Blogs

Debate

Mou contra Guardiola, Guardiola contra Mou.
-¿Contra quién está usted? -me preguntan.
Contra nadie. “No ejerzo el “antiestar”.
El debate es humano. Dios nos hizo a su imagen y semejanza, de igual modo que nosotros, una vez bípedos crecidos y con pantalones largos, nos hacemos a imagen y semejanza de nuestros egoismos, origen de nuestra condición de seres de debates.
-Donde no hay debate, no hay vida.
Lo dijo Sócrates.
Mou es como es, él se ha hecho tal cual es: debatidor, “imperfecto”. Soy un entrenador afortunadamente imperfecto”. Deliciosa ironía. Guardiola, sin tizpa de ironía: “Soy un privilegiado. Un día podré decir que entrené a Messi”.
-¿Cómo lo diría Mourinho?
-Posiblemente así: “Llegará un día en que Messi dirá con orgullo que lo entrené yo”.
Genio y figura hasta la sepultura, que se dice. Mourinho, con todas sus afortunadas imperfecciones, es un triunfador. ¿Cómo ha llegado dónde está? Siendo como es y sabiendo lo que sabe. Ser, saber. “Yo trato de aprender todos los días, pues soy imperfecto”. Y no dejar de ser el que es y de saber y triunfar cada día más.
-Eso le hace antipático.
Cierto. Pero también, a la vez, ser el que es, lo que es: emperador en su trabajo.
¿Cómo soporta Florentino la manera de ser de Mourinho? -le he preguntado recientemente a quien está cerca de Florentino.
Me contestó:
-Florentino, en la vida, tiene los mismos objetivos de Mou: triunfar. Triunfar cada día, día a día, hasta el último día de su existencia. Creo que no le gusta el caracter de Mourinho, pero lo sporta por  su caracter de ser humano ganador.
Que siga el debate, con el color intelectual de la ironía de ser posible, para que no decaiga la “fiesta” del fútbol.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Deja tu comentario