Blogs

Entradas con etiqueta ‘Paul’

El Legado de Nash

Lunes, 23 Marzo 2015

La confirmación de la retirada de Steve Nash obliga a un merecido reconocimiento a un jugador de una dimensión extraordinaria al que el paso del tiempo aún reforzará por lo difícil que resulta encontrar un tipo de sus características en el baloncesto actual.

Es probable que con la retirada de Nash (la oficial, porque la real se produjo en el momento que fichó por los Lakers) no sólo se pierda un extraordinario talento sino el propio concepto de la posición de base tal y como se ha venido entendiendo desde hace mucho tiempo. Nash fue el último exponente del base director que dio paso al base-ejecutor, por el camino tenemos varios jugadores que ejercen la transición entre ambos conceptos (como Chris Paul por ejemplo) y los últimos coletazos de jugadores de menor dimensión que Nash pero herederos de su estilo como Prigioni.  Parece claro que hay que acostumbrarse a mirar a los bases de otra manera. La principal diferencia entre ambas ideas radica en qué prioridad tiene la anotación para estos jugadores. Nash tenía capacidad para anotar pero en su mentalidad entraban otras alternativas. Su manera de interpretar el juego “dos contra dos” fue fantástica y favoreció que muchos equipos incluyeran este concepto como base principal de su ideario ofensivo. La diferencia principal entre Nash y los bases de ahora es que el jugador canadiense podría ser decisivo en un encuentro sin la necesidad de destacar en la anotación. Nash anotaba después de buscar asistir, Westbrook, por ejemplo, asiste después de buscar anotar.

Hace mucho tiempo que abandoné el modelo “Nash” como vara de medir el rendimiento de los bases. Da igual como entrenador que como espectador, es un error intentar encajar aspectos en determinados jugadores que van en contra de su naturaleza. Y sí, yo era de aquellos que pensaba que no dice cosas buenas que un base sea de manera recurrente el máximo anotador de su equipo, como también pensaba que siempre los bases deben ser los jugadores exteriores con mejor porcentaje de tiro. Seguro que algo queda de aquello, pero conviene abandonar esa rigidez que impide pensar que un equipo puede funcionar bien sin un verdadero “director” en la posición de base, más que nada porque directores-directores hay más bien poquitos. Al final, el rendimiento lo marcará la toma de decisiones y cómo se adapta a jugar un equipo con un jugador que requiera tener mucho tiempo el balón en las manos.

Pienso mientras escribo estas líneas en un ejemplo cercano que tenemos en la Liga Endesa. Hablo del mejoradísimo Laboral Kutxa de Ibón Navarro. Su pareja de “bases” está formada por Mike James y Darius Adams, ninguno de ellos puede ser catalogado como un gran director de juego y su toma de decisiones es más que cuestionable, diría incluso que representan el límite de Baskonia respecto a la línea que separa un buen equipo de un gran equipo. Uno que tiene cierta simpatía por el club vitoriano reconoce que se ha puesto bastante nervioso con ellos en pista en la resolución de algunos partidos. Dicho esto, ambos jugadores tienen su parte importante de responsabilidad en la mejora de su equipo porque han encontrado un entrenador que no intenta convertirles en un tipo de base que nunca serán sino en ofrecerles los medios para que puedan alcanzar su máximo nivel personal.

La grandeza de lo que ha representado Steve Nash es que a todos los entrenadores les hubiera encantado tanto tener un jugador como él que muchos de ellos no han sabido manejar otro tipo de jugador presos de esa nostalgia.

¿Estancados?

Mircoles, 6 Marzo 2013

Dediqué uno de mis primeros escritos en esta bitácora para hablar sobre Deron Williams y Chris Paul, entonces en camino de ser los mejores bases de la NBA comenzado el declive de Nash y Kidd y en espera de la explosión de Derrick Rose. Más de cuatro años después las sensaciones que me generan Deron Williams y Chris Paul son bastante diversas.

Deron Williams es una de las mayores decepciones de las últimas temporadas. Eso es así. Su salida de Utah y su llegada a los Nets no ha supuesto ningún impulso en su carrera sino más bien todo lo contrario. Williams no ha progresado en ningún aspecto de su juego, lo que hacía muy bien lo hace un poco peor y aquellos aspectos mejorables como el control del tiempo de juego y una mejor toma de decisiones siguen siendo más que asignaturas pendientes. Da la sensación de que le cuesta mantener la concentración mucho tiempo seguido pero sobre todo muestra una alarmante falta de pasión en el juego, simplemente se deja llevar. La pregunta ahora es si podemos esperar de Williams algo más o tendremos que conformarnos con esta versión menor en un jugador que por momentos parecía en condiciones de discutir el status de mejor base de la competición a cualquiera. Ahora mismo me cuesta valorarle como uno de los cinco o seis mejores porque sus cualidades están difuminadas en un cuestionable espíritu competidor.

Chris Paul es un caso distinto, su prestigio en la Liga no ha disminuido en estas temporadas y su incorporación a los Clippers ha revitalizado al atractivo equipo californiano. Paul tiene menos piernas que Williams pero mucha más personalidad e influencia en el juego. Sin duda, es uno de los grandes jugadores de una competición que crea muchos bases brillantes en el juego de uno contra uno pero en la que cuesta adivinar verdaderos directores de juego. La virtud de Paul es que puede disfrazarse de varios personajes en un mismo partido, por un lado es capaz de dominar el ritmo de su equipo y de favorecer los vuelos de sus atléticos compañeros pero también sabe cuando asumir el protagonismo ofensivo en los momentos decisivos de los partidos. La asignatura pendiente de Paul es conseguir que Los Clippers ofrezcan su mejor rendimiento frente a los mejores equipos de la competición. Hasta ahora, como sucedió en los Play Offs de la pasada temporada frente a los Spurs, los californianos se hacen muy pequeños contra los aspirantes al título, ya no se trata de ganar o perder sino que por momentos parecen hasta lejos de competir contra ellos.

Williams y Paul no compiten en la misma “Liga” desde hace unos meses pero la NBA ofrece momentos para la redención, quien sabe si  los próximos Play Offs proporcionarán el estímulo que necesita Deron Williams para recordarse y recordarnos que tiene mucho más de lo que está ofreciendo. Mientras tanto, con Rondo y Derrick Rose lesionados, pocos discuten el trono de un Chris Paul, bueno, quizás Westbrook, aunque para eso habría que ampliar mucho mucho la definición del término Base…

Lo que no me perdería de un España-USA, incluso amistoso.

Martes, 24 Julio 2012

Hay en la víspera del partido de esta noche frente a Estados Unidos una sensación especial que evita calificar únicamente el duelo como “amistoso”. En realidad, el resultado de esta noche tiene nula trascendencia y aunque se presente (peligrosamente) este encuentro como un anticipo de la Final Olímpica es cierto que estamos ante las dos mejores selecciones del mundo por lo que cualquier enfrentamiento entre ellas siempre tiene uno o muchos elementos adicionales de interés.

Calderón y los bases USA. Los dos últimos partidos del base extremeño nos han reconciliado con su mejor versión. Aceptamos que debe estar lejos de ser la primera referencia ofensiva del equipo pero no debe olvidar jugar con agresividad para evitar que se focalice en exceso la atención defensiva de nuestros rivales sobre el juego interior. Enfrente Chris Paul y Deron Williams, dos excelentes jugadores que, rodeados de Bryant, James o Durant adoptan un rol muy diferente al que desarrollan en la NBA.

Lebron, ese gran desconocido. A veces cuando leo y escucho sobre Lebron James pienso sobre cómo el envoltorio no deja ver el regalo. James es altivo y convirtió su cambio de equipo en un momento televisivo lamentable pero es un jugador extraordinario del que se pondera poco su capacidad para influir en muchas facetas del juego. Su versatilidad defensiva encaja a la perfección en los constantes cambios de asignación que ordena el seleccionador norteamericano. Por eso, le veremos defendiendo a Pau Gasol y a Juan Carlos Navarro y en ataque proporcionará numerosos tiros abiertos a sus compañeros (¿alguien ha comentado quien dio el pase previo de la mayoría de los triples de Durant frente a Argentina?).

El factor mental. Todo el mundo juega contra Estados Unidos sabiendo que cada pérdida de balón será enormemente penalizada. Este hecho condiciona el ataque de la mayoría de los equipos que se “protegen” abusando del dribling y cuidando poco los detalles en el trabajo previo a recibir el balón. Es la hora de ser valientes,  de usar el dribling sólo para generar ventajas  y de tener paciencia porque a Estados Unidos le cuesta mantener la concentración mucho tiempo seguido.

Gasol y Gasol. No me refiero en este caso a los dos hermanos Gasol, entre otras cosas porque Marc parece que no será de la partida sino a cómo condiciona el partido la presencia de Pau Gasol en ataque y en defensa. El entrenador de Estados Unidos, Mike Krzyzewski pensará en soluciones de ayudas colectivas para defender el juego del internacional español cerca del aro mientras que Sergio Scariolo acudirá a defensas zonales para evitar que el pívot de los Lakers tenga que defender a James o Anthony demasiado lejos del aro. La estructura del equipo estadounidense hace que Gasol sea un factor aún más decisivo.

Los “inesperados“.  Estos partidos suelen deparar apariciones estelares de algunos jugadores que no aparecen en el cartel de promoción del encuentro. En España apuesto por LLull y Felipe Reyes como jugadores cuyas características encajan con lo que se requiere para jugar contra Estados Unidos, pasión, versatilidad defensiva y mucha decisión ofensiva. En Estados Unidos habrá que ver qué tal día tiene el irregular Westbrook, no soy un apasionado de este jugador pero no le niego su variedad ofensiva apoyada en sus prodigiosas piernas.

Kevin Durant, por supuesto: Un manual de gestos técnicos brillantes por la pista. La distancia de triples FIBA y la altura desde la que lanza le hacen prácticamente imparable. Nosotros tenemos que disfrutarle, los jugadores españoles pensar que va a hacer puntos seguro pero que es el defensor más vulnerable de Estados Unidos.

Sergio y Rondo

Lunes, 4 Junio 2012

Cinco de enero de 2004. Torneo de Hospitalet Junior. Se enfrentan Estudiantes y Oak Hill Academy. Antes de ese partido, Carlos Suárez ha llamado la atención en Estudiantes por su voracidad reboteadora y su actividad en la pista y Josh Smith (hoy All Star jugador de Atlanta Hawks) ha destacado entre los norteamericanos por su exhuberancia física que hace cuestionarnos a algunos la verdadera altura de las canastas.

Antes del partido frente a Estudiantes, alguien le dice al base de Oak Hill, Rajon Rondo que va a jugar contra el mejor base de Europa de su edad, Sergio Rodríguez. Rondo toma nota y encara el partido como algo personal, consigue 55 puntos desbordando a Estudiantes y a un Sergio Rodríguez que acusa mucho el desconocimiento de sus compañeros y la ansiedad que le provoca verse superado por Rondo. (more…)

USA y la lista

Mircoles, 11 Enero 2012

Ya se conocen los 19 integrantes de la preselección de Estados Unidos que disputarán los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Un grupo de jugadores impresionante sobre los que la palabra derrota sólo puede vincularse a la desidia, el egoísmo y la falta de actitud. Sin estos condicionantes, ganar a esta selección va a ser misión imposible pero si hay un grupo de Egos que puedan degenerar hasta el desastre, éstos son los norteamericanos.

Los bases y la sombra de Rondo. Rajon Rondo no encajó nada bien su descarte para el pasado Campeonato del Mundo y su ausencia no sorprende aunque castiga a la vista cuando lees los nombres de Eric Gordon y Chauncey Billups. La capacidad para anotar desde larga distancia de estos dos jugadores es su aval ante las defensas cerradas europeas. ¿Suficiente?. En mi opinión, en absoluto y deberían ser dos descartes seguros. Derrick Rose, Chris Paul y Deron Williams son garantía más que suficiente por lo que Westbrook también debería tener este verano más vacaciones que sus compañeros, igual así tiene tiempo para pensar que es poco para un base dar cuatro asistencias por partido.

Talento infinito. Kobe Bryant, Wade, Lebron y Durant son fijos entre los exteriores. Serán los jugadores más utilizados de la selección y tanto Lebron como Durant lo harán en muchas ocasiones en la posición de “Cuatro” para adaptarse a los rivales. Esto deja poco espacio a jugadores como Odom e Iguodala, jugadores que merecen un reconocimiento por sus continuas contribuciones a la selección de Estados Unidos pero que en este principio de temporada están demostrando que sus mejores días parecen haber pasado. Queda por resolver qué pasará con Carmelo Anthony, otro talentazo pero que quizás sea sacrificado por Mike Kryzewski en beneficio de jugadores más complementarios ya que lo que puede aportar Anthony está más que cubierto con Durant y Lebron James.

Lamarcus Aldridge, Kevin Love, Chris Bosh y Blake Griffin. Cuatro grandes jugadores que no podrán ir todos a Londres. Mi elección personal se inclina por Kevin Love, por su temporada y su voracidad reboteadora tan necesaria en este tipo de competiciones y por Blake Griffin como presentación internacional del quizás próximo dominador de la Liga. Los dos jugadores ocupan la posición de “cuatro” en la NBA pero creo que jugarán más minutos de “cinco” dejando más espacio a jugadores pequeños.

Howard y Chandler. Con uno basta. Las últimas elecciones de Coach K nos hacen aventurar que sólo llevará un pívot nato  a los  Juegos Olímpicos. Esto quiere decir que irá Dwight Howard, el jugador interior más dominante de la liga. Con Howard reboteando y taponando volveremos a ver esas famosas imágenes dónde el aún jugador de los Magic espera debajo del aro mientras sus cuatro compañeros ya están corriendo hacia la otra canasta aún sin tener la posesión de balón. Howard no rasca mucha bola en esta selección pero su papel es fundamental por su enorme capacidad correctora en defensa.

Dicho esto mi equipo sería: Paul, Rose y Williams (éste con alguna duda). kobe, Wade, Lebron, Durant y Carmelo Anthony. Blake Griffin, Kevin Love y Dwight Howard. El jugador número 12 daría un poco igual porque me temo que jugaría poco, aunque habría que apostar por alguien de un perfil más interior por la estructura del equipo. Quizás llevaría a Aldridge aunque los galones de Bosh pueden pesar un poco más en la decisión final. Y para vosotros ¿quién debería ir?

¿Vientos de cambio en L.A.?

Martes, 6 Diciembre 2011

Si nos guiamos por aquello de “Cuando el río suena agua lleva”, parece que se avecina una pequeña revolución en Los Angeles Lakers. Las sensaciones dejadas en su serie contra los Mavericks apuntaban un equipo con demasiado plomo en las piernas y muchos anillos en los dedos como para pensar que con  la actual configuración de la plantilla pudieran luchar contra el emergente poderío sobre todo representado en las franquicias del Este.

Si hablamos de los Lakers es inevitable analizar en que situación puede quedar Pau Gasol. Su salida del equipo californiano está muy relacionada con los objetivos a los que apunten sus dirigentes. Si los tiros apuntan a “caza mayor” como Chris Paul o Dwigth Howard las opciones de que Gasol permanezca en California se me antojan escasas.

Es cierto que Bynum también puede ser un jugador apetecible por su extraordinario potencial pero su historial de lesiones le pueden hacer menos apetecible ante un jugador más veterano pero que ofrece más garantía de rendimiento como Pau Gasol. Lo cierto es que por mucho que busquemos aspectos positivos de algún traspaso para el jugador español, cuesta pensar en algún cambio que beneficie las aspiraciones deportivas y la motivación de un jugador fundamental para los éxitos más recientes de los Lakers. Los hipotéticos destinos de Pau en el año previo al único gran objetivo que le queda por conseguir en su carrera, el oro en los Juegos Olímpicos, no parecen excesivamente atractivos. Orlando Magic está lejos del nivel de Miami, Boston o Chicago (en espera de qué hace Nueva York) y New Orleans tendría problemas para ser un equipo de Play Off en el Oeste.

Base, pívot, ¿los dos? Un base y un pívot encabezan las opciones de reconstrucción de los Lakers. No es casualidad si atendemos a que la franquicia californiana lleva mucho tiempo sin contar con un base All Star, confiando en que las bondades del “Kobesistema” camuflaran cualquier deficiencia. Chris Paul es uno de los mejores bases de la Liga y su juventud garantiza estabilidad de rendimiento en el puesto durante años pero en mi opinión si los Lakers sólo pudieran ”poner todos los huevos en una cesta” deberían apostar por Howard, un pívot absolutamente dominador en ambos lados del campo. Historicamente, las grandes dinastías de los Lakers se han producido con los mejores pívots del momento y el pívot del momento es sin duda Howard.

La opción de que llegaran Howard y Paul garantiza que del último quinteto titular de los Lakers sólo quedaría Kobe Bryant, una revolución en toda regla. Sentimentalismos aparte y con los cuatro últimos partidos contra Dallas Mavericks en la retina cambiar (siempre hipoteticamente) a Bynum,  Gasol y Artest (o como quiera que se llame ahora) por Paul y Howard sería una buena operación para los Lakers, otra cosa es que también tuvieran que desprenderse de Odom, ahí empezarían las dudas…

Kobe, MVP

Mircoles, 7 Mayo 2008

Kobe Bryant  ha sido designado Jugador Más valioso de la Temporada Regular de la NBA.  El brillante final de temporada del equipo californiano y las grandes actuaciones del escolta han sido decisivas para dar el título de la Conferencia Oeste a su equipo y  han sido reconocidas con este galardón que el genial jugador de los Lakers nunca había obtenido.

Con Bryant tengo bastantes sensaciones contradictorias cuando le veo jugar. Técnicamente nos encontramos con un jugador completísimo, al nivel de los más grandes,  maneja con criterio los diferentes elementos del juego y tiene innumerables recursos para generarse sus opciones de anotación, donde cada año muestra una gran evolución en el lanzamiento de larga distancia. En una competición llena de grandes físicos y de bastante pobreza técnica, da gusto encontrar jugadores que marquen la diferencia por su habilidad además de por sus capacidades atléticas que en el caso de Bryant también son excelentes. Estamos ante un jugador con gran capacidad para el pase en diferentes situaciones, en especial, está destacando en estos play off su conexión en el juego de pick and roll con Pau Gasol.  A todas estas virtudes les añade un espíritu competitivo voraz que le hace  inalterable en su absoluta determinación por rendir siempre al máximo y que no ha disminuido a pesar de los títulos de Campeón de la NBA que atesora.

A pesar de todas estas excelencias hay algo que no me llena en el seguro futuro integrante del  “Hall of Fame”. Quizás sea su discutible capacidad de toma de decisiones en algunos momentos ; o  su tendencia a abusar de los malos tiros cuando tiene mejores opciones, tal vez su desidia defensiva, cuando él mismo ha demostrado ser capaz de defender de manera brillante,  o quizás la permanente sensación que transmite de querer defender a toda costa su elevado ego. Aunque pensándolo bien, a lo mejor escribo todo esto porque yo el MVP se lo hubiera dado a Cris Paul que ha elevado enormemente el nivel de su equipo y que se está permitiendo el lujo de amenazar seriamente la continuidad en la competición de los actuales campeones, los San Antonio Spurs.

Así quedan los Play-off de la NBA (II)

Viernes, 18 Abril 2008

Si en la conferencia Este todo parece encaminado a una final entre Boston y Detroit, resulta bastante aventurado realizar cualquier tipo de pronóstico sobre lo que puede pasar en las eliminatorias por el título de la Conferencia Oeste. Hasta las dos últimas jornadas no se han definido las posiciones de cada equipo lo que augura una gran igualdad y presumiblemente varias eliminatorias que llegarán hasta el séptimo partido.

Los Angeles Lakers se enfrentarán a los Denver Nuggets. Los de Phil Jackson han conseguido el mejor récord de victorias de la conferencia y merecen el papel de claros favoritos en esta eliminatoria. Aún así, Denver no es un rival sencillo por la calidad de sus jugadores y su capacidad ofensiva que pondrá a prueba la, tan cuestionada, solidez en defensa de los de Phill Jackson. Habrá que ver como introduce Phill Jackson a Bynum en el juego del equipo, una vez que éste supere su lesión porque no ha dado muestras de creer mucho en Gasol para defender a jugadores que jueguen de cara al aro. Veremos si finalmente Gasol-Odom y Bynum comparten muchos minutos en cancha o el técnico angelino mantiene la actual estructura con un solo jugador interior y cuatro jugadores más exteriores.

New Orleans y Dallas disputarán una interesante eliminatoria que tuvo su previo en el último encuentro de la fase regular con victoria para los Mavericks. Aunque los Hornets han obtenido la segunda mejor marca de la conferencia y cuentan con el factor campo a favor, por plantilla y experiencia corresponde el papel de favoritos a Dallas. El duelo generacional entre Kidd y Paul será una de las claves de este enfrentamiento en el que el equipo tejano deberá hacer prevalecer su amplitud de banquillo respecto a New Orleans.

El duelo estrella de estos cuartos de final es el que enfrenta a San Antonio y Phoenix. Probablemente los dos estilos más antagónicos de la liga frente a frente. Entre tanta igualdad, quizás el factor campo incline la balanza hacia  los actuales campeones, acostumbrados a crecer en su rendimiento cuando la temporada ha superado el umbral de los 82 partidos. Las opciones de los Suns pasan por un óptimo rendimiento de O´Neal y una aplicación defensiva superior a la que habitualmente exhiben.

Cierra los cuartos de final la eliminatoria entre Utah Jazz y Houston Rockets, con ventaja campo para los de Salt Lake City. Comento este dato porque los Jazz han sido el mejor equipo de la liga en su campo con un excepcional récord de 37 victorias y 4 derrotas. Aún así, el duelo tiene toda la pinta de decidirse en el séptimo partido. Una buena oportunidad de seguir disfrutando con la evolución de Luis Scola ante los atléticos pívots de Utah.