Blogs

Dos puñetazo de Mourinho a Florentino

Oscar Wilde, más o menos, lo decía así: “La cultura del yo es el auténtico ideal del ser humano”. Mourinho, obviamente, rinde culto a ese pensamiento. Mourinho es el entrenador del mejor club del mundo del siglo XX. Entrenar al Real Madrid no es un lujo, es el lujo de los lujos. Mourinho, sin embargo, fiel a su zafio yoísmo -”¡yo y sólo yo y nada más que yo!-, tal vez sea el mejor entrenador de fútbol del mundo. No digo que no. Por eso lo contrató Florentino Pérez: “Ya tenemos -celebró- al mejor entrenador del mundo”. Mourinho, en el Real Madrid, por “niño bonito” de FP, se cargó a Jorge Valdano y obtuvo de FP todo lo que le pidió. Mourinho no sólo es el mejor entrenador del globo terráqueo, es también el entrenador mejor pagado del globo terráqueo. El globo terráqueo, como se sabe, está en crisis y recesión -doble pulmonía financiera- , pero eso a él no le afecta. Es rico por los cuatro puntos cardinales de sus cuentas y de sus bolsillos. Lo tiene todo, menos la sensibilidad de la gratitud y la delicadeza de las buenas maneras. Hace unos meses, hay que recordarlo, le soltó un doloroso y zaino directo a FP, y al madridismo por lo tanto, cacareando su interismo. “Soy del Inter”, proclamó chulescamente.

-¿Como le ha sentado a FP ese directo?- pregunté.

-Ya le conoces. Bien no- se me contestó con indisimulada suavidad.

Ahora va y declara jaquetonamente en una emisora de radio de la húmeda Albión que su pasión es Inglaterra, volver a Inglaterra “dentro de dos años”, matiza. Olé. Otro puñetazo, éste en forma de rutilante y esplendoroso gancho de abajo arriba, a lo Cassius Clay cuando éste era todavía Cassius Clay, en el corazón de la barbilla de FP.

-¿Cómo le ha sentado esta vez el castañazo  a FP? -trato de indagar.

-Te lo puedes imaginar.

Sin más. Es suficiente. Cuando FP dijo que Mourinho representaba los valores del Real Madrid, yo, aquí, se lo reproché con ira: “Mourinho ignora los valores del Real Madrid, y los seguirá ignorando”. Y es que el único sacrosanto valor de Mourinho es Mourinho (”El Real Madrid, un apeadero hasta volver a la estación Victoria de Londres”, debe de pensar). Le hace eso un entrenador a don Santiago Bernabéu y al instante, en plan satélite, está dándo vueltas alrededor del globo terráqueo. O del sol. O de la luna. FP, en cambio, se limitará a darse hielo en la barbilla.

Las  buenas maneras son las flores del caballero cuando el destino le ofrece la suerte  de  entrenar a un club con blasones de caballero: qué gran verdad, qué gran tontería para Mourinho.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Deja tu comentario