Blogs

Entradas con etiqueta ‘Popovich’

El texto de todos los años

Lunes, 21 Marzo 2016

No debemos dejar de elogiar la vigencia en la élite de San Antonio Spurs. La franquicia tejana es un caso extraordinario que merece un constante reconocimiento. El vendaval de los Curry, Thompson y compañía arrasa con todo incluso con unos Spurs que van camino de registros históricos pero, justo un par de días después de que los de San Antonio vencieran a los Warriors es un buen momento para analizar la versión 2016 de estos viejos rockeros.

Siempre me ha gustado la manera en que Gregg Popovich maneja la fase regular de la temporada. Frente a otros equipos que aparentan ser obras acabadas antes de tiempo, Popovich dosifica las piernas de sus jugadores con descansos oportunos mientras no deja de preocuparse de construir rutinas sólidas en ambos lados de la pista.

El reto de los Spurs de esta temporada era muy ilusionante. La incorporación de Lamarcus Aldridge era el apunte necesario para cubrir dos objetivos básicos, optar al título y asegurar junto a Kawhi Leonard dos pilares básicos para afrontar una reconstrucción que se afrontará en breve con las presumibles retiradas de Duncan y Ginobili.

La evolución de Aldridge desde comienzo de temporada está siendo magnífica. Especialmente después del All Star, el rendimiento del ex jugador de los Blazers está al nivel de los mejores jugadores interiores de la competición. Aldridge siempre ha tenido puntos en sus manos pero ha necesitado tiempo para adaptarse al “passing game” que propone Popovich y para encontrar los mejores espacios para explotar sus cualidades.

Los argumentos de los Spurs comienzan con Aldridge y Leonard y continúan con los momentos excelsos de conocimiento del juego que ofrecen Parker, Ginobili, Duncan y Diaw (qué bueno eres). Junto al irregular Green parece una base sólida para presentarse como candidatos al título. Además, me intriga qué busca Popovich con el fichaje de Kevin Martin, al que seguro que es capaz de sacarle buenos minutos.

La pregunta que nos hacemos es si San Antonio Spurs realmente tienen capacidad para derrotar en una serie a los Warriors y creo que es la exigencia mayúscula del reto el mayor estímulo posible para Popovich y compañía. A día de hoy parece algo muy complicado pero los Spurs han demostrado que tienen un plan, lo han demostrado con la intención de mandar un mensaje a sus rivales y con la clara intención de reafirmarse. A fin de cuentas para eso sirve esa eterna pretemporada que es la Fase Regular, para ajustar roles y dinámicas y para ir aventurando que estrategias castigan a tus futuros rivales planteando determinados encuentros con mentalidad de Play Off. Los favoritos son los Warriors pero no me cabe duda de que Popovich y San Antonio tienen un plan, ¿ lo tienen los Cavs o los Thunder?

El argentino y el alemán

Viernes, 31 Octubre 2014

No sería nada raro que ese San Antonio Spurs-Dallas Mavericks que inauguró la temporada y sirvió para homenajear a los actuales campeones se repita como Final de la Conferencia Oeste allá por el mes de mayo de 2015. Los Spurs serán candidatos seguro porque compensan esas piernas cada vez más pesadas con la energía de sus jóvenes y la velocidad con la que circulan el balón mientras que los Mavericks presentan una plantilla muy compensada con buenos anotadores en todas las posiciones y tienen ese plus de que parecen saber cómo competir contra los chicos de Popovich.

Como las Finales quedan muy lejos, el momento da para seguir disfrutando de los magníficos momentos que siguen ofreciendo dos veteranos irrepetibles que lideran la cada vez más amplia lista de extranjeros que juegan en la NBA. Cuando se habla de Dirk Nowitzki y Manu Ginóbili debe hacerse desde la seguridad de que estamos ante dos jugadores de enorme trascendencia que han resultado decisivos, no sólo para los éxitos de sus franquicias, sino también para consolidar y reforzar el papel de sus selecciones nacionales en los diferentes campeonatos internacionales en los que han participado.

Igual quien haya llegado hasta aquí espera que ahora escriba “quién es más” entre Ginóbili y Nowitzki. La verdad es que no me interesa tanto ese aspecto como resaltar las enormes cualidades de dos jugadores que están prolongando su carrera de manera exitosa. Es innegable que el momento de Ginóbili y Nowitzki no es de máximo esplendor pero con sus 37 y 36 años a cuestas su rendimiento sigue siendo admirable. El argentino y el alemán son unas buenas referencias para argumentar que la carrera del jugador de baloncesto puede prolongarse en la élite.

Ayuda en ambos casos su maravillosa mentalidad y su orgullo para defender cada minuto un prestigio consolidado durante muchos años. Ginóbili compite por cada balón como si fuera la vida en ello. Cada año se vive una situación parecida. Cuando se configura la plantilla de los Spurs parece intuirse que poco a poco el empuje de otros jugadores le irá dejando a un lado. Durante la temporada habrá instantes en los que  esta situación parezca que  se confirme pero llegarán momentos duros, partidos difíciles donde su entrenador Gregg Popovich querrá mandar las primeras señales al resto de la Liga. Allí aparecerá Manu Ginóbili en su pretemporada particular para el terreno que más le gusta, los Play Offs. Entonces, exhibirá sus portentosas piernas, esas prodigiosas manos que tanto le ayudan para pasar y tirar y por encima de todo esa ambición para no dejar que los partidos pasen por su lado sin que él tenga ninguna incidencia en su desarrollo.

Dirk Nowitzki no tiene ni tuvo la capacidad atlética de Ginóbili ni falta que le hace. El jugador alemán no consigue ventajas por su velocidad sino por la habilidad para aprovechar su envergadura. Si Ginóbili te rebasa con las piernas, Nowitzki sólo las utiliza para distraer y jugar con su defensor, hasta “matarle” con su lanzamiento. Los jugadores excepcionales lo son por su capacidad para saber cómo compensar sus limitaciones. El alemán nunca ha sido explosivo y atlético pero cada año se las ha ingeniado para mejorar el arte de su lanzamiento independientemente de la posición de su cuerpo. Lejos del momento en que fue considerado el mejor jugador de la Liga, Nowitzki todavía ofrece momentos memorables cada noche. Será difícil verle en las 10 mejores jugadas de la noche o la semana pero bien valdría que se fijaran en él muchos habituales de esas listas..

Con permiso, Duncan

Lunes, 16 Junio 2014

San Antonio Spurs es el nuevo campeón de la NBA y una página imprescindible para entender la historia de esta enorme competición. El equipo tejano ha arrasado a unos Miami Heat con demasiados jugadores lejos de sus mejores días y sin armas suficientes para inquietar el sistema más indefendible que existe, un grupo de jugadores con un nivel de confianza tremendo en sus posibilidades y, sobre todo, en las de sus compañeros.

La longevidad en la élite de los Spurs sólo puede entenderse desde la maestría de su técnico, Gregg Popovich, capaz de plantear una propuesta de juego que tiene su paradoja principal en que es capaz de mejorar el rendimiento individual de cada jugador integrándolos dentro de un sistema de juego que desnuda principalmente a aquel que no toma la mejor decisión pensando en el colectivo.

Más allá de que la desigualdad de la Final ha sido patente, el mérito de estos Spurs es enorme por varios motivos. Primero de todo,  por la enorme competencia en la conferencia Oeste, con varios equipos de un nivel altísimo; después por la brillantez de su juego y su labor pedagógica en extender el valor del pase extra y del juego sin balón; por último, por las pequeñas historias de superación y éxito que ha propiciado encarnadas en tipos como Mills o Diaw a los que sólo Popovich ha sabido encontrar un lugar en la Liga.

Son numerosos los datos, anécdotas y récords que nos deja la Final. Ese MVP más que merecido para un chaval que no regala sonrisas pero sí mucho sacrificio como Kawhi Leonard, cuyo reto para los siguientes cursos será perpetuar este nivel de confianza con el que ha jugado los últimos tres partidos. También recordaremos los arreones de genio de Manu Ginóbili, la capacidad de pase de Boris Diaw, la madurez de Splitter después de su decepcionante final del año pasado y esas rachas de tiro asombrosas de Patty Mills. Esas imágenes no se borrarán nunca de mi memoria pero nunca superarán el respeto reverencial y admiración por uno de los más grandes jugadores de la historia, Tim Duncan.

Duncan tiene mucho más que ver con el éxito de este equipo de lo que indican sus (buenos) números. Su mentalidad y la manera de afrontar el éxito ha marcado el camino de muchos de sus compañeros que no dudan en señalar su ejemplo como uno de los elementos claves para el buen funcionamiento del grupo. La manera en que Duncan ha vivido esta final es una muestra más de su generosidad y su absoluto desapego a los focos. Su mayor velocidad la ha alcanzado para ofrecer esa mano para el compañero caído al suelo, su mayor gesto de alegría, para ese triple de uno de los suyos y  en todos sus gestos la satisfacción de formar parte de una de las mejores obras de siempre, impensable sin su presencia en tres décadas.

Pasen y Vean

Lunes, 28 Abril 2014

No pertenezco al grupo de personas que venera la NBA por encima de todo y entiende que, por sistema, todo lo que emana de Estados Unidos es maravilloso. Considero que la temporada regular da espacio para muchos partidos sin interés, que el nivel medio de los jugadores no está progresando y que la mayoría de las propuestas de juego están poco trabajadas y derivan en muchos malos tiros cada noche. Eso sí, la NBA es un modelo organizativo y una permanente escuela de cómo vender su producto, pero tampoco vendría mal que revisaran algunos aspectos de su competición.

Dicho todo esto, la primera ronda de los Play Offs está siendo absolutamente maravillosa. La competitividad que están exhibiendo todos los equipos, la lucha entre diferentes propuestas, las series entre equipos con modelos de juego parecidos, las estrellas y las que quieren serlo, los gatillazos de los mejores, la reivindicación de algún veterano y el colorido en las gradas están haciendo de estos días una auténtica fiesta del baloncesto.

Salvo los actuales campeones, Miami Heat, que tampoco se han librado de momentos de apuro frente a los voluntariosos Bobcats, todos los favoritos están viviendo momentos muy tensos y caminan con muy poco margen para el error. La emoción y el interés alcanza ambas conferencias pero es indudable que el atractivo se centra en la Conferencia Oeste donde coinciden ocho equipos espléndidos.

El mérito de Memphis. Los Thunder de Durant, Westbrook e Ibaka están padeciendo, nuevamente, lo incómodo que resulta jugar contra los Memphis Grizzlies.  El conjunto de Marc Gasol es el equipo más atípico de los que disputan los Play Offs en el Oeste. En cierto modo, Memphis es un guiño a un pasado algo lejano, por la cantidad de balones que hacen llegar a situaciones interiores. Desde allí, Gasol y Randolph anotan, generan y, sobre todo llevan el partido a un ritmo en el que no se encuentran cómodos estos Thunder. Los Grizzlies es el típico equipo al que hay que darle mérito porque son capaces, con su propuesta, de hacer que casi todos los conjuntos jueguen mal contra ellos, especialmente en los momentos decisivos de la temporada.

No esperaba que los Spurs sufrieran tanto ante estos Mavericks. Los de Popovich llegaban a los Play Offs en una dinámica muy positiva y exhibiendo la mejor circulación de balón de la Liga pero los de Dallas no han afrontado la serie como aquellos que se han clasificado en el último partido para los Play Offs sino como los campeones que ganaron el título hace tres cursos. En este contexto, los Mavericks son peligrosísimos, más aún, si Calderón muestra su faceta más atrevida y ganadora y marca diferencias con el siempre imprevisible Devin Harris. Pienso que los Spurs harán valer sus mayores recursos pero se agradece esta muestra de orgullo que está exhibiendo Dallas.

Que me perdonen los seguidores de los Clippers pero cuesta no engancharse a los Warriors mientras jueguen para ellos dos tipos como Stephen Curry y Klay Thompson. A lo mejor no les llega para seguir en la competición, pero el talento de estos dos chicos, esa manera de levantarse para tirar y la elegancia con la que desarrollan sus gestos técnicos son muy cautivadoras. Para la anécdota, merece destacarse el proceso “Benjamin Button” de Jermaine O´Neal ofreciendo muchos minutos de calidad en el mermado juego interior de los de Oakland.

Dejo para el final, el extraordinario enfrentamiento que estamos viviendo entre Blazers y Rockets. Tres partidos decididos en la prórroga, los Rockets a una derrota de ser eliminados y momentos espectaculares llenos de matices. Los Blazers empezaron golpeando por dentro con el descomunal Aldridge y los Rockets reaccionaron dando más protagonismo a Asik. Harden hace muchas cosas, no todas ellas bien, mientras que Howard está haciendo un esfuerzo importante para evitar ser muy señalado. En Portland, Lillard, se empeña en demostrar cada noche que la mayor diferencia entre los dos equipos está en la posición de base.  Una serie espectacular que merece no acabar nunca.

Siempre San Antonio

Jueves, 13 Marzo 2014

No es que me sorprenda que San Antonio Spurs tenga el mejor balance victorias-derrotas de la NBA pero reconozco que no esperaba este excepcional rendimiento del equipo tejano. Por mucho que uno confíe en las cualidades de los Parker, Duncan, Ginobili, Leonard y compañía, pensaba que este año les costaría bastante más defender su espacio en la Conferencia Oeste ante la gran cantidad de franquicias jóvenes con capacidad de optar al título que habitan en esta Conferencia.

Es por ello por lo que me atrevo nuevamente a escribir unas líneas de reconocimiento a un equipo inolvidable del que merecen destacarse numerosas cualidades pero por encima de todo, su enorme orgullo competitivo, ese que hace que, a pesar de que su núcleo duro tenga la barriga llena de títulos, les empuja a querer superarse, a dignificar su trayectoria y, en definitiva, a hacerse respetar, cada vez que saltan a la cancha. Nadie encarna mejor este espíritu que Tim Duncan, sin duda en una versión muy alejada de sus mejores días, pero aún capaz de ser un referente en uno de los mejores conjuntos de la competición.

La versión de esta temporada de los Spurs mantiene su capacidad competitiva porque sigue entendiendo el pase como un elemento diferenciador y no como un accesorio. A diferencia de otros conjuntos que viven del talento individual de sus estrellas, San Antonio compite gracias a que nadie iguala su capacidad en el juego colectivo. Esta característica permite que varios de sus jugadores se desarrollen y puedan tener cierto protagonismo y que además logren grandes porcentajes en el lanzamiento exterior por su habilidad para encontrar al compañero mejor situado.

Siempre me ha gustado analizar cómo ha influido aterrizar en San Antonio a los distintos jugadores. El objeto de mi atención este año se llama Marco Belinelli. El jugador italiano es de los que ha llevado una progresión firme desde que llegó a la NBA. Su última temporada en Chicago fue muy positiva y Popovich entendió que su presencia enriquecería a los Spurs. Belinelli siempre ha tenido cualidades pero, a veces, ha dado la sensación de ser un jugador desordenado y con un punto de impaciencia en su juego que le hacía tomar malas decisiones. En los Spurs, su lanzamiento luce más porque encuentra mayores opciones desde la larga distancia y sabe que, aún saliendo desde el banquillo, se encuentra en un equipo donde los tiros no están repartidos antes de jugarse el partido.

La manera de agarrarse a la élite de los Spurs es una noticia muy positiva para la NBA y una lección permanente que debemos disfrutar y valorar más allá de que al final consigan el título o no. Larga vida a Popovich y sus chicos.

Dos equipos en apuros

Martes, 18 Junio 2013

Eso de que coincidan en el tiempo la Final de la Liga Endesa con la de la NBA da para que, irremediablemente, encuentres analogías entre distintas situaciones, te avergüences de otras (véase tratamiento televisivo, difusión, cierto cariño por el producto en definitiva) e intentes encontrar aspectos similares entre las vivencias que pueden estar sintiendo los distintos equipos.

En este punto de ambas series, con la iniciativa moral del Barcelona frente al Real Madrid y la real de los Spurs contra los Heat conviene analizar aquellos aspectos comunes  por los que los dos equipos que partían como favoritos han permitido llevar las eliminatorias ante un punto límite que no les permite ningún margen en forma de derrota.

 Los rivales:  Sería injusto para San Antonio y Barcelona no reconocerles el enorme mérito de sus actuaciones. Los Spurs están logrando llevar la iniciativa táctica de la Serie apoyándose en la constancia de Duncan y Parker, en los momentos brillantes de Ginóbili y, por encima de todos, en Greene y ese Kawai Leonard que hace de todo y muy bien. El punto de coincidencia con el Barcelona viene porque da la impresión de que sus jugadores tienen mucho más claro lo que se espera de ellos que los de sus rivales y también porque están sabiendo jugar con esa sensación de que Real Madrid y Miami Heat tienen mucho más que perder que ellos.

Roles. En el Real Madrid los roles están menos claros, Darden ha pasado en cuatro partidos de ser un jugador de últimas rotaciones a jugar momentos decisivos, Carroll ha llevado el proceso contrario, casi como Sergio Rodríguez, héroe en la primera victoria blanca y muy señalado en la última derrota con sorprendente poca presencia y viviendo desde el banquillo minutos en los que suele ser protagonista. Esto es, no ha habido una real suma de jugadores a la causa, los que se han sumado ha sido a costa de otros, será muy interesante observar la gestión de los minutos por parte de Pablo Laso en el último partido. En el Barcelona casi podemos adivinar la presencia que tendrá cada jugador. Mavrokefalidis está siendo un jugador importante por su capacidad para combinar con cualquier jugador interior mientras que Jasikevicius cobrará más protagonismo por los problemas físicos de Navarro. Aún así, nadie puede dudar ya de que Marcelinho es el termómetro de este equipo.

Popovich y Pascual. Creo mucho en Pablo Laso y en Spoelstra y en los grandes proyectos que están construyendo en sus equipos pero, hasta ahora, parece que están siendo superados por los entrenadores rivales. El matiz con el que están compitiendo Popovich y Pascual es distinto. El entrenador de los Spurs apela mucho a las emociones pero hace jugar a su equipo con el orgullo de sus cuatro anillos ganados, esto es, no asume tácticamente ningún tipo de inferioridad y busca castigar a Miami retando el orgullo de sus estrellas concediendo tiros lejanos a Wade y Lebron pero poniendo mucho énfasis en no permitirles canastas de alto porcentaje. Esos últimos minutos del quinto partido con San Antonio huyendo de especular con el marcador y con Parker percutiendo constantemente contra sus defensores son un claro ejemplo de la manera con la que los Spurs intentan conseguir el título. Si Popovich no se encuentra a gusto con márgenes cortos en el marcador, Xavi Pascual parece tener otro pensamiento. Ha logrado calar en el equipo que todo lo que sea llegar con opciones a los últimos minutos es muy positivo, planteamiento de aquél que se sabe inferior y que ve en esta idea la única opción de conseguir la victoria. El Barcelona está viviendo de su solidez defensiva y de la enorme tensión con la que juega el Real Madrid que, salvo contados minutos, no ha sabido liberarse de la presión de saberse favoritos. Cada fallo en el lanzamiento exterior de los blancos es una piedrita más en la mochila de la tensión que lleva a los partidos a decidirse en situaciones cercanas al aro, terreno donde el Barcelona sabe que tiene muchas más opciones.

Aún así creo que Real Madrid y Miami Heat van a conseguir el título. El Real Madrid, casi por un tema de probabilidades, no puede seguir tirando tan mal (aunque ojo, ya van cuatro partidos..) y tiene muchos más recursos que el Barcelona, sólo tiene que ponerlos en orden. Los Heat llevan seis meses sin perder dos partidos seguidos por lo que parece bastante probable que lleven la eliminatoria al decisivo séptimo encuentro. En ese contexto, jugando en casa y con el mejor jugador del momento parece un atrevimiento no considerarles favoritos aunque yo no me fiaría de Popovich….

De límites

Domingo, 2 Diciembre 2012

De límites va la cosa. Primero, los límites a la libertad de los entrenadores por la sanción que ha impuesto la NBA a los San Antonio Spurs porque su entrenador prescindió voluntariamente de cinco jugadores en su partido contra Miami Heat. Siendo un admirador de la estructura en general del deporte americano, esta decisión es un precedente peligrosísimo porque invade la libertad de elección de los entrenadores a la hora de planificar los descansos de sus jugadores en una temporada con muchísimos partidos.

(more…)

Es el pase, señores

Lunes, 21 Mayo 2012

Adoro el ritmo frenético de los Play Offs de aquí y de allá y la posibilidad de seguir su desarrollo. La intensidad de las series, la diferencia con la que el público (sobre todo en Estados Unidos) vive los partidos y la sensación de que cualquier fallo puede ser decisivo propician un interés inigualable. (more…)

Ecos del All Star 2011

Lunes, 21 Febrero 2011

-Los Angeles-Redención. La cita de Los Angeles ha sido algo más brillante que las últimas ediciones. La NBA también ha percibido que el All Star venía decayendo en su interés y se nota el esfuerzo por sobrepromocionar a los nuevos héroes (Griffin), intentar dinamizar los concursos y rodear a los eventos del mayor glamour posible.

- Los mates de Griffin. Dos comentarios sobre el triunfo de Blake Griffin en el concurso de mates. El primero de ellos es que no impresionó en su actuación y que incluso me parece que no fue el participante que acumuló más mérito. En los partidos ha realizado animaladas más contudentes lo que pone más en valor la excepcional temporada que está realizando. Concurso a su medida.

- Una de MVP. John Wall ganó el MVP del partido de Novatos contra jugadores de segundo año. Kobe Bryant ganó el MVP del partido de las estrellas. Wall se encontró con el premio gracias a sus 22 asistencias. Su juego le llevó a un justo reconocimiento que, por una vez, puso en valor el altruismo frente a otros principios. Bryant jugó con el premio al jugador más valioso en su cabeza desde el primer minuto. Lanzó 26 tiros en 28 minutos. Un premio que agranda más su Leyenda, no sé si la buena o la mala.

- Durant y Lebron. Decisivos en el transcurso del partido. Durant no tiene alma de fiesta pero es un jugador impresionante capaz de elevarse entre el mismísimo Kobe para consolidar el triunfo del Oeste. Su asignatura pendiente es empezar a aportar en más facetas del juego además de la anotación, lo logrará, sin duda. Si el partido de anoche llegó con emoción a los últimos instantes gran parte de culpa la tiene Lebron James que se negó a claudicar y logró un triple doble que no se veía desde hacía 15 ediciones.

-Popovich, Duncan, Gasol. La decisión de Popovich de darle el puesto de titular a Duncan me parece acertadísima. Gasol está haciendo mejor temporada que Duncan pero los Spurs son el mejor equipo de la Liga y se merecían tener una representación en el quinteto inicial. Además, Duncan es uno de los mejores jugadores de todos los tiempos y se merece éste y otros muchos reconocimientos.

- A la atención del Señor Stern. Propongo que no sea obligatorio que haya 12 jugadores representando a cada Conferencia. Ver a Al Horford jugar un All Star es demasiado dañino para los que nos preciamos de haber seguido este evento en sus días de gloria.

Los Spurs, Popovich y el misterio Splitter

Martes, 21 Diciembre 2010

San Antonio Spurs es el mejor equipo de la NBA hasta este momento. Los refuerzos tan cacareados de los Heat y las súper plantillas de franquicias como Lakers, Celtics, Magic e incluso Mavericks no han podido igualar el fantástico rendimiento de los veteranos Spurs, un equipo que ha logrado crear unas señas de identidad muy definidas desde que Greg Popovich se hiciera con las riendas del grupo en 1996.

El triángulo de los Spurs. Parker, Ginobili y Duncan siempre han sido competitivos cuando han estado en plenitud de condiciones. Tony Parker está realizando una temporada brillante, sorprendentemente desapercibida a nivel mediático. Sigue siendo un base más creativo y anotador pero ha añadido a su juego una mayor capacidad para jugar a varios ritmos. Ginobili es el factor diferencial de estos Spurs ganadores frente a aquellos que vagaron con discrección la pasada temporada. El argentino ha pasado a ser la principal referencia ofensiva de un grupo al que contagia un espíritu competitivo admirable en ambos lados de la pista. Duncan cierra el vértice. Los años no perdonan y ya no es aquel jugador imparable cuando recibía de espaldas a canastas, pero su profesionalidad, dignidad y orgullo aún le permiten actuaciones excepcionales y unos números dignísimos de casi 15 puntos y 10 rebotes por partido que seguro aumentará cuando lleguen los partidos decisivos.

El método Popovich. El entrenador de origen serbio es otra de las claves de la extraordinaria marcha de San Antonio. Popovich siempre ha privilegiado el trabajo al glamour y ha tenido una extraordinaria habilidad para convertir en muy aprovechables a jugadores que serían residuales en muchas franquicias. El milagro del curso 2010-2011 se llama Gary Neal, que pasó de puntillas en la ACB en el Barcelona y en Unicaja. El técnico de los Spurs dejó atrás los prejuicios y ha otorgado responsabilidad a Neal para dotar de solidez a los reservas del equipo tejano.

Splitter, el pero…entre tantas noticias positivas, sorprende el poco protagonismo del brasileño Tiago Splitter en los Spurs. Es cierto que los comienzos siempre son duros para los novatos, pero el ex jugador de Caja Laboral está preparado para ayudar de manera inmediata. El desarrollo de la temporada será clave para adivinar el futuro de Splitter en la NBA. Si sus compatriotas Nené y Varejao (en mi opinión inferiores a Tiago) son importantes en sus franquicias, no hay ningún motivo para pensar que Splitter no será importante en la competición americana.