Blogs

Iniesta y Neymar

El fútbol, como todo lo humano, es también psicología. Dijo alguien:
-Si la política fuese menos política (manipulación, amiguismo, dogmatismo ultra, no querer ver el error en el ojo propio) y más psicología, la política sería más atractiva.
 La Copa Confederaciónes, dicho sea ya antes de proseguir, no es sino otro negocio de la FIFA. El fútbol cada vez es más negocio, vaya, más telenegocio.
¿Por qué digo esto? Las ligas, todas, son largas y exigentes, y los torneos europeos -por ceñirme sólo al continente europeo-, también. El futbolista, como usted y como yo, es una estructura de huesos, alma y mente.
El fútbol machaca física y psicológicamente (la presión de los medios, la tensión de ganar y no perder…) ¿Qué descanso sosegado van a tener los jugadores de las selecciones participantes en la Copa Confederaciones?
Hablemos de Neymar e Iniesta.
-Ser futbolista -me dijo una vez Iniesta- no es sólo salir al césped y darle patadas al balón, ser futbolista es oír los gritos desabridos del público, leer lo que se escribe de nosotros en las redes y disgustarte con las crítica en ocasiones  excesivamente severas. El fútbol -concluyó- mortifica.
El fútbol, ¿lo ven?, es balón y es también psicología.
Iniesta ha vuelto a ser figura y genio contra Uruguay. La cabeza de Iniesta es creativa, y la creatividad es el triunfo del talento. Neymar e Iniesta. El exotismo con destellos de genialidad, o sea Neymar, y el talento creativo y pugnaz, sin eclipses, o sea Iniesta. Neymar es el astro sol.

Iniesta un sol de jugador. Es curiosa la psicología del fútbol. O el fútbol como fenómeno psicológico. De Neymar -atención a este matiz- hablan todos maravillas. Pero en la selección de su país llevaba siete u ocho partidos -no llevo la cuenta exacta de estas cosas- sin hacer gol. Y de él, casi todos los “solones” del fútbol, dicen que el Barcelona le vendrá bien para “madurar” y “cuajar en gran futbolista”. “El otro “O Rei”, leo hoy, en referencia a Pelé, “O Rei” por antonomasia.

¿Cómo puede ser “O Rei II” o el “astro sol” si “no está maduro, si todavía está madurando”. Fútbol es fútbol, de nuevo la frase de Boskov para explicar lo inexplicable o lo dificil de explicar. ¿Mejor Neymar que Iniesta? Iniesta hace equipo, crea, fortifica el ánimo de sus compañeros, no es exótico. Es pura y neta sencillez.
-Ése es su pecado.
-Exacto.
Sin Iniesta, ni Del Bosque sería el formidable seleccionador que es, ni la Selección -quizá- sería la que es. El fútbol, repito, es también psicología. La psicología de crear monstruos, de desmesurar el valor de las cosas, de preferir el color del exotismo.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Deja tu comentario