Blogs

Entradas con etiqueta ‘Wade’

Y si los Thunder….

Mircoles, 4 Mayo 2016

Veo los Play Offs de la NBA y me sobra que la primera ronda sea al mejor de 7 partidos. Entiendo que limita la opción a las sorpresas y en algunos casos genera un desgaste que merma la calidad de partidos posteriores. En cualquier caso no me pongo muy tiquismiquis porque me apasiona la manera en que la competición se muta respecto a la Fase Regular y los aficionados adaptan su rol y la manera de vivir los partidos a la trascendencia de los mismos. Además, los Play Offs son el mejor termómetro para confirmar sensaciones o tendencias que se han ido apuntando durante los meses anteriores.

Los Warriors están afrontando varios encuentros sin Stephen Curry. Es evidente que pierden puntos y talento pero siguen siendo un colectivo maravilloso que ocupa los espacios como nadie en la liga. El equipo californiano juega con la confianza de quién ya conoce lo que es ganar el campeonato, sabe perfectamente los momentos en los que tiene que elevar el nivel y exhibe un grupo de secundarios muy adaptados a los roles que se les piden.

En el Oeste, sin embargo, la eliminatoria estrella es la que enfrenta a los Spurs de San Antonio y los Oklahoma City Thunder o lo que es lo mismo el máximo representante del Juego colectivo frente a Durant, Westbrook (he dudado el orden..) y compañía. Los Thunder tienen argumentos de sobra para sorprender a los Spurs. De momento ya han “robado” el factor cancha a los tejanos pero lo perderán rápidamente si no muestran algo más de consistencia y la ansiedad les juega malas pasadas que les lleva a limitarse y abusar del dribling y a olvidarse de los pases. Con toda mi admiración por los Spurs pienso que el destino de la Serie está en manos de los Thunder y en la posibilidad de ver qué compañeros se pueden sumar a sus dos estrellas. Es aquí cuando me acuerdo de los Warriors y la manera en que la explosión de Curry no ha ido en detrimento del crecimiento de otros jugadores, todo lo contrario. A veces viendo a los Thunder, creo que Westbrook y Durant cada vez son mejores jugadores pero que el resto de compañeros no crece en ningún otro aspecto más que en sus dudas.

Los  Cavaliers de Lebron James están consolidando su condición de favoritos para alzarse con el título en el Este. No acaban de engancharme estos Cavs de Tyron Lue con tendencia a la dispersión y a generar pocas canastas fruto de unos buenos conceptos de juego colectivo. Aun así, James está en gran forma y Love e Irving por fin sanos por lo que sólo por el peso del talento parecen muy poco accesibles para los Hawks. Mi apuesta por su rival en la final de conferencia apunta a los Miami Heat. Los de Florida cuentan con un quinteto titular excelente y Wade está mostrándose muy certero en los momentos decisivos de los encuentros.  Alguna vez tuve la sensación con Wade de que  no lograba asimilar el declive de sus piernas y se empeñaba en intentar acciones para las que su cuerpo ya no estaba preparado (ver Derrick Rose..). Estos Play offs están mostrando una reinvención de Wade muy positiva, más pausada, seleccionando mejor qué hacer y cuándo hacerlo. Ya no es aquel jovencito que guió a los Heat a su primer título pero aún es un tipo muy útil, con mucha pasión por competir y que es capaz de liderar a su equipo en la búsqueda de su máximo nivel.

Los viejos Knicks y los “Cleveland Heat”

Viernes, 7 Diciembre 2012

Tenía mucho interés en observar el Miami Heat-New York Knicks de la pasada madrugada. Por un lado, los actuales campeones con la ayuda del siempre elegante Ray Allen y por otro el equipo que mejor baloncesto está desarrollando en este comienzo de temporada, los sorprendentes New York Knicks.

Los Knicks se presentan sin Carmelo pero exhiben todas las virtudes que les están haciendo sumar tantas victorias hasta el momento. No es un equipo con una gran capacidad atlética pero lo suple con mucho orden en su juego, habilidad para jugar situaciones de “pick and roll” y generosidad de todos los jugadores para encontrar al compañero en mejor disposición para lanzar. Además, estamos ante un equipo versátil capaz de adaptarse a varios ritmos y que cuenta con muchos grandes pasadores (Kidd, Felton, Wallace, Prigioni). Este equipo merece admiración y respeto, quizás aún es demasiado pronto para calificarles como grandes candidatos pero los que veíamos con cierto excepticismo su apuesta a principio de temporada nos estamos llevando un buen “Zas” en toda la boca.

Mr Woodson y Novak. El entrenador de los Knicks se llama Mike Woodson y tiene mucho o todo que ver con el rendimiento de su equipo. El ex entrenador de los Hawks ha logrado plasmar un juego colectivo brillante en un equipo con algún espíritu con tendencia a caminar por libre. Cierto es que la vuelta de Amare Stoudemire será otro gran reto pero la manera en que ha recuperado a jugadores como Wallace y revalorizado a grandes especialistas como Steve Novak hablan de un técnico con las ideas muy claras.

El “Big One”. La defensa de Miami Heat está rayando lo ridículo en este comienzo de temporada, el partido frente a los Knicks ha confirmado que fiar todo a situaciones de cambios automáticos entre jugadores resta agresividad y tensión a un grupo que está mostrando a jugadores muy alejados de su mejor nivel. Los Miami Heat 2012-2013 siguen viendo crecer a un Lebron James poco respaldado por Bosh y especialmente por un Dwayne Wade que exhibe un declive en sus piernas demasiado anticipado para la edad que tiene. Wade apenas consigue tiros librados y para un jugador al que no se le puede calificar como un consumado tirador le limita enormemente su mayor dificultad para conseguir canastas fáciles. Fiar todo a James no bastará a los Heat para repetir campeonato. La ausencia de jugadores grandes que garanticen canastas de alto porcentaje hace al equipo muy dependiente de su lanzamiento exterior y de que la defensa les facilite contraataques. Seguro que en Play offs la intensidad será distinta pero yo soy de los que piensa que es difícil salir de determinadas situaciones cuando conviertes los vicios en hábitos, veremos…

El gesto

Mircoles, 31 Octubre 2012

Ese gesto o no gesto de Kevin Garnett hacia Ray Allen cuando éste se acercó a saludar a sus compañeros en el partido que ha inaugurado la temporada 2012-2013 tiene una carga simbólica que explica muy bien qué representan los personajes de los que estamos hablando. Garnett no ganará el Nobel de la Paz, ni siquiera el Príncipe de Asturias y no ejemplifica muchos de los valores que deben coronar a un deportista pero esa mentalidad sin grises de “conmigo o contra mí” tiene mucho que ver en su excelente nivel competitivo a estas alturas de su carrera.

Garnett “desprecia” a Allen más por fichar por Miami Heat que por abandonar los Celtics porque no hay rivalidad más grande ahora en la NBA que entre los Celtics y los Heat, una vez que la lesión de Derrick Rose en los Bulls les ha despejado enormemente el camino en el Este.  El partido inaugural se quedará en anecdota ante lo que nos espera por vivir entre estos dos equipos. A día de hoy los Heat parecen por encima de cualquier equipo de la competición, Lebron James está empeñado en acentuar su rol de jugador total, Wade parece muy recuperado de su operación de rodilla, Bosh proporciona equilibrio entre el juego interior y exterior, Battier no quita tiros a nadie y defiende por todos y luego está el señor Ray Allen que ha encajado en un equipo en el que se beneficiará de la capacidad de atención que generan sus compañeros.

Pero el brillo de Miami no debe dejar a un lado la admiración que debe provocar Boston Celtics. Un grupo empeñado en estar a la altura de su leyenda, alimentado por la voracidad competitiva de Pierce y Garnett y dirigidos por el cada vez más tremendo Rajon Rondo. La excitación (por no llamarlo odio) que despiertan los Heat en los Celtics es el principal estímulo que mueve la ambición del único obstáculo real que puede evitar que Miami Heat dispute su tercera final consecutiva. Boston Celtics es un equipo admirable.

¿Y los Lakers, qué?.  El equipo necesita tiempo, Nash y Howard son jugadores con demasiado impacto en el juego para esperar un óptimo rendimiento desde el inicio. Como suele suceder en estos casos, el entrenador Mike Brown empieza a estar más que señalado. Sin duda, tiene mucho trabajo por delante y es cierto que hasta ahora no ha dado con la manera de conseguir victorias. En la primera derrota contra Dallas ha dado la sensación de que aún es un equipo sin un plan muy definido en ataque,  ha recibido demasiadas canastas fáciles  y sobre todo ha metido 12 de 31 tiros libres, culpa de Mike Brown, sin duda….

USA y la lista

Mircoles, 11 Enero 2012

Ya se conocen los 19 integrantes de la preselección de Estados Unidos que disputarán los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Un grupo de jugadores impresionante sobre los que la palabra derrota sólo puede vincularse a la desidia, el egoísmo y la falta de actitud. Sin estos condicionantes, ganar a esta selección va a ser misión imposible pero si hay un grupo de Egos que puedan degenerar hasta el desastre, éstos son los norteamericanos.

Los bases y la sombra de Rondo. Rajon Rondo no encajó nada bien su descarte para el pasado Campeonato del Mundo y su ausencia no sorprende aunque castiga a la vista cuando lees los nombres de Eric Gordon y Chauncey Billups. La capacidad para anotar desde larga distancia de estos dos jugadores es su aval ante las defensas cerradas europeas. ¿Suficiente?. En mi opinión, en absoluto y deberían ser dos descartes seguros. Derrick Rose, Chris Paul y Deron Williams son garantía más que suficiente por lo que Westbrook también debería tener este verano más vacaciones que sus compañeros, igual así tiene tiempo para pensar que es poco para un base dar cuatro asistencias por partido.

Talento infinito. Kobe Bryant, Wade, Lebron y Durant son fijos entre los exteriores. Serán los jugadores más utilizados de la selección y tanto Lebron como Durant lo harán en muchas ocasiones en la posición de “Cuatro” para adaptarse a los rivales. Esto deja poco espacio a jugadores como Odom e Iguodala, jugadores que merecen un reconocimiento por sus continuas contribuciones a la selección de Estados Unidos pero que en este principio de temporada están demostrando que sus mejores días parecen haber pasado. Queda por resolver qué pasará con Carmelo Anthony, otro talentazo pero que quizás sea sacrificado por Mike Kryzewski en beneficio de jugadores más complementarios ya que lo que puede aportar Anthony está más que cubierto con Durant y Lebron James.

Lamarcus Aldridge, Kevin Love, Chris Bosh y Blake Griffin. Cuatro grandes jugadores que no podrán ir todos a Londres. Mi elección personal se inclina por Kevin Love, por su temporada y su voracidad reboteadora tan necesaria en este tipo de competiciones y por Blake Griffin como presentación internacional del quizás próximo dominador de la Liga. Los dos jugadores ocupan la posición de “cuatro” en la NBA pero creo que jugarán más minutos de “cinco” dejando más espacio a jugadores pequeños.

Howard y Chandler. Con uno basta. Las últimas elecciones de Coach K nos hacen aventurar que sólo llevará un pívot nato  a los  Juegos Olímpicos. Esto quiere decir que irá Dwight Howard, el jugador interior más dominante de la liga. Con Howard reboteando y taponando volveremos a ver esas famosas imágenes dónde el aún jugador de los Magic espera debajo del aro mientras sus cuatro compañeros ya están corriendo hacia la otra canasta aún sin tener la posesión de balón. Howard no rasca mucha bola en esta selección pero su papel es fundamental por su enorme capacidad correctora en defensa.

Dicho esto mi equipo sería: Paul, Rose y Williams (éste con alguna duda). kobe, Wade, Lebron, Durant y Carmelo Anthony. Blake Griffin, Kevin Love y Dwight Howard. El jugador número 12 daría un poco igual porque me temo que jugaría poco, aunque habría que apostar por alguien de un perfil más interior por la estructura del equipo. Quizás llevaría a Aldridge aunque los galones de Bosh pueden pesar un poco más en la decisión final. Y para vosotros ¿quién debería ir?

Entrenadores sospechosos

Jueves, 2 Junio 2011

Veo, leo y escucho como la prensa se ceba con Erik Spoelstra, entrenador de los Miami Heat, durante toda la temporada. En un equipo con tres súper estrellas siempre es más fácil dirigir las iras hacia el banquillo. Spoelstra no ha inventado el baloncesto pero merece mucho respeto, se ha labrado su carrera en despachos pequeños machacando vídeos de los rivales y, sobre todo, realizó una muy meritoria temporada en los Heat previos a la llegada de Lebron y Chris Bosh.

Spoelstra ha ido comprendiendo a los Heat a medida que avanzaba la temporada, intentó ser demasiado intervencionista en el apartado ofensivo en los primeros partidos pero pronto dio un paso al lado dejando una cierta autogestión en ataque. Sobre ideas sencillas de juego comprendió que es inútil encerrar en movimientos rígidos espíritus tan libres como el de sus jugadores. El mérito de Spoelstra viene en los matices. Primero en el sigiloso trabajo defensivo que ha hecho de Miami el mejor equipo de la Liga en este apartado, nunca Lebron James defendió tan bien como este año (aunque su elección en el mejor quinteto defensivo sigue siendo inexplicable).  Los Heat han demostrado una riqueza de variantes defensivas muy interesantes que han sido claves para derrotar con contundencia a Chicago y Boston. Spoelstra también ha acertado en la utilización de los jugadores que acompañan a Wade, James y Bosh. No ha pensado en quién es mejor jugador sino en quien completa un mejor equipo.

El mismo respeto que Spoelstra merece Molin, entrenador del Real Madrid. Fue recibido con alegría por los que machacaban a Messina pero el paso del tiempo está dejando cierto poso a decepción. Molin nunca había ejercido de entrenador principal y parece seguir sin hacerlo. Los movimientos ofensivos son los mismos que tenía el equipo con Messina y siempre una copia será peor que el original. Las rotaciones son las mismas que con Messina con la diferencia que Mirotic y Suárez han descendido enormemente en su rendimiento. Unos meses después no se puede decir que ningún jugador haya mejorado su rendimiento con un Molin que ha llevado al límite el respeto por la línea de trabajo de Messina. Pensándolo bien, parece lógico, cuando llevas tanto tiempo con alguien puedes caer en la tentación de dejar de cultivar un baloncesto propio, pero esa es una reflexión que el Real Madrid y el propio Molin debería haber hecho antes.

Por qué no creo en los Heat

Mircoles, 27 Octubre 2010

Miami por aquí, Miami por allá. Es evidente que los Heat son el mayor foco de atención de esta NBA que acaba de comenzar. Los fichajes de Lebron James y Chris Bosh hacen del equipo de Florida una franquicia ganadora con capacidad de destronar a unos Lakers que parece que no tienen rival en el Oeste. El trío Bosh-Wade-James recuerda a otras sociedades que han logrado grandes éxitos y parecen predestinados a lograr un título, pero quizás no el de este año.

1. La decisión de James. Lebron no ha ganado muchos adeptos este verano. Su decisión ha generado mucha controversia y es acusado de falta de valentía por no asumir el reto de ganar un anillo como única y máxima estrella. No comparto esta visión ya que Jordan ganó sus títulos excelentemente rodeado (Pippen y Kukoc por ejemplo) y Bryant sólo ha conquistado el campeonato con referencias interiores de primer nivel como O´Neal y Pau Gasol, ¿o es que Gasol no es mejor que Chris Bosh?. Nada que objetar a la decisión de James y completamente lógica. Será más o menos chulo y prepotente pero es un pedazo de jugador.

2. El trío en detalle. Wade-James y Bosh. Un “dos”, un “tres” y  un “cuatro”, con muchos matices eso sí en cada uno de ellos. Gran capacidad de anotación (mejor no mirar sus respectivos porcentajes) pero dos puestos claves del quinteto muy débiles, el base y el pívot o los puntos claves sobre los que se construyen los equipos. Ahora mismo el base titular de Miami Heat es Carlos Arroyo que, probablemente no esté entre los 30 mejores bases de la competición. El pívot titular es el canadiense Joel Anthony que tendría problemas para anotar más de 10 puntos por partido jugando 30 minutos en la ACB.

3. Bosh ,”Overrated”. Creo que la dimensión de Chris Bosh en la Liga está claramente sobrevalorada y no es la súper estrella que nos han intentado vender. Sería bueno que él mismo asumiera que no puede jugar en Miami como lo hacía en Toronto, debe limitar sus tiros y aprovechar al máximo la atención que generarán Wade y James en el exterior. Es el eslabón más débil del trío pero el que puede tener la clave para competir por el anillo ya que de él se espera que pueda igualar el poderío interior de Orlando y Boston en el Este. En Toronto necesitaban que jugara con el chaqué y en Miami que se ponga el traje de currito, lo hará?.

4. La intendencia. Del resto de jugadores de los Heat solo ofrece garantías el siempre cumplidor Udonis Haslem. Stackhouse, Miller e Ilgauskas agotan sus opciones de no retirarse sin ganar un campeonato pero sus piernas parecen no responderles. James Jones y Eddie House gozarán de espacio para exhibir su lanzamiento exterior pero no parecen tan sólidos como algunos de los reservas de los rivales.

5. Celtics y Lakers. A día de hoy parecen superiores a los Heat, son equipos hechos frente a uno en construcción. Conjuntos con  roles muy definidos que además han encontrado en Miami un punto más de motivación para renovar sus éxitos pasados.

Viendo el pasado éxito de mis pronósticos, ya podéis ir apostando a Miami Heat campeón de la NBA,…

¿Un “Big Three” descompensado?

Viernes, 9 Julio 2010

Espectacular movimiento de Miami Heat. Reunir en un mismo equipo a tres de los mejores 10 jugadores de la liga, a dos de los tres mejores exteriores, habla muy bien de la gestión extraorinaria llevada a cabo por el Presidente Riley y su equipo.

Desde hace unas horas ya tenemos máximo favorito al título durante varios años y el resto de equipos está obligado a reaccionar para discutir el mayor poderío anotador jamás reunido en un grupo.

Han pasado pocas horas desde que Lebron James anunciara que se embarcaba en la misma aventura que Wade y Bosh. La palabra título ha aparecido muchas veces en su comparecencia. La decepción de este año en Cleveland donde habían conseguido la mejor marca en la Liga Regular ha sido decisiva para que James se decidiera a abandonar Ohio y apostar por la oferta deportiva más atractiva. En este contexto, su decisión es ambiciosa y lógica y la compañía de Wade y Bosh parece inmejorable para lograr su propósito.

Mucho se escribirá en los próximos días sobre este nuevo trío de Oro pero hay varias reflexiones que no convienen olvidar.

- ¿Quiénes serán el resto de compañeros? El perfil está claro. James, Wade y Bosh dejarán no más de 15-20 tiros por partido para el resto del roster. Se impone encontrar un base con buena capacidad defensiva y un pívot físico que no obligue a Bosh a luchar permanentemente contra los “cincos” de los equipos rivales.  Que nadie olvide el papel fundamental de Rondo y Perkins en el anillo que consiguieron los Celtics cuando reunió a su particular Big Three con Allen, Pierce y Garnett, un trío menos talentoso que el que junta Miami pero más experto, solidario, competidor y equilibrado.

- James, más alero que escolta. Para que el equilibrio del grupo sea perfecto, James deberá ayudar aún más en labores reboteadoras y mejorar su capacidad para jugar en situaciones cercanas al aro.

- Bosh, el eslabón débil. No sólo porque quizás está un peldaño inferior como jugador que Wade y Bosh sino que la presencia de estos dos jugadores exteriores simultaneamente en pista puede hacer que el juego interior no esté lo suficientemente alimentado.

- Entrenador. Será una figura capital en el grupo. Quizás sea el momento de Pat Riley de nuevo. Entrenar es elegir y gestionar y este equipo necesitará alguien muy capaz y respetado que sepa coordinar los egos de las tres súper estrellas e integrarles con el resto del grupo.

All Star NBA: El partido por encima de todo

Lunes, 15 Febrero 2010

Me gusta que el All Star de la NBA sea el fin de semana antes de la Copa del Rey. Primero la fiesta y luego el baloncesto de verdad. Porque no nos engañemos, el All Star es una fiesta, cada vez más aburrida y previsible. A diferencia de otros años, la edición del 2010 será recordada por mucho tiempo. Será el All Star de los más de 100.000 espectadores y de uno  de los mejores partidos de la década. Ahí van mis apuntes del fin de semana previo a la Copa.

.- Kaman, Gerald Wallace, Al Horford, David Lee, el actual Jason Kidd. ¿Todavía alguien piensa que el nivel medio de la NBA no está bajando?. Por lo menos, la lesión de Iverson nos privó de verle de nuevo de titular…

- ¿Por qué no los quitan?. El concurso de mates y triples cada vez son más aburridos, largos y previsibles. Una liga que mete 100.000 personas para ver un partido seguro que es capaz de buscar alicientes a estos dos concursos decaidos.

-Los Gasol. Siempre cumplen, incluso cuando les invitan a actuar en el circo, aunque ellos vayan vestidos de etiqueta. La presencia de Zach Randolph en el All Star no sería posible sin el gran trabajo que está realizando Marc.

- Wade y Lebron. El presente y el futuro, gracias a ellos el partido tuvo espectáculo, emoción y calidad.

- Kevin Durant. Este sí que es bueno, bueno. Su primer partido de las estrellas de muchos más que jugará. El siguiente reto es meter a su equipo en unos Play Offs.

- Chauncey Billups. Uno de los jugadores menos valorados por los numerosos expertos de la Liga de nuestro país. Básico en el crecimiento de Denver (no vayáis a pensar que es por Carmelo Anthony). Mientras Deron Williams y Chris Paul parecen algo estancados, Billups es capaz de dirigir y anotar con grandísimo criterio. Brillante partido el suyo para corroborar una brillante temporada.

- Calderón y Rudy Fernández. No estuvieron en el All Star, pero su nombre se escucharía en muchas de las reuniones entre los equipos. Huelen a traspaso (más Calderón que Rudy). Ambos castigados por las lesiones pero no están realizando una buena temporada, aunque cueste decirlo y sobre todo leerlo y escucharlo.

Angola, algo más que un trámite

Domingo, 17 Agosto 2008

Sí, ya sé que el partido de mañana contra Angola carece de un gran valor clasificatorio. También es conocido que el potencial del equipo africano no es muy grande y que España debe ganar sin muchos apuros. Sin embargo, las últimas sensaciones del equipo español hacen que el encuentro de mañana pueda ser un buen punto de partida para que los nuestros puedan recuperar esas sensaciones positivas que tan necesarias son después de la abultada derrota de ayer frente a Estados Unidos.

Hay varios aspectos preocupantes del partido contra los americanos. El primero de ellos es que el campeonato avanza y España no parece resolver los problemas que empezaron a manifestarse en su máximo esplendor en el partido contra China. El equipo muestra una buena disposición colectiva en defensa y la actividad es buena pero en líneas generales falta mucha agresividad. El grupo de Aíto García Reneses está precisando de demasiadas situaciones de ayudas, tanto en la defensa del uno contra uno como en los bloqueos directos. Como bien indicó nuestro seleccionador, da igual el tipo de defensa que se realice si la agresividad con la que se realiza no es la adecuada. Las excesivas facilidades en defensa no pueden compensarse con ataques anárquicos y sin equilibrio ya que ante equipos tan rápidos como Estados Unidos un pase de menos o un bote de más se castigan sin remedio.

La amplia derrota contra Estados Unidos no sólo debe justificarse en el extraordinario encuentro de los James, Bryant, Wade y compañía (sigo pensando que, al menos en un partido van a mostrarse vulnerables) sino en que, por primera vez en mucho tiempo, asistimos a una sensible bajada de brazos de nuestra selección.

Aunque el partido carecía de un valor decisivo para el desarrollo de los Juegos, el escenario en el que se movió el encuentro fue el peor para los intereses de España que no consiguió dar sentido a ninguno de los 40 minutos de juego. No recuperó jugadores (salvo quizás Reyes), no mejoró sus asignaturas pendientes y, probablemente generó algo de desconfianza en el grupo que debe intentar olvidar la derrota cuanto antes y pensar que empieza una nueva competición.

Sigo siendo muy optimista con España porque es un grupro maduro que, a buen seguro, será capaz de hacer un correcto análisis de lo sucedido hasta ahora en los Juegos Olímpicos. El camino hasta las medallas comenzará con la siempre peligrosa Croacia, un equipo de gran talento pero que está llevando una trayectoria descendente en esta competición y que, en condiciones normales, debería ser superada por España.

Con diez minutos basta

Jueves, 14 Agosto 2008

Partido cómodo para España. En realidad, ninguna de las dificultades del encuentro las ha planteado Alemania que, en ningún momento ha pensado que podía ganar.

Esta Alemania huele a fin de ciclo irremediablemente. Incluso viendo el partido por televisión es fácil reconocer una ausencia de fe notable que vulgariza a jugadores extraordinarios como Nowitzki y castiga con la mediocridad a buenos jugadores como Jagla, Greene o Kaman. Harían mal en no explorar todas las opciones de seguir en la competición porque da la sensación de que podemos tardar muchos años en ver a Alemania en otros Juegos Olímpicos.

Nuestra selección ha cometido durante muchas fases del  partido los mismos errores que contra China. A saber, falta de tensión en determinadas acciones, relajación en situaciones de uno contra uno en defensa y poca claridad en el juego ofensivo donde, en muchas ocasiones, la ocupación de los espacios y la velocidad en el movimiento del balón no es la correcta. Sólo al final de la primera parte y los primeros minutos de la segunda reconocimos el baloncesto con el que nos llevan deleitando los equipos de Aíto García Reneses durante varios años. Pero esos minutos no fueron suficientes para despejar por completo las dudas de muchos jugadores que se mostraron especialmente erráticos.

En realidad, si hiciéramos un balance de los tres partidos de España, diríamos que su asignatura pendiente está siendo la continuidad ya que, hasta ahora, muestra un juego demasiado ciclotímico al que no nos tenía acostumbrados. La experiencia que tenemos con este grupo nos hace pensar que, cuando las exigencias sean mayores, su respuesta será la correcta, como se demostró en el partido contra Grecia.

Aún con todo, España ha conseguido un holgado triunfo que certifica su clasificación para cuartos de final como uno de los dos primeros de grupo y llega al partido contra Estados Unidos en una disposición clasificatoria idónea para afrontar el duelo contra los Bryant, James, Wade y compañía sin excesiva presión.
No doy mucho valor a la victoria o derrota en ese partido, me parece más relevante observar qué síntomas ofrece España y si consigue ir sumando jugadores a la causa, algo fundamental en este tipo de competiciones. Seguro que Aíto hará una lectura similar y aprovechará el partido para pulir pequeños detalles e intentar conseguir recuperar anímicamente a aquellos jugadores que necesitan un buen partido para afianzarse y sentirse con más confianza y seguridad en el campo.
Si España lo logra, seguro que volvemos a jugar contra Estados Unidos en un partido en el que sí sea trascendental la victoria.