Blogs

Dudan, luego se temen

Dudan, luego se temen. Claro que se temen. Y eso es humanamente lógico. Guardiola y Mourinho se pasan o se quitan el balón del “favoritismo” en función de muchos factores. Antes de la Copa del Rey, ¿quién era el favorito para ganarla?

-El Barça, coño.

Mas como el fútbol es también, afortunadamente, una mezcla de fe, favoritismo y azar, a veces pasa lo que pasa. Y lo que pasó hace unos días es que el Real Madrid del pelma de Mou, según mi admirado Luis Racionero, le pasó la calabaza del suspenso al estilista Barça. El jugador jamás debe perder la fe, aunque él sólo pese 65 kilos y su marcador más de 85.

-Vaya pedazo de tiarrón que me ha tocado esta vez -se lamentó  en cierta ocasión Collar.

Collar, aquel día, sin embargo, estuvo de almendra garrapiñada y miel de la Alcarria.

-¿Lo ves, Enrique? Lo que cuenta, siempre, es el talento y la fe -le felicitó, acabado el partido, Daucik, a la sazón el entrenador del Atlético.

El forofo, como se sabe, es un leal e insobornable subdito de los dictados de su corazón, y el corazón no piensa, ¡siente!

El azar es una sustancia que nadie sabe lo que es, pero que existe y “no es fiable” (Woody Allen). Y decide, claro que decide, y no siempre a favor del que más méritos teje. Pero el azar, como existe y es incontrolable racionalmente, también intangible e invisible, hace  soberanamente lo que le da la gana. Los entrenadores, no; los entrenadores tienen el deber profesional de pensar y filosofar, que se dice ahora.

-Dicen que el favorito es el Real Madrid -ha declarado con migaja de ironía Guardiola.

¿Miedo de Guardiola al Real Madrid? Más bien prudencia. “Buena almohada el miedo para una cabeza equilibrada” (Montaigne). De donde se se infiere: “Tengo miedo, luego reflexiono”. Y Guardiola reflexiona porque, ciertamente, al Real Madrid se le ha erizado cachondamente  la fe y la alegría, y a enemigo con fe y alegría, como contra, la virtud  del respeto y la estrategia.

Mou, por su parte, euforiza a los suyos con su “buena suerte” (un don: que le dure) y sus hábiles y desconcertadoras estrategias. Hace unas semanas, ¿lo recuerdan?, lloraba que le hacía falta imperiosamente otro ariete. Le trajeron a Adebayor. De entrada, sin embargo, en la final de la Copa del Rey, no contó ni con Adebayor ni con Benzema ni con Higuaín.

Mi opinión: creo que el match a dos partidos entre estos dos geniales Mou y Guardiola nos va a poner a más de 120 pulsaciones el corazón del forofismo.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Tags: , , ,

Deja tu comentario