Blogs

Entradas con etiqueta ‘papaloukas’

Lo que no debe tapar un tiro

Lunes, 14 Mayo 2012

 

La Euroliga 2012 pasará  a la historia por la remontada de Olympiacos culminada por el tiro de Printezis. El equipo griego ha conseguido un merecidísimo título con su plantilla más limitada de la última década. Salvo Spanoulis, cuesta encontrar un jugador del Olympiacos que tuviera un rol importante en cualquiera de los otros finalistas. Para ellos la gloria, para nosotros analizar qué nos ha dejado una Final Four con muchísimas más sombras que luces.

El nivel. Los partidos no han sido buenos, esa es la verdad. No soy de los que piensa que un partido es bueno o malo exclusivamente por los puntos que se anoten, pero en esta ocasión el nivel de anotación ha reflejado los malos partidos que han realizado los cuatro participantes. Ha ganado el equipo que ha logrado que sus rivales fallaran más y el que mejor mentalidad ha demotrado, quizás porque era el grupo del que menos se esperaba. El miedo a perder ha sido la sensación dominante en Estambul. La Euroliga es una competición fantástica pero también necesita de nuevos proyectos que alteren el orden establecido y que den que pensar a los cuatro o cinco equipos que siempre están presentes en estas citas. Indudablemente, si hablamos del juego,  un paso atrás respecto a la Final Four de Barcelona.

El CSKA. Creo que no exagero si digo que el CSKA de Moscú ha hecho dos de sus peores partidos de esta Euroliga en la Final Four. Su entrenador, Kazlauskas se llevará todos los palos, porque el circo está montado así, pero llama la atención el bloqueo y la suficiencia con la que se han manejado sus jugadores. La condición de favoritos les ha pesado en las piernas y sobre todo en la cabeza y su juego dinámico y con excelente circulación de balón ha dejado paso a las dudas, los botes de más y a la mala selección de tiro. Teodosic es muy bueno, que duda cabe, pero aún debe caminar para subir al escalón de los Diamantidis, Papaloukas (el de hace unos años) y McCalebb.

El Barça y su método. El nivel de juego del Barcelona Regal ha sido una enorme decepción. Su momento de forma y su habitual solidez en estos partidos aventuraban algo muy distinto a lo que ofreció en su semifinal frente a Olympiacos. El Barcelona un equipo extraordinario, con una capacidad defensiva brutal y con una disciplina ofensiva llevada al máximo que, sin embargo, adolece de un punto de genialidad, de gente capaz de alterar el guión y distribuir la atención ofensiva que acaparan Navarro y Lorbek. En este sentido, los sustitutos de Lakovic, Grimau y Morris no han mejorado lo que aportaban estos singulares jugadores desde el banquillo. Creus se ha ganado mucho margen, pero este verano tendrá nuevos retos que afrontar, se precisan jugones que descarguen a Navarro y un jugador interior capaz de generarse sus tiros como ahora hace Lorbek.

¿Fin de ciclo en Panathinaikos? Viene anunciándose desde hace meses que este era el último proyecto ganador de Panathinaikos ya que reducirá enormemente su presupuesto. El ejemplo de sus vecinos no debe descartarlos en absoluto pero da la sensación de que Obradovic buscará nuevos retos la temporada que viene. El equipo al que vaya se convertirá desde el principio en candidato al título. Por el momento, en la derrota, sólo cabe ponderar su excepcional trayectoria en un club, indudable referencia del baloncesto continental.

Ivkovic. Para terminar, una mención especial al entrenador del campeón, Dusan Ivkovic. Ha ganado de la única forma que podía ganar, limitando el talento de los rivales y con una extraordinaria disciplina táctica de sus jugadores. La valentía que le ha faltado a su propuesta de juego le ha sobrado manejando los recursos de los que dispone.

Childress y Nocioni

Lunes, 6 Abril 2009

Hace tiempo que no dedico unas líneas a la NBA, y no es que no me interese,  sino que tengo la sensación de que todo lo bueno está por venir y ni siquiera la lucha entre Cavs y Lakers por el mejor récord de la liga y las continuas exhibiciones de Lebron James y Wade en esa sorda competencia por el MVP logran distraer la atención de ese tremendo Regal Barcelona-Tau que nos espera y de la dramática lucha por evitar el descenso en la ACB.

Dos hechos de la última semana han vuelto a reclamar mi atención sobre la realidad que se vive en la competición americana. Por un lado, la actuación de Josh Childress en los play offs de cuartos de final de la Euroliga con Olympiakos y, por otro,  las declaraciones explosivas del “Chapu” Nocioni sobre la realidad de su equipo los Sacramento Kings.

Josh Childress, cuyo fichaje por el Olympiakos fue una de las sensaciones del verano, es un sonoro fiasco. Seguro que podrá jugar mejor, a lo mejor, es decisivo en la Final Four, pero la atención mediática de su fichaje y su sueldo nada tienen que ver con la estrella que nos vendían. De todos los jugadores que han intervenido en la serie Olympiakos-Real Madrid, Childress estaba entre los tres peores técnicamente. Incapaz de fabricarse un tiro y de dar más de un bote seguido con su mano izquierda, Childress solo ha sido útil en situaciones cercanas y aprovechando la capacidad de Papaloukas para adaptarse a las características de sus compañeros. Si el Real Madrid no está  en la Final Four no será por Childress sino por Papaloukas, Bourossis, Greer y Printezis. Childress es un significativo ejemplo de la pobreza técnica de la mayoría de nuevas generaciones de jugadores americanos, más pendientes de alardear con exhibiciones atléticas que de pulir sus evidentes limitaciones con el balón en las manos.

Nocioni se está cansando de la NBA, para un competidor como él es desesperante habitar en un equipo como los Sacramento Kings, una auténtica banda que da la sensación de que lucha por ser el peor equipo de la liga para tener más opciones de alcanzar el número 1 del draft. Los 82 partidos de la Temporada Regular americana tienen el aspecto perverso de que haya equipos que sin haber jugado 30 ya sepan que no van a poder progresar en la competición. Esto hace que los jugadores se dediquen a exhibir sus presuntas habilidades, no por el bien colectivo, sino por la ambición de procurarse mejores contratos. Nocioni está viviendo esta realidad que tan bien conoció Pau Gasol en Memphis y que, a la larga le empobrecerá en su juego. A Gasol le rescataron los Lakers, Nocioni busca un equipo salvavidas, quizás el Tau?, seguro que por Querejeta no habría problema y por Ivanovic menos.

El suplente Papaloukas

Viernes, 27 Marzo 2009

¿Por qué Papaloukas siempre es suplente?, se cuestionaba un amigo mío hace unos días, ¿Por qué das tanta importancia  a los que salen de titular? le respondí.

El Real Madrid perdió su segundo partido en Atenas y está cerca de ser eliminado en la lucha por jugar la Final Four. Está cerca, pero no está eliminado. Visto lo visto en estos dos partidos no debería extrañarnos que la eliminatoria se decidiera en un quinto encuentro ya que no se ha visto una gran superioridad del Olympiakos en ninguno de los dos partidos que se han decidido, como suele ocurrir en equipos de este nivel, por mínimos detalles.

Hay un aspecto que, con el transcurso de la temporada, se puede asegurar de la plantilla del Real Madrid. Muchos de sus jugadores no se siente cómodos en un rol secundario y sólo funcionan con una cantidad de minutos difícil de disponer en equipos de primer nivel. Jugadores como Marko Tomas o Jeremiah Massey son los dos claros ejemplos de este hecho. Tomas demostró en Fuenlabrada y lo hace en los veranos con Croacia que es un jugador tremendamente útil cuando dispone de mucho tiempo en cancha, pero no ha pasado la prueba de aportar en momentos puntuales. Esto es lo que muchas veces diferencia a los buenos de los muy buenos. Hay muchos buenos jugadores de 25 minutos, algunos menos de 20 y muchos menos que sepan responder desde el momento en el que se requiere su presencia.

Muchas veces he dedicado este espacio a alabar las virtudes de Felipe Reyes, entre ellas nunca he mencionado su extraordinaria habilidad para ser rentable en distintas circunstancias, algo que ha probado con enorme eficiencia en la Selección Española donde su rol no alcanza, ni por asomo, el que tiene en el Real Madrid. Algo parecido ocurre con Gianluca Basile en el Regal Barcelona, capaz de asimilar brillantemente distintos cometidos y muy productivo para el tiempo que está en cancha o de Sergi Vidal en el Tau, suplente, defensor eterno del mejor jugador rival, opción secundaria en el juego ofensivo, elementos que, en vez de servirle como excusa sabe enfocar como estímulo para su rendimiento.

Papaloukas también forma parte de este grupo de elegidos, es el eterno suplente de CSKA de Moscú y ahora de Olympiakos, probablemente porque sus entrenadores saben que el hecho de no salir de titular no afecta para nada a su rendimiento y que lo importante no es quien empieza los partidos sino quien los termina. Si hablamos de factores diferenciales entre el Olympiakos y el Real Madrid, Papaloukas está siendo una pesadilla táctica para el conjunto de Plaza que no encuentra respuesta a su juego en el poste bajo y a su capacidad en el “pick and roll”.