Blogs

Exasperante

Hay que salvar al Atlético de Madrid del sortilegio del pupismo. ¿Cómo? He ahí la crema de la crema de todas las preguntas.

El “boom” del siglo XXI, considerando  las opiniones de los  opíparos gurús del fútbol (Maradona,Beckenbauer y otros), es el Barça por el dandismo de su estética y la alacranada estética de Messi. Messi es ya, a sus esplendentes 24 años, aspirante a destronar del histórico podio a los   incunables Di Stefano, Pelé y Maradona. El Atlético de Madrid, mientras, tampoco esta temporada logra curarse  de la tosferina del pupismo.

Saber de fútbol, como se sabe, todos sabemos. ¿Quién no? Sólo que el fútbol, a veces, en su pugnaz crueldad, es carne y negra  alma de Belcebú. Gregorio Manzano es conocido como “El Profesor”. ¿Quién le otorgó ese título? ¿En qué Universidad o en qué máster? Jardiel Poncela decía que hay matrimonios de conveniencia que no conviene a ninguna de las dos partes, y el refrán dice que nunca segundas partes fueron  buenas. ¿Hay que hacer caso del decir de los decires?.

Gregorio Manzano, además de “El Profesor”, es “El  Pruebas”. Pruebas y más pruebas, ni que el Atlético de Madrid fuese el Ferrari de Fernando Alonso. El Ferrari de Alonso al menos es coche de podio, no así el Atlético de GM, “equipo de levita” en la Liga y  equipo de  nota baja  en Europa.

“¿Crisis? No hay que rasgarse las vestiduras” (GM, tras el fiasco de Udine). Pues sí: hay que empezar a rasgárselas. La duda, mi duda, también tal vez  la duda de muchos, sea ésta: ¿tiene o no tiene plantilla de fuste y plomos el Atlético ? ¿Es  acaso GM un mal electricista, y de ahí que se le fundan una y otra vez los plomos del equipo?.

“Nadie puede discutir el trabajo que hace Falcao  en pos del gol”. Nadie, señor Manzano, discute  la capacidad de Falcao como jugador-gol, sólo que no moja, sólo que algo le sucede. Pero, ¿a quién le sucede algo:a Falcao o a GM?.

Lo incuestionable, en fin, es que  el Atlético de Madrid, en teoría, tiene jugadores, y que el Atlético, de hecho, es  sin embargo conjunto frágil, flacucho, desvertebrado. Exasperante por consiguiente que el Atlético, que debería navegar, cual delfin, cerca de los “titanis”  Real Madrid y Barça, esté como está: preocupantemente deselfinado.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Tags: , , , , ,

Deja tu comentario