Blogs

Entradas con etiqueta ‘perasovic’

Baskonia, ¿Por qué no?

Jueves, 12 Mayo 2016

Vaya por delante que ya me parece un éxito que Baskonia opte a ganar esta Euroliga. Y claro que sería una sobrada considerarles favoritos pero el equipo de Velimir Perasovic ha dado argumentos suficientes  para pensar que puede derrotar a cualquier equipo del continente.

A priori, todo lo que no sea una final que enfrente a Fenerbahce y CSKA de Moscú se puede considerar una sorpresa y es éste precisamente el principal argumento al que se deben agarrar Laboral Kutxa Baskonia y Lokomotiv Kuban para dar la vuelta a estos pronósticos. Son varias las experiencias en los últimos años que muestran a favoritos descompuestos por esa responsabilidad, a jugadores consolidados sudando más de la cuenta, a muñecas agarrotadas por la presión y a demasiados pases del miedo disfrazados de “pases extra”.

Pensando en las opciones de Baskonia creo que lo principal es que el grupo mantenga su personalidad y valentía. El mérito de los vitorianos viene principalmente porque se han ganado sus victorias queriendo ser protagonistas, sin especular y no dejando la suerte de los partidos a los fallos de los rivales sino a su capacidad para llevar los encuentros a un ritmo alto e intenso que obliga a sus oponentes a anotar muchos puntos para derrotarles.

A buen seguro que el técnico de Fenerbahce, Obradovic, está dedicando muchos de los entrenamientos previos a ver la manera de limitar a Adams y James. Parece inútil pedir una versión contenida de los dos “Directores” del equipo vitoriano, todo lo contrario, es tiempo de mayor atrevimiento, si cabe, y de evitar que el partido se decida permanentemente en situaciones de juego en media pista donde debería imponerse la mayor amplitud de recursos de Fenerbahce. Si observamos los precedentes de la serie de los turcos contra el Real Madrid, se puede aventurar un reto muy duro para los bases americanos.

Ningun equipo ha defendido mejor a los “Sergios” que Fenerbahce, que en ningún momento dejó que LLull y Rodríguez “entraran” en los partidos apostando por subir líneas en defensa y trabajando muy duro sobre ellos cuando se desprendían el balón. Fenerbahce exprimió al máximo una carencia del Real Madrid, que la mayor parte de su juego se genera a través del dribling de sus bases.  En este sentido, para Baskonia,  el alivio que supone la presencia de Bourousis como generador de juego en situaciones interiores puede ser un buen punto de partida para encontrar un espacio de seguridad donde poner el balón cuando la presión defensiva  de los turcos sea máxima. El pívot griego tampoco lo tendrá fácil con Udoh y Vesely pero, a diferencia de los interiores del Real Madrid, obligará a sus defensores no sólo a trabajar en bloqueos directos sino en unos contra unos cerca de canasta. Por el contrario, no hay que olvidar que otros de los aspectos en los que Obradovic prestará atención será  a jugar contra la defensa de Bourousis.

El plan parece obvio. Perasovic querrá que el partido se juegue en las manos de Adams, las piernas de Hanga y la cabeza de Bourousis mientras que Obradovic pretenderá llevar el encuentro a que se juegue en la cabeza de Adams, las piernas de Bourousis y las manos de Hanga.  Gran parte de la resolución del partido pasará en ver cómo se resuelve esta batalla aunque Baskonia necesitará algo más que puede venir por la calidad de Bertans y Causseur (si como parece puede estar disponible).

Peras, Bourousis… Baskonia¡¡

Mircoles, 20 Abril 2016

La clasificación del Laboral Kutxa Baskonia para la Final Four es una gesta extraordinaria de un club imprescindible en la historia de nuestro baloncesto. El equipo vasco opta a ser el mejor equipo de Europa después de superar con nota un grupo terrible en el Top 16 de la competición y derrotar con gran autoridad a un Panathinaikos impotente ante la actividad y acierto del equipo dirigido por Velimir Perasovic.

Como soy de los que piensa que se debe valorar el qué y el cómo, me gustaría detenerme en las señas de identidad del club vitoriano. Perasovic ha conseguido explotar al máximo las ideas de su baloncesto que apuntó en otros equipos. Respecto a su última etapa en  Valencia mantiene su apuesta por un ritmo alto de juego y un trabajo defensivo en toda la pista que desgasta física y mentalmente a los rivales. En Vitoria ha conseguido un mayor equilibrio ofensivo respecto a su etapa levantina donde en muchos encuentros reducía la suerte de los  mismos al acierto en el lanzamiento exterior. Me gusta de Perasovic como aprovecha al máximo las dimensiones de la pista y la intensidad que imprime a sus equipos, que intentan ser protagonistas y no dejar el destino de los encuentros exclusivamente a los fallos que pueda tener el rival.

Perasovic ha conseguido dar solidez a un grupo sobre el que pesaba la etiqueta de irregular cuando analizabas su plantilla a principio de temporada. En realidad, casi todos (me incluyo) teníamos dudas de si podía llegar a ser fiable un equipo dirigido en la pista por dos tipos como Darius Adams y Mike James, capaces de levantarte de tu asiento para aplaudirles o con intenciones menos agradables… La progresión, el talento y el carácter competidor de ambos jugadores nos ha callado la boca pero es justo reconocer y valorar cómo ha influido en la identidad de su juego y en la de todo el equipo el extraordinario rendimiento de Ioanis Bourousis, verdadero factor X de este Baskonia.

La presencia de Bourousis y su necesidad de sentirse “alimentado” dotan de equilibrio a un equipo con dos bases que necesitan tener el balón en sus manos durante muchos momentos. Un equipo que representa muchos de los signos de identidad del baloncesto moderno ha logrado competir al máximo nivel al amparo de uno de los dogmas más antiguos del juego, ya sabéis, aquello de “dadme un base y un pívot y conquistaré el mundo”.

La dirección de Perasovic, la confianza que siente Bourousis y el rendimiento de los dos bases, sobre todo de Adams, no son los únicos detalles que han contribuido al gran nivel del Baskonia. En una etapa de opulencia, representada por plantillas largas, Perasovic ha hecho de la necesidad una virtud. Seguro que al técnico croata le gustaría contar con más jugadores de primer nivel y compaginar Euroliga y Liga Endesa con mayores garantías,  pero a cambio ha logrado conjuntar una plantilla donde todos los jugadores conocen su papel a la perfección. Menos ha sido más, mucho más.

Crédito para Valencia Basket

Mircoles, 26 Noviembre 2014

Cierto es que esperaba algo más de Valencia Basket en este comienzo de temporada pero me sorprende la rapidez con la que se pretende laminar y cuestionar el crédito de un equipo que animó  la Liga Regular la temporada pasada y que puede presumir de disputar la Euroliga con el mejor aval posible, el que le proporcionó su rendimiento deportivo.

Probablemente el peaje por competir en la Euroliga esté haciendo mella en un equipo que realizó un buen trabajo en verano para mantener una plantilla competitiva pero que está acusando bastantes problemas de lesiones,  el descenso del rendimiento de jugadores hasta ahora fiables, inconsistencia en la dirección que ofrecen sus bases y el desgaste que las derrotas están produciendo en la confianza de Perasovic para otorgar roles más estables a la mayoría del grupo.

Detallando cada aspecto, es bastante significativo el escaso impacto de Romain Sato en el juego del equipo. El jugador centroafricano no acaba de encontrar su espacio en un equipo que se distingue porque la mayoría de sus opciones ofensivas están dirigidas para explotar la creatividad a través del bote de jugadores como Van Roosom, Rafa Martínez, Pau Ribas y ahora, Dedovic.

Si bien, la idea principal de juego es muy similar a la temporada pasada, es cierto que algo no está funcionando tan bien como el curso precedente y es la manera en que circula, o mejor dicho, que no circula, la pelota en ataque. Pienso que hay que buscar una de las causas en la inestabilidad en el puesto de base. Van Roosom, ahora lesionado, está a un nivel algo más bajo que el año pasado, Vives está adaptándose aún a una forma de juego que le obliga a pensar algo más rápido de lo que venía haciendo y Nedovic acaba de aterrizar. También influye, lógico, las ausencias de dos talentos como Doellman y Lafayette pero Valencia Basket se está haciendo más pequeño porque el desequilibrio entre su juego exterior e interior es demasiado grande y le impide competir contra equipos del máximo nivel.

Si las piezas en ataque no parecen tan ajustadas, en defensa el equipo ha perdido actividad y también se ha encontrado contra rivales más preparados para atacar a una estructura defensiva muy agresiva que, en sus mejores momentos, posibilitaba muchas opciones de canastas en contraataque.

A pesar de que buena parte de la estructura se mantiene, el grupo pide a gritos mayor continuidad. Por un lado, las lesiones han impedido una estructura estable de la plantilla y por otro lado Perasovic empieza a mostrar algo de impaciencia con alguno de sus jugadores. Este factor  puede ser contraproducente para una plantilla que necesita estabilidad, recordar sus principios básicos de juego, integrar en mayor medida en el juego a sus pívots (sobre todo Dubjlevic y Loncar) y conseguir alguna victoria de mérito frente a un rival de entidad que les vuelva a recordar el gran equipo que pueden llegar a ser.

No tengo ninguna duda de que Valencia Basket ofrecerá muchos buenos momentos de baloncesto en la temporada, eso sí, la reacción tendrá que ser inmediata porque entonces esos momentos en ningún caso serán en la Euroliga.

Valencia Basket y punto.

Jueves, 8 Mayo 2014

El triunfo de Valencia Basket en la Eurocup es un éxito indiscutible que consolida varias ideas que viene apuntando el club valenciano desde hace bastante tiempo. Sirvan estas líneas para homenajear a un equipo que ha ofrecido momentos de baloncesto impresionantes y del que aún cabe esperar lo mejor en el tramo final de la Liga Endesa. Muy pocos conjuntos europeos han llegado al nivel de juego mostrado por el Valencia en los dos encuentros  de la Final.

Equipo. Doellman es su jugador más determinante pero Valencia Basket es un equipo que marca diferencias por la cantidad de jugadores capaces de dar un paso adelante cuando el grupo más lo necesita.

- Agilidad. El equipo valenciano ha demostrado capacidad para adaptarse a las distintas adversidades y circunstancias que han rodeado su temporada. Tanto dentro como fuera del campo han estado vivos para mantener un grupo competitivo que les está haciendo vivir una temporada fantástica.

Intensidad. Es el factor que más identifica su juego, los valencianos son un equipo dinámico que no especula a la hora de trabajar y que juega a un ritmo muy alto tanto en ataque como en defensa. Sin duda es un equipo que combina buenos resultados con una idea de juego atractiva que fideliza a su afición y provoca admiración y respecto en los seguidores de otros equipos.

Ambición. Otro aspecto diferencial que define el éxito del conjunto dirigido por Velimir Perasovic. Nadie mantiene un nivel tan alto durante tantos meses si no hay detrás un grupo de jugadores y técnicos con la determinación de ser mejores cada día.

Tiradores. Estamos ante uno de los equipos europeos con mayor número de jugadores capaces de anotar desde larga distancia. Sin duda, es una de las señas de identidad de un colectivo equilibrado pero que obliga a los rivales a defender espacios muy amplios.

- Proyecto. La apuesta decidida por Perasovic en momentos no tan gratificantes como el actual ha tenido su premio. Valencia ha encontrado su director y eso lo perciben sus jugadores que tienen muy presente que el capitán de la nave tiene un respaldo amplio.

Euroliga. Igual que el tema de las licencias es más que discutible, que el campeón de la Eurocup se gane su participación en la Euroliga es un factor determinante que aumenta el interés por esta competición. La Eurocup  no goza, obviamente, del prestigio de la Euroliga pero su ganador tiene un mérito enorme, más aún, como ha sido el caso de Valencia, si ha sido capaz de hacerla compatible con un extraordinario rendimiento en la ACB.

- Rafa Martínez. No conozco al jugador de Valencia Basket, pero es de los tipos que apetece que le pasen cosas buenas. Su carrera es un ejemplo de superación, adaptación y evolución. Verle levantar trofeos es un acto de justicia.

A Valencia lo que es de Valencia

Jueves, 6 Marzo 2014

Si hubiera que escoger un partido para definir las características del Valencia Basket, bien valdría el disputado contra el Khimki ruso. La última demostración de autoridad del equipo valenciano ha sido un perfecto resumen de todo lo bueno que viene demostrando desde principio de una temporada no exenta de múltiples problemas en forma de lesiones.

La rebeldía de Valencia Basket no es sólo una pose sino que se manifiesta plenamente en su propuesta. Los registros de su juego vienen delimitados por una intensidad y actividad extraordinaria que huye de la especulación. No hay espacios muertos para Valencia que trabaja en defensa en toda la pista e intenta generar ventajas desde el mismo momento que tiene el balón en su poder. El conjunto valenciano vive de una confianza extraordinaria y de una gran generosidad colectiva que señala al que osa “racanear”.

Me gusta de Valencia Basket el sentido colectivo de su juego y su paciencia para encontrar buenas soluciones avalada por contar con una amplísima (quizás la mayor en nuestra Liga) colección de jugadores capaz de anotar desde larga distancia, y es que visto que cada vez se utiliza más a los jugadores interiores  como generadores de espacios que como anotadores, contar con muchos hombres capaces de anotar de tres puntos marca las diferencias.

El primer paso para esta brillante trayectoria de Valencia se dio cuando se reforzó la confianza de su técnico a pesar de caer en los Play Offs de la pasada Liga Endesa. Esa confianza, en forma de renovación, que es como se demuestra, ha sido reforzada recientemente y apunta a la idea de consolidar un proyecto serio que tiene toda la pinta de que acabará en la Euroliga (chapuza de licencias mediante).

Pienso en terminar este modesto homenaje hablando de algunos nombres propios, pero entonces debería hablar de casi todo el equipo, porque la temporada está dando para que muchos de sus jugadores tengan su espacio para lucir. Empezó tirando del carro Doellman, tácticamente un jugador capital para el equipo, mientras que Rafa Martínez empezó  algo más flojo para alcanzar un rendimiento óptimo en el último mes. Pau Ribas es fundamental en ambos lados de la pista y Lafayette ha sabido encajar su verso libre en un equipo con gran espíritu colectivo. Junto a ellos emerge el joven Dubljevic que no habría podido encontrar mejor entorno para crecer como jugador.

Está por ver si la exigencia física que obliga la manera de jugar de Valencia le penaliza más adelante, pero es justo reconocer todo lo bueno que está aportando este equipo en las competiciones que está disputando y no sólo por sus resultados sino por el convencimiento, la generosidad y el descaro que muestra en sus partidos. Más como Valencia Basket, por favor.

10 Detalles para no perderse en la Copa

Jueves, 7 Febrero 2013

Bases, bases: El partido entre Real Madrid y Barcelona de Cuartos de Final sirve de ejemplo para el desarrollo de la competición. Se puede hablar de las parejas Rudy-Navarro, Mirotic-Lorbek o Suárez-Mickeal pero el Barcelona ha superado a los blancos cuando Marcelinho y Sada han igualado el habitual buen hacer de Llull y Rodríguez. Ojo también con el papel que pueda jugar Jasikevicius al que le va la marcha en este tipo de competiciones.

Lampe-Bjelica. Estos dos jugadores comparten el don de talento y un cierto aire indolente que les hace parecer menos competitivos. Buena parte de las opciones del Caja Laboral pasan por una aportación constante de esta pareja en todos los partidos.

Valencia Basket, confirmación o dudas.  La racha de derrotas consecutivas con la que llega Valencia Basket a la Copa otorga un carácter aún más importante a su actuación en Vitoria. Una derrota contra Asefa Estudiantes puede provocar incertidumbre en un proyecto que merece continuidad y confianza.

English, Gabriel - Lucas y Jaime. Carl English y Germán Gabriel tienen mucho que ver en que Asefa Estudiantes esté presente en la Copa, pero en Vitoria debemos prestar atención a cómo responden dos jóvenes proyectos como Lucas Nogueira y Jaime Fernández que acumularán experiencia en su camino a ser las banderas de un club necesitado de iconos y sobrado de entusiasmo.

Aguilar, Rabaseda, Bellas, Xavi Rey y el siguiente nivel. Jugadores nacionales que merecen un gran reconocimiento y que buscarán en Vitoria confirmar las buenas sensaciones que transmiten las últimas semanas. Permitidme que me detenga en el base de Herbalife Gran Canaria Tomás Bellas, un jugador que merece muchísimo respeto por su continua evolución, su liderazgo apenas perceptible y la madurez que demuestra jugando.

El arbitraje.  Nuestros árbitros se merecen confianza. Es de esperar unidad de criterios y un cierto espíritu de “dejar jugar” que contribuya a que se vean los mejores partidos posibles.

Talento maduro. Ahora me detendré en algunas debilidades. Raúl López, una apuesta muy fiable en este tipo de partidos, Germán Gabriel, cada año más lento pero mejor jugador y Rafa Martínez un ejemplo de actividad constante en ambos lados de la cancha. Disfrutadlos.

Lamont Hamilton. Me suena que ya lo he escrito más veces. Da igual, lo repito, bueno, bueno, de verdad. 

Entrenadores: La Copa del Rey reúne a ocho técnicos contrastados que viven la competición de diferentes maneras. Pablo Laso se ha ganado el crédito suficiente como para que no le pueda pesar una derrota temprana. Tampoco le falta crédito a Xavi Pascual pero su situación tiene matices distintos por las ocho derrotas en la Liga Endesa. Tabak se enfrenta a su primera opción real de un título en una situación de anfitrión que a veces no es fácil de manejar. José Luis Abós y Txus Vidorreta no se conformarán con la presencia de sus equipos en la Copa y, a buen seguro, que tienen preparadas sorpresas tácticas para inquietar a Caja Laboral y un Valencia Basket donde Perasovic viene realizando un gran trabajo. Los cuartos de Final los cerrarán Uxue Bilbao Basket y Herbalife Gran Canaria o lo que es lo mismo, Katsikaris y Pedro Martínez. El primero intentará recuperar la intensidad en defensa como seña de identidad de su equipo mientras Pedro Martínez exhibirá en Vitoria la versatilidad y buen uso del pase de la que hace gala su equipo.

La Copa. Esta competición se ha ganado el derecho a ser protagonista por sí misma. Dice Albert Agustí que la Copa es la Joya de la Corona de la ACB. Estoy muy de acuerdo con la afirmación aunque si rascamos en lo que hay detrás de este hecho sólo veamos motivos para preocuparnos..

León y ¿Estudiantes?

Lunes, 21 Abril 2008

Aún entusiasmados con la exhibición de baloncesto ofensivo que presenciamos el jueves pasado en el partido entre el Real Madrid y el DKV Joventut, todos los aficionados al baloncesto hemos podido disfrutar de un fin de semana apasionante, con partidos llenos de matices en las dos mejores competiciones del mundo. En la ACB, la última jornada ha definido el primer equipo que desciende a la liga LEB, el Grupo Begar León y ha complicado enormemente el panorama de MMT Estudiantes.

Permitidme que empiece hablando del Grupo Begar León, ya descendido matemáticamente. El equipo de Gustavo Aranzana ha pagado sus limitaciones económicas en una liga tan exigente como la ACB, pero aún así ha dejado más partidos buenos que malos a lo largo de la temporada y descubierto jugadores interesantes como Bulfoni o Hughes que, a buen seguro, pueden ser útiles en un buen número de conjuntos de la competición. Su partido de ayer en Girona es un perfecto resumen de la temporada, gran actitud, momentos de juego brillante pero incapacidad para hacer frente a los mayores recursos de sus rivales.

Por su parte, MMT Estudiantes dio un paso más hacia el abismo después de su derrota en casa frente al Alta Gestión Fuenlabrada. Es evidente que todos los que hemos tenido y tienen un puesto de responsabilidad deportiva en el club del Ramiro somos responsables de la situación que está viviendo el equipo. Hace algún tiempo que lo deportivo pasó a un segundo plano en las oficinas de Serrano 127. Amparados en la historia y en momentos de gloria recientes, el equipo se encuentra en una situación a la que muchos advertíamos que se podía llegar si no respetábamos como merece a la ACB. Un club que presume de tolerancia, diálogo y que ha sido fundamental en la formación de tantas y tantas personas, entre las que, con orgullo me cuento, se debate en batallas absurdas entre los dirigentes de su enrevesada estructura (club, Fundación, SAD).

La misma semana que el equipo jugaba un trascendental partido ante el Alta Gestión Fuenlabrada se vivieron nuevos episodios lamentables de lucha de poder obviando que es el momento de mantenerse unidos y hacer frente a las necesidades emotivas del equipo que, ahora mismo, debería ser lo único verdaderamente importante. Parece que lo importante es ocupar el sillón, aunque el sillón no entre en el despacho. Aún así, no todo está perdido, el equipo afronta una final el próximo domingo contra Granada, donde en caso de ganar tendrá la permanencia en la ACB en sus manos. Si los jugadores logran conducir su tensión hacia un rival que también se enfrenta a una situación complicada, el equipo tiene capacidad para vencer al equipo andaluz y con dos partidos por jugar y el calendario pendiente de los dos equipos todo se vería más favorable para los de Velimir Perasovic.