Blogs

Entradas con etiqueta ‘Mumbrú’

Proyecto España

Lunes, 13 Septiembre 2010

El Campeonato Mundial de Turquía o el Campeonato de Kevin Durant, como prefieran, ha llegado a su fin. Un Mundial bastante discreto en cuanto al juego, con solo tres o cuatro partidos que perdurarán en nuestra memoria y con la lógica decepción del sexto puesto de España que obliga a una  reflexión que debe ir encaminada a preparar el futuro de la mejor manera posible.- Durant y coach K. Es justo dedicar unas líneas al justísimo campeón. Estados Unidos ha dominado el campeonato con el grupo de jugadores a priori menos preparados para hacerlo. Bajo el cobijo del excepcional Kevin Durant el grupo ha mostrado una actitud excepcional de trabajo y de respeto por el Torneo. Su juego no ha sido espectacular pero sí brillante en su cuidado de los detalles fundamentales. En España vende más la crítica jocosa y oportunista que los juicios sólidos. Cuesta encontrar líneas de halago al trabajo del entrenador de Estados Unidos, Mike Kryzewski. En mi opinión su labor ha sido excepcional por su capacidad de adaptar al equipo rápidamente a las necesidades de la competición y por conseguir que jugadores que son estrellas en sus equipos asumieran roles muy distintos a los que desarrollan habitualmente, sin conceder a la galería ninguna mueca de desagrado o enfado.

Los retos de España. La selección nos tenía muy mal acostumbrados. Esta decepción nos debe hacer reflexionar sobre lo meritorio de lo logrado y las asignaturas pendientes a las que tiene que hacer frente el equipo nacional. Hay varias cuestiones que deja el campeonato.

1. Scariolo. Como no conviene separar la actuación del Técnico de la de su grupo de jugadores, conviene asumir que el técnico italiano no ha estado bien, sin embargo creo que debe continuar porque creo que su capacidad es máxima y porque está preparado para iniciar una nueva reconstrucción de un grupo ganador. El estilo de España debe pasar por jugar más rápido, con más continuidad y recuperar sensaciones de agresividad defensiva que han brillado por su ausencia en Turquía. La mayor diferencia entre esta España y la Campeona del Mundo y Europa ha estado en su falta de compromiso en defensa. Por ahí tiene que empezar el trabajo del seleccionador. Hay motivos para ser muy optimistas ya que tenemos buenos jugadores, nos faltaban jugadores determinantes y el equipo tiene alma, como demostró con la excepcional e infructuosa remontada contra Argentina.

2. “El Tres”, el “Cuatro”  o un nuevo modelo. La posición de alero alto y de pívot que juegue abierto para generar espacios son las que necesitan de alternativas urgentes. Parece que Mumbrú y Garbajosa acaban su ciclo con España. Su actuación ha sido más que digna aunque sigo pensando que los minutos que ha jugado Mumbrú hubieran ayudado más a un joven sin que el resultado de la selección hubiera variado en nada. El “Cuatro” es un reto enorme de esta selección. Claver parece la alternativa elegida por la Federación (que no por Scariolo) pero en su equipo juega de alero y no acaba de realizar una temporada redonda. Habrá que esperar la evolución de Aguilar y Mirotic pero mientras tanto conviene centrarse en lo que tenemos y quizás ser menos rígidos y plantear una estructura de juego que permita la convivencia de Fran Vázquez con cualquiera de los hermanos Gasol o los dos hermanos juntos. Scariolo ha sido demasiado rígido en este sentido y el equipo ha adolecido de poderío físico en muchos momentos del campeonato.

3. Ricky y Marc. Probablemente los dos jugadores españoles que más por debajo de las expectativas han rendido. Ricky Rubio no ha encontrado el pulso al campeonato. La Primera fase no hizo más que cargarle de dudas y no consiguió remontar el vuelo. Su juego ha perdido chispa e improvisación y su presencia en el campo ha resultado demasiado intrascendente. Ha llevado al equipo a un ritmo demasiado bajo, agradeceríamos que de vez en cuando cometiera errores propios de un chaval de 19 años.
Marc Gasol no ha estado mal, ni tampoco bien
. En su caso, disculparía que al equipo le ha costado recurrir de manera constante a él como una alternativa fiable en ataque pero Gasol se ha mostrado demasiado frío en el campeonato, poco dominador en defensa y rebote. En definitiva, le ha faltado pasión, recuperar esa sensación de gratitud que mostró en el Mundial de Japón y no mostrar siempre una cara como si se le debiera algo.

España.Primeros apuntes

Mircoles, 18 Agosto 2010

España avanza en su preparación para el Mundial de Turquía repitiendo el mismo patrón que en los últimos años sumando victoria tras victoria en partidos muy a medida, con arbitrajes que nada se parecerán a los del Mundial y con un público entregado que abarrota pabellones de enorme capacidad.

Los problemas físicos de Marc Gasol y Rudy Fernández han puesto a prueba el fondo de armario de nuestra selección y el balance es más que positivo ya que parece que hay muchos equipos que pueden competir con su quinteto titular contra los nuestros pero pocos son capaces de mantener el ritmo de juego de España de manera constante.

Aún así conviene hacer un ejercicio de prudencia y no dejar pasar por alto aquellos aspectos que si bien no podemos calificar de preocupantes, deben mejorarse para el máximo nivel que exigirán los partidos decisivos del Campeonato del Mundo.

- Calderón. Sí, pero… El base extremeño está cumpliendo pero está lejos de su mejor versión. En este juego, abusar de los botes suele ser sinónimo de dudas y Calderón está driblando demasiado evitando una circulación de balón más productiva. Es cierto que su presencia en cancha transmite seguridad y que sus errores son limitados pero debe exigirse mayor rigor a la hora de poner el balón en las manos del jugador que más nos interese en cada momento.

- Equilibrio. A España le cuesta poner el balón en el poste bajo. Marc Gasol es un gran referente pero a Vázquez se le utiliza exclusivamente jugando continuaciones de bloqueo directo y Felipe Reyes se busca la vida de manera excepcional pero no es una prioridad ofensiva en este grupo. El equipo abusa de circulación exterior por momentos olvidando que los espacios para nuestros tiradores pueden generarse jugando balones interiores.

El efecto LLull.  La energía del jugador del Real Madrid será de gran utilidad para el combinado español. Su ausencia por lesión ha impedido probar más variantes en el juego que seguro que Scariolo tiene pensadas. La actividad defensiva de Llul y su acierto en el tiro exterior le permitirá sustituir con garantías a Rudy y Navarro. El trabajo defensivo en todo el campo de Ricky Rubio y LLull es un auténtico dolor de cabeza para nuestros rivales. Su recuperación afectará al protagonismo de San Emeterio y Mumbrú que se han mostrado bastante fiables hasta el momento.

- Balance defensivo. España no corre de igual manera en los dos sentidos del campo. En ataque la velocidad de su línea exterior complementada por los rapidísimos pívots Reyes, Vázquez y Claver hacen que sea capaz de anotar con fluidez jugando en continuidad. En defensa, el equipo se está mostrando más perezoso y ha recibido demasiados puntos fáciles en acciones de contraataque. Probablemente la falta de tensión de estos partidos y el ambiente favorable en el que siempre juega el equipo hace que por momentos se relaje innecesariamente en estos detalles.

Lo que va de Japón a Turquía

Mircoles, 21 Julio 2010

Arranca España su preparación para el Campeonato del Mundo de Turquía y es irremediable echar un vistazo atrás para analizar como ha evolucionado nuesto baloncesto en estos cuatro años desde la anterior y exitosa cita mundialista hasta ahora donde nuestro equipo nacional sigue gozando de una extraordinaria salud.

Seleccionadores. Tres seleccionadores en cuatro años parecen demasiados, aunque es cierto que Scariolo parece destinado a dar estabilidad a un puesto porque es el que más afinidad tiene que con José Luis Sáez. Las marchas de Pepu y Aíto dejaron cierto poso amargo. Los métodos de Scariolo son muy distintos a los de los dos técnicos españoles, sus sesiones de entrenamiento son más exigentes y sus sistemas algo más rígidos pero el entrenador italiano es una auténtica garantía.

El núcleo duro. Navarro, Mumbrú, Calderón, Garbajosa y Pau Gasol son los verdaderos líderes del equipo. La de Gasol no iba a ser la única ausencia este verano en la selección pero el presidente de la Federación Española ha hecho un gran esfuerzo por asegurar la presencia de otros pesos pesados como Garbajosa y Navarro. Pau Gasol sigue haciendo historia en la NBA mientras que Navarro huyó de la liga americana desesperado por no estar en una franquicia ganadora.

La generación intermedia. Rudy Fernández y Marc Gasol tuvieron un papel fundamental en el éxito de Saitama de hace cuatro años. Ambos daban muy buenos minutos desde el banquillo  resultaron decisivos en momentos puntuales. Ahora están más consolidados aunque vienen de realidades muy distintas en la NBA. Mientras el prestigio de Marc Gasol aumenta sin parar, Rudy vive en las dudas propias de quien se siente con capacidad de hacer muchas cosas y le limitan a realizar solo una. Tengo gran curiosidad por ver cómo afronta Rudy el Mundial de Turquía y si es capaz de vencer la sombra que Portland ha hecho crecer sobre él.

Ricky y Llull. Desde Japón, y con el permiso del reincorporado Fran Vázquez, son las dos apariciones más brillantes de nuestro baloncesto. De Ricky Rubio ya sabíamos hace cuatro años que su futuro estaba destinado a ser un jugador determinante en el combinado nacional, entonces con 16 años ya jugaba en la ACB y su cabeza no apuntaba a un desvío prematuro del camino correcto. La aparición de Llull es más sorpresiva pero igual de contundente. El jugador balear representa  muchas de las cualidades del jugador moderno, versátil, atlético y completo en ambos lados de la pista. Si a esto le añades la pasión que desprende en todas sus acciones no es de extrañar que Scariolo aguante hasta el último momento para ver si puede viajar a Turquía y que se haya ganado el exigente corazón de Messina.

Carlos Jiménez y Sergio Rodríguez. Otros dos jugadores decisivos en el éxito del Campeonato del Mundo de Japón que no estarán en Turquía por diversos motivos. Carlos Jiménez puso punto final a su presencia en el equipo nacional hace dos años. El hecho de estar rodeado de grandes estrellas no debe cegarnos y dejar de valorar lo que ha significado Carlos Jiménez para nuestra Selección. Su carácter silencioso y altruista parece haber contagiado a los que debían haberle rendido un reconocimiento mucho más público. Sergio Rodríguez jugó el Europeo de Madrid después del Mundial de Japón y no ha vuelto a jugar con  España. El canario afronta una nueva etapa en su carrera que le definirá definitivamente como jugador. Los que creemos en él pensamos que está capacitado para llevar las riendas del Real Madrid y volver a hacerse hueco en España con capacidad para disputar el puesto de tú a tú a Calderón y Ricky Rubio.

La Lista. Fran y Sergio

Lunes, 29 Junio 2009

Ya tenemos los 12 de Polonia. Un gran equipo, sin duda. Un combinado de garantías para conseguir el ansiado Oro en un campeonato de Europa que tanto se resiste a nuestro país. Aquel tiro de Holden en Madrid nos privó del campeonato de Europa pero puede haber resultado decisivo para que jugadores como Gasol y Navarro hayan dejado a un lado su cansancio y problemas físicos para comprometerse, una vez más, con el equipo nacional.

Ricky Rubio, Cabezas y Raúl López serán los encargados de intentar hacer olvidar a Calderón. Talento, Físico y Dirección son las principales virtudes de tres jugadores que intentarán evitar a toda costa quedar relegados al tan temido papel de tercer base. Este temor ha podido alejar a Sergio Rodríguez de la selección. El canario acaba de ser traspasado a Sacramento Kings y afronta con gran ilusión la posibilidad de ser un jugador importante en la NBA. La cercanía del europeo con la pretemporada americana y no tener la garantía de jugar un rol importante en España han hecho que Sergio decida no acudir a la convocatoria en una decisión respetable pero que puede tener consecuencias negativas en un futuro para el ex jugador de Estudiantes.

Rudy Fernández y Juan Carlos Navarro son los dos mejores escoltas de Europa. Junto a ellos, Berni Rodríguez es un pretoriano de lujo al que Scariolo siempre le ha sacado un gran rendimiento. Mumbrú es un jugador sólido, muy necesario por su experiencia y su competitividad. Claver es la incógnita y la esperanza. Después de su lesión no ha tenido partidos esperanzadores pero el comienzo de la pasada temporada empezó a alumbrar el jugador que todos imaginamos que puede llegar a ser. Probablemente también sea utilizado en la posición de “cuatro”.

La posibilidad de que los hermanos Gasol jueguen juntos es uno de los aspectos que más me interesa observar en la etapa de Scariolo al frente de la selección. El técnico italiano apostó en su etapa de Unicaja por tener siempre en cancha un pívot capaz de abrir el campo. Esa misión corresponderá a un Garbajosa que seguro que tiene ganas de volver a ser un jugador-referencia en el combinado nacional como lo era antes de los últimos Juegos Olímpicos. Completa un gran juego interior un Felipe Reyes que siempre acaba siendo importante en este grupo por su facilidad para rendir a gran nivel sin necesidad de disputar siempre 25 ó 30 minutos por partido. Una virtud poco destacada del pívot cordobés.

Sorprende la renuncia de Fran Vázquez a disputar el Campeonato de Europa. Como ocurre en el caso de Sergio Rodríguez, su decisión merece todo el respeto del mundo, aunque los que no conocemos los entresijos de su cabeza podemos extrañarnos de cómo un jugador con infinitas condiciones renuncie a medirse todos los días a alguno de los mejores jugadores del mundo.

Algo más que una derrota

Viernes, 20 Febrero 2009

Regal Barcelona y Tau Vitoria son los dos primeros semifinalistas de la ACB. A veces, incluso la lógica se cumple y demostraron ser superiores a sus rivales.

El Real Madrid no fue capaz de variar sus sensaciones de los últimos partidos, se movió a impulsos de coraje amparados en algunas acciones buenas en defensa pero le faltaron recursos en ataque para acompañar a los omnipresentes Bullock y Reyes. El partido dejó muchos mensajes nada halagüeños para el equipo blanco. Por un lado, Joan Plaza dejó bien a las claras quienes son sus jugadores de confianza, los mismos que ganaron la Liga y la ULEB hace dos temporadas. Después de los Reyes, Bullock, Mumbrú, Hervelle, Llull y el lesionado Raúl López, parece que hay  un vacio enorme y da la sensación de que la química del equipo se está resintiendo, algo, sin duda, mucho más peligroso que una derrota en la Copa del Rey. Restañar la confianza de Tomas, Massey o Hosley debe ser uno de los objetivos de los técnicos blancos que necesitan sumar esfuerzos en el equipo con todos los atractivos objetivos que les quedan por delante.

Con toda esta apreciable falta de química, el Real Madrid tuvo orgullo para no salir más escaldado del partido de ayer. Su derrota pudo ser más contundente debido a la calidad de la defensa azulgrana y al poderío intimidador de su juego interior. No me olvido de Navarro, letal y decisivo, pero que anotó en demasiadas situaciones sin necesidad de fabricarse sus acciones, sino después de un buen trabajo colectivo de todo el grupo capaz de generar inestabilidad en la, por momentos endeble, defensa del Real Madrid.

El Tau confirmó su condición de favorito derrotando a un entusiasta Pamesa Valencia, que preparó muy bien el partido pero que se vino abajo por lo corto de su banquillo y por la incapacidad de aguantar la tremenda actividad en ambos lados del campo de los de Ivanovic que ganaron con comodidad en uno de los partidos más flojos que recuerdo de Prigioni y con un discretísimo Rakocevic. Cuestión de recursos.

Una de épica

Mircoles, 28 Enero 2009

Confieso que viendo el Real Madrid-Barcelona de esta noche he tenido un cierto tufillo futbolero. No solo por la propia denominación de los equipos sino por ver en la pista a un equipo lleno de recursos y talento en todos sus puestos  y un equipo de menor calidad formado por buenos jugadores que, a falta de momentos continuos de buen juego, han hecho del orgullo y la fe su bandera, les suena, verdad?.

El Real Madrid salvó realmente un match ball teniendo en cuenta lo perjudicial que resulta perder un partido en casa en el Top 16. El partido contribuye a reforzar el ánimo de un equipo que supo sobreponerse a ir a remolque durante casi todo el partido y al que le costó culminar la remontada por no poner el balón en las manos adecuadas en los momentos decisivos.

Mucha parte de culpa en la victoria blanca hay que atribuírsela a un joven de 21 años que supo elevar el ánimo de los suyos cuando peor pintaban las cosas. El esfuerzo de Sergi Llull bien merecía el premio de la victoria del Real Madrid que, épica aparte, demostró algunas carencias que vienen repitiéndose a lo largo de la temporada, esto es, ausencia de lanzamiento exterior, irregularidad de jugadores como Mumbrú, Massey y Hosley y momentos de indolencia defensiva sobre todo de la línea exterior.

El Regal Barcelona ha dejado escapar una gran oportunidad de dar un paso de gigante hacia los cuartos de final de a la Euroliga. Realmente perder por dos puntos en campo del Real Madrid hace accesible superar a los de Joan Plaza en un hipotético empate pero seguro que Xavi Pascual no está contento de esos minutos finales de su equipo donde asomaron demasiadas dudas y se tomaron muy malas decisiones.

El equipo catalán dejó sello de equipo grande durante 36 minutos pero se vio desbordado  por el vendaval Llull. Los catalanes acusaron quizás la escasa aportación de su banquillo donde solo se salvó Fran Vázquez y la discreta actuación de sus bases, especialmente de Lakovic, que parece demasiado empeñado en olvidar que es un jugador de primer nivel.

Seria España, Vulgar Croacia

Mircoles, 20 Agosto 2008

España está en semifinales de unos Juegos Olímpicos. La facilidad con la que ha conseguido su clasificación no debe esconder la satisfacción que debemos tener todos los aficionados al baloncesto por conseguir nuevamente luchar por las medallas en la competición de más prestigio a nivel de baloncesto de selecciones.

No calificaría el encuentro de los nuestros de brillante porque sigue faltando un punto más de acierto en ataque y una mejor lectura de determinadas situaciones del juego que se intentan resolver buscando la manera más efectista pero no más efectiva, pero sí hemos podido ver a la España más seria y constante de todo el campeonato.

El partido se ha decantado rápidamente y los croatas han ido a remolque desde los primeros instantes, nuestra selección ha entendido perfectamente que el juego interior croata era claramente inferior al nuestro y ha apostado, a veces hasta obsesivamente, por castigar sin remedio la ausencia de un defensor eficaz de Pau Gasol. Pero donde España se ha mostrado especialmente contundente ha sido en defensa mostrando una actividad muy superior a jornadas precedentes y dominando de manera abusiva el rebote. Excepcional, por cierto, la primera parte de Carlos Jiménez, tremendo en pequeños detalles defensivos, fintas de ayudas, segundas y terceras ayudas, recuperaciones llegando a defender el tiro, en definitiva una lección de cómo ser importantísimo sin anotar un sólo punto. Lástima que las actuaciones de Carlos no calen como debieran en el gran público.

Croacia intentó engancharse en el comienzo de la segunda parte pero el contundente inicio español abortó cualquier opción de remontada y finiquitó el partido demasiado pronto para lo que deben ser unos cuartos de final. Una decepción, por cierto, el equipo balcánico, ausente de líderes y de carácter, resignados desde los primeros minutos e incapaces de plantear alternativas tácticas y emocionales al equipo español.

El encuentro contra Croacia nos deja también la sensación de que Jorge Garbajosa va mejorando día a día, de que Mumbrú está siendo uno de los jugadores más regulares de nuestro combinado y de que Aíto, ante la falta de brillantez y de acierto en ataque, va orientando sus rotaciones hacia aquellos jugadores que le garantizan un gran rendimiento en tareas defensivas, por lo que Raúl López y Juan Carlos Navarro se van cayendo poco a poco, aunque yo sigo confiando en que sean dos piezas importantes en el camino de España hasta las medallas.

Pívots, pívots, pívots

Lunes, 18 Agosto 2008

Hizo bien España en revelarse ante lo que estaba sucediendo en el campo. Si el partido hubiera transcurrido como los diez primeros minutos, nuestra selección hubiera empezado a tirar por la borda parte del prestigio acumulado en los últimos tiempos.

El demoledor parcial de 83 a 25 en los últimos 30 minutos del partido puso las cosas en su sitio y dio sentido al principal objetivo que debían buscar los nuestros en el partido, la recuperación de sensaciones positivas para afrontar de la mejor manera el momento decisivo de la competición.

Es difícil valorar este tipo de encuentros entre rivales de tan distinta entidad pero los antecedentes de España en los Juegos Olímpicos hacían necesario que todos nos reencontráramos con la mejor versión del combinado de Aíto García Reneses que, habilmente, hizo múltiples guiños a sus jugadores más necesitados de autoestima durante todo el encuentro.

Ahora llega Croacia, y eso será otra historia. El equipo balcánico es el paradigma de la irregularidad pero tiene talento de sobra para complicar enormemente el partido a España. España es muy superior en el juego interior, donde los Gasol y Reyes se antojan demasiado poderosos para el, aún tierno Barac y el todoterreno Banic (una debilidad personal). La clave, por tanto, será que nuestros jugadores exteriores muestren un mayor grado de estabilidad de la mostrada hasta el momento y sean capaces de limitar la capacidad en el juego uno contra uno de los Popovic, Ukic, Planinic y Tomas.

Además, creo que España debe echar un ojo a cómo Argentina logró sacar literalmente del campo a los croatas. Los argentinos que, junto a los griegos, van poquito a poco alcanzando su mejor nivel a medida que se acerca la fase decisiva del campeonato llevaron el partido a un terreno muy físico y castigaron sin remedio a los croatas en situaciones cercanas al aro, en especial aprovechando la ausencia de un tres alto en el equipo balcánico. Es un buen partido, por tanto, para que tanto Mumbrú como Jiménez logren provocar situaciones de ventaja en el poste bajo para que sus compañeros se puedan beneficiarse de esa labor y para que todos los tiros exteriores vengan generados por el trabajo en situaciones cercanas al aro.

Si España juega con equilibrio en ataque empezará a ganar el partido. En unos Juegos Olímpicos que vuelven a demostrar que el baloncesto cada vez se juega menos en el poste bajo y más en los bloqueos directos, nuestra selección debe decantar el partido desde los pívots y matarlo con los jugadores exteriores. Intentarlo de otra manera puede ser empezar a preparar el viaje de vuelta.

Los doce de Aíto

Domingo, 10 Agosto 2008

Inmejorable comienzo del equipo español en los Juegos Olímpicos. A la ya conocida importancia de comenzar ganando el primer encuentro, España consiguió incrementar su, ya de por si elevada dosis de autoconfianza, ante un desconocidísimo equipo griego que volvió a demostrar que le cuesta ponerse en marcha en los campeonatos.

España empezó sorprendida por los interesantes aspectos tácticos preparados por el técnico heleno. Los cambios en las situaciones de bloqueo directo y la defensa zonal en saques de fondo consiguieron el propósito de romper la fluidez ofensiva del equipo español. Además, no todos los jugadores respondieron a la enorme exigencia de las rotaciones de Aíto García Reneses que obligan a una rápida adaptación al partido y a una buena aportación en poco tiempo. En el minuto 16 España ya había empleado a sus 12 jugadores que, aunque de manera casi imperceptible estaban desgastando al equipo griego que principalmente creaba problemas a España en las rápidas transiciones de Spanoulis.

Señalo del partido tres momentos decisivos por su influencia en el resultado y por lo que tienen de representativos en lo que puede ser el desarrollo de la competición. El primero de ellos es el comienzo de la segunda parte que rompió el partido en el que destacaron varias acciones de Juan Carlos Navarro. El jugador del Barcelona parece lejos de sus mejores momentos y su rol se ha visto alterado por la tremenda irrupción de Rudy Fernández pero esos minutos del comienzo del segundo periodo pueden resultar un impulso de confianza en el genial escolta catalán.

El segundo momento decisivo llegó con la acertadísima decisión del entrenador de España de defender en zona cuando Grecia quería meterse nuevamente en el partido. Los griegos demostraron carencias para atacarla al carecer de dos figuras importantísimas contra este tipo de defensas, tiradores y jugadores interiores con capacidad para anotar en situaciones cercanas.

Por último, Aíto nos recordó a todos que el equipo tiene margen de mejora, que todavía no hemos ganado nada y que cualquier relajación puede ser tremendamente perjudicial y cuando Grecia se colocó a 12 puntos a falta de menos de dos minutos llamó a filas a los suyos para recordarles y recordarnos que las medallas aún están muy lejos.

De los nombres propios del partido, permitidme que me aleje por un día de los sólidos Calderón, Rudy y el sabiamente dosificado Pau Gasol y me quede con el importante trabajo de Mumbrú y Jiménez, tremendamente eficaces en defensa donde mostraron una gran capacidad para corregir errores de los compañeros y muy activos en el rebote. Además, en el caso del capitán de la selección tuvo buenos momentos jugando en la posición de “cuatro”, algo que seguramente veremos en más momentos de la competición debido a la gran cantidad de falsos pívots que lucen principalmente sus habilidades más allá de la línea de 6,25