Blogs

Sí a la medida de gracia

Angel María Villar es él y su sentimiento de perdón cada vez que es reelegido (elegido por primera vez fue hace casi un cuarto de siglo). A Villar la presidencia de la Federación Española de Fútbol se de da de turrón de Alicante y de Jijona.

- Qué rica es esta presidencia -se dice cada vez que le ratifican en la presidencia de la FEF los votantes.

El aspecto físico de Villar no es bello precisamente. Cuando habla, tampoco su hablar es bello.

- Villar es un ser de maneras adustas pero listo, y buena persona. Así lo suelen definir  sus amigos. Y listo, aclaro, según el dicho sabio, es el que sabe hacer lo que el inteligente sabe decir pero no sabe hacer.

Sandro Rosell es él y su sed de venganza. A Rosell le hubiera gustado que Villar no hubiera hecho uso de su  medida de “gracia” de amnistiar y perdonar.

- El dedo de Mourinho en el ojo de Tito Vilanova no debe quedar impune -dice, declara, exclama.

Esto del perdón y la venganza, en el fútbol, es una cosa cíclica y subjetiva. Rosell ha olvidado (a sabiendas, claro es) la gambrerrada de la cabeza de cochinillo lanzada por un gamberro, claro es, en el Camp Nou. La Federación demoró “la causa” y al final no hubo sanción.

- ¿Es así o no es así, señor Rosell?

No sabe, no contesta, como es natural. Eso de “no sabe, no contesta” es algo así como salirse de la tanjente, a veces.

Decía el sabio Ramón y Cajal que hay que ser indulgente con la pobre bestia humana (Mourinho, en el caso que nos ocupa). Creo  que sí, porque el perdón o la amnistia nos coloca por encima de la bestia humana.

Sí, por lo tanto, una vez más, a la medida de gracia de Villar. No, por lo tanto, al odioso sentimiento de venganza. Y no, también por supuesto, al caracter ontimidador, agresivo y feo de Mourinho.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Tags: , , , , , ,

Deja tu comentario