Blogs

Perdón por la homilía

Me lo comentaba el otro día en el autobús un espontaneo:

-Le leo a usted. Mire,señor: ¿por qué ustedes los periodistas no llaman al pan, pan, y al vino, vino? ¿Es  realmente democracia lo que tenemos en España? Lo dudo. Tengo 75 años, señor, y Franco me tuvo  entre barrotes cuatro años. No soy por lo tanto sospechoso. La democracia es como una flor -poetiza- La libertad es su corola, sus pétalos son la educación y sus pistilos, la autoridad; sin  autoridad y sin educación, son imposibles la libertad y la democracia. Indignados, Bildu, antisistemas, desprecio a los símbolos -tan sagrados-  y a las leyes. Sostiene usted que el deporte es lo único que une a los españoles y que el deporte (orgullo de valores) liga, ensambla y unifica lo que los políticos separan. Cierto, cierto… Perdón: es mi parada. Gracias, señor, por escucharme.

¿Catilinaria de señor vetusto? No. Creo, en efecto,que tenemos una democracia blanda, consentidora, diría también que  a veces hasta cobarde, y más de intereses personales y partidistas que de servicio y amor a España. Lo vemos en el fútbol, donde a veces se hace la vista gorda con gente antisistema? ¿Por qué no echar de los estadios a los forofos neolíticos y execrables? ¿Por qué consentir lo inconsentrible? ¿Por qué crece día a día la mala  hierba de la mala educación ? ¿Por qué  casi han  desaparecido de los hábitos ciudadanos el hermanador  ”gracias” o el bello  ”usted perdone”?

Ya, ya. Lo sé. Tal vez también lo mío es homilía por traer  aquí esta vivencia. Pero es que ese señor apócrifo pienso que rebosaba  razón. Perdón.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Deja tu comentario