Blogs

El adiós de oro de Lissavetzky

Cuando se va alguien que está haciéndolo bien, hay que sentirlo. Yo lo siento. ¿Y qué es hacerlo bien? Si es político, hacerlo como lo está haciéndo Jaime Lissavetzky. A este señor, un día, día feliz para todos, no sólo para este señor, ZP le dió la Moncloa del Deporte, “ahí tienes el Consejo Superior, a ver cómo lo haces”.

Han pasado siete años de aquel día, hoy el señor Lissavetzky confiesa 58 años y el Deporte, con él en la Moncloa del CSD, ha agavillado 37 medallas olímpicas, 992 medallas en campeonatos mundiales absolutos, 39 victorias en tenis (Grandes torneos), 3 Copas Davis y 19 “oros”, digamóslo así, en las tres magnas competiciones  del ciclismo (Tour, Giro y Vuelta a España).

-Si existiera un Forbes del Deporte, usted, señor Lissavetzky, sería un “top ten”.

Lo es. Desde que acabó la era del “glorioso movimiento”, nunca el “movimiento deportivo” había vivido era tan gloriosa.

-2010 -resalto hace unos días el señor Lissavetezky- ha sido el año de oro de la edad de oro del deporte español.

No se autoaplaudía. Acuñaba una verdad aritméticamente histórica.

Dentro de unos días, no muchos, los medios dedicarán foros, reportajes y artículos a la biografía y la herencia de quien se va. La política es así de repajolera, que decía mi abuelito. ZP lo puso donde ha sido, trabajando y por ideas y hechos, la trinidad Nadal, Gasol y Raúl. Y ZP, ahora, ¡será repajolero!, lo envía a la “batalla” electoral por la alcaldía de Madrid, Termópilas donde brilla el invencible y soberanista “Jerjes” Gallardón.

-O sea, Lissavetzky, un Leónidas, un derrotado.

Lo auguran  los “brotes verdes” de los sondeos.

El señor Lissavetzky, de todos modos, está ya en el Libro de Oro del Deporte. ¿Casualidad, suerte, coincidencia, simbiósis? Las cuatro cosas, más su talento, y el talento no es sino la inteligencia bien invertida.

-¿Por qué deja, si tanto vale y tan bien lo ha hecho, el colchón de plumas y oros del CSD si sabe que “Jerjes” Gallardón le va  va a noquear?

-Obedece. Como Leónidas. Los que valen, los “héroes” son así.

El poder de la inteligencia bien invertida, o sea Jaime Lissavetzky ¿Se resentirá la Moncloa del CSD?

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Tags:

Deja tu comentario