Blogs

Entradas con etiqueta ‘Portland Trail Blazers’

Volvemos a olvidarnos de los Celtics

Viernes, 5 Diciembre 2008

Mucho hablar de la gran aportación de Gasol jugando de “cuatro”, de la paulatina y sólida consolidación de Bynum, de las excelencias de Kobe Bryant y de la gran aportación del banquillo de Los Ángeles Lakers y, al igual que el año pasado por estas fechas, nadie parece tomarse en serio la gran temporada de los Boston Celtics.

Mientras Phil Jackson afirma, con bastante criterio por otra parte, que ve imposible que su equipo bata el record de los Bulls de Michael Jordan en la liga regular, los Celtics, injustamente ninguneados, tienen el mejor récord de la liga, suman 10 triunfos consecutivos y vuelven a exhibir una extraordinaria aplicación defensiva que contrasta con los minutos de absoluta desidia que suelen ofrecer los Lakers en cada partido.

Lo cierto es que si la mayoría de personas que seguimos esta competición tuviéramos que apostar por una final de la NBA 2009, casi todos diríamos que se va a repetir el duelo entre Celtics y Lakers. Me parece bastante interesante el duelo en la liga regular por ver quien es el equipo que obtiene el mejor registro de victorias y por lo tanto la ventaja de campo en una hipotética final ya que puede ser un factor decisivo para resolver el campeón. Por lo mostrado hasta ahora, aunque la presencia de Bynum hace mejores a los Lakers, sus dos carencias fundamentales en la pasada temporada no han sido corregidas. Por un lado el equipo tiende a descoserse en defensa con demasiada facilidad y por otro los bases son tremendamente irregulares alternando actuaciones brillantes con otras menos esperanzadoras.

Aunque los Cleveland Cavaliers acechan a los actuales campeones a tan solo una victoria de distancia, no parece que la continua evolución de Lebron James y compañía sea suficiente para poner en duda la hegemonía de los Boston Celtics en la conferencia Este, donde no tendrán rival a no ser que sufran inoportunas lesiones duraderas de sus jugadores importantes.

En el Oeste, San Antonio Spurs y Phoenix Suns, teóricos rivales de los Lakers han comenzado de manera irregular y los sorprendentes Blazers de Rudy Fernández y Sergio Rodríguez presentan el segundo mejor récord de victorias habiendo jugado el doble de partidos fuera de su cancha del Rose Garden. Seguro que los españoles podrán jugar los Play Offs esta temporada aunque no parece que el 2009 sea todavía el año de Portland que, eso sí, gracias a una buena gestión en los despachos se ha asegurado ser un equipo protagonista en la competición durante el próximo lustro.

Rudy, el especialista??

Jueves, 27 Noviembre 2008

Un mes de competición ha bastado para que Rudy Fernández confirmara  que estaba más que preparado para competir en la mejor liga del mundo.

El jugador balear ha impactado en Portland y, al igual que Sergio Rodríguez, es un jugador tremendamente querido y valorado por la afición del equipo del estado de Oregón que jalea con entusiasmo cada acción positiva del internacional español.

He de reconocer que no me ha sorprendido la capacidad de adaptación de Fernández que, desde el primer partido, se ha mostrado con muchísima confianza en sus posibilidades y no ha mostrado ningún atisbo de dudas en su juego. Sin embargo, no todo me parecen noticias halagüeñas para el ex jugador de la Penya.

 La NBA es una competición de status inalterables y Rudy puede sufrir en su juego la estructura de jugadores de los Blazers y el juego excesivamente anárquico de sus supuestas estrellas. Si echamos un vistazo a las estadísticas de Rudy vemos que en los primeros 15 partidos ha lanzado casi el doble de veces de tres puntos que de dos. Si algo caracteriza al jugador español es su capacidad para aportar en muchos aspectos del juego y su habilidad para generar sus propias acciones de anotación en situaciones muy diversas.

Creo que un jugador tan joven y con tantas cualidades como Rudy debería huir de la especialización en su juego y no convertirse en un mero tirador que aguarda su oportunidad en la esquina. Es cierto que  en los momentos decisivos de los partidos, en Portland todo acaba y empieza en Brandon Roy por lo que la participación del resto de jugadores se reduce a dejar espacios al máximo anotador de los Blazers pero el jugador español dispone de bastantes minutos en pista donde debe recordar y recordarse que él no va a permitir que su trayectoria en la NBA se encamine a la especialización a la que son tan dados en el baloncesto americano.

NBA 08/09. Los nuestros y sus equipos

Martes, 28 Octubre 2008

Esta madrugada comenzará la temporada de la NBA 2008/2009. Ocho meses de intensa competición con múltiples alicientes en los que, como es lógico, estaremos muy atentos a la evolución de los jugadores españoles.

La NBA es una competición gigantesca que alberga a equipos y jugadores que afrotan cada inicio de temporada con objetivos muy distintos. Los jugadores españoles ejemplifican las distintas realidades de esta liga que no da respiro y que, en muchas ocasiones, se convierte en rutinaria para los jugadores si no saben vivir cada minuto como un constante reto.

Pau Gasol vive la realidad más gratificante de todas. Es un jugador respetado y consolidado en la liga, milita en el equipo más mediático del mundo y es un firme aspirante al título de Campeón. A nivel individual deberá luchar contra su fama de jugador poco agresivo y luchará porque la presumible irrupción de Bynum no le reste minutos e importancia dentro del sistema de juego de Los Angeles Lakers.

Su hermano Marc vivirá la cara menos motivante de este juego. Milita en uno de los peores equipos de la liga, con jugadores exteriores anárquicos y con nulo sentido del juego colectivo pero encontrará sentido en su apuesta al disfrutar de muchos minutos en pista. Será tan habitual ver a Marc Gasol más de 30 minutos en pista como ver perder partidos a los Memphis Grizzlies. Seguro que la experiencia de competir contra grandes jugadores le beneficiará en su progresión pero su madurez se pondrá a prueba cuando vea que la derrota es el hábitat natural de su equipo.

José Manuel Calderón afronta su primera temporada con el rol de titular perfectamente consolidado. Hablamos de otro jugador respetado en la competición por su habilidad para mejorar las destrezas de sus compañeros. De la actuación de Calderón depende, en gran medida, las posibilidades de los Toronto Raptors de alcanzar los Play Offs. Creo que será un equipo que puede acceder a las Series Finales pero que, previsiblemente tendrá poco recorrido por la escasa profundidad de su banquillo.

Uno de los mayores alicientes de esta temporada será observar la evolución de los Portland Trail Blazers. Junto a Oklahoma y Minnesota son franquicias que decidieron comenzar proyectos basados en jugadores jóvenes y en elecciones altas del draft. De estos tres conjuntos el que tiene mejor pinta, a día de hoy es el equipo del estado de Oregón. Sergio Rodríguez y Rudy Fernández. Los dos partirán en una situación parecida, formando parte de la segunda unidad de los Blazers. Sin embargo, Rodríguez vive, injustificadamente, bajo sospecha y sobre Rudy hay la sensación de que puede ser uno de los mejores novatos del año.

Considero que a Portland se le puede exigir estar en los Play Offs de este año, no será fácil ante la tremenda exigencia de la Conferencia Oeste pero hay pocos equipos que acumulen tanto talento. Estoy convencido de que los dos españoles pueden ser piezas importantes para conseguir ese objetivo. Para Rodríguez será clave el comienzo de la competición ya que McMillan no le pierde ojo y nunca ha demostrado mucha paciencia con el canario que ha realizado una gran pretemporada.

Rudy y Sergio

Mircoles, 24 Septiembre 2008

Hay pocas franquicias en la NBA tan atractivas como Portland Trail Blazers. El equipo del estado de Oregón reúne en su plantilla a jóvenes talentos que, de evolucionar como se espera de ellos, pueden marcar una época en la NBA. Junto a los fantásticos Brandon Roy, Lamarcus Aldridge y el esperadísimo Greg Oden, convivirán dos de los jugadores españoles más atractivos de ver en una cancha de baloncesto.

La realidad es  que  Rudy Fernández y Sergio Rodríguez viven situaciones completamente diferentes. Sergio vive en Portland continuamente bajo sospecha, es infinitamente más apreciado por los aficionados que por sus entrenadores que no hayan en el juego del canario la respuesta a sus demandas. No formo parte de la teoría que da por pérdidos los dos años de Sergio Rodríguez en la NBA. Considero que en su primera temporada rindió a buen nivel y tuvo incluso algún partido excelente, el problema llegó cuando en su segundo año no logró convencer a McMillan y vio reducidos, aún más, sus minutos en cancha.

Sigo creyendo en Sergio. Creo que es un jugador con unas condiciones ofensivas muy buenas y con capacidad física para aplicarse con mayor calidad en defensa. Tengo fe de que sabrá tomar buenas decisiones que le ayuden a progresar en su carrera. Con 22 años le queda una gran trayectoria por delante y quizás haya llegado el momento de que de un paso hacia atrás que le haga impulsarse para alcanzar todos los objetivos que pretenda. Es el momento de pensar si estar en la NBA es su objetivo final como jugador.

Todas las sombras que rodean a Sergio son ajenas por completo a Rudy Fernández. Ha sido recibido con entusiasmo por los aficionados de Portland y hasta ha conseguido sacar alguna palabra pública elogiosa a su nuevo técnico. Rudy está de moda, su gran actuación en la Final Olímpica parece haberle abierto las puertas de la gloria e incluso se le señala en alguna predicción como firme candidato a mejor debutante del año.  A buen seguro que, no todo será un camino de rosas para el ex jugador de la Penya que contará con gran competencia en su puesto.

La NBA es una liga extremedamente caprichosa que cuenta con innumerables detalles que se nos escapan a los que la seguimos tan a distancia. Una liga en la que el mexicano Eduardo Nájera, el chino Wang Zhi Zhi, el croata Giricek y el serbio Pavlovic ganan o han ganado un buen puñado de dólares durante muchos años y que ha visto naufragar a talentos como Jasikevicius o Spanoulis. Es por eso que debemos ser prudentes en cuánto a las valoraciones previas, esperar el desarrollo de los acontecimientos e intentar disfrutar de las aportaciones de nuestros jugadores.