Blogs

El exquisito Guardiola

Guardiola, Guardiola. ¿Se va,se queda? ¿Se irá, se quedará? Ya tenemos dorremí hasta que Guardiola acabe de deshojar su margarita: ¿me quedo,me voy?.

Guardiola, hoy, es probablemente el entrenador repóquer más admirado.

-El fútbol es un juego pérfidamente desconcertante -me comentan-. El Barça, manufacturando fútbol, es un equipo 10. Quizá, ahora mismo, en el mundo, el mejor del mundo. El Real Madrid, sin embargo, pese a no ser un equipo 10 (estéticamente, construyendo, bordando), le saca 10 puntos en la Liga.

Y es que el fútbol es así. Dice Mourinho que en Moscú, contra el CSKA, el Real Madrid fue mejor y que el empate es injusto. Cierto, pero en el fútbol falla lo cierto, falla lo evidente, falla hasta lo que no debiera fallar. De ahí que se defina al fútbol como un juego de aciertos y errores.

-En el Bernabéu, en el partido de vuelta, mi equipo puede dar la sorpresa -opina ahora, tras el uno a uno, el crecido entrenador de los rusos Leonid Slutski.

¿Por qué no? El fútbol es eso también: caja de Pandora.

Guardiola es, sencillamente, un hombre que piensa. El pensamiento le atormente. Freud sostenía que el hombre, con los triunfos, se fragiliza. “Si ya he llegado a la cumbre de la cumbre, ¿qué más puedo hacer?”. Ese es el pensamiento que tortura a Guardiola.

-El complejo de perfeccionismo -me aseguran-. Guardiola es un ser dubitativo, aunque no lo parezca.

-¿Creo que no está muy a gusto con Rosell? -interrogo.

Me contestan:

-Su problema no es ése: ése es un problema que le han inventado, entre otros. El problema del exquisito Guardiola es el exquisito Guardiola.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Tags: , , , , ,

Deja tu comentario