Blogs

Entradas con etiqueta ‘Russell Westbrook’

Desatados

Lunes, 2 Noviembre 2015

Recordaba un amigo la NBA de los Magic, Bird, Jordan y compañía. Aquellos años donde muchos nos aproximamos a esta competición. Lo hacía desde la nostalgia y con el convencimiento de que la era actual está muy lejos de esa etapa. Dentro de lo difícil que resulta comparar el mismo deporte practicado 30 años después, pienso que estamos asistiendo a una época brillante que, probablemente, se valorará mucho más con el paso de los años por el gran número de jugadores de gran talento y por la presencia de varios equipos de gran nivel (especialmente en la conferencia Oeste).

El comienzo de la temporada regular no está dando tregua. Sabéis que me alineo con los que piensan que esta Fase es demasiado larga y origina demasiados partidos intrascendentes pero las primeras semanas se cogen con ganas para evaluar plantillas, equipos y nuevos talentos. Ayuda, además, que en esta temporada las grandes estrellas no se han dedicado a especular y nos están regalando grandes momentos desde los primeros momentos.

Stephen Curry, Russell Westbrook y Blake Griffin caminan un paso por encima de los demás ahora mismo. Curry ha querido mandar un mensaje a la liga, reivindicando su papel como actual MVP y líder del equipo campeón. La dimensión actual del base de los Warriors es muy difícil de igualar, parece que el título de campeón haya reforzado su convicción y confianza. Curry transmite la sensación de que es capaz de anotar siempre que se lo proponga, sus recursos ofensivos parecen infinitos porque es capaz de resultar una amenaza a gran distancia del aro. Curry se divierte y nos divierte, como también lo hace Westbrook. Si el baloncesto de Curry tiene su origen en sus manos, el de Westbrook nace de unas piernas impresionantes que le hacen asociarle irremediablemente el calificativo de “imparable”. Un jugador que no conoce límites más allá de su propia ansiedad que, en ocasiones, le lleva a tomar malas decisiones.  Si su química con Kevin Durant no se  resiente y las lesiones respetan a ambos, los Thunder son tan candidatos como cualquiera para conseguir el título.

Quién sabe si ser un habitual de los “highlights” ha condicionado para bien o para mal la consideración de Blake Griffin. La evolución de Griffin desde su llegada a la liga es tremenda. Por un lado, ha ganado en continuidad en el juego y por otro ha sido capaz de mejorar su tiro y su capacidad de pase. Griffin es mucho más que sus mates, probablemente el mejor jugador en su puesto en la competición y el mejor aval de los Clippers para dar un paso más esta temporada. Griffin no pertenece al prototipo de jugador que me enamora pero tiene una cualidad que respeto muchísimo, ser capaz de evolucionar año tras año en aquellos aspectos deficitarios de su juego. Este hecho refleja responsabilidad, compromiso y humildad y esos son valores más que respetables.

Por qué Curry, por qué no los Warriors

Viernes, 17 Abril 2015

Creo que Stephen Curry merece ser el MVP de la temporada regular de la NBA. Su juego ha sido clave para que su equipo haya obtenido el mejor registro de la Liga y merece reconocerse la aportación de un tipo que, desde que aterrizó en la competición, ha evolucionado hasta alcanzar el estatus de súper estrella. Curry es una delicia para los que pensamos que, en la época de los atletas, la diferencia se puede marcar por las habilidades técnicas. En este campo, pocos jugadores son tan agradables para la vista como el base de los Warriors.

Reconocer a Curry no quita méritos a otros candidatos, especialmente James Harden y Russell Westbrook. Harden es un anotador espectacular que ha logrado incrementar durante el curso su influencia en más apartados del juego. Su liderazgo en los Rockets es incuestionable y, si mantiene su nivel actual, el equipo tejano es aspirante a todo. Por su parte, Westbrook ha realizado un esfuerzo impresionante para que los Thunder tuvieran opciones de disputar los Play Offs. Finalmente, no ha logrado su objetivo pero no conviene olvidar el enorme margen que dio la franquicia en la primera mitad del campeonato durante los periodos de convalecencia de Durant y el propio Westbrook. Estamos ante  un jugador con gran capacidad de conexión por la pasión que le pone al juego y al que quizás le falte algo de pausa o estar mejor dirigido para lograr que su impacto tenga más trascendencia en el colectivo.

El MVP se resolverá en algunas semanas cuando el desarrollo de los Play Offs de la NBA ya nos hayan dado alguna pista de cómo se desenvuelven los equipos. Si fuera por el rendimiento en la Liga Regular apostaríamos sin dudarlo por una final entre Golden State Warriors y Atlanta Hawks, pero los Play Offs son otra historia y hay aspectos que pueden hacernos pensar que no todo será tan fácil para los líderes de las conferencias. Los Warriors tienen talento, descaro, pasión y puntos en las manos de varios jugadores pero el Oeste tiene mucho nivel y cuando el partido entra en terrenos más físicos e intensos pueden ser menos fiables frente a otros conjuntos con un poco más de cuajo. Esa es la duda que me genera el equipo dirigido por Steve Kerr, cómo sabrá manejarse en el terreno donde no se concede una canasta fácil, el nivel de contacto se eleva y entran en juego individuos con un amplio conocimiento del terreno y con algo más de colmillo competitivo.

Menos talento que los Warriors tienen los campeones de la Conferencia Este, los Atlanta Hawks, sin embargo no son pocas las virtudes que ha mostrado el equipo de Mike Budenholzer. La manera en que comparten el balón y todos sus jugadores tienen espacio para rendir al mázimo es su principal aval para pensar que pueden progresar sin problemas hasta las finales de conferencia. Me apetece mucho ese presumible duelo con los Cavaliers de Lebron James, con más calidad pero menos cohexión que unos Hawks que están ante una oportunidad histórica de alcanzar un hito por el que muy pocos podíamos apostar a principio de temporada.

Un demonio necesario

Martes, 27 Enero 2015

Pocos jugadores de la NBA suscitan tanta controversia como Russell Westbrook, y eso casi siempre es muy bueno. No escribe un fan absoluto del ¿base? de los Thunder pero reconozco en Westbrook un potencial y una calidad indiscutible. Probablemente, el jugador que más encaja en el calificativo de “imparable” cuando le ves atacar el aro de la misma manera que te incita a pensar que en cualquier momento tomará una o varias decisiones malas continuadas que puedan costar el partido a su equipo. Un tipo que te conduce a la bipolaridad pero del que nadie puede dudar sobre su capacidad. En una liga sobrada de talento e iconos, Westbrook es un jugador que no debemos perdernos.

Rapidísimo y potente, supera a sus adversarios sin demasiados problemas. Absolutamente indefendible en carrera y con capacidad para utilizar tiros cortos en suspensión (arte poco utilizado en estos tiempos), tiene, sin embargo, margen de mejora en el lanzamiento de tres puntos. Esa sensación de verse tan superior o por lo menos con capacidad para generar ventajas le crea dudas y errores en su juego porque a veces se olvida de implicar a más compañeros. Cuando no está Durant en cancha se siente con menos obligaciones en este sentido y parece más feliz. Es bueno entregando pases definitivos a sus compañeros pero menos fiable dando continuidad al juego con pases menos trascendentes.

El equipo de Westbrook,  Oklahoma City Thunder no ocupa posiciones de Play Offs. Las lesiones del propio Westbrook y del MVP Durant les han penalizado en la tremenda conferencia Oeste pero lo cierto es que, ni con la plantilla al completo, el equipo parece mostrar una excesiva química. Westbrook rindió al mejor nivel de su carrera durante la ausencia de Kevin Durant pero la recuperación del excepcional alero ha afectado a su rendimiento que, sin dejar de ser bueno, en nada se parece al de algunas semanas. ¿Es posible la convivencia exitosa de estos dos fenómenos?. Sin duda. ¿Es el mejor base posible Westbrook para construir un equipo campeón? Creo que sería más útil si compartiera algunos minutos con otro base que le permitiera centrarse más en la verdadera cualidad de su juego, que es anotar.

¿Cómo podría optimizarse contar en la misma plantilla con probablemente los dos jugadores de la liga con más capacidad para anotar? Me desconciertan los movimientos del entrenador de los Thunder, Scott Brooks. Tengo la sensación de que los múltiples recursos de su plantilla le generan más dudas que soluciones y no acaba de encontrar un estilo más definido. Dado el nivel de Perkins y de Adams, los Thunder serían un equipo más reconocible apostando por jugadores pequeños, utilizando a Durant más tiempo de falso “cuatro”, acercando a Ibaka al aro y permitiendo que Westbrook tuviera descansos mentales mientras juega con otro pequeño que le quitase el balón de las manos para poder ser más productivo (que no es contradictorio aunque lo parezca). Los Thunder, con varios jugadores a los que se les caen los puntos de las manos, serían más peligrosos si abandonasen estructuras clásicas y apostaran por jugar incluso más rápido de lo que lo hacen. No negaré que hay momentos en los que Westbrook es tan peligroso para su propio equipo como para el contrario pero creo que sería más efectivo si eligiera las pausas de su juego y no las considerara impuestas. Un equipo con Durant y Westbrook tiene que ser sí o sí candidato al título aunque no escondo que tengo mucha curiosidad por ver el rendimiento de ambos el día que separen sus caminos.

A propósito de Westbrook

Mircoles, 7 Mayo 2014

Parto del hecho de que hay pocos jugadores de baloncesto con las condiciones de Russell Westbrook y, por lo que leo y escucho estos días, tampoco hay muchos jugadores que despierten posiciones tan encontradas respecto a su manera de jugar, toma de decisiones y encaje en un equipo con verdaderas aspiraciones a conquistar el título.

El rendimiento de Oklahoma City Thunder en estos play offs no permite, a día de hoy, considerarle como un verdadero aspirante al título de la NBA. La duración de estas eliminatorias y el talento de la plantilla permiten que esta sensación sea reversible pero no es comparable la impresión de fragilidad que transmiten los Thunder con la solidez de los Heat y el maravilloso ritmo de balón y juego colectivo que exhiben los Spurs. Lo cierto es que, a diferencia de la mayoría de los equipos, los Thunder no han elevado su nivel en los Play Offs. Sería injusto, y mucho, responsabilizar a Westbrook de este hecho porque tampoco Kevin Durant está rindiendo como en la temporada regular, pero los Play Offs están revitalizando un debate respecto a la convivencia entres estas dos súper estrellas y su capacidad para aunar sus cualidades en beneficio de un gran rendimiento colectivo.

Intento abstraerme de las estadísticas cuando analizo a Westbrook, tanto en los datos positivos (su aportación en asistencias y su capacidad reboteadora) como en aquellos que más le penalizan (porcentajes y pérdidas de balón). La trascendencia del ¿base? de los Thunder va más allá de los números. Me gusta su personalidad, su variedad de recursos y su capacidad para competir y convivir con el error en los momentos decisivos de los partidos. Sin embargo, me desespera su escaso conocimiento del juego, su tendencia a retener demasiado tiempo el balón en las manos y la ansiedad que transmite y contagia en muchos momentos del partido. No me escandaliza que tire más que Kevin Durant en algún encuentro pero sí que haya momentos en que se olvide que juega con el mejor anotador del mundo a su lado.

Estoy convencido de que muchos de los aspectos que ahora penalizan a Westbrook mejorarán con el paso de los años, cuando su juego combine aceleración y pausa y cuando entienda que a veces “menos es más”, sin embargo la pregunta ahora es si los Thunder deberían plantearse otra estructura de equipo en el caso de que este año tampoco consigan el anillo. En mi opinión, deberían replantearse cosas en Oklahoma, quizás encontrar un nuevo estímulo en el banquillo (ea, para que luego digan que soy corporativista), o ampliar su nómina de buenos jugadores sacrificando a uno de los dos excelentes que tienen… (y que no sea Durant).

Cuatro fenómenos y… Westbrook

Mircoles, 26 Diciembre 2012

La jornada de partidos del día de Navidad en la NBA no es sólo una gran idea promocional de la competición sino una buena oportunidad para revisar el estado de algunos de los aspirantes a un título que se decidirá seis meses después.

Como interés añadido, los encuentros programados este año permitían la opción de disfrutar de los cuatro jugadores más destacados de este inicio de competición, Carmelo Anthony, Lebron James, Kobe Bryant y Kevin Durant. Ninguno de ellos ha defraudado, Kobe Bryant ha mostrado de nuevo sus rejuvenecidas piernas y su extraordinaria capacidad competitiva. La versión de Bryant contra los Knicks es la mejor que puede ofrecer a su equipo ya que sin alejarle de ser la primera opción ofensiva permitió que el resto de sus compañeros pudieran disfrutar de un protagonismo muy necesario para mantener al equipo enchufado. El escolta de los Lakers tuvo un gran rival en Carmelo Anthony, sin duda instalado en el “siguiente nivel”. Anthony ha dado un paso adelante porque ya no deja que los partidos le atropellen sino que sabe lo que se espera de él en cada momento, su efectividad ha aumentado porque ya no tira como si le fuera la vida en cada lanzamiento sino con un mayor aplomo que le ha dado la experiencia y la buena dirección de su técnico Mike Woodson. Un gustazo ver la evolución de Carmelo y su gran influencia para hacer de los Knicks un gran equipo.

Lebron James y Kevin Durant han vivido un nuevo capítulo de un duelo que promete ser legendario. Los dos han estado en su papel, Durant tiene más recursos que James para anotar pero éste tiene mayor presencia en los partidos por su actividad defensiva y su voluntad para implicar a más jugadores de su equipo en el juego ofensivo.

La coincidencia de estos cuatro jugadores históricos en una misma jornada me hizo fijar la atención en otro jugador con enormes condiciones que desde hace tiempo me genera enorme contradicciones quizás porque su juego es una contradicción en sí mismo. Entiendo a Russell Westbrook, con esas condiciones técnicas y físicas es difícil no pensar que cada vez que tienes el balón puedes anotar sin muchos problemas. Aún así me sigue transmitiendo la sensación de que es un jugador desubicado, obligado a jugar de base y a atender a muchos factores sobre los que no tiene el control. Westbrook es el Carmelo Anthony de sus primeros años, él tiene su partido en su cabeza y da igual lo que requiera cada momento. No tengo claro que los problemas de Westbrook se resuelvan exclusivamente con el paso del tiempo, creo que sería más efectivo si jugara de escolta y no tuviera tanto tiempo contacto con el balón, ya sabéis “menos es más”. Los Thunder deben pensar muy bien qué plan tienen con Westbrook incluso si una opción del mismo es valorar que pueden obtener por él en un hipotético traspaso.