Blogs

Entradas con etiqueta ‘sergio rodriguez’

Spanoulis y las piernas blancas

Lunes, 14 Abril 2014

Claro que no es buena cosa enfrentarse a un campeón como Olympiacos en unos Cuartos de Final de la Euroliga. La trayectoria del Real Madrid daba para un rival algo menos complicado, pero unos despistes inoportunos y que Olympiacos acusó en el Top 16 los innumerables cambios en la plantilla, nos han llevado a este duelo apasionante.Seguro que los griegos tampoco están contentos con el emparejamiento. Ese triple de Spanoulis en el último partido del Top 16 y esa celebración posterior significaban, no sólo una victoria ante el eterno rival, sino la sensación de haber eliminado de su camino a un rival poco deseado. Nadie esperaba la posterior derrota del Real Madrid en Kaunas y este cruce con aroma de Final, que no deja pensar en una serie corta y que pondrá a prueba la condición física y mental del conjunto de Pablo Laso.

¿Cómo está el Real Madrid?. Si atendemos a los últimos partidos diríamos que está lejos de su mejor versión de la temporada. El balón circula con menos fluidez, las pérdidas de balón aumentan,  la actividad defensiva es menos constante y tiene más problemas para encontrar canastas de alto porcentaje. Muchos síntomas que tienen que ver con que las piernas y la cabeza no andan demasiado frescas. Cosas lógicas porque la rotación se ha acortado por las lesiones y porque el equipo parece muy concienciado ( ¿quizás demasiado?) de acabar la fase regular de la ACB invicto.

Dicho esto, si algún equipo se merece que no dudemos de él es el Real Madrid y el reto que supone jugar contra el campeón de Europa seguro que activará de nuevo a unos jugadores que deben estar preparados para una serie complicada, igualada y donde será importante demostrar que han aprendido de lo que sucedió en la pasada final de la Euroliga donde Olympiacos llevó el encuentro a un nivel mental y físico al cual no llegó el equipo madrileño. Creo que gran parte de la eliminatoria pasará por el nivel de los secundarios (tipo Darden, Mejri, Draper o Slaughter), quizás, sobre todo en el caso de Darden, poco influyentes en el último mes, y muy necesarios, por su capacidad atlética ante equipos del perfil de Olympiacos. A favor del Real Madrid cuenta el hecho de que Rudy Fernández está a un nivel bastante superior a la temporada precedente y que Sergio Rodríguez puede atreverse a discutir la supremacía de Spanoulis.

Alguien que lea el blog hasta este momento pensará que peco de precavido. Puede ser, pero ningún buen aficionado a baloncesto debe dejar a un lado los brillantes momentos que nos ha ofrecido el equipo griego en los últimos tres años. Las dos últimas Euroligas fueron un ejemplo de cómo jugar a diferentes ritmos y  de cómo enfrentarse a situaciones adversas. Nadie ha jugado con tanto corazón como el equipo  entrenado por Bartzokas. Incluso en esta edición, marcada por la irregularidad, Olympiacos ha protagonizado partidos extraordinarios a los que sólo han podido igualar en cuanto a nivel el Barcelona y el Real Madrid.

Y además.. Spanoulis. Por si fuera poco, en Olympiacos juega Spanoulis que necesitará de más defensores además de Llull para enfrentarse a él. Draper será importante en este aspecto como a lo mejor intentar utilizar a algún exterior de más tamaño. En Spanoulis empieza y acaba mucho de Olympiacos pero no conviene despreciar el valor de sus compañeros y de una idea de juego que castiga mediante pases rotaciones lentas en defensa. El Real Madrid se merece el papel de favorito por tener mayor talento y capacidad para anotar (sobre todo si recupera a Carroll). Siendo éste un juego de iniciativas, conviene que en el primer partido el Real Madrid marque el territorio.

El árbol de España

Viernes, 4 Abril 2014

Sergio Rodríguez, Calderón, Ricky, Llull, Navarro, Rudy, Marc Gasol, Paul Gasol, Claver, Felipe Reyes e Ibaka forman un grupo difícil de discutir. El puesto número 12 dependerá del estado físico de los fijos y de que el jugador elegido asuma el papel de no esperar muchos minutos de juego. Quizás Pau Ribas, aunque la composición de la selección juegue en su contra, tal vez San Emeterio, aunque su temporada no está siendo buena, a lo mejor un guiño al pasado, con Álex Mumbrú o, tal vez, el inicio de la transición con la presencia de Álex Abrines.

Lo cierto es que, salvo lesiones de por medio, el  árbol de España (en este caso hablo de la selección de baloncesto, aunque se podría aplicar en otros ámbitos) no se mueve a cinco meses del Mundial. No tengo muy claro que sea malo pero sí tengo más certezas de que no es bueno que no encontremos muchos nombres que puedan provocar algo de debate sobre su presencia en la selección. Visto que no hay aire que mueva el árbol, el debate se centra en quién elegir entre Mirotic e Ibaka. En mi opinión, el debate es más artificial que real porque la Federación hace tiempo que eligió a Ibaka. El problema es que cuesta decirlo públicamente porque Mirotic también es muy bueno y porque la FEB no quiere perder la opción Mirotic en caso de cualquier contratiempo con el jugador de los Thunder.

La decisión de contar con Ibaka es irreprochable (como también lo sería que fuera Mirotic). Que Mirotic se exhiba más cerca de nosotros no debe hacernos obviar el impacto de Ibaka en uno de los mejores equipos de la NBA. Hemos sido espectadores cercanos de la transformación de promesa a realidad de Mirotic pero la progresión de Ibaka en estos años también ha sido magnífica. El jugador de origen congoleño ha desarrollado un tiro bastante fiable y físicamente marca diferencias. Probablemente, un “cuatro” del estilo Mirotic es más compatible con los hermanos Gasol pero es cierto que Ibaka garantiza estabilidad defensiva y capacidad atlética para jugar por encima del aro que puede ser muy aprovechable por la extensa nómina de pasadores de España.

Dicho esto, da la sensación de que en todo este tema ha faltado comunicación entre todas las partes y que se ha echado de menos cierta o mucha sensibilidad para manejar una situación nada sencilla pero que se ha hecho más complicada desde el verano pasado. Asumiendo que la Federación tiene todo el derecho a elegir a quién considere oportuno, no parece muy justo el paulatino y sibilino proceso de desarraigo al que se está sometiendo a Mirotic. Es lo que tiene intentar abarcar tanto, que a veces te ves desbordado. Y eso que Oleson todavía no ha abierto la boca….

La Copa desde el Base

Mircoles, 5 Febrero 2014

Bueno, pues ya está aquí, una nueva edición de la Copa nos espera con grandes alicientes y pocas certezas. Siempre que se avecina un acontecimiento de este tipo hago el ejercicio de seleccionar aquellos aspectos en los que me apetece fijarme de cada evento. Porque más allá del ganador y los perdedores, la Copa siempre deja historias, propuestas, momentos, nombres y anécdotas que formarán parte del particular banco de imágenes de cada uno.

Pienso en esta Copa y creo que la actuación de los bases tendrá que ver mucho con su desenlace. Creo que el Real Madrid marca diferencias en esa posición porque tiene al mejor base del momento, Sergio Rodríguez y porque los minutos que no juega el canario cuenta con la actividad de Llull (en dinámica muy positiva) y el meritorio trabajo de Draper, capaz de sacrificar la llamada de su ego por atender las necesidades del colectivo.

Es por eso que cuando valoro a otros candidatos sólo me los imagino como campeones con un rendimiento óptimo de sus directores de juego. Será interesante ver si Marcelinho Huertas es capaz de enlazar tres partidos al máximo nivel y cómo y con quién administra Xavi Pascual sus descansos, si con el sólido pero previsible Sada o con el “Guadiana” Pullen. La conexión Marcelinho-Tomic ocupará bastante tiempo de análisis por parte de los entrenadores. También en Málaga veremos si jugadores como Lafayette confirman lo apuntado en las últimas semanas en un evento de esta magnitud. Desde luego, sería muy injusto no calificar a su equipo,  Valencia Basket como un serio aspirante al título.

Del rendimiento de sus bases también dependerán y mucho, dos equipos que saben lo que es ganar este trofeo como Laboral Kutxa y el anfitrión Unicaja. En el equipo vitoriano, Heurtel es un jugador más asentado y maduro al que aún le falta algo de constancia en su rendimiento. Cualidades tiene para ser otro ejemplo de jugadores que aprovechan la Copa para revalorizarse e impulsar su carrera. Nocioni y Pleiss necesitan apoyo para elevar el nivel de su equipo, si Heurtel está por la labor el equipo vitoriano se tornará mucho más peligroso. El peso de la dirección en Unicaja recaerá en un Jayson Granger que ha justificado de sobra su fichaje por el equipo andaluz. El base uruguayo tiene personalidad y carácter de sobra aunque tiene esa sombra de ser el base con peor porcentaje de tres puntos entre los presentes, algo que le puede penalizar en los momentos decisivos de los partidos donde hacer bandejas es muy complicado. (No creo que tenga lectores en Siena pero no les hará mucha gracia este último párrafo).

También en Zaragoza saben lo que es ganar la Copa del Rey, y sí, eran otros tiempos, pero la historia que está construyendo este Cai es igual de meritoria por el camino que ha tenido que recorrer para llegar a su momento actual. Pedro Llompart ha sabido aprovechar la marcha de Van Roosom para consolidar su posición en el equipo y mejorar su rendimiento respecto a la temporada pasada. Llompart siempre ha rendido mejor cuando se ha sentido titular y ha llevado peor las dinámicas de “compartir minutos”.

La pareja Bellas-Oliver es una de las claves del rendimiento de Herbalife. Se ha dado por seguro que a Pedro Martínez le tocó el rival que menos le apetecía pero no tengo tan claro que Pablo Laso no pensara lo mismo. El equipo canario tiene la virtud de que siempre “hace partido” a sus rivales y tengo pocas dudas de que esta vez ocurrirá lo mismo. Tanto Tomás Bellas como Albert Oliver garantizan buena toma de decisiones, atrevimiento en los minutos finales y una solidez (no llegan a las 4 pérdidas por partido entre los dos) de la que pueden presumir pocos equipos.

El base titular de Iberostar Tenerife es un claro ejemplo de lo que ha significado este equipo y de la capacidad que ha tenido su entrenador, Alejandro Martínez para convencer a buenos jugadores, como Ricardo Úriz, de que aún no habían alcanzado el máximo nivel en su juego. No voy a mentir, nunca pensé que Úriz pudiera ser el base-referente de un equipo que jugara la Copa del Rey pero nadie alcanza este objetivo por casualidad. No es el mejor base de la Copa pero su temporada probablemente sea la de más mérito, quién sabe si su historia también tendrá otra página brillante en Málaga.

El hombre de Laso

Viernes, 31 Enero 2014

Una de las claves del gran rendimiento del Real Madrid de Pablo Laso es que ha sido capaz de consolidar y dar continuidad a un núcleo de jugadores sobre los que asentar un proyecto que, como todos, necesita tener un núcleo de seguridad que vaya perfeccionando la idea con el paso del tiempo. Hablo de los Sergio Rodríguez, Rudy, Carroll, Mirotic y Felipe Reyes, inamovibles en su rol desde que el técnico vitoriano se hizo cargo del equipo. Intencionadamente no menciono a un jugador, Sergio Llull, porque  dentro de ellos, Llull es el proyecto en el que más se ha volcado Laso desde que llegó al Real Madrid y el jugador en el que ha demostrado tener más fe.

La realidad es que la confianza de Laso en Llull está más que justificada porque la actividad del balear encaja perfectamente con la propuesta de un Pablo Laso que, desde su llegada, apostó porque el internacional español pudiera ocupar el puesto de base. Lo cierto es que Llull es un base de 10 minutos, generalmente el primer cuarto, porque en el modelo de rotaciones de Laso, Llull suele compartir el tercer cuarto con Draper y los minutos decisivos con Sergio Rodríguez. Da la sensación de que Laso utiliza a los jugadores en el primer cuarto en el puesto donde ellos quieren jugar (Llull de base, Rudy de escolta) y se juega los partidos en el puesto donde considera que pueden generar más ventajas (esto es Llull de “dos” y Rudy de “tres”).

Entiendo la debilidad de Pablo Laso con Llull. Está aprendiendo a alternar ritmos y ya no sólo sabe jugar a “todo trapo”, aporta bastante en labores defensivas y cada vez es más sólido en el lanzamiento exterior. En su debe hay que decir que aún tiene tomas de decisiones erróneas y que no es un jugador con un gran tacto en los lanzamientos cortos en penetración. Asumiendo todas las virtudes de Llull, a veces, he tenido la sensación de que ha tenido demasiada presencia en cancha en perjuicio de jugadores como Sergio Rodríguez o Carroll, sobre el que pesa que los rivales le eligen como objetivo para cargar las acciones ofensivas contra su defensa.

Dejando a un lado consideraciones técnico-tácticas, el valor de Llull viene dado por su mentalidad. Estamos ante un jugador que es capaz de elevarse por encima de sus condiciones por su valentía y capacidad competitiva. Llull no entiende de límites, por eso tampoco respeta ese tan fino que existe entre la osadía y la temeridad, algo que, en ocasiones, le juega malas pasadas. Llull no deja indiferente porque no pretende serlo, es raro que pase por un partido de puntillas porque es de aquellos que se niega a dejar que el partido avance sin tener influencia en su resultado.

La trayectoria de Llull en el Real Madrid está bendecida por la confianza que siempre ha tenido de sus entrenadores. Joan Plaza apostó por él cuando apenas tenía presencia en la Liga LEB. Desde su rol de especialista logró hacerse un hueco en el equipo. Con Messina se convirtió en la referencia exterior del Real Madrid, algo precipitado quizás en su momento. Con Laso ha llegado su consolidación definitiva, los minutos que juega de base le han asentado sin perder esa verticalidad que siempre le ha caracterizado en ataque, pero por encima de todo, su mérito radica en tener un estatus absolutamente principal en un equipo lleno de estrellas.

El amigo invisible

Martes, 24 Diciembre 2013

Cuando yo era profesional de esto, no entendía muy bien por qué se montaban tantos follones con aquello de los cupos y nadie protestaba porque no se disponía de unos breves días de descanso en épocas navideñas. Ahora, como aficionado, bien que me alegro porque esto de que haya partidos siempre es una buena excusa para huir de escaparates, cortilandias y demás. Entre la Liga Endesa, la jornada navideña de la NBA, la Premier y la San Silvestre matamos los viciosos del deportes estos días tan “entrañables”.

Es tiempo de regalos y he hecho el ejercicio de imaginarme qué regalos les habrán realizado a alguno de los protagonistas de nuestro baloncesto.

Por ejemplo, a Xavi Pascual seguro que le han regalado una foto de Pérez Pizarro, su árbitro favorito, aquel que ya le hace fruncir el ceño cada vez que sabe que les dirige. Eso u otro jugador, que va con una plantilla corta.  Claro que si de árbitros va el tema, supongo que Navarro y Jaycee Carroll habrán tenido un detallito con el colectivo por todos aquellos “pasos” que se van olvidando por el camino.

En la ACB de regalo van a llegar unos intérpretes que hablen BALONCESTO, que es de lo que menos se habla por allí últimamente. Eso o igual un Sistema de competición nuevo que durará un año porque enseguida habrá alguien que se queje porque imaginaros una edición como la actual si el sistema de competición fuera una liga de ida y vuelta. La sede de la Euroliga también acogerá regalos, en especial el despacho del Sr Bertoméu. No vendrá de Málaga, no seáis mal pensados sino de Gran Canaria, unas vacaciones pagadas por el Cabildo.

La FEB no recibirá regalos porque siempre ha destacado por su generosidad. Este año hará llegar a todos los clubes de la Liga Endesa un manual ilustrado de su famoso Método FEB en el que dedicará una línea de sus 250 páginas a agradecer el trabajo de los clubes con esos jugadores. En el libro no aparecerá Mirotic, sino todo el trabajo que realizó Ibaka en esas concentraciones con la FEB cuando era cadete y junior.

También llegarán regalos a nuestros jugadores de la NBA. A Pau Gasol, mientras cena con Howard y D´Antoni, le llegará un obsequio del resto de pívots de la Liga, a Marc Gasol tiene pinta de que le van a traer tiempo de sobra para preparar el Mundial de España mientras que Ricky Rubio, al que Pekovic y Love deberían llenarle la casa de obsequios por sus numerosas asistencias, recibirá un duendecillo que recitará sin parar “Lo de Sergio no es por la barba sino por el tiro”.

Pues eso, Feliz Navidad¡¡

Motivos

Mircoles, 27 Noviembre 2013

Productos de la crisis, jugadores que “rompen” definitivamente, entrenadores capaces de levantar proyectos apasionantes y apuestas más atractivas para el espectador. Todo eso y mucho más está ofreciendo la Liga Endesa. Y apetece hablar también de aspectos que nos ilusionan de la competición porque el debate para hacerla más atractiva, solvente e interesante no debe cegarnos de tal manera que obviemos los distintos motivos que aún hacen de este circo algo apasionante.

Y sí, sigue siendo ésta una Liga de muchas velocidades pero afortunadamente, no como en otros deportes, no abunda el victimismo y la continua apelación a las diferencias económicas sino un aire más inconformista que enriquece la competitividad y el juego en sí. Y es verdad, la liga sigue siendo medio clandestina y permite modelos de gestión que acumulan miles de euros de deuda cada día (eso de fichar y no pagar, en fin…), pero con todo eso no dejan de surgir historias y nombres apasionantes.

Emotivo, brillante y muy didáctico es el trabajo de Aíto García Reneses en Cajasol. La plantilla es de aquellas que se califican como “bonitas” si por un momento olvidamos que esto se trata (aunque no sólo) de ganar partidos. Valoro mucho que los rectores de Sevilla miraran más allá de los números para dar continuidad al trabajo de Aíto y que no se apresurasen por el mal comienzo en la presente campaña. A día de hoy no parece ninguna locura que el equipo más joven de la Liga juegue la Copa del Rey y eso sería una hazaña impresionante para un conjunto lleno de grandes proyectos pero de pocos jugadores con una trayectoria estable en nuestra competición.

Seguro que el técnico madrileño está disfrutando de una aventura que ha parecido tambalearse muchas veces pero que tiene el aval de cimentarse sobre pilares que deben asegurar la estabilidad del club en los próximos años. Este Cajasol es un equipo al que apetece ver por la consolidación de Satoranski, la posible recuperación de Franch y la evolución de hombres como Porzingins y Hernangómez. Junto a ellos, un jugador impresionante como Latavious Williams, una de las joyas menos valoradas de la Liga.

Después de Sergio Rodríguez, que está a otro nivel, creo que no exagero mucho si digo que Guillem Vives puede ser el mejor base de la competición hasta este momento. En la última selección sub 20 había tres nombres que destacaban que hoy viven realidades muy diversas en la ACB. Dani Díez intenta hacerse un hueco en un equipo muy armado y consolidado. Sólo la experiencia de convivir con ellos le enriquecerá y debe estar listo para aprovechar todas las oportunidades que tenga. Jaime Fernández acusa la dinámica negativa en cuanto a resultados de su club que no favorece la estabilidad para los jugadores jóvenes pero frecuentemente deja detalles para ilusionar. Lo suyo debe ser un ejercicio de constancia, trabajo y paciencia para poder enlazar varios partidos buenos consecutivos.

Guillem Vives está impactando en la competición. Su influencia en el juego de la Penya es máximo y ha asumido con enorme arrojo una responsabilidad que, en ocasiones, ha dinamitado carreras prometedoras. Vives es uno de esos bases que ayuda en muchas facetas del juego y que cuenta con una virtud impropia de su edad, es un jugador bastante estable que encaja bien los errores, algo en lo que influye, y mucho, la confianza que le está dando Salva Maldonado. Vives es de las mejores noticias de la Liga hasta el momento y un gran heredero de los innumerables bases que ha fabricado el Joventut para nuestro baloncesto.

Marcus y Dontaye

Jueves, 14 Noviembre 2013

Días de elogios para el Real Madrid. Absolutamente merecidos todos ellos. La madurez de la apuesta del equipo dirigido por Pablo Laso trasciende más allá de los resultados y se visualiza por encima de muchos detalles en la satisfacción y entusiasmo de una afición maravillada por el juego de su equipo. Más allá de los títulos que acompañen esta idea, que vaya si tienen su importancia, nada podrá hacer olvidar esta serie de partidos que está ofreciendo el Real Madrid.

Estamos asistiendo a la materialización perfecta de una idea basada en la velocidad y en el atrevimiento que ha alcanzado su máximo esplendor cuando el rendimiento defensivo del grupo ha corregido esa sensación de vulnerabilidad que flotaba en el aire las pasadas temporadas. Porque los partidos del Real Madrid de Pablo Laso siempre o casi siempre han sido muy entretenidos, la diferencia actual es que los blancos no permiten estrellas invitadas y quieren acaparar todos los focos reduciendo a sus rivales al máximo.

Un equipo no alcanza este rendimiento sin que todas sus piezas estén más que encajadas y sin unos técnicos muy convencidos de su propuesta y del grupo que manejan. Es cierto que la clarividencia de Sergio Rodríguez, capaz de poner un pase de canasta en cada ataque que está en pista, la hiperactividad de Rudy Fernández y el talento de Mirotic ayudan a marcar la diferencia, pero toda esta obra no sería posible sin la extraordinaria actitud de los jugadores de banquillo.

Es por eso que me apetece centrarme en dos jugadores ejemplares capaces de influir en el partido sin realizar ningún tiro a canasta. Seguro que a ambos les gustaría jugar más, pero eligen reivindicarse realizando de la mejor manera posible el rol tan concreto y determinado que les otorga Pablo Laso. De este matiz debemos de partir, no es nada fácil lo que realizan Marcus Slaughter y Dontaye Draper ya que siempre se enganchan a trenes en marcha, habitualmente además, lo hacen cuando el equipo ya está en ventaja y su responsabilidad es mantener esa inercia durante los pocos minutos que están en pista. Es fácil identificarse con muchos de los detalles que transmite el Real Madrid pero pocos aspectos son tan llamativos y ejemplares como la capacidad de estos dos tipos de asumir con entusiasmo misiones tan específicas y habitualmente poco valoradas por el gran público.

El valor de Draper, “el jugador de los terceros cuartos”,  lo determina su actividad defensiva y su contención para no asumir tiros que en anteriores equipos e incluso en la selección croata asume con naturalidad. Debe ser duro para los bases rivales, que han soportado durante muchos minutos la agresividad ofensiva de Llull y el “Chacho”, encontrarse con esta roca de varias caras, académica la mayor parte de los minutos pero también brillante cuando es necesario e incluso resolutiva en los momentos decisivos de los partidos. Draper, que sería base titular de la mayoría de los equipos de la Liga Endesa, es el tercer base del Real Madrid. Generosidad.

La historia de Marcus Slaughter nos lleva de manera directa a la de los grandes especialistas de este juego. Supongo que muchos de los entrenadores que observan al Real Madrid no le tendrán muy en cuenta cuando analizan al equipo blanco. Lógico, si atendemos a lo limitado de sus recursos ofensivos. Otra cosa muy distinta es equiparar sus recursos a su influencia en el juego. Slaughter es un habitual de la segunda unidad y por tanto convive bastantes minutos con Felipe Reyes. La pareja es demoledora por su actividad, dureza y capacidad de dominar el juego a través de los pequeños detalles. Slaughter defiende por anticipación, no por contención; no espera, busca y sobre todo no especula ni un instante con su esfuerzo.

Síntomas y estilos

Lunes, 7 Octubre 2013

Me cuesta hablar de certezas después de los partidos de pretemporada. Es verdad, la Súpercopa es un título oficial pero está muy condicionado por la fecha cuando se disputa y sólo permite aventurar el presumible impacto de las incorporaciones realizadas, los posibles nuevos roles en los diferentes equipos y las presumibles carencias que deberán ir camuflando los entrenadores.

No niego que en esta edición de la Súpercopa el equipo que más atención me generaba era el Barcelona, por las numerosas incorporaciones realizadas y porque sus resultados en los partidos de preparación destacaban por la gran cantidad de puntos anotados. El estilo del Barcelona lleva tiempo a debate, sobre todo desde que Pablo Laso fichó por el Real Madrid (ya sabéis,  el eterno espejo ..). Mi sensación es que Xavi Pascual ha simplificado algo más su repertorio ofensivo, no en cantidad sino en la intención de ser más agresivos en los primeros segundos de posesión algo que beneficiará a sus bases y restará un cierto aire previsible que acusó el Barcelona la pasada temporada.

La realidad es que la plantilla del Barcelona es excepcional y sólo queda esperar cómo encajan las piezas y cómo se distribuyen las responsabilidades, sin duda, el aspecto más difícil de gestionar tanto por jugadores como por los técnicos. Para empezar, Pascual deberá dar una vuelta a cómo dar espacio a Pullen y a mejorar el rendimiento defensivo de jugadores como Nachbar o Lampe, probablemente el aspecto del que más provecho sacó el Real Madrid en la Final. Desconozco cuando estará Lorbek disponible pero su nivel de la temporada pasada no le da para disputar muchos minutos en esta plantilla.

El Real Madrid ha acertado de pleno con la incorporación de Bouroussis. Es mucho más móvil y mejor pasador que Begic y, sobre todo, tiene un mayor grado de competitividad. De momento, Mejri y Díez, los otros dos nuevos, parten como los jugadores 11 y 12 del equipo. La temporada es muy larga y tendrán oportunidades para hacerse valer.  Como es lógico, la estructura de equipo del Real Madrid está más definida y los jugadores están muy adaptados a la interesante propuesta de juego. Me quedo también del Madrid con los dos buenos partidos de Rudy Fernández que apunta a mejorar en mucho la temporada precedente, la creciente madurez de Mirotic, la influencia de Darden y esa pareja de pívots capaz de cambiar la dinámica de los partidos con su movilidad y actividad defensiva como son Reyes y Slaughter, en mi opinión, poco reconocidos. Ellos, y el mejor base español del momento, claro, Sergio Rodríguez que ha añadido a su talento y creatividad la condición que separa a los buenos de los elegidos, el dominio.

Parker y algo más

Viernes, 20 Septiembre 2013

Probablemente sea Francia el equipo europeo con más potencial para inquietar a España. Hay equipos más talentosos que los galos pero éstos cuentan con una capacidad atlética incomparable y son capaces de llevar el partido a un nivel de dureza incómodo para los nuestros. Cierto, la derrota duele pero también pone en perspectiva y valor la cantidad de veces que nos hemos impuesto a este rival.

Y lo cierto es que la cosa pintaba para “otro día en la oficina” para los nuestros. Poco a poco, aunque desde el principio sin la brillantez del partido contra Serbia, España se imponía a Francia merced a su dominio en los dos conceptos fundamentales de este juego, el pase y el tiro. Lo curioso de este encuentro ha sido que la memoria, tantas veces aliada de los nuestros ha sido un elemento traicionero que ha resultado decisivo para el desenlace del duelo. Curiosamente han pesado más la forma y el fondo de las tres derrotas de España en este Europeo que la innumerable lista de victorias precedentes frente a Francia. Eso, y varias cositas más.

El músculo de Francia se ha impuesto a partir de la segunda parte. Cada ataque español ha tenido un cierto aire de tortura también por nuestro empecinamiento en abusar de los botes y limitar la circulación del balón a pocos espacios.

El tiro. Francia ha superado el 65% en tiro de tres puntos en los últimos 25 minutos de partido. Es verdad que no suelen hacerlo y que el planteamiento de la selección española pasaba un poco por esto pero no debemos olvidar pensar que, siendo un equipazo, no todo lo que pasa en un partido corre de la cuenta de España. Mérito de Francia.

Parker y el plan. El base francés ha hecho lo que se espera de una estrella de su dimensión y ha sido el encargado de llevar a cabo el principal plan ofensivo diseñado por el entrenador francés, esto es, jugar permanentes situaciones de bloqueos directos contra Marc Gasol.  Pero no basta eso contra España y por eso merecen destacarse otros elementos fundamentales en el triunfo francés. El temple de Diot en los tiros libres, el trabajo fundamental de Pietrus y una debilidad personal como Diaw, el mejor pasador y generador de juego de los franceses. Decepcionante, eso sí, el partido de Batum. Despistado, errático y por momentos superado por la tensión.

En el debe de España. Estas cuatro derrotas de España en este Eurobasket (demasiadas) han tenido el denominador común de no saber interpretar correctamente las situaciones en los finales apretados. Contra Francia no ha sido una excepción, Es verdad que muchos de nuestros jugadores han tenido momentos brillantes y que, alguno de ellos han estado excelentes en la faceta defensiva (Rudy y Calde por encima) pero ha faltado claridad y gente que acompañara en su empeño a un Sergio Rodríguez audaz, competitivo, brillante al que le ha sobrado coraje y talento y le ha faltado ver algo más de decisión en las caras de sus compañeros.

Una exhibición en varios actos

Mircoles, 18 Septiembre 2013

Acto 1. Orenga. Al César lo que es del César. Transmite serenidad, confianza en su grupo y una fe inquebrantable en su método pese a las dudas externas y decisiones que puedan gustar más o menos (yo creo que dice a Marc Gasol que haga dos faltas rápido para no mandarle al banco y chotearse de todos nosotros). La diferencia en el marcador no sólo es explicable por el acierto, motivación o mayor experiencia en los nuestros. Hay un buen trabajo del partido por parte de los técnicos y se les debe reconocer. Podremos poner muchas pegas al rival pero estos cuartos de final contra Serbia han sido uno de los mejores partidos de España en mucho, pero que mucho tiempo.

Acto 2. El terreno. España pisa terreno conocido cuando llegan estos partidos. Un grupo con tanta experiencia sabe diferenciar entre lo trascendental y lo rutinario mientras Serbia aún no es capaz de atender a esos matices y demuestra que le sobran tres o cuatro tallas del encuentro por mucho que su entrenador ya hablara de baloncesto con Naismith. Eso sí, también es mérito de los nuestros llevar el partido al terreno donde se destapan las vergüenzas. Dureza defensiva, dominio del ritmo  y galones encima de la mesa desde el primer minuto.

Acto 3. Los bases y EL BASE. La convivencia de tres genios no siempre repercute de manera positiva en el rendimiento colectivo del grupo. Fundamentales en el resultado final (para mí, la clave principal) por lo acertado que han interpretado cada uno sus papeles en el ratito que ha “durado” el encuentro. Rubio marcando las primeras diferencias con la intimidación defensiva que ejerce, Calderón aportando serenidad y buenas decisiones en el puesto de escolta y Sergio Rodríguez reconociendo que esta selección necesita un anotador en el puesto de base que equilibre la aportación de Marc Gasol. Su momento deportivo merece un rol principal, por si acaso había dudas, en los dos últimos partidos, lo ha dejado bien claro.

Acto 4.  Rudy. El Eurobasket de Rudy Fernández tenía un cierto aire a su temporada en el Real Madrid. Momentos buenos, alguno muy bueno pero demasiados minutos de intrascendencia para un jugador con su calidad. Su hiperactividad defensiva ha tenido un buen respaldo en su acierto en el tiro y sus primeros aciertos han contribuido a elevar la confianza del grupo. Es un referente, como tal hay que exigirlo y como tal hay que reconocerlo cuando ejerce su papel a la perfección.

Acto 5. Claver y Orenga (de nuevo).  Uno que ya no esperaba mucho de Claver en este Eurobasket, que se desespera con ver tantas condiciones sin exprimir no puedo sino reconocer que el jugador valenciano lleva unos partidos aportando y mucho a la selección. Vuelvo a mencionar a Orenga para destacar su constancia en seguir confiando en un chico que parecía que no iba a salir de su cascarón.

Acto 6. El Sistema de competición. Hoy nuestra selección ha salido muy beneficiada y bien que nos alegramos. Pero prefiero otro sistema que penalice más los errores, con menos equipos y muchos partidos con algo más en juego. Pre Europeos a cara de perro y un campeonato de ocho equipos. Más que suficiente.