Blogs

Entradas con etiqueta ‘Mirotic’

Clásicos

Viernes, 3 Julio 2015

Semanas veraniegas regadas de rumores, fichajes, renovaciones y atracos, principalmente al otro lado del charco, donde jugadores de medio pelo accederán a contratos de súper estrellas.

España ha dado su preselección para el campeonato de Europa. Nunca he entendido muy bien esto de las preselecciones a este nivel pero bueno, todo sea para que no haya dudas en los seleccionadores y tengan pleno convencimiento del grupo que quieren formar. A priori, contando con que Marc Gasol finalmente no acudirá, los descartes más probables apuntan a Aguilar, Rabaseda, Dani Díez y un base entre la pareja Colom y Vives. No es tema menor la elección del tercer base, sobre todo, tras la ausencia de Navarro ya que puede tener más sentido que los “Sergios” compartan minutos en pista, una de las claves del buen rendimiento del Real Madrid. Por primera vez, Sergio Rodríguez y Sergio LLull llevarán el timón de España con el peso de primeros espadas. En mi opinión, uno de los puntos a seguir más interesantes respecto a nuestra selección y un reto atractivo para el seleccionador, Sergio Scariolo, que tendrá la misión de equilibrar la propuesta de juego que representan estos jugadores con la excepcional ventaja que significa tener a Pau Gasol en tu equipo.  Será interesante ver el “aterrizaje” de Mirotic y las prestaciones de jugadores que parecen preparados para ser más que útiles en este grupo como Pau Ribas. Una selección competitiva en un campeonato de Europa que se presume muy competido.

Volviendo a la pareja de bases parece además que, tanto Llull como Rodríguez, seguirán jugando para el Real Madrid la próxima temporada. Ambos tienen espacio en la NBA y, encontrar sustitutos de su nivel hubiera resultado imposible para el equipo madrileño. Su implicación y la diferencia que han marcado en los últimos años merecen cualquier esfuerzo que realice el Real Madrid. Una buena noticia para sus seguidores y también para la competición nacional que, eso sí, no hace sino demorar su transición hacia “cantera” de una NBA que, a su propio atractivo, unirá un nuevo convenio que permitirá a las franquicias mejorar sus ofertas económicas hacia los jugadores que les interesen.

No hay marcha atrás en este camino como tampoco en el deterioro de nuestro deporte que asiste cada día a nuevas noticias sobre equipos que desaparecen, que descienden voluntariamente de categoría o que renuncian a disputar competiciones dignamente peleadas en la cancha. No hay fin de la crisis en nuestro baloncesto y lo peor de todo es que tampoco parece haber un plan para huir de ella. Pero bueno, lo importante ahora son las selecciones nacionales, y explotar convenientemente esas medallas que se logran que siempre vienen bien para ocultar el progresivo y deterioro de todas y cada una de las competiciones que aglutinan nuestro baloncesto.

Detrás del “Ibaka o Mirotic”, del “qué le pasa a Claver”, de las filias y fobias al seleccionador y del prometidísimo cambio en la ACB que revitalizaría la competición, hay un deporte abandonado mantenido por héroes anónimos a los que hace mucho que no se les recompensa.

Detrás de un premio

Lunes, 25 Mayo 2015

Felipe Reyes ha recibido el premio al mejor jugador de la Fase Regular de la Liga Endesa y bien que me alegro. Su designación, avalada por profesionales y aficionados es un merecido reconocimiento para un tipo admirable que, durante toda su trayectoria ha mantenido una enorme regularidad para mantenerse durante más de una década en la élite de nuestro baloncesto.

Es difícil medir la justicia o no de estos reconocimientos individuales pero en este caso cuesta encontrar alguien que haya realizado más méritos que el pívot cordobés. Su perseverancia ha sido decisiva para que su equipo haya logrado más victorias que nadie y la decisión de Pablo Laso de incluirle como titular varió definitivamente el comienzo algo dubitativo de los blancos. No es menor el tema del rol otorgado por su técnico, Reyes se adapta a todo. Ha destacado como titular de igual manera que cuando sustituía a Mirotic porque, a diferencia de otros jugadores, está preparado para aportar a su equipo en todos los contextos y situaciones. Su trayectoria en la selección española avala esta impresión porque ni siquiera la demoledora presencia de los Gasol e Ibaka ha evitado que todos pensáramos que siempre había espacio para Felipe Reyes.

A sus 35 años, Reyes está próximo a renovar su vinculación con el Real Madrid que comenzó en el año 2004. Lógico que club y jugador se entiendan a tenor de lo exitoso de su convivencia. El pívot ha encontrado retos para progresar temporada tras temporada. Uno no dura tanto tiempo en ningún equipo sólo con carácter y personalidad sino también con capacidad para reconocer qué necesita el grupo de él en cada momento. Con todo eso y también con mucha pasión, la que a veces incluso juega malas pasadas y hace que estés excesivamente nervioso en una final de la Euroliga.

Para el Real Madrid la presencia de Felipe Reyes ha sido una bendición, ha desnudado y estimulado a muchos compañeros de puesto. No hubo mejor preparación para la aventura americana de Mirotic que convivir con Reyes cada día ni ha habido mejor termómetro para dejar en evidencia la intensidad de muchos compañeros que  compararles con  la manera en que competía Felipe cada partido.

Entiendo que todos estemos ávidos de caras nuevas, de chicos jóvenes  que impulsen esa regeneración de la ACB de la que tanto se habla y por la que tan poco se hace. Comparto que nuestra competición carece de rostros novedosos que ayuden a hacer algo de ruido y contribuyan a fabricar buenas historias pero todos esos hechos no deben hacernos caer en la justicia de no valorar en su justa medida el trabajo, la capacidad de superación y el gen ganador de Reyes. Yo soy de Felipe Reyes porque me gusta la gente que construye trayectorias muy por encima de sus condiciones y no hace sino recordarnos que no hay nada más decisivo que una buena mentalidad que alimente el factor diferencial en este juego, la ambición.

Derribando el muro

Mircoles, 11 Marzo 2015

Personalidad y atrevimiento. Estos son los dos aspectos que han llevado a Nikola Mirotic a “romper” en estas últimas semanas. Y no es que sea una sorpresa, porque no son muchos los jugadores con las condiciones del ex jugador del Real Madrid pero merece destacarse este enorme paso hacia delante del Novato de los Bulls.

El reconocimiento a Mirotic empieza por sus propios compañeros que han encontrado una solución de garantías y un tipo al que no le quema el balón en las manos en un momento de la temporada donde las lesiones y la poca aplicación defensiva del equipo están mermando el rendimiento de uno de los aspirantes al título de la conferencia Este. Lo cierto es que Mirotic es de lo poco que está saliendo bien parado de este momento complicado de Chicago y que se puede afirmar con rotundidad que está sacando partido a su primera temporada en la Liga. Se nota que su entrenador Tom Thibodeau tiene interés en explorar las posibilidades de su “perla” en la competición. Los experimentos en la posición de alero han puesto de manifiesto dos aspectos que intuíamos, que Mirotic tiene condiciones técnicas y tácticas que permiten exigirle rendimiento en diferentes cometidos y que su mentalidad, a diferencia de la de otros jugadores, le permite alternar roles sin verse especialmente afectado en la continuidad de su juego.

Manifesté en anteriores blogs que Mirotic debería estar alerta a ese proceso de especialización en el que se ven envueltos determinados jugadores cuando llegan a la competición. Esto es, su apuesta debería ser por intentar consolidarse como un gran jugador y no sólo como un gran “cuatro” abierto. De las dos maneras se puede hacer camino, pero el montenegrino apunta a ser mucho más que un buen tirador. En este sentido, su evolución en la temporada está siendo magnífica porque la confianza que exhibe le animan a intentar más cosas, a poner más veces el balón en el suelo y a interpretar perfectamente contra qué tipo de jugador se está enfrentando.

Tengo gran curiosidad por ver cómo estas actuaciones de Mirotic le permiten encajar en la rotación de los Bulls cuando la plantilla esté al completo. En ese momento, la realidad le obligará a un nuevo ejercicio de madurez. Menos minutos de juego, menos balones en sus manos y menos margen de error porque estaremos en tiempo de Play Off, pero todo ello con un matiz muy distinto, sus compañeros le mirarán con gran confianza porque sabrán que junto a ellos está alguien preparado y que ha sabido echarse el equipo a la espalda en momentos muy complicados.

El muro pendiente. Mientras Mirotic se hace un sitio en la NBA a bazocazos, empieza uno de los debates recurrentes que suelen comenzar por estas fechas. Me refiero a su presencia o no con la selección española en el próximo Campeonato de Europa en verano. La brillantez de las actuaciones de Mirotic no debe cegarnos y limitar el mérito de la trayectoria de Ibaka. La elección de uno u otro deberá venir determinada por qué quieres que te aporten en cada caso. No me parece cuestionable la elección de Ibaka, salvo que lleves a Ibaka para jugar de Mirotic que algo de eso ha pasado y el “síndrome” todavía le afecta al jugador de los Thunder ya que en algunos partidos  apenas pisa la zona empeñado en demostrar sus progresos en el lanzamiento de tres puntos.

Pau y el título

Martes, 2 Diciembre 2014

Confiesa Pau Gasol que su deseo es conseguir su tercer anillo de campeón de la NBA y no le faltan argumentos para pensar que es un objetivo  al alcance de su nuevo equipo, Chicago Bulls. Cumplido el primer mes de competición ya se puede asegurar que la elección de Gasol ha sido tan inteligente como las decisiones que acompañan su juego y que el estímulo de formar parte de un equipo ganador está logrando sacar las mejores cualidades del jugador catalán.

El potencial de Chigago Bulls se intuye más que se aprecia porque el equipo apenas ha logrado tener a todos sus mejores jugadores disponibles a la vez y porque el rendimiento defensivo del grupo aún dista mucho del que su entrenador, Tom Thibodeau desea. Las primeras semanas de competición han ofrecido momentos que apuntan a cuales pueden ser las cualidades que hagan de Chicago Bulls un sólido aspirante al título. Estamos ante un conjunto equilibrado con talento y puntos en sus bases (de momento el estado físico de Rose va acompañado con un interrogante), un “pegamento” ideal como Butler y, probablemente, el juego interior más completo de la NBA.

Cuesta encontrar un cuarteto de jugadores interiores como Noah, Gasol, Gibson y Mirotic. De momento, no completan los dedos de una mano los partidos que todos ellos han estado disponibles  pero todos ellos han apuntado momentos de gran baloncesto. Merece la pena destacar la capacidad de pase de Gasol y Noah, conocida en el caso del español y extraordinariamente desarrollada por el jugador francés. Cuando se habla de Noah debe hacerse desde la misma pausa con la que él ha dotado a su juego porque su evolución es admirable y tiene un punto sorprendente. En ningún caso se ponía en duda su carácter competidor, su esfuerzo defensivo y su facilidad para capturar rebotes, pero personalmente dudaba de que consiguiera esa capacidad para asistir a sus compañeros. Madurez, sin duda, y también una buena labor de sus entrenadores para transformar a un jugador al que su capacidad para relacionarse en el juego con sus compañeros le han elevado a otro nivel.

Dentro de los jugadores interiores, Mirotic afronta un año de aprendizaje y adaptación a la competición. El jugador de origen montenegrino no pierde ocasión, sin embargo, de exhibir su carácter depredador y está aprovechando a la perfección los minutos que dispone. Mirotic está disipando alguna duda que manifesté en este mismo espacio respecto a su posible especialización como un mero lanzador de larga distancia. El ex jugador del Real Madrid está aportando un buen número de rebotes y no sólo se limita a abrir el campo en ataque sino a aprovechar su velocidad respecto a los jugadores que suelen ocuparse de su defensa. Cuando Noah, Gasol y Gibson estén disponibles, sus minutos en pista se verán reducidos pero de momento, Mirotic ha cumplido con su parte, está preparado.

Apetece ver el recorrido en la temporada de Chicago Bulls ya que tiene una gran oportunidad de ser el mejor equipo de su conferencia. Ni los Wizards, ni los Raptors (ahora con mejor récord ) tienen tanto baloncesto como  Chicago mientras que Cleveland Cavaliers tiene potencial pero una plantilla mucho más corta que los Bulls, además de muchos egos difíciles de manejar con un índice de derrotas superior al esperado.En el Este, apuesto por Chicago, eso sí no me preguntéis por un posible resultado contra siete u ocho equipos de la Conferencia Oeste…

Gasol en los Bulls

Lunes, 14 Julio 2014

Pau Gasol ha despejado la incógnita y jugará en Chicago Bulls las próximas tres temporadas. Probablemente, su último contrato antes de, quizás, un regreso a Europa. El ya ex jugador de los Lakers ha suscitado el interés de muchas franquicias pero se ha decidido por los Bulls. La elección, a priori, tiene muchos componentes atractivos, pero también algún matiz que el tiempo resolverá, en especial en lo relativo al peso deportivo de Gasol en un equipo donde su referente en la pasada temporada (en ausencia de Rose) fue un jugador que ocupa espacios parecidos que jugador catalán, Joakim Noah.

La salida de los Lakers. La decisión de Gasol de abandonar los Lakers no hace más que constatar la dura realidad de la franquicia angelina. La perspectiva de que los Lakers construyan un equipo con opciones de competir por todo en los próximos años es totalmente irreal y es de agradecer que Gasol no se haya dejado llevar por la resignación y la comodidad y no haya querido convertirse en cómplice de la desastrosa planificación y gestión de los dirigentes californianos. Me gusta que Gasol quiera impulsar su carrera en el ocaso de la misma y aún considere que tiene retos por alcanzar. Esos estímulos le seguirán ayudando a mostrar toda su capacidad.

Noah/Gasol.  Personalmente creo que Gasol hubiera disfrutado con el juego de pases de San Antonio y sus opciones de un nuevo título serían bastantes pero quiero entender (porque no tengo datos)  que  la oferta económica no era tan atractiva y la presencia de Duncan y Splitter ha generado en Gasol algún tipo de dudas sobre su peso deportivo en el equipo. En este sentido, los Bulls cuentan con Noah, Gibson y Mirotic, contando con la salida de Boozer, en principio, como los compañeros de Gasol en el juego interior.

Noah es indiscutible en los Bulls avalado sobre todo por su extraordinaria última campaña. El jugador francés ha madurado y ha logrado acompañar a la entrega que siempre le ha caracterizado una mayor comprensión y generosidad en el juego. El estatus de Noah en los Bulls es de jugador franquicia por lo que la aventura de Gasol en los Bulls dependerá muy mucho de la manera en que logren entenderse. Sin duda, no estamos ante el mismo caso que vivió el jugador español con Howard en Los Ángeles porque Noah tiene mucha más movilidad e inteligencia para aprovecharse de las condiciones de Gasol.

La aportación de Gasol al juego de los Bulls puede convertirles a candidatos del título de la conferencia Este, sobre todo si Derrick Rose se recupera completamente de su lesión. No hay dudas sobre la eficacia defensiva del equipo (Thibodeau prepara a sus equipos de manera excelente en este sentido) y la producción ofensiva de Gasol junto a su capacidad de generar tiros abiertos a sus compañeros deberían elevar el nivel ofensivo del equipo, sobre todo si logran captar algún tirador fiable de larga distancia.

Y Mirotic. Los Bulls nos ofrecerán la ocasión de ver algo que no hemos podido ver, ni creo que veamos, en la selección española. Pau Gasol y Nikola Mirotic ( contratazo el suyo) jugando juntos. Para Mirotic caer en el mismo equipo de Noah, Gasol y Gibson lejos de ser un problema es una auténtica bendición. Tendrá compañeros que le ayudarán en su adaptación a la Liga y no tendrá excesiva presión para impactar desde el primer momento. Además, sus características complementan perfectamente a las de  sus compañeros por lo que, si cumple en defensa (ojo ahí) tendrá un espacio seguro en la rotación para demostrar sus condiciones.

La mochila de Milán

Viernes, 20 Junio 2014

Ya comenté las heridas que dejó la Final Four de Milán en Real Madrid y Barcelona. El paso de las semanas reafirma la sensación de que algo se rompió en el equipo blanco. Y sí, los de Pablo Laso están en la final de la Liga Endesa y su facilidad para anotar hace pensar que pueden levantarse de la primera derrota en la Serie pero algo ha cambiado en la manera de jugar, de sentir y de mirarse dentro del equipo. El Real Madrid ha enamorado porque su brillante propuesta de juego estaba sostenida por una actividad y esfuerzo admirable. Desde hace unas semanas el equipo anota mucho pero no juega bien porque ha abandonado un principio fundamental que acompaña cualquier éxito, la solidaridad.

Y sí, todavía creo que el Real Madrid tiene muchas opciones de ser campeón de liga, pero de un tiempo a esta parte abundan los ataques fruto del talento individual o del orgullo pero se echa en falta mayor circulación, equilibrio y, sobre todo, pases, todo lo contrario que exhibe un Barcelona muy consolidado en su idea de crear desde la conexión Marcelinho-Tomic pero capaz de tener variantes ofensivas, paciencia para encontrar buenas opciones de tiro y solidez mental para no irse de los partidos ante los “arreones” sin continuidad de los de Pablo Laso. El deporte es así, los dos equipos han ganado los mismos partidos en los Play Offs pero, sin embargo, esas victorias parecen haber reforzado las convicciones y roles en el Barcelona (sobre todo ese último partido en Valencia) y han generado dudas en el Real Madrid.

Mirotic y los bases. Reitero una idea que ya he comentado en otras ocasiones. El dominio entre Real Madrid y Barcelona se inclinó hacia los blancos cuando Mirotic empezó a “comerse” a Lorbek. El Barcelona era consciente de su problema en la posición de “cuatro” el pasado verano cuando fichó a Nachbar y ya ha tomado medidas para el futuro (con el fichaje de Doellman, dicen). El momento de forma mental de Mirotic nivela la balanza en la posición. El Jugador de origen montenegrino es un buen termómetro que ejemplifica lo que sucede en el equipo. La ausencia de protagonismo en ataque le conduce a desentenderse en defensa porque se puede asumir que Nachbar le castigue lanzando pero cuesta entender que le haga daño cerca del aro. Respecto a los bases, asumiendo que Llull es el jugador por el que más apuesta Laso, a veces la rigidez con la que se manejan las rotaciones de Sergio Rodríguez van en contra del desarrollo del partido. El Real Madrid se está acostumbrando a comienzos fríos que siempre obligan demasiado al base canario. La ausencia de Rodríguez en momentos decisivos del primer partido fue cuando menos llamativa y contrasta con la confianza con la que juega Marcelinho, espléndido, decisivo y perfecto ejecutor de las buenas propuestas de su técnico, Xavi Pascual sobre el que hablaremos otro día del por qué sus defectos (que tendrá, como TODOS los entrenadores) siempre son más repicados que sus indudables y numerosas virtudes.

Oda a los supervivientes

Jueves, 24 Abril 2014

Acostumbrados a realizar análisis desde la óptica de los equipos que nos resultan más cercanos, tendemos a obviar e incluso infravalorar los méritos y aportaciones de otros conjuntos. Escribo esto mientras repaso el cuarto partido de la serie entre Olympiacos y Real Madrid y, más allá de que el equipo de Pablo Laso no haya jugado bien los dos partidos en Grecia, creo que es justo reconocer la extraordinaria capacidad de supervivencia del equipo griego.

Porque, sí, coincido que el Real Madrid tiene más calidad que los de Bartzokas, pero los griegos han tenido la capacidad de llevar la eliminatoria a su terreno. El Real Madrid es favorito  y el factor cancha suele ser muy determinante en estos encuentros pero los blancos se enfrentarán a unos competidores asombrosos que llevan la eliminatoria igualada sin una actuación maravillosa (ni siquiera muy buena) de su mejor jugador.

Datos y hechos. Me parece interesante y certera la aseveración de Laso de que su equipo no jugó de manera colectiva el cuarto partido pero también este hecho merece ponerse en el haber de Olympiacos que ha ralentizado el ritmo de los encuentros y ha focalizado su atención en realizar de manera extraordinaria los conceptos defensivos más básicos. El Real Madrid cuenta con jugadores muy creativos desde el dribling y muchas de las ventajas de su juego se originan en “unos contra unos” y en el ritmo de juego que pueden imprimir por su habitual buen trabajo en el rebote. En ambos aspectos, los griegos están desarrollando un gran trabajo, con un mejor equilibrio entre el juego interior-exterior y una gran responsabilidad individual en la defensa. Y claro, Sergio Rodríguez y Mirotic no están jugando bien pero hay mucho y buen trabajo del rival en este hecho. El dato más llamativo de la serie, especialmente de los partidos disputados en Grecia, están siendo los porcentajes de tiro del Real Madrid. La actividad defensiva de los jugadores griegos, la implicación de sus jugadores interiores en labores correctoras y su trabajo para limitar la velocidad de balón del Real Madrid tienen mucho que ver en este hecho.

La atmósfera del Palacio de los Deportes creará un nivel de excitación que ayudará a que los jugadores del Real Madrid jueguen con un punto de mayor actividad que les facilite superar una defensa que no encontrará en Madrid ese aliento extra que provoca el empuje del público. Quizás eso no sea suficiente. En el quinto partido de la pasada final de la Liga Endesa, Pablo Laso tomó la iniciativa táctica incluyendo a Jayce Carroll en el quinteto inicial. Este detalle permitió al escolta americano “meterse” en la Final, liberarse unos minutos de Oleson y ayudar a que su equipo tuviera la ventaja en el marcador desde los primeros instantes. Es innegable que la estudiada mecánica de rotaciones de Laso ha resultado muy exitosa pero no vendría mal algún detalle de ese tipo que altere el plan previsto por los helenos. El equipo tiene capacidad de sobra para recuperar su juego y clasificarse para la Final Four con el plan habitual pero, quién sabe…, ¿Por qué no Sergio Rodríguez, titular?.

De “Cuatros” y “Cincos”

Mircoles, 26 Febrero 2014

Camina la temporada en ese momento post Copa del Rey donde se termina de definir por qué luchará cada equipo de la Liga Endesa. El Real Madrid se empeña cada semana en quitar emoción a la disputa por el primer puesto de la Liga Regular (algo que seguramente le valdrá para gestionar los partidos de diferente manera cuando la Euroliga entre en su fase decisiva) pero afortunadamente todavía son muchas las cuestiones por resolver.

El transcurrir de la competición no evita que empiece a especularse sobre el futuro de determinados jugadores ni que podamos detenernos a analizar rendimiento y percepciones de diferentes nombres. En esta ocasión me centro en la situación de varios jugadores interiores. El centímetro sigue siendo un valor cotizado, quizás más en el mercado que en las propuestas de juego y es por ello que muchos de los debates alcancen a determinados jugadores grandes.

El futuro de Nikola Mirotic tiene pinta de ser el culebrón del final de temporada. No tengo muy claro que al Real Madrid le beneficie que la resolución se demore mucho teniendo lo que tiene por delante pero la sensación general es que, ahora mismo, Mirotic tiene ganas de dar el salto a la NBA y los Bulls estarían encantados de recibirle otorgándole un rol importante. No es de extrañar, por tanto, que se empiece a especular con sustitutos teniendo en cuenta que, probablemente asistamos a que tanto los blancos como el Barcelona compartan objetivos para reforzar un puesto que, ahora mismo, probablemente decanta la balanza entre los dos equipos. Me pregunto si la decisión de ambos equipos estará determinada por los resultados que obtengan esta temporada, esto es, si un título europeo ahorraría prisas y  permitiría al Barcelona apostar definitivamente por Todorovic o que alguno de ellos se fijara en un proyecto a medio-largo plazo como podría ser Porzingins, con todas las condiciones para ser un jugador dominante. La apuesta más segura sería Doellman, aunque la competición agradecería que permaneciera en este Valencia que tanto bien está haciendo este año. En el horizonte apunta Dario Saric, la perla croata que destaca en la Liga Adriática y que tiene en su contra ciertas dudas sobre su carácter y que quizás el esfuerzo por su contratación no se compensaría con una estancia corta por sus opciones de recalar en la NBA.

Mientras parece que habrá lío en el tema de los “cuatros”, la temporada está delimitando y concretando la evolución de “cincos”  muy interesantes sobre los que había grandes perspectivas a comienzos de temporada. El paso de los meses ha afianzado a Pleiss y a Tavares, no ha resuelto incertidumbres sobre Mejri, penalizado por la indudable aportación visible e invisible de Slaughter, y nos ha privado de observar la evolución de Lucas Nogueira, muy condicionado por sus problemas físicos. Pero sin duda, uno de los “cincos” más determinantes hasta el momento ha sido  Shermadini que, probablemente, ha mejorado las ya optimistas previsiones sobre su rendimiento que se hicieron cuando se conoció su fichaje por el Cai Zaragoza. El jugador georgiano ha vuelto a confirmar que los jugadores grandes “rompen” algo más tarde, algo que también ha debido pensar Olympiakos para intentar (y conseguir por lo que parece) recuperarle algunos meses después de que abandonara sus filas. Qué suerte la de algunos que tienen margen para remendar sus errores.

Antes y después del “Tiro de LLull”

Domingo, 9 Febrero 2014

Difícil ser concreto y seleccionar las ideas después de la Final de la Copa del Rey entre Real Madrid y Barcelona. Un partido marcado  por un desenlace que pasará indudablemente a la historia de una competición llena de tiros decisivos para ganar el título. Cuesta no engancharse a un deporte que permite ver cómo un equipo que entró derrotado en el último minuto se dio una opción de ganar y sólo perdió el trofeo en el último segundo a manos de un hombre habituado a realizar tiros decisivos pero no tanto a convertirlos.

Me alegro que LLull tenga premio a su osadía y que pueda dar brillo a un partido, el suyo, poco acertado ofensivamente pero excepcional en el apartado defensivo donde ha condicionado la actuación de todos los jugadores con los que se ha emparejado.

Aunque dentro de muchos años sólo se recordará el “Tiro de LLull”, el partido ha dejado varios detalles significativos, por lo determinantes en el desenlace y porque seguirán marcando los duelos entre estos dos equipos en las competiciones que quedan en disputa.

- Marcelinho Huertas ha sido el factor fundamental de que el Barcelona haya tenido opciones hasta el final de llevarse el título. Parece claro que el Barcelona tiene un plan defensivo que incomoda al Real Madrid pero eso no sería suficiente sin la clarividencia en el juego “dos contra dos” del base brasileño. La cuestión de su relevo durante los partidos es un tema que queda pendiente y generará debate durante lo que queda de temporada. Pascual sigue confiando en Sada para estos eventos y dio la sensación de que Laso se lo agradeció permitiendo que sus defensores ayudaran en posiciones interiores o se protegieran de posibles faltas cuando empezaba a ser un problema. La otra cuenta pendiente que ha confirmado esta final para el Barcelona viene determinada en la posición de “cuatro” donde Mirotic y Felipe Reyes dominan a Lorbek y Nachbar, jugadores de talento pero quizás poco fiables a la hora de competir, por lo menos actualmente. La dinámica entre estos dos equipos en los dos últimos años bien podría explicarse en la evolución de Mirotic y en cómo Lorbek ha dejado de ser el principal dolor de cabeza del Real Madrid.

Después del dolor de no ganar un título el Barcelona abandona Málaga con muchos minutos de muy buen baloncesto en sus tres partidos, con la sensación de que es un equipo más sólido que hace dos meses y como firme candidato a ganar la Liga Endesa y La Euroliga.

Hasta ese fatídico minuto final, posteriormente arreglado con el tiro de LLull, la sensación que me ha transmitido el equipo de Pablo Laso ha sido la de haber aprendido la lección de recientes experiencias donde no había sabido subir la intensidad al nivel que requería el partido. Los blancos han confirmado en la Final de Copa sus progresos en el trabajo defensivo de esta temporada. Apoyado en los diferenciales Rudy Fernández y Nikola Mirotic ha sabido encontrar soluciones a cada problema que le planteaba el Barcelona haciendo gala de su mejor virtud defensiva, el trabajo de sus jugadores en el lado contrario del balón. No es sólo la defensa lo que ha permitido el salto de calidad de este equipo sino también la versión “estrella” de un Rudy Fernández muy mejorado respecto al del curso precedente.  Si interpretamos esta Copa del Rey como la primera batalla de estos equipos esta temporada, se  ha confirmado que Carroll cada vez tiene más problemas para “llegar” a los partidos contra el “Barça” y que necesitará un mayor rendimiento de Bourousis. Quién sabe si Mejri pueda estar al nivel de estos partidos, particularmente tengo curiosidad por comprobarlo.

El partido deja como ganadores al Real Madrid y a este juego que parece necesitar permanentes motivos para reivindicarse. Habrá tiempo de rascar algo más sobre esta edición de la Copa que aparte de una final emocionante deja la sensación de que, a pesar de propuestas admirables la diferencia entre los dos equipos más poderosos económicamente y el resto es cada vez mayor.

Marcus y Dontaye

Jueves, 14 Noviembre 2013

Días de elogios para el Real Madrid. Absolutamente merecidos todos ellos. La madurez de la apuesta del equipo dirigido por Pablo Laso trasciende más allá de los resultados y se visualiza por encima de muchos detalles en la satisfacción y entusiasmo de una afición maravillada por el juego de su equipo. Más allá de los títulos que acompañen esta idea, que vaya si tienen su importancia, nada podrá hacer olvidar esta serie de partidos que está ofreciendo el Real Madrid.

Estamos asistiendo a la materialización perfecta de una idea basada en la velocidad y en el atrevimiento que ha alcanzado su máximo esplendor cuando el rendimiento defensivo del grupo ha corregido esa sensación de vulnerabilidad que flotaba en el aire las pasadas temporadas. Porque los partidos del Real Madrid de Pablo Laso siempre o casi siempre han sido muy entretenidos, la diferencia actual es que los blancos no permiten estrellas invitadas y quieren acaparar todos los focos reduciendo a sus rivales al máximo.

Un equipo no alcanza este rendimiento sin que todas sus piezas estén más que encajadas y sin unos técnicos muy convencidos de su propuesta y del grupo que manejan. Es cierto que la clarividencia de Sergio Rodríguez, capaz de poner un pase de canasta en cada ataque que está en pista, la hiperactividad de Rudy Fernández y el talento de Mirotic ayudan a marcar la diferencia, pero toda esta obra no sería posible sin la extraordinaria actitud de los jugadores de banquillo.

Es por eso que me apetece centrarme en dos jugadores ejemplares capaces de influir en el partido sin realizar ningún tiro a canasta. Seguro que a ambos les gustaría jugar más, pero eligen reivindicarse realizando de la mejor manera posible el rol tan concreto y determinado que les otorga Pablo Laso. De este matiz debemos de partir, no es nada fácil lo que realizan Marcus Slaughter y Dontaye Draper ya que siempre se enganchan a trenes en marcha, habitualmente además, lo hacen cuando el equipo ya está en ventaja y su responsabilidad es mantener esa inercia durante los pocos minutos que están en pista. Es fácil identificarse con muchos de los detalles que transmite el Real Madrid pero pocos aspectos son tan llamativos y ejemplares como la capacidad de estos dos tipos de asumir con entusiasmo misiones tan específicas y habitualmente poco valoradas por el gran público.

El valor de Draper, “el jugador de los terceros cuartos”,  lo determina su actividad defensiva y su contención para no asumir tiros que en anteriores equipos e incluso en la selección croata asume con naturalidad. Debe ser duro para los bases rivales, que han soportado durante muchos minutos la agresividad ofensiva de Llull y el “Chacho”, encontrarse con esta roca de varias caras, académica la mayor parte de los minutos pero también brillante cuando es necesario e incluso resolutiva en los momentos decisivos de los partidos. Draper, que sería base titular de la mayoría de los equipos de la Liga Endesa, es el tercer base del Real Madrid. Generosidad.

La historia de Marcus Slaughter nos lleva de manera directa a la de los grandes especialistas de este juego. Supongo que muchos de los entrenadores que observan al Real Madrid no le tendrán muy en cuenta cuando analizan al equipo blanco. Lógico, si atendemos a lo limitado de sus recursos ofensivos. Otra cosa muy distinta es equiparar sus recursos a su influencia en el juego. Slaughter es un habitual de la segunda unidad y por tanto convive bastantes minutos con Felipe Reyes. La pareja es demoledora por su actividad, dureza y capacidad de dominar el juego a través de los pequeños detalles. Slaughter defiende por anticipación, no por contención; no espera, busca y sobre todo no especula ni un instante con su esfuerzo.