Blogs

Entradas con etiqueta ‘Scola’

Los bases de Ivanovic

Viernes, 11 Febrero 2011

Sin duda no es el entrenador que más simpático cae de la ACB, probablemente tampoco éste sea el mejor día para ensalzar sus virtudes, pero la aportación a nuestro baloncesto de Dusko Ivanovic no ha sido valorada en su justa medida. Quizás, como en otras ocasiones, el tiempo corregirá este hecho.

Sobre Ivanovic pesa el estigma de su fama de duro, el escaso respiro que concede a sus jugadores y la lista de hombres que no han conseguido sobreponerse a la exigencia del técnico montenegrino. Sin embargo, hay una virtud muy destacable de Ivanovic poco comentada. Hablamos de su influencia en la evolución de muchos jugadores que llegan a sus manos a un buen nivel y les convierte en súper clases. Pienso en Scola, Splitter y en aquella gran pareja que formaron Tomasevic y Oberto que huyeron despavoridos de Vitoria  pero que ni se acercaron después al nivel que mostraron en el entonces Tau.

Me gustaría detenerme en dos casos especiales que ayudan a completar esta teoría. Hablo de Pablo Prigioni y de Marcelinho Huertas. Ambos llegaron a Vitoria como jugadores rápidos, hábiles en el uno contra uno pero con poco probada capacidad para llevar el peso en la dirección de uno de los mejores equipos del continente. Ivanovic confió en ellos como bases titulares de sus proyectos, y eso es un dato importante porque Dusko parece apostar por decantarse siempre por un director de juego huyendo de la alternancia que tanto se estila ahora.

La exhibición de Marcelinho Huertas en el partido de Cuartos de Final frente a Power Electronics se explica desde la óptica de un jugador en plena madurez, capaz de cargar con el peso de todo un partido en los momentos decisivos. Dio la sensación de que la intensidad del partido no le perturbaba y tuvo claro donde poner el balón en cada momento, y coincidió que las suyas eran las más apropiadas. Dudo que el base brasileño invite a Ivanovic a su fiesta de cumpleaños pero no pierdo la esperanza de que alguna vez alabe en público la influencia de su entrenador  en su enorme desarrollo como jugador.

Splitter, el penúltimo robo

Mircoles, 14 Julio 2010

Tiago Splitter es la aportación de la ACB a la NBA más relevante de la próxima temporada. El jugador brasileño ha decidido embarcarse en el proyecto de San Antonio Spurs después de ser el pívot más dominante de Europa en las últimas campañas. Una gran adquisición para los Spurs que incorporan un jugador maduro y competitivo y una pérdida de primer nivel para Caja Laboral y para una ACB, muy necesitada de nuevos héroes.

Modelo Baskonia. Hay varios aspectos admirables del Caja Laboral. El más importante de ellos es que cuentan con un proyecto en el que creen y al que son fieles. Splitter es un triunfo de su modelo, un jugador al que captan muy joven y que ponen a jugar inmediatamente en una liga que le ayude a progresar. Primero en Liga EBA siendo jugador cadete y después integrándole poco a poco en el primer equipo. Frente a otros modelos masivos de cantera  basados en la formación de sus mejores jugadores integrados en equipos propios, Baskonia apuesta por incorporar jóvenes promesas de cualquier nacionalidad, ocuparse de su formación personal y técnica e integrarles en colectivos de otros clubes que pongan a prueba su respuesta al máximo nivel competitivo. Si la prueba se supera, significará que están listos para ayudar al primer equipo. El trío Calderón, Scola y Splitter es la mejor respuesta a demostrar que estamos ante un método muy válido que es una alternativa a los modelos más tradicionales y también brillantes que pueden representar Juventud y Estudiantes.

Brasileño con alma argentina. La influencia de Prigioni y Scola en la formación de Splitter ha sido enorme. Tiago ha ganado en capacidad competitiva de una manera radical, sus primeras apariciones mostraban un jugador de gran clase pero con poca voracidad. Nada queda de esa percepción y mucho de ello se debe a sus compañeros argentinos que le ayudaron a explotar sus virtudes técnicas y sobre todo a batallar como uno de los suyos por cada balón.

El ‘factor Dusko’. Parecería injusto no reconocer a Ivanovic buena parte de la progresión y formación de Splitter como jugador. La tremenda exigencia del técnico montenegrino es una buena medicina para los que tienen la mentalidad adecuada para el triunfo.

Los árboles y el bosque

Lunes, 24 Noviembre 2008

Antes de acusarme de oportunista recordad que no son las primeras líneas elogiosas que escribo sobre Dusko Ivanovic. De hecho, también me mostré bastante crítico con la destitución de Spahija del Tau Vitoria después de hacerlo campeón de liga, incluso hoy, con el equipo vasco líder de la ACB me parece una decisión cuestionable.

Sobre la figura de Ivanovic versan innumerables leyendas sobre su exigencia dentro y fuera del campo y es cierto que su manera de dirigir da a entender un riguroso control sobre todo lo que sucede en el campo. Sin embargo, sus formas no deben privarnos de ensalzar las numerosas aportaciones del técnico montenegrino al baloncesto español y su indudable contribución al progreso de muchos y grandes jugadores de nuestra liga.

En su primera etapa en Vitoria Dusko Ivanovic fue decisivo para que jugadores como Oberto y Tomasevic jugaran el mejor baloncesto de sus vidas. Parece que los dos huyeron despavoridos ante la terrible exigencia a las que le sometía su entrenador, pero nunca han vuelto a jugar tan bien como entonces. De igual manera Luis Scola es hoy un jugador importante en la NBA y en gran parte se lo debe a la confianza que siempre demostró el ex técnico del Barcelona en sus condiciones.

Ahora es unánime que Prigioni es uno de los mejores bases que juegan en Europa. Sobre todas las cosas se valora su capacidad para mandar, dirigir y hacer mejores al colectivo. Cuando Prigioni llegó a España, en Fuenlabrada y Alicante era un base rápido con excesiva tendencia a jugar para él en perjuicio del equipo. El base argentino cambió la mentalidad en su juego y se puede considerar como otra de las grandes “obras” de Ivanovic entre las que también podemos incluir a Andrés Nocioni, con el que logró que aplicara toda su agresividad e intensidad únicamente a acciones del juego.

Arvydas Macijauskas, Sergi Vidal, Tiago Splitter y el ahora imparable Igor Rakocevic son también jugadores que han mostrado su mejor versión a las órdenes de Ivanovic que este año tiene el reto de reconducir la carrera de Will McDonald y de guiar en sus primeros pasos en el máximo nivel al prometedor Stanko Barac.