Blogs

El tremendo dilema del Atlético de Madrid

El forofo es un animal que apenas razona. Y no me estoy refiriendo sólo al forofo del fútbol, sino al forofo de la política y a los forofos del botellón. ¿Quién no es alguna vez  forofo de algo o de alguien? Romeo era un forofo de Julieta, porque el amor es también forofismo.Todos, en algún momento, somos forofos. El forofo, pues, apenas razona, se dice, o digo yo:es igual. Lo que sucede es que actualmente forofo es sinónimo de loco del fútbol, y el fútbol a veces da forofos -pocos, afortunadamente-  a los se les desmesura el control del sentido circuspecto.

-Menos rollo, señor.¿A qué viene este introíto?.

Viene a cuento del Atlético de Madrid, señor, y usted disculpe por el rollo.

El Atlético de Madrid tiene un pasado glorioso.Cuando los años de presidentes como Galindez (joyero) ,el marqués de la Florida (marqués,claro) y Vicente Calderón,”el Bernabéu rojiblanco”, que escribió Rafael Martinez Gandía en “Marca (ya en el cielo, con Calderón y Bernabéu), el Atlético se codeaba con el Real Madrid y el Barcelona. Y ganaba títulos de Liga y de Copa,y no era  aún al Real Madrid lo que casi siempre ha sido el Real Club Deportivo Español al Fútbol Club Barcelona del separatista Laporta (presidente):su cenicienta.

-¡Qué tiempos,qué tiempos aquellos! -suspiran los nostálgicos de aquellos tiempos,que son,creo, todos los atléticos -niños, soldados y viejos- sin una sola excepción.
Desde que el Atlético es una SAD (Sociedad Anónima Deportiva), lo cual sucedió con Jesús Gil y Gil, el que decía que en el fútbol el morbo vende más que el talento, el Atlético ha ido de mal en peor y desde que murió él y le y sucedió su hijo Miguel Ángel Marin, el Atlético es un páramo y un calvario y una desesperanza sin esperanza.

-Sin remedio alguno de esperanza,sí señor -claman sus desesperados y leales seguidores Y como, tarde o temprano, la paciencia eclosiona, ayer, a las puertas del estadio Calderón, hubo algarada de hostilidad  “ostentórea” hacia  Gil y Marin,socio mayoritario -el amo,vaya- y el presidente Cerezo.Les dijeron  de todo con gritos y pancartas,tales como:”Vuestra gestión,nuestra ruina” y “Basta ya de 22 años de gilismo” (no reproduzco las insultantes).

¿Cuál es el dilema del Atlético? Al ser una  sociedad anónima, en ella mandan únicamente los accionistas: Gil Marín mayoritariamente, como digo, Cerezo, y cuatro gatos más con miaus afónicos. Luego,se me ocurre, los socios sólo tienen ,a mi entender, dos opciones: aguantarse y seguir sufriendo o dejar de ir al Calderón. Porque el Atlético de Madrid,con el estadio vacío domingo tras domingo, valdría menos que un pimiento.Y sus accionistas lógicamente se arruinarían.

-¡Qué duro,oiga, eso de no ir al estadio!.

Cierto.Pero es el único camino para aburrir y  acabar con sus dueños actuales,a la vez sosos e inanes.Si no,a ver,¿ hay alguna otra fórmula  para solucionar el dilema socios-Gil Marin y compañía? .

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Deja tu comentario