric, la perla croata que destaca en la Liga Adriática y que tiene en su contra ciertas dudas sobre su carácter y que quizás el esfuerzo por su contratación no se compensaría con una estancia corta por sus opciones de recalar en la NBA.

Mientras parece que habrá lío en el tema de los “cuatros”, la temporada está delimitando y concretando la evolución de “cincos”  muy interesantes sobre los que había grandes perspectivas a comienzos de temporada. El paso de los meses ha afianzado a Pleiss y a Tavares, no ha resuelto incertidumbres sobre Mejri, penalizado por la indudable aportación visible e invisible de Slaughter, y nos ha privado de observar la evolución de Lucas Nogueira, muy condicionado por sus problemas físicos. Pero sin duda, uno de los “cincos” más determinantes hasta el momento ha sido  Shermadini que, probablemente, ha mejorado las ya optimistas previsiones sobre su rendimiento que se hicieron cuando se conoció su fichaje por el Cai Zaragoza. El jugador georgiano ha vuelto a confirmar que los jugadores grandes “rompen” algo más tarde, algo que también ha debido pensar Olympiakos para intentar (y conseguir por lo que parece) recuperarle algunos meses después de que abandonara sus filas. Qué suerte la de algunos que tienen margen para remendar sus errores.

Antes y después del “Tiro de LLull”

Domingo, 9 Febrero 2014

Difícil ser concreto y seleccionar las ideas después de la Final de la Copa del Rey entre Real Madrid y Barcelona. Un partido marcado  por un desenlace que pasará indudablemente a la historia de una competición llena de tiros decisivos para ganar el título. Cuesta no engancharse a un deporte que permite ver cómo un equipo que entró derrotado en el último minuto se dio una opción de ganar y sólo perdió el trofeo en el último segundo a manos de un hombre habituado a realizar tiros decisivos pero no tanto a convertirlos.

Me alegro que LLull tenga premio a su osadía y que pueda dar brillo a un partido, el suyo, poco acertado ofensivamente pero excepcional en el apartado defensivo donde ha condicionado la actuación de todos los jugadores con los que se ha emparejado.

Aunque dentro de muchos años sólo se recordará el “Tiro de LLull”, el partido ha dejado varios detalles significativos, por lo determinantes en el desenlace y porque seguirán marcando los duelos entre estos dos equipos en las competiciones que quedan en disputa.

- Marcelinho Huertas ha sido el factor fundamental de que el Barcelona haya tenido opciones hasta el final de llevarse el título. Parece claro que el Barcelona tiene un plan defensivo que incomoda al Real Madrid pero eso no sería suficiente sin la clarividencia en el juego “dos contra dos” del base brasileño. La cuestión de su relevo durante los partidos es un tema que queda pendiente y generará debate durante lo que queda de temporada. Pascual sigue confiando en Sada para estos eventos y dio la sensación de que Laso se lo agradeció permitiendo que sus defensores ayudaran en posiciones interiores o se protegieran de posibles faltas cuando empezaba a ser un problema. La otra cuenta pendiente que ha confirmado esta final para el Barcelona viene determinada en la posición de “cuatro” donde Mirotic y Felipe Reyes dominan a Lorbek y Nachbar, jugadores de talento pero quizás poco fiables a la hora de competir, por lo menos actualmente. La dinámica entre estos dos equipos en los dos últimos años bien podría explicarse en la evolución de Mirotic y en cómo Lorbek ha dejado de ser el principal dolor de cabeza del Real Madrid.

Después del dolor de no ganar un título el Barcelona abandona Málaga con muchos minutos de muy buen baloncesto en sus tres partidos, con la sensación de que es un equipo más sólido que hace dos meses y como firme candidato a ganar la Liga Endesa y La Euroliga.

Hasta ese fatídico minuto final, posteriormente arreglado con el tiro de LLull, la sensación que me ha transmitido el equipo de Pablo Laso ha sido la de haber aprendido la lección de recientes experiencias donde no había sabido subir la intensidad al nivel que requería el partido. Los blancos han confirmado en la Final de Copa sus progresos en el trabajo defensivo de esta temporada. Apoyado en los diferenciales Rudy Fernández y Nikola Mirotic ha sabido encontrar soluciones a cada problema que le planteaba el Barcelona haciendo gala de su mejor virtud defensiva, el trabajo de sus jugadores en el lado contrario del balón. No es sólo la defensa lo que ha permitido el salto de calidad de este equipo sino también la versión “estrella” de un Rudy Fernández muy mejorado respecto al del curso precedente.  Si interpretamos esta Copa del Rey como la primera batalla de estos equipos esta temporada, se  ha confirmado que Carroll cada vez tiene más problemas para “llegar” a los partidos contra el “Barça” y que necesitará un mayor rendimiento de Bourousis. Quién sabe si Mejri pueda estar al nivel de estos partidos, particularmente tengo curiosidad por comprobarlo.

El partido deja como ganadores al Real Madrid y a este juego que parece necesitar permanentes motivos para reivindicarse. Habrá tiempo de rascar algo más sobre esta edición de la Copa que aparte de una final emocionante deja la sensación de que, a pesar de propuestas admirables la diferencia entre los dos equipos más poderosos económicamente y el resto es cada vez mayor.

Lo que apetece

Martes, 1 Octubre 2013

En vísperas del comienzo de la temporada en la Liga Endesa, es tiempo de impresiones, valoraciones y sobre todo, especulaciones sobre lo que nos pueden deparar los diferentes equipos que forman parte de una organización que aún tiene pendiente una profunda renovación que no sólo debe afectar a sus mandos sino que debe pasar por un revisión del Sistema de Competición, su relación con los aficionados y su convivencia con el resto de competiciones nacionales y europeas.

Mientras tanto, conviene centrarse en lo que tenemos en este momento y buscar aquellas preguntas que esperas que tengan su respuesta durante los próximos meses.

¿Barcelona o Real Madrid?.  Intento tener una visión lo más global de la competición pero sería injusto exigir a ningún otro equipo  disputar el título a cualquiera de estos dos conjuntos. A dos semanas de empezar la Liga Endesa mi sensación es que el nivel de juego que exhibió el Real Madrid en la pasada final no le bastaría en esta ocasión ante la plantilla que ha formado el Barcelona, que ha mejorado en capacidad atlética y cuenta con muchos más jugadores capaces de generar sus propias canastas. Creo que Bourousis y Mejri son dos buenas incorporaciones pero no se debe basar en ellos únicamente la progresión del Real Madrid sino en algunos jugadores que el año pasado estuvieron por debajo de lo que pueden ofrecer.

Scariolo, Plaza y su regreso.  Considero positiva la vuelta a la Liga Endesa de dos técnicos que ya saben lo que es ganar este título. Scariolo regresa a Vitoria en pleno proceso de reestructuración de un Baskonia que intentará seguir siendo alternativa a pesar de perder a sus mejores hombres y afrontar un descenso en su presupuesto. Joan Plaza está llamado a acabar con la travesía en el desierto de Unicaja y estoy convencido que podrá “crear proyecto” en la ciudad andaluza.

Bilbao, Las Palmas y Valencia. Son tres ciudades que acogen a tres proyectos sólidos en la Liga. Ninguno de ellos está ajeno  a dificultades económicas pero comparten elementos fundamentales como para aventurar una buena temporada. Por un lado, su gestión es bastante modélica (aunque quizás en Bilbao deban más de la cuenta) y por otra parte son clubes ambiciosos que evitan resignarse cuando se enfrentan a los poderosos. Su empuje es el verdadero termómetro de la competición y lo que proporciona verdadero nivel a esta Liga por lo que nunca sobran halagos para ellos.

Tres realidades, una idea. Cualquier tiempo pasado fue mejor para  Cajasol, Estudiantes y Joventut pero las plantillas  de estos conjuntos históricos tienen muchos componentes atractivos y pueden ser las primeras páginas de historias prometedoras. Comparten un buen puñado de buenos proyectos de jugadores sobre los que conviene ser prudentes pero también hacerles ver lo afortunados de la oportunidad que se les presenta. Tres equipos para disfrutar que deberán tener pildoritas en forma de victorias para gozar de la suficiente tranquilidad de consolidar sus ideas.

¿El año de…? Recién terminada la participación de España en el Eurobasket y en puertas de un Campeonato del Mundo en nuestro país, uno se hace esta pregunta pensando en jugadores españoles. La pretemporada ha empezado a insinuar nombres, Abrines es probablemente el proyecto más interesante,  Dani Díez es un competidor excepcional y Willy Hernangómez ha acertado de pleno en su decisión de jugar en Sevilla y no debemos olvidarnos de un Carlos Suárez que parece decidido a recuperar habilidades olvidadas o poco exprimidas en su nueva etapa en Málaga.