Blogs

El problema de Mourinho

Problemas en el Real Madrid, que se reducen a uno solo: el Barça. El Barça no es un gran equipo, es el equipo. El Barça, cuando gana, ya no sorprende.

-Sorprenderá el día que deje de ganar, el día que pierda.

La diferencia entre Guardiola y Mourinho es que Mourinho disfruta “jugando a los medios mediáticos, con los medios mediáticos”. Mourinho,ante un periodista,se lo pasa como un hetero ante un bellezón (¡hay tantos!) del cine. Hubo una vez, que así comienzan los cuentos, un entrenador que se llamaba Helenio Herrera. Aficionado  ”a jugar” con los periodistass como Messi con los defensas. Helenio era un inteligente genético, y un día dijo esto: “Contra el río revuelto del mal juego, el juego de sacar fantasmas para distraer a la gente del mal juego del equipo”. Lo conseguía.

Mourinho, en el vestuario, era el alma de Helenio Herrera. Mourinho es muy listo pero que muy listo. Se ha dado cuenta de que el Barça es el Atila de la Liga. “Contra éste, hoy por hoy, es imposible pelear”, adivino que piensa Mourinho, y va y con la ladina sutileza de un Helenio Herrera arremete contra el organigrama del Real Madrid y enseña un papel con los l3 errores del árbitro Clos Gómez y declara que va a pedir un urgente  cara a cara con el número 1 del Real Madrid,o sea con Florentino Pérez.

De los 13 errores, salvo el penalti al “Pirata” -para mí lo fue-, el resto ruido de nueces. O los ruidos de nueces del partido nuestro de cada jornada. Hubo, sí, más de un fuera de juego dudoso, pero ni los telecomentaristas, tras las repeticiones, coincidían (esta vez vi el partido por la televisión, culpa de la gripilla). Lo que sí vi es “el mal fútbol” del Real Madrid. Que Mourinho es sabio en fútbol, lo dudan pocos, o pocos son los que se atreven a discrepar de su sabiduría. Pero el Real Madrid de Mourinho, a día de hoy, gana pero no divierte, gusta poco y está, esto por supuesto, a años luz  del fútbol filigrana y fascinador (al margen de forofadas) del Barça. El placer debe aprenderse, y el Real Madrid de Mourinho no ha aprendido todavía ese placer, y de ahí que ”utilice” a  los medios  con historias para no dormir: aquí sólo yo defiende al equipo, aquí quieren que sea yo el que me meta con los árbitros, aquí hay un organigrama que maldita la gracia que me hace. Y así, así y así.

La gran verdad: el 5-0 del Barça y que el Barça es el Apolo de la Liga.Pero el fútbol, no se olvide, es una cosa, como el mar, de mareas altas y mareas bajas, y el Barça no siempre va a ser el Apolo -o el Neptuno-  que es. Paciencia, pues, y a no perderla

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Deja tu comentario