Blogs

Rabiosa e indignada

Hay que vivir la calle. La calle, o sea la gente, habla, y ella, la gente, es la columna vertebral de la democracia. ¿Por qué la “casta política”es tan endógena? ¿Por qué piensa más, porque esta es la verdad, guste o no,  en su “estado de bienestar” que en el “estado de bienestar” del votante de papeleta y urna cada cuatro años? Alguien escribió que la democracia es el arte de servirse de los demás haciéndoles creer que se les sirve. ¿Pensamiento cínico?

El foro de la calle. Una cafetería. Cuatro o cinco amigos hablan acaloradamente de política y fútbol.

-¿Veis como todos son iguales -sentencia uno-. Mienten todos. Rajoy, ¿qué dijo el otro día? Que de subir los impuestos, nanay. Y va y nos sube el IRPF a los tres días de prometer porque puede prometer que decía “el otro” (Adolfo Suárez). Y naturalmente, como siempre,  el rejonazo de sangre, sudor y lágrimas para los tontos del bote de nosotros los “gilipollas” de la clase media. Para mí, Rajoy RIP ya, y eso que le he votado.

Tercia un joven en el paro (eso dice):

- ¡Pues anda que lo de ZP! Si tan mal lo hizo, ¿por qué lo condecoran con el collar, la cruz o el camisón de Isabel “La Católica” o como se llame eso? ¿No presume de ateo?

Encizaña otro:

-¿Cuántos años tiene Zapatero? Creo que 51. ¿Cuánto tiempo ha estado “trabajando”, vaya, mal trabajando, en la Zarzuela? ¿Siete, ocho años? Pues ese señor de los brotes verdes, que le dicen, a partir de ahora y hasta que casque cobrará un sueldo vitalicio de rosas y vino de 151.000 euros al año. ¿Democracia, igual a igualdad? ¡Miau, guau!

Trata de remansar la discusión el mayor de todos ellos:

-Venga, no nos cabreemos. ¿Ganamos algo? No .¿Solucionamos algo? No. ¡Que les den! Y hablemos de Mou: éste sí que es un tío con un par. Con la metáfora de fútbol-basura nada menos que llamó basureros a sus jugadores. ¿Y qué paso en el segundo tiempo, tras su fogosa arenga?  Resurrección: tres goles y un Real Madrid huracanizado. Así, así es como se limpia la basura… en el fútbol y en la política.

La calle está rabiosa, amén de indignada. Sí.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Deja tu comentario