Blogs

Entradas con etiqueta ‘Pablo Laso’

Más es menos

Mircoles, 30 Marzo 2016

El rendimiento del Real Madrid es uno de los temas del momento. El equipo está a punto de afrontar duelos decisivos para determinar su continuidad en la competición europea con la sensación de que hace semanas que no hace un partido redondo. El lenguaje gestual que transmiten los jugadores expresa ciertas dudas y no acaban de solucionarse evidentes carencias defensivas y de equilibrio en el juego que se vienen manifestándose desde comienzo de temporada.

No seré yo quién dude del Proyecto de Pablo Laso. Esta misma temporada ha sacado adelante todas las “finales” que ha afrontado y ha logrado el título más importante que se ha disputado, la Copa del Rey. Sin embargo, es evidente que el rendimiento del grupo no iguala las temporadas precedentes del ciclo del técnico vitoriano. Son varias las causas pero me gustaría detenerme en cómo puede influir la configuración de  la plantilla en cantidad, calidad y cómo ha podido influir los roles determinados por Laso en el rendimiento de determinados jugadores.

Comprendo, en gran medida, el afán de los equipos de contar con plantillas cada vez más amplias para afrontar con garantías un calendario muy exigente pero este hecho puede ir en contra del propio rendimiento de los colectivos. El Real Madrid cuenta con 15 jugadores en su plantilla, la más amplia de su historia y quizás pueda ser ésta una de las causas por las que el equipo no alcanza un buen rendimiento de manera constante cuando el grupo mantiene el núcleo de jugadores artífices de una temporada repleta de éxitos. No parece arriesgado decir que las incorporaciones no han ayudado a mejorar el colectivo y eso ha hecho que el rendimiento del equipo se haya resentido ante cualquier bajón o lesión de los “Sergios”, Reyes, Rudy Fernández, Reyes o Ayón.

No parece justo meter a todos los nuevos en el mismo “saco”. Poco más, por ejemplo,  se puede pedir a Luka Doncic que siempre deja detalles interesantes cada vez que juega, con su talento y su aportación en otras facetas del juego como el rebote. Las dudas con Doncic no vienen tanto si está preparado ya para la primera plantilla sino si puede estar listo para algo más de protagonismo del que tiene. Tampoco se puede pedir mucho más a N´Dour porque juega poco y porque no tiene entidad aún para ser parte de este equipoWilly Hernangómez no acaba de romper pero es cierto que no lo ha tenido fácil. Probablemente sea uno de los más perjudicados de la súperpoblación de la plantilla ya que no le recuerdo tres partidos seguidos entrando en la rotación de manera constante. La llegada de Lima aún le ha restado más continuidad y tampoco el brasileño acaba de encontrarse cómodo sabiendo que tiene que aportar mucho en poco tiempo. No es fácil rendir en estas condiciones. No ha sido el mismo caso de Willy el de Thompkins que, hasta la llegada de KC Rivers era habitual en convocatorias y rotación. El americano se ha visto superado por la responsabilidad y sus carencias defensivas no le dan para competir contra los mejores equipos. Si no rindió cuando jugaba con asiduidad, esperar una buena aportación ahora cuando juega un día sí y dos no, parece utópico.

Este es precisamente el detalle que más me gustaría señalar. Entiendo que Laso quiere tener a todos los jugadores “vivos” para justificar la necesidad de tener una plantilla amplia pero es difícil que muchos de ellos aporten sin un rol algo más definido sabiendo que un día jugarán y al siguiente ni siquiera se vestirán. Claro, diréis, son profesionales, se tienen que adaptar y estar preparados para rendir pero esto no funciona así y por eso son tan valorados tipos como Slaughter que se podían pasar cuatro o cinco partidos sin jugar y hacer lo que se esperaba de él cuando su entrenador le requería. Y claro que no todos los problemas del Real Madrid pasan por ahí, ni mucho menos, ya que el peso de los minutos los llevan otros pero no se ha generado una dinámica tan positiva para que cuando las cosas no vayan tan bien Laso se gire con confianza hacia su banquillo. Este hecho sí que es diferencial si tenemos en cuenta que este ciclo tan exitoso se ha construido con una rotación estable, la mejor pareja de bases de Europa y también, no hay que olvidarlo,  aportaciones diferenciales de los “especialistas” del equipo. La manera en que Laso encontraba soluciones y sacaba brillo a todos sus jugadores fue magnífica, quién sabe, quizás con 12 se vivía mejor…

Dos fenómenos

Lunes, 29 Febrero 2016

Entiendo como lógico el permanente deseo de comparación entre acciones o jugadores. Me parece hasta enriquecedor en algunos momentos  y positivo porque casi todo debate en torno a nuestro deporte contribuye a su difusión. La canasta desde su campo de Sergio Llull no sólo será tema de conversación de los aficionados habituales sino de aquellos más esporádicos y el baloncesto tendrá más repercusión de la habitual en determinados medios.

Dicho esto, permitidme que huya de las comparaciones que se han establecido entre las canastas ganadoras de Stephen Curry frente a Oklahoma (¿el partido de la temporada NBA hasta ahora?) y la que consiguió Sergio Llull frente a Valencia Basket.  Me interesa más el debate que trata de dimensionar las figuras de Llull y Curry en sus diferentes entornos. Llull es uno de los mejores jugadores de Europa y se ha labrado esa consideración paso a paso superando, en mi opinión, cualquier expectativa que se pudiera realizar sobre él en los primeros años de su carrera. Curry también ha mejorado cualquier previsión, probablemente es el mejor jugador del mundo y la aparición más interesante en este juego desde la retirada de Michael Jordan.

La vistosidad y el carácter decisivo de la canasta de Llull en Valencia restan notoriedad a muchos detalles previos que indican la trascendencia del jugador balear en el Real Madrid. Si su “churro” resultó decisivo es porque previamente él mismo se había dado opciones de ganar el partido con cinco puntos seguidos. Hasta entonces su partido había sido discreto, discreto dentro de su nuevo rol porque a diferencia de hace unos años, Llull es capaz de aportar en muchos aspectos cuando no anota  con facilidad. Este es precisamente el aspecto que más valoro del base internacional. La manera en que se ha hecho con el liderazgo de un grupo, el respeto que tiene entre sus compañeros y su mejora en el conocimiento del juego que nos permiten ver cada semana acciones de pase impensables en este jugador hace tiempo.

Valoro mucho la evolución de los jugadores durante su trayectoria. En este sentido, Sergio Llull es un ejemplo admirable. Un jugador con unas piernas poderosas que podrá prolongar su carrera al máximo rendimiento por los matices que le añade cada temporada. Un tipo valiente y un competidor asombroso que ha respondido con creces a la confianza que ha depositado Pablo Laso en él desde el momento que tomó las riendas del equipo. Ya lo he escrito en alguna ocasión, por encima de Sergio Rodríguez y Rudy Fernández, Llull ha sido el jugador por el que más ha apostado Pablo Laso, tanto en minutos de juego como en responsabilidad otorgada.

Curry también está siendo más de lo que aparentaba que iba a ser. Su trayectoria está muy lejos de la carrera de Michael Jordan pero su temporada actual discute con la mejor posible del gran Michael. Curry es una noticia estupenda para reivindicar el talento por encima de las cualidades atléticas. Un tipo no especialmente rápido ni fuerte que es el mejor jugador del momento porque es el más hábil y el único que representa una amenaza lanzando desde ocho o nueve metros. Curry es un anotador que se ha convertido en un dominador.Su “tiranía” nace desde su cabeza, se manifiesta a través de su muñeca y se completa con una actitud muy favorable para el juego, se divierte, nos divierte y encima compite como nadie. Un fenómeno, lo dicho, lo mejor en los últimos 20 años, y creo que no exagero..

La Copa y punto.

Mircoles, 17 Febrero 2016

Ya está aquí el Fin de Semana largo de la Copa del Rey, sin duda uno de los eventos deportivos más especiales de los que se celebran en nuestro país. A Coruña es la sede de este año, a priori la más igualada del último lustro, con la sensación de que se dan todos los condicionantes para disfrutar de una edición espectacular con muchos jugadores de talento y equipos atrevidos capaces de alterar el orden lógico que implicaría un triunfo de los equipos con más presupuesto, Barcelona Lassa y Real Madrid.

Espero que la Copa del Rey mantenga la buena línea del baloncesto que se está viendo en la Liga Endesa. Hay que decirlo mucho más, se está jugando un buen baloncesto en nuestra competición. Eso, contando con que el nivel medio de los jugadores de la Liga ACB es bastante menor al de hace algunos años, pero los equipos están bien entrenados y hay una idea bastante generalizada de juego que apuesta por huir de la especulación e intentar jugar con menos rigidez y ocupando mejor los espacios.

A partir de estas consideraciones generales, la Copa nos expondrá los matices que diferencian a cada grupo. Valencia Basket y Barcelona probablemente son los equipos que muestran más equilibrio entre el juego exterior y el interior. Mérito de Pedro Martínez en el caso de los valencianos que en épocas más recientes se jugaban demasiada suerte de los partidos exclusivamente en el lanzamiento de tres puntos.

Sería un error no pensar en Valencia Basket como favorito al título, su nivel de juego está acreditado y ya ha ganado en dos de las canchas más difíciles de Europa. Aún así, tampoco parece justo situarles en un nivel superior de expectativas al del Barcelona y Real Madrid. Los catalanes han realizado partidos extraordinarios esta temporada que han sido diluidos con alguna derrota sorprendente. He visto momentos defensivos de los de Xavi Pascual que me cuesta imaginar en cualquier otro grupo y sus dos victorias frente al Real Madrid a domicilio acreditan que también son capaces de competir al máximo jugando a un ritmo alto y obligados a anotar muchos puntos.

También me parece sorprendente que en la encuesta de la web de la ACB entre los entrenadores que no disputan la Copa del Rey no se encuentre un pronóstico claro que piense en el Real Madrid como campeón. Los de Pablo Laso llevan una línea irregular, cierto, su defensa es altamente sospechosa, también cierto y tampoco parece que los movimientos en la plantilla hayan subido el nivel de la misma. Además, les falta Rudy Fernández una baja sensible en lo visible y en lo intangible. Dicho esto, sólo recordar que en los momentos de presión, el equipo ha respondido. Tenía que ganar en Munich para clasificarse para el Top 16 y lo hizo con solvencia, como lo hizo recientemente en la dificilísima cancha del Khimki en casi un todo o nada para seguir vivo en Europa. Si los “Sergios” juegan a su mejor nivel, no hay mejor pareja en A Coruña y este tipo de competiciones suelen decidirse desde el puesto de base…

No sólo Valencia Basket está en condiciones de alterar el criterio de la lógica. Laboral Kutxa Baskonia es probablemente el equipo que llega más en forma a la cita. Los de Perasovic son un un equipo intenso que decanta los partidos por KO físico a través de su ritmo de juego y sus variantes ofensivas. Un equipo sin estrellas pero con muchos puntos en sus manos y dos tipos diferentes, Adams y Bertans, dos jugadores diferentes a los que siempre apetece ver.

También hay vida detrás de los cabezas de serie. El entusiasmo del anfitrión, representado por el Río Natura Monbus les puede ayudar a mejorar su nivel de las últimas semanas aunque he de reconocer que su victoria frente a Baskonia sería la mayor de las sorpresas de los Cuartos de Final. Alguno pensará que sería más sorprendente que Montakit Fuenlabrada ganara al Real Madrid. Por supuesto que sería un hecho histórico pero hay muchos detalles en la manera de jugar del “Fuenla” que son realmente incómodos para los de Pablo Laso.

Aíto García Reneses representa como nadie ese estilo que se está imponiendo en la competición. Aíto confía en su rival de Cuartos de Final, Valencia como campeón porque hace tiempo que está jugando el partido.  A su buen ciclo en Canarias le falta una victoria de “ruido”. Me gusta mucho Alen Omic, un grande móvil con capacidad para anotar al que Aíto está puliendo a la perfección.  Tampoco lo tendrá fácil, ni mucho menos, Sito Alonso y su Dominion Bilbao Basket en su enfrentamiento frente al Barcelona pero Alonso tiene recursos para complicar la vida al equipo catalán que deberá cuidar esas rachas tremendas de los múltiples lanzadores con los que cuentan los vascos.

A disfrutar¡¡

Estados de ánimo

Lunes, 18 Enero 2016

Probablemente Morabanc Andorra y Montakit Fuenlabrada sean los dos mejores equipos  ”libra por libra” de la Liga Endesa hasta el momento. Que a falta de una jornada para el final de la primera vuelta tengan opciones, y no pocas, de disputar la Copa del Rey es realmente admirable. Su rebeldía es una noticia buenísima para una competición que castiga al máximo los errores en la confección y dirección de las plantillas.

Montakit Fuenlabrada ocupó la última posición la pasada edición de la competición. A estas alturas ya ha ganado tantos partidos como entonces superando lesiones y la marcha de su entrenador, Zan Tabak, atraído por el reto de la Euroliga. Su sustituto, Jota Cuspinera ha acertado en las recetas empleadas. La propuesta de  juego permite que la mayoría de sus jugadores tengan espacio para demostrar su talento.

Perfiles como Tabu, Paunic o Popovic precisan de un técnico que confíe en ellos y sepa encontrar hueco a sus muchas virtudes (capacidad para anotar, creatividad, competitividad) haciendo que pesen más que sus defectos (toma de decisiones e inconsistencia).Es cierto que los madrileños no son un equipo especialmente sólido en defensa donde acusan la ausencia de intimidadores y cierta falta de físico en su línea exterior pero es difícil igualar su ritmo de juego y defender su amplia gama de tiradores. Un reconocimiento especial para dos jugadores nacionales con la etiqueta de ir justos para la ACB como Uriz y Alex Urtasun que tienen mucho que ver en la gran trayectoria de su equipo. Uriz ha ganado solidez con el paso de los años y aporta justo lo que necesita el grupo, no es un base excepcional en nada pero aporta buen nivel en muchas facetas y su capacidad para entender el juego ha mejorado muchísimo. Urtasun está disputando su mejor temporada en la competición  y va sobrado de confianza. La victoria contra el Real Madrid ilustra a la perfección la buena condición mental del navarro. Después de cuatro triples errados fue capaz de anotar el tiro decisivo.

El encuentro frente al Real Madrid evidenció más que nunca lo importante que resulta el estado de ánimo para competir al máximo. El Real Madrid perdió el encuentro anotando un 57% en tiros de dos, un 45% en tiros de tres y un 85% en tiros libres. Os animo a encontrar un partido donde algún equipo perdiera con este porcentaje de acierto. Sin embargo, esta efectividad no pareció reforzar al equipo de Pablo Laso que se mostró inseguro en la circulación y custodia del balón y que volvió a demostrar cierta relajación defensiva. El entusiasmo de Fuenlabrada y las decisiones de Cuspinera les permitió mantenerse en el partido y dar la puntilla en el momento justo.

Entusiasmo y ánimo que empiezan a faltar en Movistar Estudiantes que ha decidido prescindir de su entrenador, Diego Ocampo. El técnico gallego no ha tenido premio a su apuesta por los jóvenes porque le han faltado cimientos sólidos que garantizaran triunfos y, con ellos, confianza. El trasiego de los jugadores extranjeros y la falta de físico de jugadores que deberían haber dado empaque al proyecto están siendo un lastre importante.

El Base y el “cuatro”

Lunes, 28 Diciembre 2015

Golpe de autoridad del Barcelona Lassa en el primer duelo del curso entre los dos eternos rivales. El equipo de Xavi Pascual se mostró más sólido que un Real Madrid inconstante y demasiado dependiente de sus rachas de acierto en el lanzamiento exterior. Más allá de la escasa trascendencia del resultado, merece crédito la victoria de los catalanes por la confianza que les proporcionará y porque reafirma varias de las apuestas que ha realizado para esta temporada.

Factor Satoransky y .. Ribas. Me gusta mucho la evolución de Satoransky, cada temporada es mejor director, comete menos errores y tiene la capacidad de condicionar el juego en ambos lados de la cancha. Cuando uno juega contra el Real Madrid y quiere tener opciones de victoria es fundamental que en el duelo frente a los “Sergios” no se salga mal parado. En esta ocasión Ribas y Satoransky dirigieron mejor a su equipo y entendieron donde se generaban permanentemente las ventajas.  No sólo eso sino que en defensa lograron que ni Llull ni Rodríguez acabaran de encontrarse cómodos limitando sus porcentajes de tiro y asistencias. Probablemente sea un carca pero aún soy de los que piensa que gran parte de los partidos se deciden desde la posición de base y el Barça empezó a ganar el partido por ahí a través de la verticalidad de Satoransky y de la clarividencia de Ribas, ¿el fichaje del año?

El encuentro confirmó la sensación de que el Barcelona tiene muy identificados aquellos aspectos del juego en los que el Real Madrid le superó en el pasado. Felipe Reyes siempre ha sido un dolor de cabeza para los de Xavi Pascual y en esta ocasión sólo le permitieron capturar un rebote ofensivo. No sólo eso sino que Doellman supo utilizar su velocidad para decantar sus duelos ante el capitán madridista. Junto a los minutos de Vezenkov y la interesante convivencia a ratos de Tomic y Samuels, el Barcelona marcó una gran diferencia en la posición de “cuatro”. La capacidad de Samuels de jugar como pívot o de compartir espacio con Tomic será de gran utilidad al Barcelona esta temporada ya que le permite contar con un recurso excepcional para aquellos momentos en los que Doellman no aporta la suficiente solidez a la defensa azulgrana.

Desde el punto de vista del Real Madrid, el partido sacó a relucir determinados aspectos sobre los que aun tiene que “construir” Pablo Laso. Uno de ellos es recurrente en los momentos menos lúcidos de su equipo,  la tendencia a intentar solucionar problemas defensivos con ataques basados casi exclusivamente en el lanzamiento exterior. El segundo y más complicado es la ausencia de “intimidadores” en defensa (el 71% en porcentaje de tiro de dos del Barcelona es escandaloso). Cuando no cuentas con jugadores grandes que cambien tiros es imperativo trabajar en toda la pista, ser más agresivo evitando la circulación de balón y acertar con las propuestas defensivas en la defensa del bloque directo. Los que minusvaloran la ausencia de Rudy Fernández no debieron prestar atención a lo mal que trabajó el Real Madrid en el lado defensivo más alejado del balón.

Esperando la Supercopa

Viernes, 2 Octubre 2015

Confieso que no veía mucho sentido a esta competición cuando se fundó pero  el paso de los años ha logrado que la valore como un buen punto de partida para la temporada y una forma de intuir cuál puede ser el potencial de los equipos que participan. Los equipos aun están en fase de preparación y su rendimiento está muy condicionado por el momento físico de los jugadores y el necesario acoplamiento de las incorporaciones pero ninguno despreciará la opción de alzarse con un título nada fácil de conseguir por el gran nivel de los contendientes.

El Real Madrid parte con la ventaja de la confianza que le dan sus títulos recientes y porque ha dado continuidad a la mayoría de sus jugadores importantes. Parece que no dispondrá de  Rudy Fernández y Taylor pero cuenta con suficientes recursos para que se le considere favorito. Me interesa ver como Laso protege a Thompkins, un talentazo por otra parte, de ciertas debilidades defensivas y disfrutar del conocimiento del juego que exhibe el jovencísimo Doncic. La ausencia de Slaughter tiene miga porque Thompkins y Hernangomez tienen en la defensa su aspecto prioritario para mejorar. En este contexto, Ayón parte como imprescindible (poco se ha valorado su gran actuación en el segundo partido de la Copa Intercontinental).

No lo tendrán fácil los de Pablo Laso frente al Unicaja de Málaga. Los andaluces tienen argumentos para pensar que pueden derrotar al Real Madrid. Tengo curiosidad en observar como Joan Plaza utiliza al triángulo Díez, Suárez y Kuzminskas y en si Hendrix puede ser la referencia interior que buscaban. El verano generó la pregunta de si Unicaja había optado por una excesiva “revolución” en la configuración de su plantilla y en la Supercopa empezaremos a tener respuestas (pocas) sobre si los cambios han sido para mejor. Me mojo en este sentido, creo que el grupo actual tiene mayor potencial que el precedente pero presenta varios jugadores que tienen en la irregularidad su seña de identidad. Smith, Jackson y Nedovic, por ejemplo son tipos con gran talento pero con demasiada tendencia al error y a la falta de constancia en su rendimiento. Un reto para Joan Plaza, sin duda.

Herbalife Gran Canaria ha hecho un buen trabajo este verano. Es cierto que no continúan Bellas y Tavares, dos referentes en los últimos años pero ha “pescado” dos nacionales de buen nivel como Rabaseda y Aguilar  y ha vuelto a llamar a filas a un seguro de vida como Savané. Me generan más dudas los “gigantes” Omic y Galdikas pero tienen asegurada una buena dirección en la cancha con Oliver y Pangos y en el banquillo con la continuidad de Aíto García Reneses. A priori, por plantilla, no tengo dudas de que es un equipo de Copa del Rey y Play Offs aunque la pasada campaña dejó la sensación de ser un grupo poco sólido en defensa. Veremos si las incorporaciones dotan de algo más de carácter y agresividad a un equipo con talento.

El Barcelona Lassa ha vuelto a apostar por una revolución en su plantilla. Como todos los años por estas fechas, la plantilla parece ser deslumbrante y en los últimas temporadas desde la Supercopa han empezado a adivinarse pequeñas grietas en la construcción del equipo. La presencia de Lawal viene a cubrir cierto déficit atlético en el juego interior que fue muy evidente el pasado curso pero viene a anticipar un pequeño problema de roles. La experiencia indica que Tomic rinde mucho más en un papel de indiscutible y la trayectoria de Lawal también apunta a que sólo ha dado el máximo cuando se ha sentido indiscutible y ha tenido mucha continuidad en pista. En un rol 20/20 ¿serán los dos capaces de dar el máximo?. Algo parecido ocurre en posiciones exteriores, mucho talento y pocos minutos para los Abrines, Oleson, Navarro y un Pau Ribas muy reforzado después de su Eurobasket. El exceso de talento es una bendición casi siempre pero obliga a una buena gestión por parte de los técnicos y a jugadores con una mentalidad determinada. Dicho todo esto, si tuviera que señalar una única clave del rendimiento del Barcelona, indicaría su pareja de bases. En esta posición empezó a perder todos los partidos claves la temporada pasada y eso que, entonces Satoransky y Marcelinho y ahora el checo y Arroyo parecen parejas de primerísimo nivel pero lo cierto es que, en los momentos decisivos, no marcaron diferencias. Veremos ahora..

Y también, alma

Domingo, 21 Junio 2015

Esos primeros siete minutos del Real Madrid en el segundo partido de la final son un perfecto resumen de la etapa Laso con ese enorme plus de confianza que ha supuesto el título de la Euroliga. Por supuesto, no había otro mejor hombre para representar este ciclo que Sergi Llull. Llull ha sido ( y veremos si seguirá siendo) “el chico de Laso”.

En las buenas y en las malas, el balear ha sido la apuesta más decidida y sólida de Laso. Desde el primer día aventurócualidades de base,  le dio el mando del equipo y le liberó en los minutos decisivos con la inestimable ayuda de Sergio Rodríguez. Por momentos, incluso pareció que Laso exageraba su apuesta por Llull, dándole más minutos y galones que a dos talentos del nivel de Rudy Fernández y Sergio Rodríguez. Hoy, LLull es mucho más que el jugador que anota cinco triples sin fallo en una final de la Liga Endesa. Es un auténtico líder, que ha sido capaz de mejorar su interpretación del juego y que explota al máximo la enorme personalidad que siempre ha mostrado. Un tipo valiente que, como todos los de su condición, está recogiendo su premio y que ha respondido a la confianza de su entrenador derribando la puerta que separa un buen jugador de una estrella del baloncesto europeo.

Bajo el liderazgo de Llull y la hiperactividad de Rudy Fernández, el Real Madrid está a un sólo paso de proclamarse campeón de la Liga Endesa exhibiendo un juego brillante que no debe esconder algunas debilidades de su rival. El Real Madrid juega con un  nivel de confianza máximo pero también recordando la última final perdida en Liga frente al eterno rival. El Barcelona es víctima de sus dudas, de roles poco definidos en algunos puestos y de una alarmante falta de deseo. Más allá  del dominio en la posición de base que ejercen Llull y Rodríguez, de la movilidad de Ayón que penaliza a Tomic y Pleiss y de la intensidad en defensa del Real Madrid, sorprende el poco entusiasmo del Barcelona por intentar agarrarse al único título al que optan esta temporada. Incluso su técnico, Xavi Pascual parece haber perdido algo de esa habilidad para limitar las cualidades del Real Madrid siempre que jugaba contra los suyos. Todo lo contrario, el equipo de Pablo Laso parece excesivamente cómodo cuando juega contra el Barcelona.

El Palau es la cancha más difícil de Europa por lo que no se puede descartar  que la serie se alargue. Bajo su techo, varios de los jugadores del Barcelona pueden camuflar esa ausencia de carácter competitivo que les lleva pesando fuera de su campo durante toda la temporada. Es improbable que el Real Madrid anote de manera tan fluida fuera de su entorno pero la evolución durante el ciclo de Pablo Laso ha permitido a los blancos saberse adaptar a mayores tipos de partidos. En un año en el que el grupo ha sido capaz de derribar todas sus barreras pendientes, le queda otro reto para culminar su obra perfecta, jugar un buen baloncesto en el Palau Blaugrana.

Detrás de un premio

Lunes, 25 Mayo 2015

Felipe Reyes ha recibido el premio al mejor jugador de la Fase Regular de la Liga Endesa y bien que me alegro. Su designación, avalada por profesionales y aficionados es un merecido reconocimiento para un tipo admirable que, durante toda su trayectoria ha mantenido una enorme regularidad para mantenerse durante más de una década en la élite de nuestro baloncesto.

Es difícil medir la justicia o no de estos reconocimientos individuales pero en este caso cuesta encontrar alguien que haya realizado más méritos que el pívot cordobés. Su perseverancia ha sido decisiva para que su equipo haya logrado más victorias que nadie y la decisión de Pablo Laso de incluirle como titular varió definitivamente el comienzo algo dubitativo de los blancos. No es menor el tema del rol otorgado por su técnico, Reyes se adapta a todo. Ha destacado como titular de igual manera que cuando sustituía a Mirotic porque, a diferencia de otros jugadores, está preparado para aportar a su equipo en todos los contextos y situaciones. Su trayectoria en la selección española avala esta impresión porque ni siquiera la demoledora presencia de los Gasol e Ibaka ha evitado que todos pensáramos que siempre había espacio para Felipe Reyes.

A sus 35 años, Reyes está próximo a renovar su vinculación con el Real Madrid que comenzó en el año 2004. Lógico que club y jugador se entiendan a tenor de lo exitoso de su convivencia. El pívot ha encontrado retos para progresar temporada tras temporada. Uno no dura tanto tiempo en ningún equipo sólo con carácter y personalidad sino también con capacidad para reconocer qué necesita el grupo de él en cada momento. Con todo eso y también con mucha pasión, la que a veces incluso juega malas pasadas y hace que estés excesivamente nervioso en una final de la Euroliga.

Para el Real Madrid la presencia de Felipe Reyes ha sido una bendición, ha desnudado y estimulado a muchos compañeros de puesto. No hubo mejor preparación para la aventura americana de Mirotic que convivir con Reyes cada día ni ha habido mejor termómetro para dejar en evidencia la intensidad de muchos compañeros que  compararles con  la manera en que competía Felipe cada partido.

Entiendo que todos estemos ávidos de caras nuevas, de chicos jóvenes  que impulsen esa regeneración de la ACB de la que tanto se habla y por la que tan poco se hace. Comparto que nuestra competición carece de rostros novedosos que ayuden a hacer algo de ruido y contribuyan a fabricar buenas historias pero todos esos hechos no deben hacernos caer en la justicia de no valorar en su justa medida el trabajo, la capacidad de superación y el gen ganador de Reyes. Yo soy de Felipe Reyes porque me gusta la gente que construye trayectorias muy por encima de sus condiciones y no hace sino recordarnos que no hay nada más decisivo que una buena mentalidad que alimente el factor diferencial en este juego, la ambición.

Corazón, carácter y… Laso

Domingo, 17 Mayo 2015

Entiendo que la mayoría de los éxitos deportivos son merecidos, pero en pocas ocasiones he encontrado tan adecuado este calificativo como para esta Euroliga que ha conquistado el Real Madrid. Conozco a Pablo Laso de “Hola y adiós” pero no ha sido difícil empatizar con un técnico que ha creado uno de los proyectos más atractivos que he presenciado en este deporte.

El partido ha comenzado con el barro que ha propuesto Olympiacos ante el que el Real Madrid no ha tardado en oponer un trabajo defensivo impresionante en el que sólo chirriaba la excesiva atención en Spanoulis que dejaba campo libre a otros compañeros. También ha jugado la memoria y la presión que arrastraba el Real Madrid que ha afectado a determinados jugadores en el comienzo del partido. Por eso ha sido importante la aportación de esos jugadores que han llegado esta temporada y que han cumplido con creces su misión de aportar carácter, experiencia y mentalidad ganadora en este tipo de eventos.  Así lo ha entendido Nocioni, capaz de intimidar a un equipo tan físico como los griegos y marcar el nivel de intensidad que debían imitar sus compañeros.

Frente a ellos Olympiacos ha seguido al dedillo su habitual manual de supervivencia. Normalmente, el paso de los minutos desgasta a sus rivales sobre todo mentalmente por lo incómodo que resulta enfrentar a estos guerreros indomables a los que, de vez en cuando, hasta se les escapan sonrisas cuando van por detrás en el marcador. El mérito del Real Madrid ha residido en su fortaleza mental para agarrarse a su defensa cuando los griegos les llevaban a ataques sin fluidez y con poca circulación de balón. Desde la solidez de su trabajo defensivo y con la aportación de los menos habituales Rivers, Slaughter, Maciulis y Nocioni, el equipo dirigido por Pablo Laso superó un momento de duda donde un parcial de 11 a 0 de los griegos amenazaba con una historia ya conocida. Entonces apareció Carroll, que recordó al de sus mejores días y con sus triples arañó la mentalidad de los  griegos a los que castigó verse con la obligación de hacer un nuevo esfuerzo para meterse en el partido. A fe que lo intentaron pero enfrente ya no estaba el equipo que había perdido dos finales sino el grupo que mejor baloncesto ha hecho en los últimos años en Europa.

Mención especial para Pablo Laso. Desde su llegada el Real Madrid ha recuperado la competitividad y ha sido capaz de construir un proyecto en el que ha sabido evolucionar como entrenador y hacer progresar a sus jugadores. Un técnico con cintura para corregir errores como el que les llevó a llegar tiesos al final de la pasada temporada y con habilidad para identificar los aspectos que marcan la diferencia en los partidos. La dimensión de Laso se ha manifestado en detalles como saber sacar rendimiento en defensa de tipos como Carroll o Rivers, leer los quintetos de “pequeños” que planteaban los griegos y confiar en la mayor calidad de sus jugadores de banquillo, aspecto en el que los blancos superaban a sus rivales. Por  encima de todo, un tipo normal, que ha alcanzado la cima del baloncesto europeo desde la serenidad, la confianza en su método y construyendo la mejor pareja de bases del baloncesto europeo que, incluso en un día no especialmente brillante, también han marcado la diferencia con sus rivales.

En honor a Laso

Domingo, 22 Febrero 2015

No hay sufrimiento en defensa y no hay pases en ataques, viene a decir Pablo Laso cuando el Barcelona amenaza con romper el partido mediado el segundo cuarto. Es un gran tiempo muerto del técnico vitoriano que viene a indicar por dónde suele descoserse el equipo blanco. Son los dos detalles que han marcado los peores momentos de un grupo que ha conseguido vencer la Copa del Rey gracias a un descomunal ejercicio de compromiso y solidaridad para superar momentos duros de un partido lleno de alternativas y condicionado por la intensidad de ambas defensas. Merece reconocimiento Laso por la manera en que ha logrado dar respuesta a la aparente superioridad táctica de la que presumía el Barcelona y por la personalidad con la que está conviviendo con ese aire de desconfianza que se ha creado a su alrededor y que combate llevando a su equipo a disputar hasta el final todos los títulos en juego.

El  ”genio”. No ha necesitado el Real Madrid de un buen partido de los dos jugadores que le han sostenido en esta primera mitad de la temporada. Llull ha tenido uno de esos días erráticos donde acusa no tener unos primeros minutos positivos que le ayuden a “meterse” en el partido mientras que Felipe Reyes ha estado correcto pero no tan deslumbrante como en partidos precedentes. Tampoco ha sido brillante la primera aparición en el encuentro de Sergio Rodríguez. Excesivamente blando en defensa y con poca trascendencia en el juego ofensivo no parecía el día del jugador canario. Todo ha cambiado en el segundo periodo donde su actuación ha sido decisiva para el triunfo de su equipo. Antes de la jugada con la que definió el partido su agresividad condicionó los movimientos de Pascual y generó dudas en la preparadísima defensa azulgrana. Como suele suceder entre estos dos equipos, el rendimiento de los bases resultó definitivo y el “Chacho” superó todo lo bueno realizado por Satoransky hasta ese momento.

“El competidor”. Supongo que cuando los dirigentes del Real Madrid se plantearon la incorporación de Nocioni lo hacían pensando en partidos de esta índole. El argentino no ha defraudado en absoluto y frente a la calidad, talento y cierto individualismo de Doellman ha ofrecido una buena dosis de intensidad y carácter.

“El todoterreno”. Rudy Fernández  es un jugador extraordinario porque es capaz de tener impacto en el juego sin necesidad de estar anotando constantemente. Algunos señalarán que no ha estado acertado al final del partido pero es necesario remarcar su influencia para mantener a su equipo con opciones  cuando el Barcelona, liderado por Tomic,  amagaba con romper el partido. Este partido reivindica la hiperactividad de Rudy y lo determinante que resulta un jugador de sus características en el baloncesto europeo. En plena madurez física y de conocimiento del juego se pueden esperar muchas actuaciones de este nivel del jugador balear y con ellas se reforzarán las opciones del Real Madrid en los dos títulos pendientes.

Sin bases.  Sorprendente la decisión de Xavi Pascual de jugar los últimos instantes sin Marcelinho ni Satoransky. Navarro se ha ganado con creces confiar en él cuando se deciden los partidos pero sus piernas no parecen preparadas para más esfuerzos de los necesarios, sobre todo en defensa, donde está lejos del rendimiento de sus compañeros de puesto. El extraordinario esfuerzo de Tomic ha encontrado pocos aliados constantes. Alguna cosa de Abrines, detalles de Satoransky y Thomas y el talento desordenado de Doellman han sido lo mejor de un Barcelona lleno de talento en las posiciones exteriores pero al que le ha faltado algún detalle táctico recurrente al que agarrarse para superar la agresividad, intensidad y deseo de su rival.