Blogs

Políticos y árbitros

En España, como se sabe, ocurra lo que ocurra, la culpa es siempre de los políticos y de los árbitros.

-La culpa de la crisis es de los políticos -dice hoy en los periódicos con acento categórico don Emilio Botin, banquero por familia y por propios méritos.

A don Alfonso Escámez, que me quiso y le quise, las dos cosas, sí, le dije una vez:

-Querido Alfonso: me voy a morir con dos frustraciones. La frustración de no saber tocar la guitarra y la frustración de no atracar un banco.

Se me engalló:

-Pero, ¡qué dices!

No me excusé:

-Me dejaré ganar al frontenis por ti -le dije-, pero no me retracto de mi frustración de ladrón de banco. Dios nos castigó a ganarnos el pan nuestro de cada día con el sudor de la frente, pero no es justo que vosotros os forréis prestando con altos intereses el dinero que os prestamos los cuentacorrentista con bajos intereses.

Cortó conciliador y miserircordioso

-Anda, te absuelvo de tus majaderías.

Ahora está Allá Arriba gobernando algún banco de San Pedro. “Alfonso, te quiero”.

Los árbitros son los políticos del fútbol. La culpa es siempre de ellos. Mourinho la tiene tomada con ellos, porque cuando el Real Madrid pierde o empata con el Barcelona, la culpa no es nunca de él, ni de los jugadores. Es de los árbitros. El Barça,mientras le ha ido  todo de buen vino de la Rioja y olorosas y sensuales rosas de El Cairo, ha hablado siempre con respeto disculpador de los árbitros. Pero como lo del buen vino y las rosas egipcias  ha empezado a irle “consí, consá” (Tip) por culpa de los siete puntos de ventaja que le saca el Real Madrid, Sandro Rosell se ha descocado reconociendo que “la cosa -o sea, los árbitros- no le pinta bien al Barça”. Y pide -él es fino- “fair play” neutral”. Pep Guardiola, por su parte-también de guante blanco y seda -  interroga, se interroga: “¿Para qué sirve quejarse o decir basta? También perderíamos ante sus altavoces” (altavoces: metáfora con la que sin señalar señala a los favorecedores del Real Madrid).

La casta política es diferente. No la eximo de culpa. A España le sobran políticos de chichirinada a mogollón (sí, hay demasiados políticos de chichirinada) a la vez que le faltan políticos con talento gestor, vocación de servicio franciscano y honrados a carta cabal a pecho descubierto y con los bolsillos al aire libre.

Los árbitros. ¿Que qué opino de ellos? Lo de don Santiego Bernabeu:

-Los árbitros, en general, son todos honrados. Lo que ocurre es que a veces se equivocan honradamente. Lo único que les pido es que procuren equivocarse honradeamente a favor del Real Madrid.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Deja tu comentario