Blogs

Agüero

El fútbol es la religión del ocio y la advocación del futbolista es el dinero, lo cual no es reproche. Sin dinero, la vida no es vida, y la vida sin dinero es  por consiguiente una birria.

Agüero se va, se va. Se divorcia del Atlético

-Recuerdo -me refresca la memoria un atlético- que dijo y reiteró que él jamás se iría del Atlético. Y que de irse, al Real Madrid, nunca.

El futbolista, no sólo Agüero, es polígamo (de pensamiento y de hechos). Vivir es amar y el futbolista, de chavalín, empieza enamorándose del equipo de su ciudad, como Gento, cuyo primer amor fue el Racing de Santander. Me lo confesó una mañana cuando él y yo eramos casi adolescentes de la España una, grande y libre:

-Jugar en el Racing era mi meta.

Conseguido y consumado el amor del Racing, un día, le tentó el “satánico” Real Madrid de Bernabéu. Y como el futbolista, como digo, es polígamo (de pensamiento y de facto), se dejó atrapar.Y hasta hoy (hoy, claro, también luce canas en los pies).

Los amores de los futbolistas son fugaces como el cometa Halley. Hoy, pues, con el Racing, y luego, de poder ser, con el Real Madrid,o sea el súmum.Y así hasta la jubilación (entre los 33 años, edad de Cristo, o los cuarenta, edad gloriosa de Napoleón).

El Atlético ,como se sabe, es la empatía de Enrique Cerezo y la opacidad de Miguel Angel Gil. Una cosa muy compleja, sólo que es más, especialmente más, la opacidad del opaco Miguel Angel Gil. Su padre sería lo que fuere o lo que fue, pero tenía,como Tyson, gancho y ardor.

-Nos cae este Atlético de Jesús Gil y Gil -jaleaba mayoritariamente la gente de la tribu rojiblanca.

Este señor, lo digo de pasada, tenía algo, y en Marbella, a pesar de la Troya que armó, siguen diciendo que nunca Marbella volverá a tener un alcalde tan buen alcalde como él: limpió la ciudad de droga, la iluminó, la asfaltó, lo ajardinó y, en fin, también, como saben ,hizo lo otro. Pero esto es historia.

Agüero ya no está a gusto, también esto, en el Atlético. Lo soltaré otra vez: mientras el amo del Atlético sea Miguel Angel Gil, dudo que el Atlético sea lo que ha dejado de ser con él. Cerezo sabe, pero no puede.

Un deseo: como el fútbol es también arte, ojalá Agüero sólo cambie de barrio y recale en el Real Madrid. Verlo, de blanco o de rojiblanco, es siempre un gozo. ¿Por qué renunciar a ese gozo

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Tags: , , ,

Deja tu comentario