Blogs

No, señor Zp, no

Esperanza Aguirre y Alberto Ruis-Gallardón son a la Comunidad de Madrid lo que el Barcelona y el Real Madrid a la Liga de Fútbol: dos titanes poco menos que imbatibles, a lo mejor sobra el “poco menos”.

-¿Y por qué está usted tan seguro?
-Yo nunca presumo de seguridad en nada, sólo que leo a los analistas, medito los sondeos y vivo la calle. La calle, o sea el mal llamado pueblo soberano,rara vez miente o disimula lo que piensa. La “casta” más sana -a lo mejor la única sana- de la democracia es la infantería de la papeleta y el voto cada cuatro años.

-¿Tiene usted algo contra la casta política?

-No exactamente. Así como para ser católico hay que tener fe,para creer en la casta política hay que tener ‘hiperfe’. Y yo no la tengo. ¡Ponen tanta distancia entre lo que prometen cuando aspiran a gobernar y lo que hacen cuando están gobernando!

ZP, a dedo, a lo Franco, o sea a lo no democrático, ha señalado al prosódico Jaime Lissavetzky para que le dispute al titán Ruiz Gallardón la plaza en mando de la alcaldía de Madrid. Error, inmenso error, otro error, otros inmenso error, que diría el salomón Ortega y Gasset.

El prosódico Lissavetzeky, químico de profesión, ha hecho la magia de hacer coincidir su caudillaje como jefe supremo del deporte con el caudillaje de oro del deporte español. ¿Qué ha hechol Lissavetzky por el deporte, o que ha hecho el deporte por Lissavetzky? ¿Es el caprichoso azar el que los ha unido? ¿Es que Lissavtzky es un talento, o es que son los talentos de los Nadal, Del Bosque, Alonso y Gasol, entre otros muchos talentos de también otros deportes de talentos los que han magnificado el talento de Lissavetzy? Sólo sé lo que sé , y lo que sé es que con Lissavetzky en la Moncloa del Deporte, en lo único que España ha ido y sigue yendo requetebien es en el deporte. Únicamente en el deporter: aclaro.

-¿Y eso, por qué?

-Verá. Tales de Mileto, el que definió a Dios como “aquello que comienza y no acaba” y el que dijo que hay que vivir alejado de la política y el que proclamó que lo único que le hacía olvidar -gozosamente- la política era el deporte (murió viejísimo durante una competición de atletismo), dijo también esto tan archisabido y tan archirepetido: “Al hombre le digo que debe aprender a conocerse a sí mismo”. Contra Gllardón,perderá Lissavetzky (premonición fácil) . ¿Por qué, pues ,romper el matrimonio de Lissavetzky con el Deporte, señor ZP? ¿Por qué, pues, deshacer lo que tan bellamente ha unido el azar o Aquél que comienza y no acaba?

ZP es que no da una ni a izquierdas, ni a derechas, ni al balón.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Tags: , ,

Deja tu comentario