Blogs

Qué gozo, qué ilusión

Sin tetas no hay paraíso, lo cual que sí, qué gozo, qué placer. Y sin las tetas de los piques y las chinchorrerías no hay medios informativos, mis paraísos ideales. Joan Laporta, en plan picotazo chinchorrero y cojonero, dice que el Barça fabrica sus figuras o galácticos en su cantera (Xavi, Iniesta, Messi, Piqué, Puyol…), mientras que la cantera del Real Madrid es el inextinguible talonario (influencias, créditos) de Florentino Pérez.

-Algo o bastante de verdad ya hay en ese aguijonazo del señor Laporta.

Bastante, bastante.

Vicente Del Bosque es de la escuela de Laporta: “Los grandes clubes no se hacen solo con grandes fichajes”. Otra verdad, escueza o no. Miguel Muñoz, que está en el Cielo (con mayúscula: uno es católico, qué se le va a hacer) con Santiago Bernabéu, y con el que tuve ceñido y hermoso trato amical, decía: “Las grandes amistades se hacen en el colegio: duran toda la vida. La cantera es el colegio del club de fútbol. Los jugadores que crecen y se hacen en ella se quieren más y se comprenden mejor, y eso se percibe luego en el ambiente del vestuario”.

¿Llegará España a la final de la Copa Confederación? ¿Habrá una final Brasil-España? Ahora mismo, en el momento en que esto escribo, se desea, se intuye, pero no se sabe. Lo que sí se sabe es que la selección que gobierna Del Bosque es una colmena de “colegiales” que se entienden, que se quieren y que luchan con la ilusión de la alegría. La alegría ensancha la formidable globalidad de la ilusión. Donde chisporrotea la alegría, hay, ni se dude, confraternidad y fe. Xavi,un catalán como Dios manda (ama a Cataluña y a España, no como esa garrapata de Carod Rovira, que detesta a España, pero vive como un jeque de sus presupuestos, o sea de nosotros: ¿qué clase de democracia tenemos?), el otro día, Xavi, digo, en un periódico de Barcelona, decía: “Ganar con el Barça es unas alegría inmensa; ganar con la Selección, es una alegría infinita”.

- Oiga, ahí, en la Selección, no hay piques y sin piques, según usted, su oficio no es paradisíaco.

Lo sostengo. Porque pique es también empeño en hacer una cosa por amor propio. Y el amor propio, como se sabe, es como ZP, quien ha pasado de ser ZP (Zapatero Presidente) a ZP (Zapatero Parados). El amor propio, como la palabra pique, es prometeico y poliédrico. Y es que la lengua española es así, y es que nosotros somos como la lengua española, y es que sería formidable una final entre Brasil y España con victoria de récords de España. Qué gozo, qué placer, qué ilusión.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Tags: , , , ,

Deja tu comentario